Buscar

Democracia siglo XXI

Etiqueta

Los artículos de Teódulo López Meléndez

Lucha contra la pobreza: lo propongo

 pobreza 2

Teódulo López Meléndez

  1. Ministerio de Lucha Contra la Pobreza 2. Enfoque integral 3. Batalla contra la segregación social y exclusión 4. Prioridad a la mujer 5. Focalización 6. Microempresa y microcrédito 7.Ley de Desarrollo Social 8. Programa nacional de solidaridad 9. Autogestión comunitaria

Los esfuerzos de la Campaña del Milenio de las Naciones Unidas establecían para 2015 objetivos ambiciosos como la reducción drástica de las personas que sufren hambre, la de las personas cuyos ingresos son inferiores a un dólar diario y el empleo productivo y trabajo digno para todos, incluyendo mujeres y jóvenes. He allí los propósitos de la Cumbre del Milenio, objetivos en los que se ha avanzado, no sin variantes en diversas partes del planeta.

Mucho se ha discutido sobre el concepto mismo de pobreza, uno especialmente centrado en lo económico, pero con implicaciones políticas y sociológicas. Ser pobre es tener la imposibilidad de acceso a la satisfacción de las necesidades físicas y psíquicas básicas. Ello incluye alimentación, vivienda, educación, salud y agua potable, uno de los problemas de este milenio. Se agregan especificaciones como segregación social y exclusión. Los objetivos del Desarrollo del Milenio han trazado planes y coordinaciones, manejo de los recursos, programas realistas, maximización de la eficacia del gasto público. Es evidente que la lucha contra la pobreza requiere un enfoque integral pues no podemos limitarla a la falta de ingresos sino ubicarla en la falta de oportunidades, de seguridad y participación en las decisiones. Tiene, además, implicaciones de comercio internacional y de alivio de la deuda. En lo específico venezolano creemos que debemos acelerar ese combate desde dos ángulos prioritarios: centrarlo en la mujer y en los programas microfinancieros y de desarrollo local, lo que debemos enmarcar en una Ley General de Desarrollo Social. Debemos crear un Comité Técnico de Medición de la Pobreza para ir controlando los avances o   un cuerpo político que maneje los programas con la más absoluta prioridad del Estado. Bien puede oírse a los organismos internacionales o aprovechar recursos por ellos puestos al servicio del Plan del Milenio, pero Venezuela debe especificar programas, unos que deben estar   de cualquier intento de manipulación política.

Soy enemigo de crear ministerios y creo que habrá que eliminar unos cuantos, pero en el caso específico estoy inclinado a la creación del Ministerio de Lucha contra la Pobreza, no sólo para poner el énfasis en un programa prioritario del Estado sino para que tenga la fuerza política de coordinar dependencias, pues habrá que apelar a todas las centrales, pero también a las regionales y a las locales. Hay que implicar a todos los grados del poder, pues pienso que lo que debemos adelantar es una focalización. Esto es, censo por barrio o localidad de las habilidades que puedan ser objeto de organización productiva y la recurrencia inmediata al microcrédito. Creo que este programa debe centrarse en las mujeres. Hablo de proyectos de todo tipo, de una imaginación alimentada por los funcionarios que realicen las investigaciones y de un sistema de préstamos tales como los implementados de manera más que exitosa por el Banco de los Pobres de Bangladesh y que mereció a su titular el Premio Nobel de Economía. Hablo de las zonas urbanas y reconozco las diferencias con los programas a implementar en las rurales, pero hay suficientes experiencias para desarrollar planes. El Estado da infraestructura, desde caminos hasta servicios de salud, pero debe ser la gente, con toda la asistencia necesaria, la que vaya a la capacitación y empleo cooperativo para el fomento de los recursos naturales y hasta el establecimiento de casas-escuelas para niños de estas zonas marginadas. Propongo trazar un Programa Nacional de Solidaridad para involucrar no sólo a la empresa privada sino a la población toda, como para aprovechar oportunidades de empleo y capacitación voluntaria e implementar un método de trabajo comunitario entendible por la gente que muestre solidaridad. No se trata de asistencia, se trata de ayuda estructural y además condicionada: para hacerse beneficiario se pone como condición la asistencia de los niños a la escuela. Es mi principio general: todo el que quiere reivindicaciones deberá pagarlas con su superación personal. Mucho se habla de la pequeña y mediana empresa, pero nadie se refiere a la microempresa que creo una de las armas claves para enfrentar el tema. Y la prioridad en este campo deben ser las mujeres. Cuando hablo de mujeres es obvio que estoy pensando en los niños. Debemos ir hacia el análisis socioeconómico de región por región, de zona por zona, de barrio por barrio y una cosa sumamente importante: la identificación de los patrones culturales y el consecuencial estilo de vida imperante en cada sitio, la determinación de programas sobre esos sitios con pobreza absoluta o pobreza relativa, la especificación sobre pobreza educativa y la pobreza de servicios y la pobreza de seguridad social. Vacunación, contaminación, limpieza urbana, nutrición, evaluación de antecedentes de enfermedades, evaluación de criminalidad. La lucha contra la pobreza es compleja y requiere como he dicho, de un organismo específico.

Hay que partir del desarrollo humano y ello incluye libertad política, económica y social que conlleve al respeto por sí mismo y la consecuencial conversión en actores de su propio destino, del de la comunidad a la cual se pertenece y de la nación toda. En algunas ciudades de Colombia podría haber sonado como estrambótico la colocación de bibliotecas en las zonas más pobres, con sus computadoras y su acceso al mundo de hoy, pero dio resultado. El desarrollo humano es aprendizaje. Aquí se trata de fomentar la movilidad social ascendente y la introducción de educación y cultura es una fuerza impulsora del desarrollo. Es más, deben considerarse ambas como derechos humanos. Hay que incentivar a la comunidad como punto de partida, como generadora de acción, en consecuencia debe tener poder de decisión. La autogestión comunitaria implica organización hacia su propio desarrollo. Ya basta de esperarlo todo, es menester incentivarlos a usar todo lo que tiene, desde su grado educativo hasta sus habilidades, desde su capacidad de organización hasta la seguridad de que sus acciones harán de la ciudad una incluyente. Un político tiene las ideas generales. Los expertos las interpretan y las llevan a planes específicos. Estas son maneras de luchar contra la pobreza. Lo propongo.

teodulolopezm@outlook.com

Anuncios

Ministerio contra la pobreza

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 16 de mayo 2018)

pobreza

www.eluniversal.com/el-universal/9208/ministerio-contra-pobreza

La decisión es nuestra

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 9 de mayo 2018)

Nuestra

www.eluniversal.com/el-universal/8478/decision-nuestra

 

Mayo francés: 50 años

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 2 de mayo 2018)

Sartre

www.eluniversal.com/el-universal/7799/mayo-frances-anos

Mi voto por Falcón

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal ( Miércoles 25 de abril 2018)

Mi voto

www.eluniversal.com/el-universal/7125/voto-falcon

El hombre sin permanencia

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 18 de abril 2018)

permanencia

www.eluniversal.com/el-universal/6475/hombre-permanencia

La estética del optimismo

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 11 de abril 2018)

op pe

www.eluniversal.com/el-universal/5632/estetica-optimismo

 

La ciudad cableada

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 4 de abril 2018)

ciudad cableada

www.eluniversal.com/el-universal/4755/ciudad-cableada

El ocaso de una ilusión

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 28 de marzo 2018)

ocaso

www.eluniversal.com/el-universal/3910/ocaso-ilusion

 

La unidad múltiple

 

Unidad múltiple 2

Teódulo López Meléndez

Los agentes sociales producen procesos de restructuración de sus relaciones y sus vínculos mediante la comunicación que es un auténtico cultivo de la vida. La injerencia de las tecnologías de información modifica los dispositivos y los registros y las modalidades de reconocimiento. Las relaciones tienen un aspecto técnico y uno de sentido, de manera que el hombre individualmente considerado se apropia de los recursos técnicos y también de los dispositivos simbólicos. En el campo de estos dominios el control de las significaciones es lo que denominamos cultura. Todas se articulan entre sí,  cultura-naturaleza-tecnología-subjetividad-lo social, constituyendo los diferentes dominios de la realidad.

Como nunca el hombre deberá buscar en este nuestro tiempo de penetrante cultura tecnológica que transforma la naturaleza, la sociedad, la biología, el cerebro y los imaginarios culturales. El hombre deberá asegurarse el poder, especialmente del control sobre la realidad modificada, más allá que por la implementación tecnológica, por la seguridad simbólica. La realidad es más amplia de lo que vemos. Es necesario recrearla mediante el pensamiento de construcción de ciudadanía, de sustentabilidad, de resiliencia, dirigidos a la transformación de un mundo agotado.

Es menester una toma de conciencia radical e ir a modificaciones en el modo de organización de nuestro saber. Los paradigmas que gobiernan nuestra visión de las cosas, entre los cuales el de la simplificación, deben ser sustituidos precisamente por un retorno que limpie las relaciones entre el conocimiento científico y el pensamiento filosófico que elimine la reducción de lo complejo a lo simple, como en el caso de lo biológico a lo físico o de lo humano a lo biológico que nos llevó a concluir que el corte operado sobre lo real era lo real mismo.

La mutación del conocimiento es obvia, lo que Morin llama “una masiva y prodigiosa ignorancia”, lo que obliga a liberarlo de especialistas ignaros y de doctrinas obtusas. Hay que mirar a la complejidad, a todo el tejido que constituye este mundo fenoménico, a la vida como una auto-eco-organización extraordinariamente compleja que debe producir la autonomía mediante la búsqueda de la unidad múltiple.

teodulolopezm@outlook.com

www.eluniversal.com/el-universal/3312/unidad-multiple  

Afrontar la incertidumbre

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 14 de marzo 2018)

incertidumbre 2

La crisis de transición

Artículo de Teódulo López Meléndez publicado en el diario El Universal (Miércoles 7 de marzo 2018)

transición 2.jpg

www.eluniversal.com/el-universal/1827/crisis-transicion 

 

La ciberguerra

Artículo publicado en la edición impresa del diario El Universal (Miércoles 28 de febrero 2018)

ciberguerra

Teódulo López Meléndez

En su discurso para recibir el doctorado Honoris Causa de la Universidad de Lisboa, António Guterres, insistió en varios temas, desde el peligro del cambio climático hasta la necesidad de reformar el organismo que preside, pero dejó un punto que por primera vez, creo, es tocado directamente por un funcionario de su alto rango, el de la ciberguerra.

Aseguró lo que los analistas de este convulsionado mundo ya hemos vislumbrado, que la próxima guerra entre Estados será precedido de un ciberataque, sólo que lo dice el Secretario General de la ONU remarcando que no existe ningún esquema regulatorio parecido a la Convención de Ginebra para un conflicto de este tipo.

Ya lo vivimos, desde el espionaje convencional, hackear, cuando pasan por debajo de la mesa informaciones y denuncias sobre robo a mandatarios o intervención en elecciones. Ataques de todo tipo, a militares y civiles o a empresas, están a la orden del día, ejecutados por organizaciones criminales o Estados. No se lanzan bombas, se lanza información privilegiada indebidamente sustraída, se destruyen reputaciones, se bloquean páginas web y se miente. En Venezuela basta seguir a redes sociales para ver un ejército de bots y de trolls haciendo de mentiras verdades.

Algunos señalan que la ciberguerra comenzó en el 2010 con la acusación de Estados Unidos a China de los ataques informáticos conocidos como Titan Rain. El caso del supuesto ataque ruso para influir en la última elección presidencial norteamericana aún es objeto de debate. Las agencias de inteligencia han planteado que se aproxima un Pearl Harbor Digital, expresión que me parece usó por vez primera Leon Panetta, entonces director de la CIA. Lo cierto es que los gusanos informáticos andan sueltos, aunque la ciberguerra no sustituya a la guerra, como lo afirman los más aventajados estudiosos del tema que la consideran una dimensión adicional. Las armas cibernéticas modifican las leyes de la guerra y he allí a Guterres planteándose una nueva Convención de Ginebra. En este mundo la ciberguerra se asoma, paradójicamente, como un ataque en tiempos de paz.

Hoy un solo hombre puede ser un ejército. Aquí asistimos a los RT que los inocentes dan a las mentiras convertidas en verdades por los bots.

teodulolopezm@outlook.com

 

 

 

El día antes, el día durante y el día después

 

 el día despues

Teódulo López Meléndez

Así termino, pero también empiezo… pero la batalla por volver a la libertad es constante e imperecedera y el señalamiento de los errores y omisiones sólo debe servir para afincarnos en ella, para reponer la idea de la grandeza de espíritu y la de un país empoderado que no renuncia a otro futuro.

En política no se puede vivir permanentemente en el día antes sin consideración alguna a lo que sigue. Una discusión centrada en ir o no a votar en el bodrio preparado por la dictadura lo que ha mostrado es a un país anarquizado, sin rumbo y, sobre todo, sin dirección política. Ahora en un comunicado se dice que esa no era la disyuntiva, como si negar tuviese la consecuencia de inexistir.

Podemos aceptar la tendencia mayoritaria, o en cualquier caso llamarla inocultable, a no participar en este proceso. La lista de trapisondas fraudulentas, o las circunstancias externas  e internas, es más que obvia para andar repitiéndola, pero, sin embargo, de ella han vivido los comunicados sonoros, llenos de lugares comunes y de machaque cortoplacista, centrados en la falta de política y en la ausencia de estrategia, como todos, incluidos los de algún partido, los de algunas “fuerzas vivas” y el de la propia MUD.

La discusión de votar o no votar nunca debió haber sido el eje y ese fue. Había, en una sana estrategia de prevención, que montarse sobre otro orden, uno que pasaba por un intento muy serio de unificación del país, de estructuración de una unidad superior. Ese paso no se dio por mezquindad, por la prevalencia de los egoísmos y, digámoslo, con meridiana claridad, por no perder la función de hegemones los partidos de la MUD, función que conservan por considerarla erróneamente la única de supervivencia.

Luego de eso había que escoger un candidato único. Esa versión con la cual se llenan la boca, la del alegato que tenía que ser por primarias por ser el más democrático de los métodos y que fue saboteado por costoso y para evitar heridas, hay que colocarlo en la bolsa de los políticos que de verborrea saben pero que no aguantan una lupa. En cualquier caso, un candidato debía serlo del país reunificado, nunca de unas siglas ya agotadas en el imaginario colectivo como MUD, puesto que no hubiese despertado ni a la bella durmiente ni a la Alicia en el país de las maravillas que se preguntaba por qué allí sólo había un día al mismo tiempo.

Hay que agregar que faltó una oferta de país, pues no bastan los análisis económicos que señalan el control de cambio o la destrucción de nuestra moneda, sino un planteamiento de reorganización social que establezca claramente la protección a los más necesitados hasta lograr la superación de la pobreza y el establecimiento de un nuevo orden democrático. Esta oposición lo que transmitió con sus altercados es que en el poder se dedicarían a pelearse hasta por un portero de ministerio, aunque ahora anuncien presentarán un programa común.

Escoger un candidato único no significaba, en modo alguno, una decisión de ir a la elección fraudulenta. Ambos pasos previos lo que significaban era una unificación nacional cuyos efectos no podían descartarse como el surgimiento de una voluntad de tal magnitud capaz de aplastar todas las consideraciones obvias. Y en cualquier caso, como lo dije en las redes sociales, hasta para no ir a una elección presidencial hay que tener un candidato que no vaya. Y, por si faltase un argumento, para tenerlo hay que recordar que el efecto para el fraudulento que pretende investirse de otro período podría ser tan demoledor que otra contienda, esta sí limpia, se asomase en el horizonte.

Ahora se nos dice, en un trastoque total del orden estratégico, que se constituirá un Frente Amplio, cuando la resulta –no ir al proceso viciado- ha debido ser consecuencia de esa Unidad Superior previa. Ahora se nos dice que se buscarán las condiciones para unas elecciones libres, sin tener un liderazgo firme que ha debido encarnarse en un candidato presidencial de consenso. Dónde irán a buscar tales condiciones es algo que aparece en las sombras o en el etéreo de lo indefinido. Sin respeto al orden estratégico esas “limpias” parecen ahora un abochornamiento de primavera.

Se trataba, y se trata, de producir un quiebre, de quebrar la cúpula desgobernante. Aun así debemos recordar, por experiencia histórica, que una alianza como la que hemos descrito puede ser muy eficaz para lograr quebrar, pero muy ineficiente para un logro común, pues las divisiones surgen y la inestabilidad se asoma. Es lo que en ciencia política hemos denominado la “coalición negativa”.   Si mencionamos el caso es para resaltar que en cualquier acción política  hay que andar muy adelante  en los efectos, mención perdida en un país donde los dirigentes no ven más allá de sus narices. Uno donde es obvio que las causas ciertas de las decisiones se tomaron por la incapacidad de elegir un candidato único, no porque las circunstancias fuesen como son. Un país donde la negativa del “señalado” llega por vía de la torcedura: el corresponsal de Reuter se consiguió a un empleado del señor que contó le habían preguntado y este había respondido que no había condiciones. Permítanme señalar tal procedimiento como una falta de respeto.

El día antes ha estado manchado. Lo he resumido diciendo que eso llamado grandeza de espíritu brilla y brillará por su ausencia. Debe ser una concesión de mi parte, pues dudo se tenga claro en que consiste.

Habrá un día durante, sobre el cual la posibilidad posible es la de la ausencia, esto es, no salir de las casas, dejar las calles en soledad total para poner aún más de relieve la falsificación de las cifras que serán ofrecidas.

Al día durante le sigue el día siguiente y ese día veremos la celebración del dictador por haber sido reelegido y frente a ella seguirá un país sin convicción y abochornado. Estaremos esperando a la “comunidad internacional” que condenará y a un régimen que habrá sopesado cómo mantenerse en el aislamiento. Dependeremos de otros, de los terceros, de la evanescencia mundial, de las condenas grandilocuentes y el régimen apretará los tornillos, ya identificado, hasta la represión descarada e ilimitada, impúdica. Habrá The day after, para usar un anglicismo que conectará a los cortos de mira con el “imperio”, aunque la verdad sea que la expresión “un día después” está en nuestro idioma desde Boscán y Góngora, es decir, desde hace siglos, solo que la clase política aún no lo concreta en estrategia. Dedicarse ahora a construir un Frente Amplio suena muy loable, y ojalá se logre, quizás con más velocidad que la que emplearon en emitir un comunicado, pero la batalla por volver a la libertad es constante e imperecedera y el señalamiento de los errores y omisiones sólo debe servir para afincarnos en ella, para reponer la idea de la grandeza de espíritu y la de un país empoderado que no renuncia a otro futuro.

teodulolopezm@outlook.com

 

La forma en decisión

 

palabra 2

Artículo publicado en el diario El Universal el miércoles 21 de febrero 2018

Teódulo López Meléndez

La forma es tan importante como el contenido. En muchas ocasiones la exploración de la forma se sobrepone a la realidad aparente. Quien no maneja la forma entierra pilares en lo inconsistente.   Lo real no puede separarse de la forma. Cuando algo resiste a la mirada de quien quiere transformar o sustituir hay que aprender a superar la capacidad de resistencia que opone y ello pasa por sembrar de manera tal que las posibilidades se hagan muchas. Para ello se requiere creatividad, porque cuando se riegan formas creativas se multiplican las opciones y las alternativas.

Para combatir este brote de sociología primaria se debe aprender a deletrear el alfabeto. Hay que comenzar por explorar los caminos de la posibilidad frente a los caminos de la realidad. Si quienes resisten no tienen el planteamiento adecuado es porque el estado mismo del país genera su discurso

El discurso, la forma, va pues a contracorriente del medio, la realidad.  Hemos regresado tanto que uno nota el brote de los viejos conceptos para oponérselo al rebrote de lo antiguo disfrazado con adjetivos supuestos de este siglo. Si aquél habla de una especie de refundación de un ismo, desde el otro lado se recurre a viejos preceptos del siglo XIX como si la teoría social no hubiese evolucionado, es más, como si no estuviera en la obligación de evolucionar.

La paradoja de este planteamiento de regreso a lo cuasi-tribal está, en primer lugar, en que arrastra a su oponente a la misma atmósfera mental y, en segundo lugar, lo que constituye lo más grande del ángulo paradójico, es que hace imposible el regreso al pasado que se pregona desde ambas partes. He allí el encierro en un alfabeto con cuyos elementos no se sabe construir frases y conceptos: no hay códigos sustitutivos, nadie sabe lo que es el mañana, nadie tiene el manejo de lo que política se llama “los tiempos”, nadie logra articular frases, la forma, para hacerle entender a un país cohabitante con un espasmo de retorno temporal y espacial,  que la palabra futuro aún se conserva en el diccionario y en el campo de las posibilidades.

Por lo demás, en política no basta tomar una decisión, pues es menester agregarle el cómo y la forma, dotarla de un abecé y articular las consecuencias.

teodulolopezm@outlook.com

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

democraciasiempre

Just another WordPress.com site

Mesopotamia

Este sitio WordPress.com es la caña

ladireccioneticaenlaadmpublica

LA ÉTICA EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA MUNICIPAL

Entre letras y números

Porque lo escrito, escrito está entre letras y números

Blogs Of The Day

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: