Buscar

Democracia siglo XXI

mes

marzo 2017

Lo mejor de la semana para Inter Press Service


Un Estado propicio a la corrupción enloquece a Brasil
Mario Osava
El escándalo que ha puesto en duda la salud de la carne de Brasil, su mayor exportador mundial, agravó la sensación de corrupción generalizada en el país y de un Estado hecho para beneficiar a políticos y enriquecer a cúpulas poderosas. El nuevo terremoto se llama operación Carne Débil y lo … MORE > >

Del huracán a una escuela sostenible en San Vicente
Kenton X. Chance
La Academia Richmond Vale, en esta isla caribeña de San Viente, reúne a jóvenes de todo el mundo con problemas derivados de la pobreza y el cambio climático e interesados en hacer algo al respecto, además de poner a prueba varias medidas de adaptación al fenómeno. “Fue lo que más me abrió los … MORE > >

Cultivadores del té toman la vía sostenible en Sri Lanka
Stella Paul
Kamakandalagi Leelavathi se apresura a completar la cosecha diaria de 22 kilos de hojas de té en la plantación Uda Houpe, en la zona de Hatton, Sri Lanka, antes de que se desate la lluvia. “La lluvia es muy imprevisible. Ahora hay aguaceros, pero ha estado muy seco en los últimos meses”, informa … MORE > >

Cómo atizar una crisis de refugiados en cinco pasos al estilo Trump
Madeleine Penman
El panorama que ofrece una de las fronteras más tristemente célebres de la Tierra -alrededor de 1.000 kilómetros de porosa valla metálica- que divide vidas, esperanzas y sueños entre Estados Unidos y México, es sin duda abrumador, pero no del modo que esperábamos. Aunque fue una de las … MORE > >

Régimen sirio sobrevive gracias a armas rusas y vetos de la ONU
Thalif Deen
La devastadora guerra de Siria entró ya en su séptimo año y ni los esfuerzos de Estados Unidos ni del Consejo de Seguridad de la ONU por frenarla o imponer sanciones contra el atribulado régimen del presidente Bashar al Asad logran ponerle fin. Asad, quien realizó estudios de posgrado en Gran … MORE > >

Pronóstico de sequía prolongada acecha al Caribe
Desmond Brown
La Red de Monitoreo de Precipitaciones y Sequías del Caribe alertó a los países de esta región que las condiciones climáticas anormales que han experimentado en estos últimos años, y que causaron una de las peores sequías de las dos últimas décadas, continuarán este año. Varios países del … MORE > >

Periodismo nicaragüense bajo asedio
José Adán Silva
Durante el 61 periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), una silla vacía ante el relator de Libertad de Expresión, Edison Lanzas, resume las relaciones del gobierno de Nicaragua con el tema en el país: la ausencia. En el foro de la CIDH, un órgano … MORE > >

Trinidad y Tobago fomenta el consumo del gas
Jewel Fraser
Trinidad y Tobago invirtió 74 millones de dólares en la primera fase de un proyecto de 295 millones de dólares para fomentar entre automovilistas el consumo de Gas Natural Comprimido (GNC), considerado un paso preliminar en la transición del país caribeño hacia el uso de formas más sostenibles de … MORE > >

Exceso o falta de agua agobian a afectados por represa en Brasil
Mario Osava
La aldea de Miratu, del pueblo indígena juruna, lloró dos veces la muerte de Jarliel: el 26 de octubre, cuando falleció en las aguas del Xingu y ahora por la inundación de su túmulo sagrado por una inesperada crecida del río de la Amazonia brasileña. El llanto es también de indignación en contra … MORE > >

La esclavitud no es cosa del pasado
Baher Kamal
Por más de 400 años, más de 15 millones de hombres, mujeres, niñas y niños fueron víctimas del comercio de esclavos, uno de los capítulos más oscuros de la historia de la humanidad que no ha terminado, solo cambió de forma con las 21 millones de personas que actualmente sufren trabajos forzados y … MORE > >

Democracia racial todavía es mito en América Latina
Fabiana Frayssinet
En América Latina y el Caribe, unos 200 millones de personas se autoidentifican como descendientes de africanos, lo que representa más de un tercio de su población. Sin embargo la “democracia racial” sigue siendo un mito. En países como Brasil, República Dominicana, Haití y otras islas del … MORE > >

Una ley del carbono para proteger el clima
Stephen Leahy
La llamada ley del carbono estipula que las emisiones humanas de dióxido de carbono (CO2) deben reducirse a la mitad cada década a partir de 2020 para que la humanidad logre emisiones nulas del gas a mediados de este siglo y así proteger el clima mundial para las generaciones actuales y … MORE > >

Líderes tribales y mujeres reclaman una paz inclusiva en Libia
Tharanga Yakupitiyage
Una delegación de líderes tribales y mujeres de Libia pidió a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que busque un enfoque más equilibrado en el proceso de paz en ese país del norte de África. La delegación del Movimiento Nacional para Libia (MNL) se reunió con funcionarios de la ONU y con … MORE > >


Un Estado propicio a la corrupción enloquece a Brasil
Mario Osava
El escándalo que ha puesto en duda la salud de la carne de Brasil, su mayor exportador mundial, agravó la sensación de corrupción generalizada en el país y de un Estado hecho para beneficiar a políticos y enriquecer a cúpulas poderosas. El nuevo terremoto se llama operación Carne Débil y lo … MORE > >

Del huracán a una escuela sostenible en San Vicente
Kenton X. Chance
La Academia Richmond Vale, en esta isla caribeña de San Viente, reúne a jóvenes de todo el mundo con problemas derivados de la pobreza y el cambio climático e interesados en hacer algo al respecto, además de poner a prueba varias medidas de adaptación al fenómeno. “Fue lo que más me abrió los … MORE > >

Cultivadores del té toman la vía sostenible en Sri Lanka
Stella Paul
Kamakandalagi Leelavathi se apresura a completar la cosecha diaria de 22 kilos de hojas de té en la plantación Uda Houpe, en la zona de Hatton, Sri Lanka, antes de que se desate la lluvia. “La lluvia es muy imprevisible. Ahora hay aguaceros, pero ha estado muy seco en los últimos meses”, informa … MORE > >

Cómo atizar una crisis de refugiados en cinco pasos al estilo Trump
Madeleine Penman
El panorama que ofrece una de las fronteras más tristemente célebres de la Tierra -alrededor de 1.000 kilómetros de porosa valla metálica- que divide vidas, esperanzas y sueños entre Estados Unidos y México, es sin duda abrumador, pero no del modo que esperábamos. Aunque fue una de las … MORE > >

Régimen sirio sobrevive gracias a armas rusas y vetos de la ONU
Thalif Deen
La devastadora guerra de Siria entró ya en su séptimo año y ni los esfuerzos de Estados Unidos ni del Consejo de Seguridad de la ONU por frenarla o imponer sanciones contra el atribulado régimen del presidente Bashar al Asad logran ponerle fin. Asad, quien realizó estudios de posgrado en Gran … MORE > >

Pronóstico de sequía prolongada acecha al Caribe
Desmond Brown
La Red de Monitoreo de Precipitaciones y Sequías del Caribe alertó a los países de esta región que las condiciones climáticas anormales que han experimentado en estos últimos años, y que causaron una de las peores sequías de las dos últimas décadas, continuarán este año. Varios países del … MORE > >

Periodismo nicaragüense bajo asedio
José Adán Silva
Durante el 61 periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), una silla vacía ante el relator de Libertad de Expresión, Edison Lanzas, resume las relaciones del gobierno de Nicaragua con el tema en el país: la ausencia. En el foro de la CIDH, un órgano … MORE > >

Trinidad y Tobago fomenta el consumo del gas
Jewel Fraser
Trinidad y Tobago invirtió 74 millones de dólares en la primera fase de un proyecto de 295 millones de dólares para fomentar entre automovilistas el consumo de Gas Natural Comprimido (GNC), considerado un paso preliminar en la transición del país caribeño hacia el uso de formas más sostenibles de … MORE > >

Exceso o falta de agua agobian a afectados por represa en Brasil
Mario Osava
La aldea de Miratu, del pueblo indígena juruna, lloró dos veces la muerte de Jarliel: el 26 de octubre, cuando falleció en las aguas del Xingu y ahora por la inundación de su túmulo sagrado por una inesperada crecida del río de la Amazonia brasileña. El llanto es también de indignación en contra … MORE > >

La esclavitud no es cosa del pasado
Baher Kamal
Por más de 400 años, más de 15 millones de hombres, mujeres, niñas y niños fueron víctimas del comercio de esclavos, uno de los capítulos más oscuros de la historia de la humanidad que no ha terminado, solo cambió de forma con las 21 millones de personas que actualmente sufren trabajos forzados y … MORE > >

Democracia racial todavía es mito en América Latina
Fabiana Frayssinet
En América Latina y el Caribe, unos 200 millones de personas se autoidentifican como descendientes de africanos, lo que representa más de un tercio de su población. Sin embargo la “democracia racial” sigue siendo un mito. En países como Brasil, República Dominicana, Haití y otras islas del … MORE > >

Una ley del carbono para proteger el clima
Stephen Leahy
La llamada ley del carbono estipula que las emisiones humanas de dióxido de carbono (CO2) deben reducirse a la mitad cada década a partir de 2020 para que la humanidad logre emisiones nulas del gas a mediados de este siglo y así proteger el clima mundial para las generaciones actuales y … MORE > >

Líderes tribales y mujeres reclaman una paz inclusiva en Libia
Tharanga Yakupitiyage
Una delegación de líderes tribales y mujeres de Libia pidió a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que busque un enfoque más equilibrado en el proceso de paz en ese país del norte de África. La delegación del Movimiento Nacional para Libia (MNL) se reunió con funcionarios de la ONU y con … MORE > >

América Latina es la segunda productora mundial de carbón vegetal

carbon-333x472

Brasil es el mayor productor de carbón vegetal del mundo. Crédito: FAO

SANTIAGO, 29 mar 2017 (IPS) – América Latina y el Caribe solo es superada por África en términos de producción y uso por persona de capital vegetal, según un nuevo informe de la  Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El documento de la FAO, titulado  La transición del carbón, destaca que la región produjo cerca de 8,9 millones de toneladas de carbón en 2015, solo por detrás de África, que produjo 32 millones de toneladas,  62 por ciento del total.

En 2010, América Latina y el Caribe emitió 371 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono (Mt CO2), por el uso de madera y carbón. De ese total, 297 millones de toneladas provinieron de la madera y 74 millones de toneladas de CO2 por el uso y producción de carbón.

La FAO llamó a los gobiernos a crear un entorno político propicio y un clima de inversión atractivo para la transición a un sector más ecológico del carbón vegetal.

Para lectura completa http://www.ipsnoticias.net/2017/03/america-latina-es-la-segunda-productora-mundial-de-carbon-vegetal/

¡Plop!

 

plop

Por Andrés Hoyos

El sonido del título era lo que más se oía el viernes pasado en la Casa Blanca cuando unos vándalos de extrema derecha, antes conocidos como el Tea Party y a estas alturas reencauchados como el Freedom Caucus, se aparecieron con alfileres y empezaron a reventar los globos de la fiesta que Trump tenía preparada para celebrar su primer gran triunfo legislativo, la revocatoria del Obamacare, para reemplazarlo por un simulacro cruel que prometía despojar del seguro de salud a 24 millones de americanos, más que todo pobres y viejos. Sobra decir que la seguidilla de ¡plops! no le hizo la menor gracia al payaso en jefe.

Si ahora nos pasamos al boxeo, puede decirse que en ese momento Trump recibió un recto de extrema derecha al mentón y sufrió un aparatoso knock-down en el primer asalto, con cuenta de protección incluida. Esto no significa que haya perdido la pelea y ya saldrá a contarnos cómo va a pulverizar a sus oponentes en los rounds siguientes, en particular a quienes esta semana lo humillaron en el ring del Congreso. Claro, la idea es repetir el cuento de Rocky que, vale la pena recordarlo, es una película del odiado Hollywood de los republicanos, no una perspectiva realista en Washington, ciudad llena de guerreros curtidos y mañosos.

Como primera reacción a su derrota, Trump dijo que se iba a sentar a esperar el colapso del Obamacare. Impresiona que nadie menos que el presidente de Estados Unidos diga que le da igual la implosión del sistema de salud del país. Es una marranada. Lo que ya raya en el delirio es asegurar que nadie lo va a culpar por el desastre. ¿De veras? Hombre, le echarían toda la culpa, entre otras cosas porque los ilusos que lo eligieron en noviembre pensaron que lo hacían para que gobernara, es decir, para que arreglara problemas y propusiera salidas, no para que se sentara, copa de champaña en mano, a contemplar incendios. Pero no, Trump se está contagiando del espíritu de Nerón que, según la leyenda, se puso a tocar la lira mientras Roma ardía. Algo me dice que el moderno émulo de Nerón puede terminar en un juicio de impeachment.

El segundo round que se avecina, la reforma fiscal, ya se perfilaba difícil y ahora se complica más, pues el plan original consiste en reducir los impuestos a los ricos, al tiempo que se aumenta el gasto militar y se reduce el déficit fiscal. Para lograr esto último, Trump contaba con el proyecto de ley que acaba de hundirse y que hacía cuantiosos recortes al gasto, muy en particular a la salud. De modo que la cuadratura de ese círculo tampoco se va a dar. De entrada, puede decirse que la versión más radical de la reforma fiscal, que implicaba volver a redactar desde cero el estatuto tributario americano, se verá reemplazada por algo mucho más modesto. ¿Volverán los anarquistas del Freedom Caucus a insubordinarse y a exigirle al presidente concesiones que, por el lado opuesto, le quitan los votos de los republicanos “moderados”? No es imposible, aunque eso implicaría no ya dejar que ardan algunos barrios de Roma, sino que se incendie el propio palacio del emperador.

Ese método de gobernar sin transar y sin tomar prisioneros, esa manía de amenazar a los rivales con la ruina si no obedecen sirven en la subida, pero se vuelven en extremo peligrosos para el propio gobernante cuando fracasan, como acaba de fracasar Trump en el Congreso. He de decir que se siente un fresquito…

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

La transformación de la mirada

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 29 de marzo 2017)

mrada 4

www.eluniversal.com/noticias/opinion/transformacion-mirada_645570 

 

Periodismo nicaragüense bajo asedio

Por José Adán Silva

Nicaragua

Fachada de La Prensa, el más antiguo periódico de Nicaragua y el principal medio crítico con el gobierno de Daniel Ortega, lo que le ha supuesto consecuencias económicas negativas, al igual que a otros medios opositores. Crédito: José Adán Silva/IPS

MANAGUA, 28 mar 2017 (IPS) – Durante el 61 periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), una silla vacía ante el relator de Libertad de Expresión, Edison Lanzas, resume las relaciones del gobierno de Nicaragua con el tema en el país: la ausencia.

Para lectura completa http://www.ipsnoticias.net/2017/03/periodismo-nicaraguense-bajo-asedio  

El globalismo, sus otros, y quienes cuentan el cuento

cabezal3

 

Por Aldo Mazzucchelli

Mazzucchelli_Elglobalismosusotrosyquienescuentanelcuento

Brexit y Donald Trump resultan, en determinado sentido que buscaré describir, los primeros hechos históricos contundentes desde la caída del Muro de Berlín. Cuando Francis Fukuyama anunció, con tonos de un hegelianismo melancólico, la llegada del “fin de la historia”, tuvo algo de razón, como se ha discutido aquí hace tiempo ya. En lo que no la tuvo es en la creencia de que la historia había muerto. Hoy vemos que estuvo más bien narcotizada, aletargada, y que junto con un aparente relanzamiento de la historia va un renacimiento de la política en todas partes. En el modo más abstracto, se puede decir que este relanzamiento ocurre debido a que, en lugar de haber una cosa sola (capitalismo rampante que comenzó a expandirse por todo el planeta y, al mismo, tiempo a concentrarse a niveles ecuménicos), como ha habido desde que terminó el “socialismo real” –ahora pareciera haber (al menos) dos: globalismo (o cosmopolitismo) y la persistencia en un localismo cultural que busca defender nociones de ciudadanía ligadas a la modernidad, al estado nación, a la cultura específica, en fin, de un lugar y una lengua. Algunos (especialmente los globalistas) prefieren calificar, a lo que yo llamo “localismo cultural”, de nacionalismo, pues retóricamente llamar a alguien de nacionalista es casi insultarlo a esta altura. Otras veces no se toman el trabajo de ser educados y le llaman, lisa y llanamente, racismo y fascismo. Creo que es un disparate de ignorancia. Pero en fin, mi decisión de no emplear ese término no responde a la necesidad de defender a quienes se opongan al globalismo, sino a un intento de evitar que sigamos malentendiendo de qué se trata esta nueva gran división. Anticipo aquí: la nueva división no reproduce, ni siquiera de modos nuevos, las viejas divisiones políticas entre izquierda y derecha, o entre fascismo y liberalismo. Es como si se hubiese producido de golpe un cambio de ejes polares y muchas de nuestras antiguas nociones categoriales hubiesen dejado de funcionar, de marcar el norte. En ambos campos vemos, mezclados, símbolos de izquierda con políticas de derecha, y métodos fascistas revestidos de un discurso ultraliberal.

Mi propósito no es proclamar la superioridad de una visión o ideología sobre otra, sino exponer las razones de la aparición y orientación general de cada campo, y la dinámica que entre ambos se viene creando. Pienso que solo es posible pensar una humanidad en donde ambas tendencias convivan de la mejor manera posible, y que es responsabilidad de ambos campos empezar por entenderse mejor a sí mismos y entender mejor al otro. Cada una de las dos visiones está conectada con intereses a menudo distintos (aunque muchas veces no opuestos sino complementarios), y el error (clásico) de cada una de ellas es ignorar la existencia del otro, ningunearlo, o subestimar la importancia de su mundo y su cultura.

¿De dónde salió la ideología que llamamos globalismo? En breve, es un resultado humano de la mejoría económica general que trajo la globalización. Cuando, en estos tiempos, una nación mejora sus niveles de riqueza, su estructura económica frecuentemente se hace más compleja y diversificada, por un lado; por otro, aumentan sus vínculos con las demás naciones a través del comercio, el estudio en otro país, el turismo, y los intercambios culturales de todo tipo. También, a menudo, un aumento del nivel de riqueza de una nación va de la mano con un aumento del nivel educativo de una parte de su población. Desde 1989 hasta ahora, y como resultado de la globalización, el avance en la riqueza material de muchas de las naciones occidentales ha sido apreciable. Los fenómenos de mayor división del trabajo, mayor complejidad administrativa y organizativa, y mejora del nivel educativo (por ejemplo, aumento del manejo de más de una lengua por parte de la población) han traído a la escena ya dos o tres nuevas generaciones de gente con, entre otras, las siguientes características: (a) es población urbana que ha encontrado sus oportunidades de trabajo y crecimiento en las ciudades; (b) es población de mayor nivel educativo formal, generalmente con manejo competente de inglés; (c) es población que se conectó antes que los demás a la tv cable, y luego a internet, y que organizó su comunicación y acceso al mundo primariamente a través de estos medios, inherentemente globales; (d) es población que viaja más que antes, desarrollando vínculos alrededor del mundo y no solo ni a veces primariamente en su lugar de nacimiento o residencia principal; (e) es población que, debido a que ha adoptado un modo de vida que requiere gran movilidad y un nivel de incertidumbre laboral mayor, ha adoptado modos de vinculación (tanto en términos de pareja y comprensión de la sexualidad, como de amistad) más flexibles o libres que los grupos más tradicionales.

Debido a su experiencia del mundo, este tipo de ciudadano tiende a tener determinado sistema de valores y creencias que es bastante reconocible en su formato general, pese a que admite infinidad de matices. Es un ciudadano que tiende a enfocarse en contenidos y posibilidades globales, más que locales. Ha comenzado (hace ya tiempo) a percibir los proyectos de estado nación como anticuados, pues se da cuenta de que no se corresponden con los flujos reales de la economía y los intereses que a él lo sostienen, que cada vez menos parecen responder a delimitaciones fronterizas, y más a corporaciones, organismos burocráticos internacionales, y formas de propiedad difusas, colectivas y móviles.

 

Es, también, un ciudadano que, debido a que vive más “en el mundo” que en el lugar donde esté enchufando su notebook, se desinteresa a menudo de los detalles de la vida local. No ve a sus vecinos como gente particularmente relevante para él. Sus intereses y sus referencias están a menudo desconectados del espacio que habita. Se representa a sí mismo como una mónada libre que debe poder desplazarse, cambiando de casa, de ciudad y país con flexibilidad y rapidez, si oportunidades de trabajo u otras así lo reclaman. Ligero de equipaje, tiende a preferir una existencia libre de estorbos. Se refuerza así esa progresiva desconexión de la gente que lo rodea, y de cosas que considera insignificantes o “provincianas”, como el barrio, la ciudad o el mismo país que, de modo azaroso, ahora habita. La suerte de sus “conciudadanos” probablemente le importe menos que cosas aparentemente más amplias y grandiosas, como “el futuro de la especie”, o el “cambio climático”, o las posibilidades de que la ciencia dé jaque mate a la muerte, o de que podamos comprar en un futuro próximo pasajes para irnos a vivir a Marte (Elon Musk está en eso. Yo no me lo tomaría en broma).

Debido a esta forma de estar en el mundo, le resulta más conveniente organizar su vida en torno a opciones a menudo estandarizadas. Lo más práctico es alquilar un departamento amueblado, mes a mes. Si se posee un lugar, hay determinadas formas estéticas que se vuelven conspicuas. Un minimalismo calculado es la opción más práctica, pues se precisa poco para vivir solo buena parte del tiempo y siempre conectado. Sin embargo, también a menudo opta por un deliberado eclecticismo que mezcla toda clase de objetos exóticos en un mismo ambiente, realizando así en la materia lo que ya ocurre en la cabeza del globalista, que tiende a relacionarse con la cultura mayormente por la vía de una curiosidad ávida, capaz de pasar sin mayores consecuencias entre los objetos más diversos, despojándolos de las razones profundas que los llevaron a existir de ese modo en su cultura de origen. Es decir, no ve a los objetos como orgánicos de una cultura específica, sino como restos del esparcido naufragio de todas las culturas. A menudo opta (tanto en el amoblamiento como en la comida o en los valores humanos) por soluciones precocidas de un “buen gusto” inefable y mundial. Las dimensiones del mercado uruguayo no alcanzan como para que aquí esté la multinacional sueca Ikea, pero quienes la conocen podrán entender con precisión a qué me refiero: grandes almacenes de toda clase de artículos para el hogar, en donde uno puede, gastando relativamente poco tiempo, hacerse de muchas cosas bien diseñadas pero no caras, para alhajar un departamento en una semana, sintiéndose además integrado y representado por los signos cool (y “europeos”) de un diseño de alma global: funcional, pero indiferente a materiales y hábitos locales.

Sus valores son pues, en general, parecidos a sus muebles –sin que con esto quiera criticarlos: tienen que ver con lo que le sirve y mejora la vida de alguien sin lazos comunitarios, que confía en su propio poder para sobrevivir solo, y que espera y siente que es solidario y forma parte de una suerte de movimiento gigantesco de la especie hacia horizontes nuevos, en donde las viejas definiciones de sujeto, ser humano, sexo, raza, clase, nacionalidad, y todas las formas de sociabilidad y colaboración basadas en compartir un espacio pierden centralidad. De hecho, el globalista reconoce como espacios básicamente dos: uno, el globo (o, mejor dicho, el cosmos entero); y dos, la pantalla de su notebook, en donde puede representar visualmente cualquier espacio moviendo la punta de sus dedos. El maravilloso Google Earth es la metáfora de esta nueva espacialidad.

Este tipo de ciudadano guarda con los distintos niveles de las organizaciones de gobierno relaciones también novedosas respecto a lo que fue considerado normal en el proyecto moderno. Para decirlo rápido: la política nacional prácticamente no le interesa, salvo en cuanto perciba que alguno de los temas de su agenda podrían tener impacto en este nuevo modo de vida desespacializada y mundial (de ahí la virulenta reacción a la prohibición de entrada a determinados viajeros que intentó imponer Trump. Lo que se estaba violando no era tanto ni solamente a un grupo étnico o nacional u otro, sino al presupuesto de la libertad ilimitada de movimientos y la noción de una ciudadanía global como derecho). La referencia del globalista, pues, ya no es un “gobierno nacional”. Para empezar, a menudo no vive en el país del que es ciudadano legal, en cuyo caso no puede votar en el país que habita, y a menudo mira la política local con un ojo solo atento a lo que pueda afectarlo, que salvo los impuestos, y eso dependiendo de los regímenes tributarios en vigencia con su país de origen, generalmente es muy poco. Pero además, a menudo conoce demasiado bien que quienes marcan la agenda y controlan discursos y decisiones no son los gobiernos nacionales, cada vez más comprometidos por la financiación de bancos y organismos financieros multinacionales, y por la necesidad de satisfacer los intereses de las corporaciones lejanas de las que dependen las grandes inversiones. Todo esto lo aleja de la res pública.

Finalmente, quizá el rasgo más extraño pero fundamental del globalista, es su alejamiento de la naturaleza. En principio, es el más entusiasta defensor de toda forma ideológica que conciba a la técnica como una segunda naturaleza destinada a reemplazar a la vieja naturaleza “clásica”, digamos. Despegado de la materia y apegado a la virtualidad, a la representación, el globalista no tiene en mucho la vieja concepción romántica del mundo. Sean cuales sean sus gustos artísticos, es el antiromántico por excelencia al menos en un rasgo central, que es haberse jugado por la superación de lo natural, en cualquiera de sus formas. No solamente le interesa obviamente más la vida en Marte que la vida en el campo, sino que tiende a parecerle natural que cosas antes tan obviamente biológicas como el sexo pasen a ser meras cuestiones de “autodefinición”. Le tiene sin cuidado si la gente va a tener cuerpo o no en el futuro (tiende a pensar que no, y que si tiene alguno, será un cuerpo de diseño, cibernético, intercambiable, desechable. De hecho, sus proyectos de inmortalidad, hoy por hoy, pasan por lograr que la conciencia sea capaz de abandonar un cuerpo y sobrevivir en otros). Es por eso que se siente como pez en el agua en el nuevo mundo de las reivindicaciones identitarias que van arrasando, rápida e implacablemente, todo vestigio de “derecho natural”, sustituyendo estos por derechos definidos a partir de la presión política y la campaña de movilización y retórica a nivel social, combinadas.

***

Nos basta con estos rasgos apurados para darnos cuenta de que este ciudadano no es ya, en ningún sentido importante, el ciudadano de una república democrática moderna. Sin embargo, como todo ser humano, no solo de pan y dólares vive, sino que precisa narrativas que cumplan con los rasgos básicos de toda narrativa: que sean suficientemente interesantes en el presente, dando sentido y apariencias de orden a la complejidad en que se mueve, y que alimenten sus prospectos de futuro al tiempo que dan algún tipo de estabilidad a su pasado. Para esto tenemos una monumental oferta. Series y películas para consumir en la pantalla de su notebook, aparato de televisión HD o (muy raramente) en una sala de cine, que cuentan incesantemente una historia que transcurre en cualquier parte, y cuyos rasgos acentúan sin cesar ideas generales de solidaridad humana, de avance individual, de logro, con independencia de las diferencias de origen, edad, género, intereses, lenguas. Toda historia es una metáfora de lo que “me podría estar pasando a mí”, y todo telespectador globalista está ya muy entrenado como para hacer abstracción de los detalles locales y entender el mensaje básico: vivas donde vivas, la cultura local es mera cosmética. En lo básico, vivimos en un mundo “único”. Los detalles de cultura local aparecen en el guion a lo sumo como “notas de color”, confirmando que el mundo, por más grande y diverso que parezca, es básicamente un lugar bastante previsible y seguro, por cuanto su representación se ha agotado en un orden comprensible. Que este orden reduzca a la invisibilidad cuanto pueda haber de realmente distinto (y potencialmente amenazante) en una cultura u otra, es un hecho tan obvio como oculto. ¿Cuántas películas o series que transcurren en Arabia Saudita en donde el drama incluye dos o tres ablaciones de clítoris ha visto usted en su vida? Ninguna. Tampoco una de gauchos borrachos que deambulan buscando changas en sus motitos chinas. Esos detalles son demasiado locales y demasiado poco glamorosos, o demasiado ríspidos, para que, digamos, CNN admita representarlos para nosotros. El mundo es un lugar grande y a la vez muy cercano, todo comprensible y en donde todo el mundo habla inglés, un lugar cursi, pero esperanzador y grandioso –si bien siempre, también, amenazado de tsunamis y terremotos, hambrunas y guerras. Y para cada una de las catástrofes existe un website donde uno puede colaborar y “hacer una diferencia”, poniendo dinero. Estas organizaciones de caridad global son, sin excepciones pues así está estructurado el negocio, espónsores de las cadenas televisivas en donde se ofrecen a paliar el sufrimiento de tantos innombrados.

En fin, esta narrativa incluye también un grupo de “líderes globales” siempre admirables y cada vez menos criticados: Barack Obama y Angela Merckel, más quien sea que ocupe el cargo de líder de la China, junto al Papa Francisco lideran el podio, con unos cuantos aspirantes de menor nivel de centralidad que aparecen y desaparecen (el Primer Ministro canadiense Justin Trudeau tuvo sus 15 segundos de fama hace poco). Como complemento a ese orden terso de las celebrities de la globalización, tenemos también los monstruos y los Pingüinos requeridos, generalmente líderes de países que no comulgan con este orden globalista, como Vlad Putin, o el archimonstruosovioladordemenoresracistaysexista Donald Trump, terror impensable del orden globalista, que lamentablemente para ese discurso único, viene a ocupar, absurda, inexplicable y curiosamente, el puesto más poderoso.

 

El rasgo fundamental de toda esta representación global del globalismo es que reclama el monopolio de la verdad, sometiendo a un verdadero apagón representativo al resto de la humanidad. Es decir, no solo a los famosos proletarios sin trabajo del rust belt yanqui, o a los proverbiales granjeros del medio oeste armados a guerra en sus solitarias y arcaicas farms, sino a los mil y pico millones de chinos que no pertenecen a la nomenklatura, más los mil millones de hindúes, más los miles de millones de africanos, asiáticos, latinoamericanos, que no tienen nada que ver con el glamour del capitalismo liberal, más los millones de europeos que están hasta la coronilla de inmigrantes que exigen que las culturas locales respeten su cultura y sus valores (pero no al revés).

La lista de los que no salen en las grandes cadenas salvo como fieras de circo, enjauladas y emperifolladas como “diversas”, es verdaderamente inmensa. ¿No le llama a usted la atención que casi ningún discurso sea realmente sobre esos miles de millones?

El apagón en la representación de todos esos “otros” de la globalización viene cubierto por una notable euforia, y por un estado de aparente perfección informativa, finalmente alcanzada. Aparentemente, hoy aún hay muchos medios y todos compiten entre sí en busca de la verdad. Lo extraño es que, a diferencia de cualquier tiempo anterior, en el cual quienes competían en busca de la verdad llegaban todos los días a verdades en conflicto, a interpretaciones contradictorias, ahora la verdad es simple y es una sola. Uno puede moverse de BBC al New York Times, de CNN a FOX, de MSBC a The New Yorker o a The Guardian, y de cualquiera de estos a El País de Madrid o a El Observador, y será como si no se hubiese movido nunca. En todos lados le dirán exactamente lo mismo. Quiénes son los malos, quiénes los buenos, cuáles son los temas de agenda, y de qué está prohibido hablar o pensar o sugerir siquiera. La realidad, que equivale según este discurso a la verdad, que equivale a lo que sea que elija seleccionar y decir este pool de grandes medios, es notablemente abstracta e incomprobable. Todo lo que se nos ofrece son esquemas gigantes ocupados, de un lado, por los buenos que están conduciendo al mundo a su luminoso futuro tecnocientífico, cyborg y “espiritual” a la vez, y del otro lado los tontos, malos y feos que no entienden el futuro, o que se oponen a él porque son tontos, malos y feos.

(Nótese que en los párrafos anteriores no estoy criticando al globalista, sino a los medios de comunicación y al discurso patético que emiten sin cesar. Es perfectamente posible concebir una globalización mejor representada que esta).

El globalista tiene muchas ventajas en este momento, siendo claramente, cada uno de ellos, un miembro de un inmenso cardumen de pececillos cuya ilusión es que son todos increíblemente distintos entre sí, perfectamente adaptados todos, y muy requeridos de estabilidad, comunicación, movilidad. Dado que no tienen comunidad cercana ni países a los que redimir, han elegido adoptar conceptos redentores globales: la raza, el género, con los que cualquiera, en cualquier lugar, pueda sentirse identificado. Creo que el único talón de Aquiles de esta forma de estar en el mundo es su carácter irremediablemente desconectado del mundo de la producción. Es verdad que entre estos seres humanos hay un grupo de ingenieros, operarios calificados y administradores que sí participan de los procesos directos de modificación de la materia (montando una fábrica textil en India, soldando generadores eólicos esta semana en Uruguay, la que viene en Singapur, controlando al personal de una plataforma petrolera, o haciendo prospección de minerales en la sierra peruana). A ellos, alguna determinada realidad material y local se les resiste. Pero en lo que hace al resto, viven en mundos mayormente simbólicos y desespacializados, sin rozar con ningún agente natural u hostil, sin ver animales más que en Animal Planet. En su mundo cotidiano la única negatividad que existe es la del control de productividad al que se han sometido voluntariamente. Es decir, no se les opone nunca un pedazo de madera, un mineral, el clima, el cansancio de los que trabajan manualmente y que condicionan el propio rendimiento. En cambio, todas sus representaciones, los números que manejan, las leyes con las que intentan moverse, los tratos comerciales y las decisiones estratégicas de las que participan, tienen efectos a menudo muy lejanos, desconocidos de hecho. Empleando términos en desuso, nuestro globalista de hoy es un ser profundamente “alienado”. Ese defecto en términos de autonomía (a menudo no sabe hacer nada, desde cocinar hasta arreglar cualquier desperfecto, e ignora la realidad de los miles de procesos subyacentes que, cada mañana, le proveen su comida, su vida y su energía) es compensado por una casi irracional soberbia representacional. Cree que todo lo que existe, aunque afecte y a veces mate a miles de sus congéneres, es algo que tiene la liviandad de una mera combinación de signos.

***

Esta reorganización de las sociedades no estaría completa si no tuviésemos en cuenta a la población que no aumentó su educación formal (lo cual no quiere decir que no estén educados de otro modo, pero este es un asunto en el que no se puede entrar ahora); que no trabaja en servicios de complejidad, ni en compañías ni en organismos burocráticos transnacionales, ni en ONGs dedicadas a fortalecer el nuevo orden mundial; ni en el turismo, la cooperación cultural, ni la educación superior. Incluso, a veces, ni siquiera viven en una ciudad. Probablemente a esta altura están tan conectados como los globalistas, y viajan un poco más que antes (aunque no tanto como los otros). Puede que manejen lenguas extranjeras. Puede, incluso, que sean extraordinariamente cultos. Lo que los define, sin embargo, es que sienten que la razón de su vida depende de un orden local o comunitario, y que aún no han perdido del todo algún contacto con lo natural y la naturaleza. Dijimos que los intereses del globalista están desconectados del espacio que habita. En el caso de quien está más sintonizado con una cultura local, es al revés. Se definen más como pertenecientes a su comunidad de origen (con sus valores y costumbres, sus limitaciones y a veces insondables profundidades incomunicables), y no con un “orden mundial” más o menos abstracto.

Para este grupo, al estar centrado en una geografía y en unos sistemas de valores comunitarios de cuya aplicación depende más o menos su bienestar, el fenómeno de miles de inmigrantes inundando su zona es un tema relevante, y es natural que sea así. No por racismo, como los representan a menudo los globalistas, sino porque sienten que quienes vienen deberían adaptarse a los valores y costumbres de aquellos que los reciben en sus casas, negocios, instituciones, iglesias o escuelas. La constatación de que no siempre es así (y el empecinamiento de políticos y grupos de presión que responden al globalismo para ningunear estos hechos evidentes) despierta reacciones de rechazo que, en mi opinión, sería un error reducir a racismo o xenofobia. Se trata del derecho de una comunidad a defender sus tradiciones y su cohesión. El mismo derecho que tienen los inmigrantes a defender sus tradiciones. Solo un nivel aumentado de comprensión mutua ayudará a mejorar las cosas.

***

Los globalistas han representado al grupo de los localistas culturales como “perdedores” de la globalización. Sin duda, ellos (pues los globalistas son los que, abrumadoramente, nos representan a todos) se sienten los ganadores. Hillary Clinton (una de las peores representantes de cualquier cosa que cabe concebir, y que lamentablemente se apropió de la representación de los globalistas en la última elección norteamericana) llamó a estos otros, a los localistas culturales, “basket of deplorables” (el canasto de los deplorables) en un acto durante su última campaña electoral. Este basket of deplorables, no existe sin embargo para el discurso hegemónico, el que está hecho para el consumo y es, por tanto, ocultador de cualquier segmento de mercado no interesante por sus dimensiones, su dispersión, su pobreza, o a veces su reflexividad para no aceptar inmediatamente ir a consumir todo lo que se le ofrece. El localismo cultural no es representado ni tiene voz, en esos grandes medios controlados por el poder corporativo, para representarse. Nunca una “mayoría silenciosa” fue tan evidentemente silenciosa. El problema con este grupo es, pues, que lo representan quienes (equivocadamente) se sienten sus enemigos. Para el o la joven que ha conseguido, por ejemplo, empleo en una empresa multinacional, y habiendo aceptado los valores que la fase actual de la modernidad impone como los más deseables (dinero, libertad individual, movilidad, ascenso simbólico ante el público gracias a títulos y logros), está decidido a “hacer carrera”, toda esa gente que no habla su lengua ni es hipster, no comparte sus valores ni su uso del tiempo ni sus creencias (las que más o menos sutilmente divulgan desde Hollywood y Netflix a la BBC, digamos), es vista como una amenaza. Para él o ella el mundo es uno solo, el camino es uno solo, y todos quienes se resisten deben ser calificados inmediatamente de retrógrados, nacionalistas, fascistas, sexistas, y racistas. Tal parece que no es posible, no es concebible ya, tenerle un amor simple a lo propio, un amor que no es contra nadie. No está representada como legítima la posibilidad de pensar que, si bien algunas cosas producidas en China son más baratas y más prácticas, otros objetos nuestros, más caros o trabajosos, son mejores para nosotros. Son otros objetos, que simbolizan otros modos de vivir, de usar el tiempo, de empujar las cosas para que no vayan meramente a donde el mercado, el capital y cierta practicidad abrumadora los lleve.

***

Creo que esta falsa representación de mucho más de media humanidad es un estado de cosas lamentable que merece un cambio. Y creo que estos son los tiempos en que por primera vez la cesura se ha hecho clara para muchos. En la “mayoría silenciosa”, los no globalistas y no representados, hay mucho capital humano que, sin duda, ha perdido dinero y posibilidades con los modos en que la globalización se impuso a las naciones y las culturas. Digo se impuso, aunque haya parecido deseada en muchas instancias. También el cigarro es malo, y una maquinaria publicitaria inmensa lo hizo deseable durante muchas décadas. Hay que desconfiar de lo que parece obvio. Pese al optimismo rampante (y a menudo tan fanático como ramplón) de los defensores vocacionales de la globalización, creo que el mundo así descripto, siendo mejor económicamente que antes, es claramente peor en algunos puntos a tener en cuenta. Por ejemplo, en el mundo anterior, a los perdedores se los ayudaba, se les prestaba atención. En este, tal parece que lo mejor es pegarles en el piso, llenarlos de epítetos, y echarles la culpa de no se sabe qué. En el mundo anterior, la legitimidad de los sistemas de gobierno estaba más claramente ligada a las decisiones y el control de los ciudadanos, mientras que en este tal parece que no hay ningún gobierno salvo el deseo de las multinacionales y la banca global. Y que la política está crónicamente enferma de corrupción, en la medida en que los votantes saben que los gobernantes no tienen casi ninguna soberanía efectiva, y los gobernantes sienten que están en un puesto falso, hueco y de una precariedad moral asombrosa, en donde dado que no hay otro valor que el lucro, lo único que queda es robar y mantenerse en el poder a como dé lugar. Para completar, la justicia y los organismos de control del estado cada vez más parecen “sensibles” al poder de turno –es notable como en Brasil y en Argentina, por ejemplo, hasta el día de las elecciones, según la justicia, todos los gobernantes eran honestos, y a partir de la elección, según la misma justicia, todos los gobernantes que el día antes eran honestos, resultan una banda de ladrones.

En el mundo anterior, finalmente, educarse significaba entrar en un sistema de valores controlado por quienes nos habían dado la vida y el lenguaje. En este significa entrar en un sistema de valores anónimo, estadístico y maquinal, de lenguaje editado por las burocracias, sin amor constatable y legitimador, dictado lejos, aplicable en general, y sin las recompensas ni los castigos reales de la cercanía. Es un mundo cuantitativamente más “libre”, acaso. Pero es esa una libertad distópica, sin pathos y de hecho aburridísima, jugada a la distracción obsesiva y el tirar la pelota para adelante.

 

Pero además, no todos son “perdedores”, ni mucho menos. Llamarles perdedores y reducirlos a la economía no sirve para explicar fenómenos aun “inexplicables” para los periodistas que organizan el ramplón y ridículo discurso hegemónico actual. Hay muchos entre los no globalistas que no es que no tengan dinero, excelentes empleos, y una cultura vastamente superior a la de los jóvenes que han enganchado y ascienden en la actual cultura trasnacional corporativa. Lo que pasa es que tienen una cabeza diferente, una lealtad diferente a sus orígenes, a su espacio y su lugar en el mundo. Si el mundo se convirtiese en lo que los globalistas ya pretenden que es, será quizá un mundo del que las lenguas vayan desapareciendo para unirse en un inglés roto, sobre todo apto para intercambios rápidos y retórica comercial. La lengua escrita, capaz de abstracciones y ligazones impensables en el repentismo de la oralidad quedaría como patrimonio de una elite, aunque se imprimirán cada vez más libros y se leerá probablemente cada vez más literatura “fácil”, confirmadora del orden, bajo la forma de novelas, biografías o reportajes de actualidad, siempre orientados a reafirmar el discurso único.

Y las cosas no tienen por qué ser así. Basta con hacer el esfuerzo de ver al otro. Entender que el otro vive en otro mundo, pero que ese otro mundo está en este. En lugar de representar a quienes no comulgan automáticamente con la globalización ni con el liberalismo capitalista individualista occidental como parias, fascistas o burros, entendiendo en cambio que hay quizá riquezas que vale la pena preservar y fortalecer en las culturas locales, se ganaría mucho. También ganarían los partidarios de un culturalismo localista si entendiesen que los partidarios de la globalización pueden ser, como lo han sido, agentes de dinamización y alerta en las culturas y economías locales, y factores de una colaboración ecuménica capaz de hazañas técnicas notables. De lo que no cabe duda es de que esto recién empieza. Y que, si los líderes de la ideología globalista persisten en hacer como que no entienden nada, y siguen haciendo política de la peor ignorando a quienes no están con ellos, más aun, representándolos en todas partes (y en todos los grandes medios que ellos solos controlan) como lo que no son, la cosa va a ser larga y no va a terminar nada bien.

Ruperta

Ruperta

 

Por Dulce María Tosta

Cuando escribía un artículo sobre la Carta Democrática Interamericana, a objeto de contrariar a quienes ladinamente han tratado de hacerla ver como un instrumento del ansia imperial de los yankees y un grave peligro para las riquezas naturales venezolanas, me enteré de la triste historia de Ruperta, la elefanta del zoológico de Caricuao, que muere de hambre ante la mirada indolente de las autoridades del parque y del Municipio Libertador.

Para detener la escritura sobre el tema regional que ocupa la atención de la diplomacia americana, consideré que la famélica Ruperta es la expresión zoológica de la Venezuela que languidece de hambre y se ve visitada por plagas y enfermedades erradicadas en un tiempo ya lejano de nuestra historia.

Si, Ruperta es un elefante hembra, perteneciente al orden de los Proboscidios y a la triste familia de los animales cautivos, que en sus inacabables horas de tedio debe preguntarse qué karma la puso tan lejos de los suyos y tan cerca de humanos tan poco humanos, al parecer, decididos a matarla de hambre

Hombres marcados por la historia por las atrocidades que cometieron, sintieron especial afecto por los animales; Hitler amó entrañablemente a su perra pastor alemán Biondi y Calígula confirió la dignidad de senador a su caballo. También grandes guerreros mostraron amor por ellos: Alejandro Magno entrenó personalmente a Bucéfalo, Aníbal de Cartago mostró especial afecto por su caballo Estrategos, así como Bolívar por Palomo y Nevado. Pero esos hombres tuvieron como característica común la grandeza, su capacidad para liderar grandes masas tras un propósito de conquista o liberación, de conmocionar al mundo por el brillo de sus victorias y lo espectacular de sus derrotas.

Pero Ruperta, la modesta elefante del Zoológico de Caricuao, está probando en carne propia que la grandeza se mudó de Venezuela o que por error divino fue entregada totalmente en el siglo XIX, cuando ha debido ser dosificada para tres o cuatro siglos, cuando menos.

A Ruperta la están asesinando por hambre, de manera evidentemente premeditada. Quienes concurrieron al Zoo el domingo 26 con ánimo de alimentarla, fueron reprimidos por las autoridades auxiliadas por colectivos, por esos seres que parecen salidos del laboratorio de Frankenstein y construidos artificialmente con recortes de cadáveres frescos de los peores delincuentes de la comarca.

Lo ocurrido el 26 fortalece el twit de Esteban Gerbasi: «Me dicen q dejar morir a Ruperta la elefante del Zoológico de Caricuao es parte de un ritual de magia negra, necesitan los colmillos y patas» ¿Es esto posible? Lamentablemente la respuesta es positiva, pues aun ejercen el poder en Venezuela los mismos que profanaron los restos de Bolívar, los que mancillan tumbas de personajes históricos, los que destinaron un mil cuatrocientos millones de bolívares a la francachela carnavalesca, mientras los niños del Hospital J. M. de los Ríos mueren de mengua y claman por medicinas que les salvarían sus vidas, porque aún nos mandan esos magos de la destrucción que convirtieron el País más rico de Latinoamérica en el más miserable, la que fuera tierra de inmigrantes en desolada nación de emigrantes.

Es difícil salvar a Ruperta. Ya las autoridades del Zoo han declarado que es falsa su hambre, que su huesudo cuerpo es, como todas las cosas malas que pasan en este país, simples sensaciones, o inventos del imperio o calumnias de derecha apátrida. Pero a pesar de la dificultad de la tarea le ruego a venezolanos y extranjeros, a propios y extraños, elevar su voz por cualquier medio y un hastag por twitter: #SALVEMOSARUPERTA.

turmero_2009@hotmail.com

@DulceMTostaR

http://www.dulcemariatosta.com

 

Democracia racial todavía es mito en América Latina

Mural de empoderamiento del movimiento negro en un barrio pobre de Río de Janeiro, en Brasil, el país con más población de origen africano, fuera de la misma África. Crédito: Fabiana Frayssinet/IPS

Mural de empoderamiento del movimiento negro en un barrio pobre de Río de Janeiro, en Brasil, el país con más población de origen africano, fuera de la misma África. Crédito: Fabiana Frayssinet/IPS

RÍO DE JANEIRO, 27 mar 2017 (IPS) – En América Latina y el Caribe, unos 200 millones de personas se autoidentifican como descendientes de africanos, lo que representa más de un tercio de su  población. Sin embargo la “democracia racial” sigue siendo un mito. 

En países como Brasil, República Dominicana, Haití y otras islas del Caribe, la población afrodescendiente es mayoritaria. Según la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas Afrocaribeñas y de la Diáspora, y si se suma la población indígena, asciende regionalmente a casi la mitad.

“Sin embargo existe un énfasis en hacernos parecer como minoría. No permitir acceso a condiciones de vida digna, solo se explica por el racismo que continúa siendo una ideología relevante”, destacó a IPS su coordinadora, la nicaragüense Dorotea Wilson.

Para lectura completa http://www.ipsnoticias.net/2017/03/democracia-racial-todavia-es-mito-en-america-latina 

La política internacional en la semana (19-25 de marzo 2017)

La política internacional en la semana (19-25 de marzo 2017)

-*La Cumbre del G-20 en Alemania -*Trump en serios problemas con los republicanos por la reforma sanitaria -*El debate presidencial francés -*La OEA “declarará” sobre Venezuela

la-politica-internacional-en-la-semana

http://www.ivoox.com/politica-internacional-semana-19-25-marzo_md_17755312_wp_1.mp3 <a href=”http://www.ivoox.com/politica-internacional-semana-19-25-marzo-audios-mp3_rf_17755312_1.html&#8221; title=”La política internacional en la semana (19-25 marzo de 2017)”>Ir a descargar</a>

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

 


¿No entiendes a las nubes? Pues te convendría hacerlo
Baher Kamal
El cambio climático genera problemas y fenómenos con consecuencias cada vez mayores y sobre los que uno preferiría ni pensar. Pero algunos de ellos son fundamentales y sería bueno conocerlos, como el hecho de que las nubes desempeñan un papel fundamental en las alertas y los pronósticos del … MORE > >

La alimentación escolar transforma su receta en América Latina
Diego Arguedas Ortiz
Sunita Daniel recuerda claramente cómo eran los programas de alimentación escolar en su natal Santa Lucía hasta hace un par de años: menús con comidas procesadas, productos importados y poca integración con las comunidades cercanas. Todo esto cambió después de que la santalucense visitó Brasil, … MORE > >

El sol comienza a brillar en la electricidad de Cuba
Ivet González
Un camino polvoriento conduce al Parque Solar Fotovoltaico Santa Teresa, en la periferia del sur de la ciudad de Guantánamo, en el oriente cubano. Ahí 20.400 paneles absorben los rayos del inclemente sol vespertino en un descampado donde aún quedan hectáreas por aprovechar. Sobre una bicicleta, … MORE > >

El agro argentino busca la mejor cosecha de su historia
Daniel Gutman
Mientras la mayoría de los sectores todavía no logra despegar de varios años de estancamiento, en la economía argentina brilla la actividad agrícola, que según el presidente Mauricio Macri se encamina a tener este año la mayor cosecha de granos de la historia: 130 millones de toneladas. La mayor … MORE > >

Invertir en pequeños agricultores mejora la nutrición en Zimbabwe
Sally Nyakanyanga
El zimbabuense Edward Madzokere tiene que contratar un carro y levantarse al alba para llevar sus mangos a Shurugwi, 230 kilómetros al sur de Harare. Este agricultor vende su producción en el “punto de crecimiento” más cercano en Tongogara (el término utilizado para áreas donde se fomenta el … MORE > >

Sin agua no hay vida
Baher Kamal
En una pregunta de un examen de una escuela de periodismo, un alumno respondió que titularía “¡Hay vida en Marte!” a la noticia que anunciara el descubrimiento de agua en el planeta rojo. El joven recibió el puntaje más alto. A pesar de esta sencilla verdad, los seres humanos han desperdiciado … MORE > >

Hay tres veces más celulares que inodoros en África
Busani Bafana
El agua y el saneamiento son clave para mantener un buen estado de salud y para el bienestar económico. Sin embargo, el agua y el saneamiento siguen al margen de las prioridades de desarrollo de África, donde su elevado costo y las malas políticas hacen que millones de personas carezcan de agua por … MORE > >

Comunidad en Costa Rica teme que el mar le robe su nuevo rostro
Diego Arguedas Ortiz
Han pasado dos años desde que una iniciativa estatal que subvenciona obras comunales cambió el rostro con que la localidad costera de Cieneguita, en el Caribe costarricense, mira hacia el mar. En lugar de una vía algo maltrecha entre la playa y las primeras casas, la inversión permitió … MORE > >

Secuestradas por Boko Haram en libertad reclaman medidas
Busani Bafana
Todavía con miedo por su vida, su seguridad y la de su familia, una de las jóvenes secuestradas hace tres años por Boko Haram en Nigeria pidió a los líderes del mundo que intervengan y ayuden a recuperar a las 195 jóvenes que todavía permanecen en manos de la red terrorista. Este abril se … MORE > >

El Caribe apuesta a la agricultura climáticamente inteligente
Desmond Brown
Los países de la Comunidad del Caribe (Caricom) se preparan para el cambio climático especialmente con medidas de adaptación de su agricultura, tal como se indica en sus Contribuciones Previstas Determinadas a Nivel Nacional (INDC). INDC es el término utilizado por la Convención Marco de las … MORE > >

Fondo para refugiados y desplazados busca la estabilidad rural
Baher Kamal
En una de las regiones más grandes de origen y destino de migrantes y refugiados, Medio Oriente y el norte de África, 10 por ciento de las comunidades rurales están compuestas de personas desplazadas, mientras que 25 por ciento de los jóvenes del campo tienen previsto emigrar, lo que genera un … MORE > >

Soluciones locales recuperan primera ciudad cubana tras huracán
Ivet González
Claros en los montes circundantes con árboles caídos, casas todavía techadas con lonas y obreros que arreglan daños en el empinado viaducto La Farola atestiguan el embate hace cuatro meses del huracán Matthew en la primera villa establecida por los conquistadores españoles en Cuba. Con 505 … MORE > >

¿ No entiendes a las nubes? Pues te convendría hacerlo

English version

Crédito: Organización Meteorológica Mundial.

Crédito: Organización Meteorológica Mundial.

 

ROMA, 23 mar 2017 (IPS) – El cambio climático genera problemas y fenómenos con consecuencias cada vez mayores y sobre los que uno preferiría ni pensar. Pero algunos de ellos son fundamentales y sería bueno conocerlos, como el hecho de que las nubes desempeñan un papel fundamental en las alertas y los pronósticos del clima.

Los investigadores comprenden que las nubes desempeñan un papel decisivo en la regulación del equilibrio de la energía de la Tierra, del tiempo y del clima, como recordó el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Petteri Taalas.

Además, ayudan al ciclo del agua y al sistema climático entero, explica la agencia. Por ello, comprender el funcionamiento de las nubes es fundamental para pronosticar las condiciones climáticas, modelar el futuro impacto del cambio climático y predecir la disponibilidad de recursos hídricos.

Para lectura completa http://www.ipsnoticias.net/2017/03/no-entiendes-a-las-nubes-pues-te-convendria-hacerlo/

La destorcida

narino

Por Andrés Hoyos

El año largo que le queda a la Presidencia de Juan Manuel Santos promete ser un espectáculo poco edificante y se dice suave para no asustar a los abuelos. Manchada sin remedio la campaña de 2010 y bajo fuerte sospecha la de 2014, no hay manera de que la imagen del presidente se recupere de aquí al final de su mandato. Si logra llevar el proceso de paz a un fin aceptable, que se dé por bien servido. De resto, a administrar el statu quo y nada más.

Por lo que se va viendo, Roberto Prieto, hombre marrullero y escurridizo como pocos, se lanzará encima de la granada para proteger hasta donde pueda a Juan Manuel Santos, su amigo y benefactor político, enlodando al resto de compañeros de ruta en caso de necesidad. A él y a varios como él les conviene que no se vislumbren por ahora ofensas penales asignables a los más altos responsables del Estado y de las campañas. Sin embargo, la confianza del público se perdió sin remedio. La gente está hastiada y quiere otra cosa. En fin, Santos se jubila el 7 de agosto de 2018 y, dados los antecedentes, uno sospecha que no querrá mantenerse políticamente activo después de esa fecha. Porque para patéticos los expresidentes militantes de los últimos tiempos —Uribe, Pastrana y Samper, en particular—.

Cabe pensar que con la salida de Santos se inicia el fin del tal Partido de la U., esa alianza electoral sin principios y sin jefes prestigiosos, que bailaba al son del más estridente y del mejor colocado. A otro al que le surgió un premio de montaña fuera de categoría en la mitad del camino es a Germán Vargas. El énfasis de la campaña que viene, la lucha contra la corrupción, sencillamente no le calza por ninguna parte. Sí, Vargas Lleras es un político hábil que se crece en las campañas, pero tener que recorrer un camino que sus rivales no deberán recorrer implica un hándicap poderoso. No puedo decir que me cause tristeza este panorama, como tampoco voy a llorar una sola lágrima por las dificultades que se ciernen sobre Álvaro Uribe y su cuadrilla de candidatos predilectos. Uribe es otro político de gran habilidad y algún giro logrará dar, si bien deberá trepar por el mismo premio de montaña fuera de categoría que Vargas Lleras. A meterle agua de panela a la cantimplora, compañeros.

Aunque se habla mucho de corrupción, los remedios eficaces que se vislumbran contra este mal son pocos. La razón es más o menos obvia: se trata de una endemia antigua o, para decirlo de otro modo, de una tradición clientelista y manguiancha que se desbordó e hizo crisis. Se necesita una nueva clase política, lo que no sabemos es de dónde sacarla. Hay, aquí y allá, individuos valiosos, todos con alguna minusvalía considerable; lo que no hay es un vehículo para aglutinarlos en un propósito común que vaya más allá de predicar y aplicar la pulcritud en la vida política y, tal vez, de escoger un candidato presidencial único. En esta materia hay que ser taxativo, casi terminante: sin ese vehículo aglutinante, el grupo de hoy saltará mañana en mil pedazos, lo que por supuesto servirá para revivir a la vieja clase política. También puede pasar que surja por el camino uno de aquellos outsiders, cuyo remedio siempre es peor que la enfermedad. Ojalá que no.

Es muy difícil ser optimista en una encrucijada como la actual. Nos queda, claro, la opción de ser felices, condición que al parecer se nos da de lo más fácil a los colombianos.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

Esta comunidad imaginaria

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 22/03/17)

comunidad imaginaria 2

www.eluniversal.com/noticias/opinion/esta-comunidad-imaginaria_644518

Hay tres veces más celulares que inodoros en África

El agua potable todavía es un sueño para más de 300 millones de africanos. Crédito: Busani Bafana/IPS.

El agua potable todavía es un sueño para más de 300 millones de africanos. Crédito: Busani Bafana/IPS.

 

BULAWAYO, Zimbabwe, 21 mar 2017 (IPS) – El agua y el saneamiento son clave para mantener un buen estado de salud y para el bienestar económico. Sin embargo, el agua y el saneamiento siguen al margen de las prioridades de desarrollo de África, donde su elevado costo y las malas políticas impiden que millones de personas carezcan de agua por cañería y de inodoros.

A pesar de ser signatario de varios acuerdos para garantizar la seguridad hídrica, este continente simplemente no puede pagar la infraestructura necesaria para que todas las personas gocen de ese derecho, explicó el especialista Mike Muller.

Para lectura completa http://www.ipsnoticias.net/2017/03/hay-tres-veces-mas-celulares-que-inodoros-en-africa 

Carta al Secretario General de la OEA

 

Luis Almagro

Por DulceMaría Tosta

Turmero (Venezuela), 20 de marzo 2017

Excelentísimo señor:

Luis Almagro Lemes

Secretario General de la Organización de Estados Americanos.

Washington, D.C.

Estimado señor:

Cuando oí por vez primera su nombre como candidato al cargo que ahora ocupa, sentí una profunda desazón, pues en Venezuela se comentaba que usted era visto con simpatía por el Foro de Sao Paulo y, por ende, era cercano a los regímenes que en las últimas décadas han asolado la libertad y la democracia en Latinoamérica.

Esa congoja era mitigada por el criterio, mil veces afincado en hechos, de que esa Secretaría General era un órgano ineficaz e insustancial, propio para los bon vivant de la política regional, de esos que manejan con destreza la compleja cubertería en las cenas de Estado y en nada se ocupan de los pueblos que dicen representar.

Por mera curiosidad abordé la antroponimia de su apellido, poco conocido en estos lares; durante esa somera investigación, me enteré de la existencia de una ciudad castellana –Almagro– que fuera capital de la provincia de La Mancha, donde Miguel de Cervantes situara a don Alonso Quijano, alocado caballero al que se le oyera decir: «La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.» Quizás de los polvos de esos caminos y de los decires del Caballero de La Mancha se nutra su conducta como Secretario General que, renunciando a posiciones insulsas, escogió el azaroso sendero de la verdad y de la defensa del derecho a la felicidad de los pueblos de esta parte del mundo.

 

Pero nada más lejos de mi intención que ser panegirista del señor Secretario General. Esta carta fue determinada por mi deseo de comentarle ciertas características de la política venezolana que, siendo difíciles de entender para los que aquí vivimos, deben confundir en extremo a quienes nos observan de lejos, tal cual es su caso.

En mi reciente artículo «Chávez» afirmo que «Con su muerte, Chávez pasó de ser un líder carismático y populista a un negocio redondo para tirios y troyanos. Por un lado, para los que se consideran sus herederos con el único objeto de conservar el poder y, por el otro, quienes han hecho del antichavismo una manera de ganar adeptos y una razón para copar buena parte de la escena política.» Triste es tener que admitir que buena parte de los partidos que conforman la Mesa de la Unidad Democrática empujan la carreta en el mismo sentido que el régimen de Maduro, pues su principal motivación es electoralista y les resulta soñada una elección presidencial en 2018, como opositores del chavismo, que mostró su extrema debilidad en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015.

Espero que su experiencia política lo haya protegido del natural desconcierto que a un novato causaría saber que partidos de la oposición venezolana, se oponen a la aplicación de la Carta Democrática Interamericana y que prefieren diálogos sin sentido y acuerdos sin futuro.

 

Resulta inexplicable que los autodenominados opositores no hayan explicado a la ciudadanía los verdaderos alcances de la Carta Democrática Interamericana, como condena política a un régimen antidemocrático, dejando que tome cuerpo la conseja de que es el avieso preámbulo a la invasión de los marines, que vienen a apropiarse de nuestro petróleo.

 

Venezuela está anegada de políticos de medio pelo y ayuna de estadistas; salvo muy honrosas excepciones, los que hacen política en nuestro País están más pendientes de sus intereses particulares que de los problemas colectivos. A sabiendas de esto, el chavismo los ha manejado a su antojo y construido una oposición Prêt-à-porter, dócil a sus deseos y sumisa a sus imposiciones.

La inmensa mayoría de los venezolanos -entre la cual me cuento- esa que era llamada por Arturo Uslar Pietri «amigos invisibles», esa que no produce reseñas de prensa, ni es nombrada en la radio ni vista en la televisión, no se siente representada por la falsa oposición contenida en la MUD, pero si por ese uruguayo de apellido inédito que, al parecer, tiene su origen más remoto en las mismas tierras que recorrieron en su atropellada aventura el dignísimo don Quijote y su famélica cabalgadura.

Reciba el señor Secretario General las seguridades de mi más alta consideración y estima.

Dulce María Tosta.

turmero_2009@hotmail.com

@DulceMTostaR

http://www.dulcemariatosta.com

Cambios profundos en los sistemas alimentarios de América Latina

La región no alcanzaría su nivel máximo de población antes del año 2060. Crédito: Max Toranzos/FAO

La región no alcanzaría su nivel máximo de población antes del año 2060. Crédito: Max Toranzos/FAO

SANTIAGO, 20 mar 2017 (IPS) – Un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) analiza las nuevas y grandes tendencias en América Latina y el Caribe, como la transformación estructural de la agricultura y los cambios que la urbanización ha generado en los sistemas de producción y distribución de alimentos.

El informe El futuro de la alimentación y la agricultura: tendencias y desafíos destaca que a nivel global la seguridad alimentaria futura peligra debido a múltiples desafíos, y advierte que, sin medidas adicionales, no se alcanzará la meta de acabar con el hambre y la malnutrición en todas sus formas para 2030.

Con respecto a las tendencias futuras para América Latina y el Caribe, el informe señala que el crecimiento de la población regional disminuirá de manera moderada, por lo que la región no alcanzaría su nivel máximo de población antes del año 2060.

En los próximos 15 años, se prevé que el número de personas mayores crecerá más rápido en América Latina y el Caribe, con un 71 por ciento de aumento en la población de 65 años o más, seguido por Asia (66 por ciento), África (64 por ciento) y Oceanía (47 por ciento).

Con el envejecimiento, el potencial de crecimiento económico de la economía se ralentiza, los sistemas de seguridad social se pueden volver insostenibles y las cargas sobre el sistema de salud aumentan.

Tradicionalmente, América Latina ha sido la región en desarrollo más urbanizada. América del Sur en particular se volvió urbana de manera temprana y veloz. Para 1980, más de dos tercios de la población de América Latina y el Caribe era urbana, cifra que aumentó a casi el 85 por ciento en 2015.

“La rápida urbanización ha provocado profundos cambios en los sistemas de producción y distribución de alimentos. Hoy los supermercados representan más del 50 por ciento de las ventas de comestibles en la región”, explicó Eve Crowley, representante regional a.i. de la FAO para América Latina y el Caribe.

Sostenibilidad y alimentos autóctonos

En algunas zonas de América Latina, las preocupaciones sobre la sostenibilidad de los sistemas alimentarios han impulsado una preferencia de los consumidores por alimentos locales de alta calidad relacionados con sus tradiciones y culturas.

La reciente aparición en los mercados de alimentos autóctonos como la quinua, el amaranto y la chia demuestran el potencial de los sistemas alimentarios y cultivos indígenas y tradicionales para contribuir a la diversificación de las dietas.

Sin embargo, si bien varios alimentos autóctonos como el olluco, camote, ñame, kiwicha y palmas autóctonas de los Andes podrían contribuir significativamente al suministro de alimentos a nivel mundial, es poco probable que se conviertan en productos alimentarios importantes sin más investigación y adaptación.

Desigualdad y migraciones

El informe de la FAO señala que el coeficiente de Gini – que mide el nivel de desigualdad de los ingresos– disminuyó en América Latina y el Caribe entre 1993 y 2008, pero se mantiene por encima del promedio global, alcanzando 0,48.

“Nuestra región es la más desigual del planeta, lo que constituye uno de los mayores frenos en la lucha por erradicar el hambre y la pobreza y alcanzar el desarrollo sostenible”, señaló Eve Crowley.

De los 250 millones de migrantes internacionales en el mundo, 9 millones viven en América Latina y el Caribe. Si bien más de un tercio de la migración internacional fluye del “Sur” al “Norte”, es importante señalar que los flujos “Sur-Sur” son también muy relevantes: el 66 por ciento de los migrantes de América Latina y el Caribe emigrar hacia países de la propia región.

Transformación estructural de la agricultura regional

El nuevo informe analiza los diversos caminos que ha tomado la transformación estructural de la agricultura en los países de América Latina y el Caribe.

En Brasil, las políticas de apoyo ayudaron a crear un sector agrícola altamente comercializado y la productividad del trabajo en la agricultura aumentó más de cuatro veces. La participación de la agricultura en el PIB fue de aproximadamente 6 por ciento en los últimos 20 años, mientras que la participación del empleo agrícola en el empleo total cayó de 24 a nueve por ciento.

En México, entre 1990 y 2013, la participación de la agricultura en el PIB cayó del 7 por ciento al 3,5 por ciento y la participación del empleo agrícola en el empleo total se redujo a la mitad, de 12 por ciento a 6 por ciento. La productividad laboral casi se duplicó en Brasil y México, y se cuadruplicó en Argentina.

El informe demuestra que aunque las inversiones en las innovaciones tecnológicas están impulsando la productividad, la tasa de crecimiento anual de los rendimientos ha disminuido. Lo anterior se agrava ante una situación de degradación de los recursos naturales.

Reducción de la pobreza y protección social

Según el informe, el crecimiento de los ingresos generales y de la productividad agrícola contribuyeron a la disminución de la pobreza a lo largo de la región.

A principios de la década de 1990, 74 de los 124 millones de habitantes rurales de la región eran pobres (59,7 por ciento) y 41 millones (33,1 por ciento) no podían satisfacer sus necesidades alimentarias.

Para 2010, estas cifras se redujeron a 62 millones de pobres rurales y 39 millones en inseguridad alimentaria.

No obstante, puesto que la población rural también disminuyó (a 119 millones de habitantes) los porcentajes de población rural en situación de pobreza e inseguridad alimentaria se han mantuvieron relativamente elevados, afectando al 52 por ciento y 32 por ciento de la población rural, respectivamente, en 2010.

Según el informe de la FAO, muchos países de la región cuentan con amplias redes y programas de protección social que proporcionan apoyo en materia de ingresos a los pobres y vulnerables, incluidos los pequeños agricultores.

“Estos sistemas han contribuido a acelerar la reducción de la inseguridad alimentaria, la malnutrición y la pobreza, al mismo tiempo que contribuyeron a reducir la desigualdad de ingresos durante los años 2000”, explicó Crowley.

Crowley destacó que el desafío actual es mejorar la infraestructura, la resiliencia y los mecanismos para hacer frente a los riesgos en las zonas rurales, utilizando, por ejemplo, la protección social y los seguros agrícolas, para ayudar a los agricultores a protegerse contra los riegos inherentes de la producción agrícola.

Feminización de la agricultura

El crecimiento del empleo de las mujeres en la agricultura es evidente en varios países latinoamericanos, incluyendo Chile, Ecuador y Perú. La “feminización de la agricultura” a menudo incrementa la carga de las mujeres, pero también presenta oportunidades.

En muchos países de América Latina, los cambios observados en la participación de las mujeres en la agricultura son probablemente impulsados por el empleo asalariado en las agroindustrias que producen exportaciones agrícolas no tradicionales.

El empleo en estas empresas de exportación podría facilitar el empoderamiento económico de las mujeres y ampliar el número de puestos de trabajo disponibles para las mujeres rurales.

Este artículo  fue publicado originalmente por la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe. IPS lo distribuye por un acuerdo especial de difusión con esta oficina regional de la FAO.

Revisado por Estrella Gutiérrez

 

La política internacional en la semana (12-18 marzo 2017)

La política internacional en la semana (12-18 marzo 2017)

-*Preocupación de los agricultores nortamericanos -*La acusación de Trump contra Obama “no era literal” -*Europa celebra derrota de la ultraderecha en Holanda -*Turquía se enfrenta a Europa -*Macron causa efecto hasta en los socialistas franceses -*Escocia se enfrenta al Brexit -*El continente deberá analizar la crisis venezolana

la-politica-internacional-en-la-semana

http://www.ivoox.com/politica-internacional-semana-12-18-marzo_md_17615122_wp_1.mp3 <a href=”http://www.ivoox.com/politica-internacional-semana-12-18-marzo-audios-mp3_rf_17615122_1.html&#8221; title=”La política internacional en la semana 12-18 marzo 2017)”>Ir a descargar</a>

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

 

  17/3/2017

Brasil y los EAU decididos a explorar nuevas fronteras bilaterales
Doris Calderón
El ministro de Relaciones Exteriores y de Cooperación Internacional de Emiratos Árabes Unidos (EAU), el jeque Abdulah bin Zayed al Nayhan, efectuó este jueves 16 su quinta visita a Brasil, en busca de nuevas oportunidades para explotar el enorme potencial en las relaciones bilaterales. En … MORE > >

Restricciones de viaje ensombrecen reunión de mujeres en la ONU
Lyndal Rowlands
Las crecientes restricciones de viajes en Estados Unidos y otros países impidieron que algunas personas participaran en las sesiones de este año de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, denunciaron organizaciones de la sociedad civil. Las limitaciones exceden la prohibición … MORE > >

Pueblos pesqueros faenan por seguridad alimentaria en El Salvador
Edgardo Ayala
Luego de una extenuante jornada recolectando moluscos en el fango del manglar, la salvadoreña Rosa Herrera, el rostro tostado por el sol, llega a la orilla de la playa a bordo de la lancha Topacio, cargando en sus hombros el fruto de la faena. Durante toda la mañana logró recolectar, escarbando … MORE > >

Nuevos datos confirman que Medio Oriente se volvería inhabitable
Baher Kamal
Nuevos datos confirman que Medio Oriente y el norte de África podrían volverse inhabitables en unas décadas, ya que la disponibilidad de agua dulce descendió casi dos tercios en los últimos 40 años, algo que muchos científicos ya temían. La escasez no solo afecta al de por sí precario suministro … MORE > >

Argentina, en busca de revertir su larga crisis energética
Daniel Gutman
Buscar petróleo y gas en el mar, activar los yacimientos no convencionales, desarrollar por fin las energías renovables, construir centrales hidroeléctricas. Todas las recetas que conduzcan a una mayor producción de energía parecen bienvenidas hoy en la Argentina, que en los últimos años ha … MORE > >

El qat en el Cuerno de África, entre un flagelo y una bendición
James Jeffrey
En la capital de Etiopía, un grupo de inmigrantes yemeníes de entre 50 y 60 años mastican hojas de qat (Catha edulis) un domingo de tarde, mientras conversan sobre economía, política, historia, entre otros temas. Lo que para unos puede ser un reflejo de buena vecindad, para otros es un problema … MORE > >

El día tiene más horas para las mujeres de Zimbabwe
Sally Nyakanyanga
El canto del gallo despierta a Tambudzai Zimbudzana, de 32 años, que rápidamente dobla sus mantas y sale de su casa de tres habitaciones, con techo de chapas, en Masvingo, una localidad rural del sudeste de Zimbabwe. La mujer recoge unos leños de una enorme pila y prepara fuego para hervir el … MORE > >

El Gran Caribe necesita pequeñas navieras para su integración
Ivet González
Todas las grandes compañías marítimas navegan por el mar Caribe, un punto de enlace internacional. Pero escasean rutas directas entre sus pequeñas islas con barcos de menor cabotaje, un problema analizado por países del área reunidos en esta capital. “Exceptuando las economías más grandes de la … MORE > >

Pueblos indígenas contribuyen a la conservación de la naturaleza
Baher Kamal
n el norte del Monte Kenia, hay una comunidad indígena llamada Il Lakipiak Maasai (pueblo de la vida silvestre), que es dueño y administra el único santuario de rinocerontes que es propiedad de una comunidad aborigen en ese país africano. La comunidad logró disminuir los conflictos entre las … MORE > >

Con intensa diplomacia, Emiratos busca reducir dependencia del petróleo
Marsílea Gombata
Emiratos Árabes Unidos ha experimentado una rápida expansión de sus relaciones diplomáticas con países de América Latina y de otras regiones del Sur en desarrollo. Para fortalecer esta estrategia, el ministro de Relaciones Exteriores y de Cooperación Internacional, el jeque Abdullah bin Zayed al … MORE > >

Corrupción acumulada en la historia estalla en Brasil
Mario Osava
La corrupción es inherente al sistema político nacional, permite concluir la abrumadora oleada de denuncias que empezó a trascender de la colaboración judicial de Odebrecht, conglomerado empresarial encabezado por la mayor constructora de Brasil. Pero es una conclusión sesgada, que diluye … MORE > >

caribe1-629x420

Los científicos del Caribe utilizan macrodatos para elaborar pronósticos sobre las condiciones de sequía para los agricultores y otros intereses del sector. Crédito: Zadie Neufville/IPS.

Supercomputadora facilita la investigación climática en el Caribe

Por Zadie Neufville English version

KINGSTON, 14 mar 2017 (IPS) – El Caribe ya disfruta de su nueva supercomputadora de alto rendimiento conocida como Sparks (acrónimo en inglés de Plataforma Científica para la Investigación Aplicada y el Intercambio de Conocimiento), fundamental para pronosticar las variaciones del clima y mitigar los efectos de cambio climático.

Sparks, instalada el 30 de noviembre en la jamaiquina Universidad de las Indias Occidentales, ya prepara los macrodatos necesarios para que los países insulares del Caribe no sucumban al recalentamiento planetario.

“El sistema ayudará a los científicos a mejorar la “evaluación de los posibles riesgos e impactos y mitigar de forma efectiva los riesgos, a medida que construimos una infraestructura más resiliente”: Archibald Gordon.

Para lectura completa http://www.ipsnoticias.net/2017/03/supercomputadora-facilita-la-investigacion-climatica-en-el-caribe/

 

La expansión de las conciencias

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 15/03/17)

conciencia 3

www.eluniversal.com/noticias/opinion/expansion-las-conciencias_643479

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

democraciasiempre

Just another WordPress.com site

Mesopotamia

Este sitio WordPress.com es la caña

ladireccioneticaenlaadmpublica

LA ÉTICA EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA MUNICIPAL

Entre letras y números

Porque lo escrito, escrito está entre letras y números

Blogs Of The Day

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: