Buscar

Democracia siglo XXI

mes

octubre 2019

Tareas imposibles

Por Marina Ayala

Según Platón la democracia se instaura como idea en la humanidad a partir de la búsqueda de la igualdad. El ser humano comienza a desear adquirir los mismos bienes, comodidades y privilegios que gozan los oligarcas. Tocqueville concibe esta tendencia irrefrenable como una pasión, la cual tiene grado y fuerza mayor que cualquier gusto. Afirma que más que la libertad el ser humano persigue la igualdad pero con tal pasión y determinación que se muestra dispuesto a renunciar a su libertad con tal de asegurar la igualdad. Si un tirano ofrece igualdad,  arrebatarles a unos sus bienes para entregárselos a otros que lo desean, no titubea el beneficiario en renunciar a su libertad y entregarse a la esclavitud. Esa afirmación podemos hacerla sin temor a equivocarnos al observar el comportamiento de los pueblos en su visión mayoritaria. ¿Podríamos afirmar que este comportamiento es propio de la naturaleza humana? ¿El ser humano es caprichoso e envidioso por naturaleza? Así lo sostuvo Platón, “El ser humano pasa cada uno de sus días satisfaciendo el primer deseo que se le presenta”.

Muy difícil llegar a tal aseveración determinista sin sostener una visión tremendamente derrotista y negativa del porvenir de nuestras culturas. Marshall Sahlins, antropólogo estadounidense cuestiona la idea de que haya realmente tal cosa como “naturaleza humana” fija y para siempre que obligaría a los seres humanos a estar en una constante alerta para evitar las guerras. Si el motor principal de los deseos humanos es la igualdad, el arrebato estaría siempre al asecho y habría que evitarlo por la fuerza o llegando a acuerdos negociados. Siempre en un precario equilibrio y siempre siendo enemigos, viendo enemigos, esperando enemigos, soñando con enemigos, temiendo al enemigo. Nunca hemos podido observar al ser humano en estado puro natural para conocer su naturaleza; eso que conocemos como seres humanos siempre ha estado moldeados por culturas, atravesados por un lenguaje, sujetos a mitos y símbolos que les preceden. Somos producto de todo un complicado tramado de ideas, valores, creencias e impulsos complejos.

Observando el espectáculo que está ofreciendo el mundo en nuestros días se hace muy difícil no sostener con Nietzsche que nos encontramos observando “al último hombre” “cuya característica principal es la igualdad, todos quieren lo mismo, todos son iguales: quien tiene sentimientos distintos marcha voluntariamente al manicomio”. La ostentación de las más grandes conquistas: el bienestar, la comodidad, la seguridad y el goce de los pequeños placeres. Y ¿Quién no? Dudo de encontrarme a un ser humano que hoy en día no desee poseer estos bienes, pero donde sí encontramos diferencias es en las vías escogidas para adquirirlos. Esa es la gran diferencia entre la barbarie y la civilización. Al parecer estamos presenciando el final de este “último hombre” lo que se mantiene es una absoluta incógnita de que es lo que está apareciendo, no me pareciera vislumbrar “Superhombres” llamados a vivir en tiranías. Seres humanos que se creen capaces de ser todo y de poder realizarlo todo, “charlatanes, pobres de voluntad y extraordinariamente adaptables, que necesitan del señor, del que manda como el pan de cada día”.

Por estas características que describe Nietzsche podemos decir que al menos conocimos un espécimen de esta naturaleza. Operaba vesículas, manejaba topos para abrir túneles, dictaba clases de ortografía, sabia de economía, en fin no había ningún rubro que no creyera dominar. Eso sí hablaba sin parar y sin sentido del tacto, hasta tal punto que un rey lo tuvo que encrespar con un “por qué no te callas”, murió joven sin haber podido desempeñar con destreza y responsabilidad la única función que se le recomendó, conducir un país por vías democráticas. Pero fue un esclavo de su mal entendida ideología y de sus pasiones. Este “superhombre” se prestó para ser el tirano de los “últimos hombres” que vendieron su libertad en búsqueda de una igualdad prometida con una advertencia inicial “ser rico es malo”. Según Platón cuando la libertad comienza a invadir todos los ámbitos de existencia, públicos y privados, se tiende a establecer un trato estrictamente igualitario “entre el padre y el hijo, el ciudadano y el meteco, el maestro y el discípulo, el joven y el viejo, incluso entre esclavos y hombres libres, la opulencia de libertad hace sentir la necesidad de la tiranía” “todo exceso suele conducir al exceso contrario”. “Siglo XX problemático y febril”, esta vez el tango no se equivocó.

Uniformados y queriendo lo mismo juzgamos los procesos políticos de otros países con las mismas estrechas y limitadas categorías como nos miramos a nosotros mismos. Nos equivocamos, ni somos iguales ni llegaremos nunca a serlo. Lo que necesitamos es libertad para poder conquistar lo que particularmente queremos sin que nos sea permitido arrebatarlo a otro. Pareciera que hay un desgaste de modelo político para la convivencia humana, los pueblos luchan por sus conquistas pero a veces no es transparente lo que quieren. Como tampoco es transparente lo que persiguen los gobernantes que parecieran permanecer alejados del sentir de sus ciudadanos para quedar sorprendidos con los estallidos que suceden. ¿Estallan los pueblos por las mismas razones que estallan los seres humanos? ¿Se trata de procesos emocionales desbordados y sin límites las luchas intestinas que han librado el ser humano a lo largo de la historia? Son procesos que se escapan a las posibilidades de la política, como las pulsiones se les escapan a la educación. Ya lo decía Freud son tareas imposibles: educar y gobernar.

Aproximación al cansancio

Teódulo López Meléndez

Hago memoria: Nadie previó que la apacible ciudad de Seattle (1999) iba a saber de gases lacrimógenos y de cargas de la policía. La reunión de ministros de países miembros del FMI se iba a desarrollar en los habituales desacuerdos. Después fue Washington sacudida por una protesta masiva. Luego los enfrentamientos ocurrieron un Primero de Mayo en Londres y en las calles de Hannover, amén de otras ciudades europeas. En Bruselas, en medio de la pasión de la Eurocopa de fútbol, vimos manifestaciones del mismo tenor.

Las protestas que sacudieron las calles del primer mundo eran contra el capitalismo. El divorcio total entre juventud y política ha sido uno de los fenómenos más interesantes del último medio siglo. Después del mayo francés y los excelsos años 60 la juventud se dedicó al abandono hippie, a vincularse con sectas de dudosa factura, a deleitarse con algunas enseñanzas orientales, al exhibicionismo yuppie, a la indiferencia. Abotagada por il benessere y los estupefacientes la juventud había renunciado a cualquier rol protagónico. Súbitamente redescubrió el valor de las luchas sociales, las llamadas “causas justas” y volvió a las calles redescubierto un motivo de protesta después del largo sueño.

Los incendios en las calles del primer mundo eran para exigir la condonación de la deuda de los pobres del tercero, para condenar las prácticas del FMI y del Banco Mundial, para decirnos que el capitalismo era aborrecible. Tampoco eran rudos veteranos molidos por la maquinaria capitalista los que salieron a las calles de París en el famoso mayo. Eran jóvenes cansados. Estaba abonado el terreno para la entrada triunfal de una “causa justa”. Los jóvenes de los años 60 estaban cansados. Las viejas costumbres y la vieja moral eran una carga demasiado pesada. Querían sexo libre, entregarse a una vida placentera fuera de los viejos cánones familiares que imponían limitaciones.

La protesta no es ya como en mayo, exigiendo la vuelta de la inteligencia. Lo que ahora se quiere es un antídoto contra el cansancio. La serialización es aburrida, cuando no existe horizonte la vista y la paciencia se agotan. Mientras, la tecnología nos da computadores cuánticos y la inteligencia que llega es artificial.

teodulolopezm@outlook.com

Artículo en el diario El Universal (Miércoles 30 de octubre 2019)

Esta ola de protesta global está siendo liderada por los niños del colapso financiero

Por Jack Shenker

Una protesta contra la desigualdad en Plaza Italia, Santiago, Chile.
 “No se trata de 30 pesos, se trata de 30 años”. Una protesta contra la desigualdad en Plaza Italia, Santiago, Chile. Fotografía: Pedro Ugarte / AFP a través de Getty Images

“TENGO22 años y esta es mi última carta”, comienza el joven. La mayor parte de su rostro está enmascarado con tela negra; solo sus ojos, cansados ​​y acerados, son visibles debajo de una franja desordenada. “Me preocupa morir y no volver a verte más”, continúa, con las manos temblorosas. “Pero no puedo no salir a la calle”.

El manifestante sin nombre, uno de los muchos en Hong Kong que ha estado escribiendo a sus seres queridos antes de salir para enfrentar la creciente violencia policial en la ciudad, fue filmado por el New York Times la semana pasada en una escalera anónima. Pero podría estar en casi cualquier lugar, y no solo porque las paredes detrás de él son blancas y sin carácter, se dejan en blanco para proteger su identidad.

Desde el este de Asia hasta América Latina, desde el norte de Europa hasta el Medio Oriente, hay jóvenes que se reúnen en escaleras, callejones y sótanos cuyas caras muestran una mezcla similar de euforia y agotamiento. “El desastre del ‘caos en Hong Kong’ ya ha afectado al mundo occidental”, declaró el ex diplomático chino Wang Zhen en un documento oficial del partido comunista, luego de informes de que los manifestantes en Cataluña estaban siendo inspirados por sus homólogos en Hong Kong. “Podemos esperar que otros países y ciudades puedan verse afectados por este diluvio”.

El problema para los gobiernos es que ya no hay un terreno central al que regresar, y sus oponentes lo saben

Wang tiene razón sobre el diluvio. En la misma semana en que quienes buscaban la independencia de España ocuparon el aeropuerto de Barcelona y detuvieron las autopistas, los activistas de la Rebelión de la Extinción se apoderaron de los principales puentes y plazas de Londres, lo que provocó casi 2.000 arrestos. Ambas movilizaciones adoptaron tácticas de Hong Kong, incluidos objetivos fluidos, inspirados en el famoso mantra ” be water ” de Bruce Lee, y un repertorio de señales manuales para burlar a las fuerzas de seguridad.

Mientras tanto, el Líbano ha sido convulsionado por sus manifestaciones más grandes en dos décadas, decenas han sido asesinadas durante las marchas antigubernamentales en Irak , y en Egipto una prohibición general de la disidencia del presidente Abdel Fatah al-Sisi no logró evitar las esporádicas protestas contra el régimen. estalló en todo el país a fines del mes pasado. En las Américas, donde Wang sirvió una vez como enviado del gobierno chino, Ecuador , Chile y Haití están experimentando levantamientos de ciudadanos que prácticamente no tienen precedentes en la historia reciente, conduciendo a un gran número de personas a las calles, así como a soldados encargados de contenerlos.

Extinción Rebelión protesta en Londres.
 “La perspectiva de una catástrofe planetaria en nuestras vidas aumenta las apuestas para toda acción política”. Extinción Rebelión protesta en Londres. Fotografía: Dominic Lipinski / PA

Cada uno de estos trastornos tiene su propia chispa: un aumento en las tarifas de transporte en Santiago o un impuesto propuesto a los usuarios de aplicaciones de mensajería como WhatsApp en Beirut, y cada uno involucra diferentes patrones de gobierno y resistencia. La composición de clase de los manifestantes indígenas en Ecuador no se puede comparar con la mayoría de los que marcharon contra el encarcelamiento de líderes separatistas en Cataluña; ni la prohibición estatal de protestar en Londres está a la par con la represión en Hong Kong, donde los oficiales dispararon con munición real al pecho de un adolescente.Advertisement

Y, sin embargo, está claro que estamos presenciando el mayor aumento en la actividad de protesta global desde principios de la década de 2010, cuando un “movimiento de las plazas” vio manifestaciones masivas en las ciudades capitales de todo el mundo árabe, seguido de manifestaciones de Occupy en el norte global. Históricamente hablando, la última década ha visto más protestas que en cualquier otro momento desde la década de 1960. A pesar de sus quejas dispares, algunos hilos comunes sí unen las rebeliones de hoy. Rastrearlos puede ayudar a aclarar la naturaleza de nuestra volatilidad política actual.

Un vínculo obvio es también el más superficial: el papel desempeñado por las redes sociales, que ha sido ampliamente notado en la prensa. Si bien es cierto que las tecnologías digitales han permitido formas de organización más ágiles y horizontales, la ubicuidad de estas herramientas en 2019 no nos dice casi nada sobre lo que está impulsando a las personas a salir a la calle en primer lugar. De hecho, en muchos estados, las redes sociales son ahora un instrumento de represión estatal tanto como una herramienta de revuelta.

La conexión más significativa es generacional. La mayoría de los que protestan ahora son los hijos de la crisis financiera, una generación que ha alcanzado la mayoría de edad durante los años extraños y febriles después del colapso de una ortodoxia económica y política rota, y antes de que su reemplazo haya surgido.

Un impacto directo del accidente ha sido una rápida disminución de oportunidades para millones de jóvenes en países ricos, que ahora consideran el trabajo precario y la creciente desigualdad como la norma. Al mismo tiempo, las consecuencias del colapso han roto las estructuras arraigadas que se han desarrollado para separar a los ciudadanos de la participación activa en la política, ya sea a través de sistemas autoritarios o mediante un consenso institucional sobre la inevitabilidad de la lógica de mercado y la gestión tecnocrática. En medio del fracaso económico y social generalizado, se ha vuelto más difícil que nunca para las élites justificar el poder, incluso en sus propios términos.

Manifestantes antigubernamentales en Beirut.
 “Necesitamos un sistema completamente nuevo, desde cero”. Manifestantes antigubernamentales en Beirut. Fotografía: STR / AFP a través de Getty Images

Todo esto ha producido una generación cargada de desesperanza y esperanza. Afligido por lo que el antropólogo David Graeber llama “fatiga de desesperación”, los manifestantes están arriesgando sus cuerpos porque sienten que no tienen otra opción, y porque aquellos que los gobiernan rara vez han parecido más vulnerables. La mayoría ha pasado la vida bajo la máxima “no hay alternativa”, y ahora las circunstancias los han obligado a ampliar su imaginación política en busca de algo nuevo. Como un cartel proclama en Chile: “No se trata de 30 pesos, se trata de 30 años”.

Frente a ellos están los estados decididos a volver a poner a los ciudadanos en su caja y sellar las fronteras de la participación política. El problema para los gobiernos es que ya no hay un terreno central establecido al que recurrir, y sus oponentes lo saben, razón por la cual muchos de los involucrados en las movilizaciones actuales no se conformarán con las concesiones simbólicas de las autoridades.

“Necesitamos un sistema completamente nuevo, desde cero” declaró un manifestante en el Líbano. La represión de los separatistas catalanes por parte del gobierno español ha traído recuerdos oscuros de la guerra sucia del estado en el País Vasco en la década de 1980 y la era franquista que la precedió; Las tropas marchan por los centros de las ciudades de Chile por primera vez desde Pinochet.

En China, Xi Jinping ha afirmado que cualquier intento de dividir a la nación dará como resultado “cuerpos destrozados y huesos molidos en polvo”. En muchos lugares, la victoria de base – y la transformación política radical – se siente para muchos como la única solución posible, los préstamos chocan con un antagonismo y una urgencia de “todo o nada” que es difícil de revertir.

Lo que ha intensificado esta urgencia es el telón de fondo de la inminente catástrofe ecológica. Incluso cuando las protestas no son explícitamente sobre preocupaciones ambientales, la perspectiva de una catástrofe planetaria en nuestras vidas aumenta las apuestas para toda acción política. “Los niños que están saliendo de la escuela tienen una comprensión enormemente radical de la forma en que funciona la política, y reconocen que nuestros procesos y estructuras democráticas en su forma actual están diseñados para mantener el status quo”, Jake Woodier, uno de los organizadores detrás el movimiento de huelga climática del Reino Unido, me lo dijo este año. “Saben que van a estar peor que sus padres, saben que nunca serán dueños de una casa y saben que según las tendencias actuales podrían vivir para ver el fin de la humanidad. Entonces, para ellos, para nosotros, la política no es un juego, es una realidad, y eso se refleja en la forma en que nos organizamos, implacablemente, radicalmente, como si nuestras vidas dependieran de ello ”.

La politóloga de Cambridge Helen Thompson argumentó una vez : “El mundo posterior a 2008 es, en cierto sentido fundamental, un mundo que espera su cálculo”. Ese cálculo está comenzando a desarrollarse a nivel mundial. Pueden provenir de diferentes orígenes y luchar por diferentes causas, pero los niños que fueron esposados, construyeron barricadas y se abrieron paso a través del gas lacrimógeno en 2019, todos entraron en la edad adulta después del final del final de la historia. Saben que estamos viviendo uno de lo que el historiador estadounidense Robert Darnton ha llamado “momentos de incredulidad suspendida”: esas coyunturas raras y frágiles en las que cualquier cosa parece concebible y, lejos de ser inmutable, las viejas reglas están listas para ser reescritas . Mientras sienta que sus vidas dependen de ganar, el diluvio continuará.Advertisement

• Jack Shenker es escritor y vive en Londres y El Cairo. Su último libro es Ahora tenemos su atención.

De las reelecciones sibilinas

  Por Mauricio Botero Montoya

Colombia ha culminado las elecciones para Gobernaciones y Alcaldías. Se trata de una clara superación de la bipolaridad de extrema izquierda versus el caudillismo uribista de principios de siglo. Ambos derrotados en forma clara. Es como si al desaparecer la guerrilla de las Farc, como opción armada, se hubiese lesionado también su antítesis, el derechismo hirsuto y violento afín al paramilitarismo.

 El aire urbano con su tolerancia ha prevalecido. El presidente Duque ha mantenido una discreta neutralidad frente a su caudillo mentor. Existió violencia contra aspirantes a alcaldías y concejos sin duda, pero en menor proporción y sin connivencia abierta del gobernante por la brutalidad de su gestor de antaño.

Previo a las elecciones hubo un fuerte movimiento estudiantil contra la corrupción oficial y la indiscreta del sector privado cuyo logo AVAL y Odebrecht, gravitan sobre el país. El caudillo había logrado hundir una ley anti-corrupción en el congreso. Y al empezar sus giras comiciales recibía rechiflas y gritos de “paraco, asesino” al que ahora se añadían con más intensidad el de “corrupto”, en sitios tradicionalmente conservadores, y en especial en su propia provincia de Antioquia. Los que asistían a algunas de esas sesiones notaban que algo mucho más visceral se estaba gestando entre las generaciones de los milenios. Un airado cansancio contra las mismas prácticas a las que éste se había aferrado desde hace dos décadas. Y no notaba que sus contendores eran más jóvenes que sus emprendedores y favorecidos hijos.

Pero hubo algo previo. El gobierno Duque presentó ante organismos internacionales una aclaración sobre el derecho indefinido a la reelección presidencial alegando derechos humanos del interesado. El objetivo obvio (para quien está atento a ese ámbito) es que esta iniciativa se hizo en contra de los abusos actuales en Venezuela y Bolivia. Pero como la reelección también es la manía monotemática del caudillo colombiano desde hace veinte años, pareció que en realidad el gobierno buscaba la reelección de este. En vano hubo aclaración oficial. La duda persistió.

La reelección en Colombia es conflictiva, como recordando el dicho cervantino de “segundas partes nunca fueron buenas”. Estaba prohibida, como en otros países de la región.  Al principio de siglo hubo un fuerte aumento de precios del petróleo y materias primas. Crecieron los ingresos de los países de la región. Así Chávez en Venezuela, Correa en el Ecuador, Morales en Bolivia y Uribe en Colombia, atribuyeron el auge exportador a su propia genialidad y obtuvieron la reelección. Como ranas cada una en el fondo de su propio pozo desconocieron la grandeza del océano. El caso colombiano no fue menos sibilino y esperpéntico que el del resto de las ranas. En Colombia el ambicioso caudillo hizo un referendo preguntando al pueblo si estaba de acuerdo con la reelección, le contestaron que No. Pero luego en una sibilina consulta a “mi corazoncito”, optó por el cohecho (según fallo de la corte suprema) y logro acabar con ese “articulito.” La última elección aclara todo eso, según parece.                              

Crecientes crisis humanitarias dejan a millones de niños sin educación

Por Thalif Deen

Filippo Grandi, alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Yasmine Sherif, directora ejecutiva del fondo “La educación no puede esperar”, Gordon Brown, enviado especial de las Naciones Unidas para la Educación Mundial, y Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef. Crédito: Kent Page/ECW

Filippo Grandi, alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Yasmine Sherif, directora ejecutiva del fondo “La educación no puede esperar”, Gordon Brown, enviado especial de las Naciones Unidas para la Educación Mundial, y Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef. Crédito: Kent Page/ECW

NACIONES UNIDAS, 24 oct 2019 (IPS) – Durante las protestas que se diseminaron por el mundo durante septiembre, contra la falta de respuesta de los líderes mundiales a la emergencia climática, millones de niños, niñas y adolescentes abandonaron sus escuelas para manifestarse en las calles.

Gordon Brown, ex primer ministro británico y actual enviado especial de las Naciones Unidas para la Educación Mundial, señaló con acierto una dura y contrastante realidad: también hay millones de niños que, irónicamente, no tienen escuelas que abandonar.

Las cifras son más que asombrosas: hay 260 millones de personas que no van a la escuela, principalmente porque no hay ninguna a la que poder hacerlo, mientras que la educación de unos 75 millones de niños y niñas se ha visto afectada por las crisis humanitarias.

Análisis y lecturas de Fareed Zakaria de CNN y el equipo de Global Public Square

Insights, análisis y lecturas obligatorias de Fareed Zakaria de CNN y el equipo de Global Public Square, compilados por el editor de Global Briefing Chris Good
 Oct. 25, 2019
Fareed: cuando el crecimiento se ralentiza, siguen las protestas

“Desde Chile hasta el Líbano, desde Irak hasta la India, estamos viendo huelgas, marchas y disturbios”, escribe Fareed en su última columna del Washington Post . “¿Hay un elemento común en este otoño de protesta?” Las quejas específicas enviaron a los manifestantes a las calles: en Líbano, un impuesto propuesto de WhatsApp provocó indignación, mientras que los indios estaban molestos por el precio de las cebollas, pero Fareed escribe que el lento crecimiento económico subyace en su agravios El FMI ha notado una recesión económica mundial, y en países que han visto protestas, se ha pronunciado: el crecimiento se ha desacelerado al 0% en Líbano, por ejemplo, y al 2% en Chile.



“Las protestas políticas son causadas por una extraña combinación de factores: expectativas frustradas, desigualdad creciente, corrupción persistente y una profunda sensación de frustración”, escribe Fareed. “Pero siempre se vuelven más probables cuando el crecimiento chisporrotea”.

La próxima crisis de refugiados será demasiado para Europa

Europa sigue fallando miserablemente en el manejo de la afluencia de migrantes y refugiados que alcanzó su punto máximo hace años, argumenta Yiannis Baboulias en Política Exterior ; En una isla griega, escribe, casi 1,000 han vivido en un campamento destinado a albergar 350, y en otra, más de 13,000 han vivido en una instalación destinada a albergar a 3,000. Las condiciones allí son prueba de que Europa no pudo manejar la crisis.

En un nuevo documento para el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, Shoshana Fine plantea el mismo caso: la UE no logró coordinar las operaciones de rescate en el Mediterráneo, desvió la responsabilidad a países anfitriones como Grecia e Italia, envió a la gente de regreso a una Libia desestabilizada, no se coordinó de manera efectiva con países no pertenecientes a la UE (como Libia ), Y finalmente quedó dividido políticamente, con la crisis de refugiados sembrando la desconfianza entre los países de la UE.

Lo que hace que la lucha actual en Siria y la amenaza del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de enviar refugiados a Europa en masa, sean aún más preocupantes para los involucrados. “¿Está Europa lista para abrir sus fronteras a los sirios y kurdos que pronto podrían buscar refugio allí?”, Pregunta Baboulias. “Los campos distópicos de Grecia sugieren que no”.

En Irak y Líbano, los manifestantes lo han tenido con el sectarismo

Los manifestantes en Iraq y Líbano quieren una mejor gobernanza, Anchal Vohra escribe para Política Exterior
 , y han sido decepcionados por los acuerdos sectarios de poder compartido que no han logrado producirlo. En cada país, el poder se comparte entre grupos religiosos: en el Líbano, un cristiano maronita sirve como presidente, un sunita como primer ministro y un chiíta como presidente del parlamento; En Irak, el poder se divide informalmente entre chiítas, sunitas y kurdos. Se ha observado que los manifestantes libaneses han hecho todo lo posible para evitar las divisiones sectarias, pero Vohra argumenta que en ambos países, eso es parte del punto.

“[Mientras] las elecciones pueden cambiar el equilibrio de poder, hacen poco para cambiar los rostros de quienes lo manejan, de cualquier secta o facción”, escribe Vohra. “Como resultado, dicen los críticos, no hay un cambio real para el público: las élites tienen pocos incentivos para hacer cumplir políticas o estándares éticos que mejoren los estándares de vida para el público en general”. Eso es justo lo que los manifestantes están exigiendo.

¿Cómo manejará Irlanda el brexit?

La frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte ha estado entre los dilemas más espinosos del Brexit: después de todo, si todo el Reino Unido se va de la UE y el estado británico de Irlanda del Norte permanece sin cambios, ¿cómo se puede evitar una nueva frontera con Irlanda, miembro de la UE? El primer ministro Boris Johnson puede haber propuesto una nueva forma de resolverlo, moviendo tal frontera, efectivamente, al Mar de Irlanda, pero Sadhbh Walshe escribe en The New York Review of Books que tales preguntas se están planteando en un momento frágil.

Irlanda del Norte ha carecido de un gobierno durante casi tres años, sus principales partidos políticos (que representan las facciones unionistas y nacionalistas) no trabajan juntos de manera efectiva, solo el 7 por cientode los niños asisten a escuelas integradas, y los muros aún separan comunidades de clase trabajadora católicas y protestantes, señala Walshe. A medida que se acerca el Brexit, los ciudadanos de Irlanda del Norte se apresuraron a obtener pasaportes de la UE, en parte para seguir recibiendo servicios, como la atención médica que se promete a los ciudadanos de la UE, y que Irlanda prometió entregar. Las preguntas planteadas por Brexit han revivido el espectro de una Irlanda unificada, escribe Walshe, y, una vez planteado, es difícil de ignorar. Si surgen tensiones como resultado, el daño económico del Brexit no hará nada para calmarlos, sugiere Walshe.

Naciones y nacionalismo van en aumento en India y China

India y China han crecido tanto en tamaño económico como en importancia geopolítica, y a medida que han aumentado, cada una de ellas ha recurrido a la represión de las minorías, James Crabtree escribe para el Nikkei Asian Review . El primer ministro Narendra Modi, que busca reforzar la identidad hindú de la India, revocó la autonomía de Jammu y Cachemira y bloqueó las comunicaciones allí; Mientras tanto, el presidente chino, Xi Jinping, encarceló a los uigures de Xinjiang en campos.

No es casualidad, escribe Crabtree: estos movimientos son “parte de un proceso de nacionalismo más amplio y predecible, en el que las potencias emergentes están dispuestas a tomar decisiones impopulares en la causa de la construcción de estados unificados con identidades nacionales fuertes y cohesivas”. Como los dos países Crabtree predice que las minorías en ambos países pueden esperar más de lo mismo.

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

Jóvenes en Honduras construyen la paz a través del fútbol

Parece una escena común y corriente. Una soleada mañana de domingo, decenas de jóvenes charlan y bromean, compartiendo anécdotas y desayunos mientras esperan el pitido de inicio del primer partido del Torneo Juvenil Intercomunitario. Sin embargo, en la capital hondureña de Tegucigalpa, es algo … MORE > >
Otra crisis que puede extinguirnos: la contaminación con sustancias tóxicas

“Nuestra exposición incesante a la contaminación y otras fuentes de sustancias tóxicas plantea una amenaza global para los derechos humanos, incluido nuestro derecho a la salud reproductiva”, afirmó el jueves 24 el relator especial de la ONU sobre sustancias y desechos peligrosos ante la Asamblea … MORE > >
Misterioso derrame petrolero hunde la pesca costera en Brasil
Mario Osava
“Nunca he visto, ni oído a mi padre o abuelo hablar de un desastre tan grande, cuyo impacto durará décadas y en que los pescadores seremos los más afectados”, lamentó Lailson Evangelista de Souza, de 55 años y “pescador desde los 11”. Misterio y una tragedia de dimensiones aún poco comprensibles … MORE > >
Crecientes crisis humanitarias dejan a millones de niños sin educación
Thalif Deen
Durante las protestas que se diseminaron por el mundo durante septiembre, contra la falta de respuesta de los líderes mundiales a la emergencia climática, millones de niños, niñas y adolescentes abandonaron sus escuelas para manifestarse en las calles. Gordon Brown, ex primer ministro británico … MORE > >
Autoridades mexicanas denunciadas por xenofobia y criminalización de migrantes

El Consejo Ciudadano del mexicano Instituto Nacional de Migración (INM) y organizaciones sociales reprobaron las declaraciones de la máxima autoridad de la institución, Francisco Garduño, quien dijo que los migrantes indocumentados serán enviados a sus lugares de origen “así sean de Marte”. El … MORE > >
Ira contra las élites: otra revolución de octubre, en América Latina
Humberto Márquez
Indignación y rabia contra élites que se alejan de sus bases sociales, incumplen promesas democráticas y aplican ajustes sobre las mayorías han animado la ola de manifestaciones populares que estremecieron este octubre a varios países de América Latina. Las protestas callejeras multiplicadas en … MORE > >
Cocinas solares producen más que comida para mujeres mexicanas
Emilio Godoy
Los rayos del sol también sirven para cocinar alimentos y, con ello, sustituir la quema de leña y gas, mejorar la salud de los usuarios y fomentar la transición energética hacia el uso de fuentes renovables. En México, el sureño estado de Oaxaca es el escenario de un emprendimiento que persigue … MORE > >
Comunidades del gran humedal de Bangladesh salvan delfines de la extinción
Rafiqul Islam
Israfil Boyati se desplaza por la costa de la bahía de Bengala. En el pasado solía pescar en los canales y ríos del manglar de los Sundarbans, de Bangladesh, uno de los más grandes del mundo y hábitat para muchas especies en peligro de extinción, incluidos los tigres de Bengala y los delfines de … MORE > >
Cuba busca blindar frente externo ante incremento de embargo de EEUU
Patricia Grogg
El gobierno de Cuba intensifica su estrategia de fortalecer su frente externo en un escenario de recrudecimiento del embargo estadounidense, para el que espera una nueva condena cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas analice el tema en noviembre. Tras una breve y sorpresiva visita a … MORE > >
Europa debería repensar prejuicios sobre los migrantes africanos
James Reinl
A menudo se asume que los migrantes del África subsahariana que arriesgan su vida para cruzar el mar Mediterráneo y llegar a Europa, son personas analfabetas y sin empleo, que buscan con desesperación huir de la violencia, la crisis económica y la corrupción en sus países de origen. Pero una … MORE > >
Gobiernos y compañías de Internet fallan en combate al odio cibernético

Desafortunadamente, los Estados y las compañías no están logrando evitar que el discurso de odio se convierta en la “próxima noticia falsa”, un término ambiguo y politizado sujeto a abuso gubernamental y discreción de las empresas, dijo el relator especial de la ONU para la libertad de … MORE > >
Sistemas de asilo en América Latina al máximo de su capacidad

En los últimos seis años, el número de solicitantes de asilo en América Latina ha pasado de 2000 al año a esa misma cifra en una semana, según informó el representante de Acnur en México, Mark Manly, durante una reunión celebrada en la capital de ese país. Compartir progresos y desafíos en … MORE > >
El Sahara se extiende y deja un rastro de familias desplazadas y rotas
Issa Sikiti da Silva
Abdoulaye Maiga muestra con orgullo un álbum con fotos de él y su familia, durante los momentos más felices, cuando todos vivían juntos en su hogar en el norte de Malí. Ahora esos recuerdos son tan distantes como dolorosos. “Viviamos felices como una gran familia antes de la guerra y podíamos … MORE > >
“Para desmitificar la gentrificación hay que dar la vuelta al mundo”
Arturo Contreras
“Ahora me siento menos sola”, dice una mujer entre el público. Acaba de terminar la proyección del documental Push, que explica las fuerzas detrás de la gentrificación, las mismas fuerzas que lo han convertido en un fenómeno global. “Ahora entiendo que no es mi culpa no poder costear el lugar donde … MORE > >
Cuba busca frenar la fuga millonaria de capitales
Corresponsales de IPS
La posibilidad de que cubanas y cubanos importen algunos electrodomésticos, partes y piezas de carros y otras mercancías en divisas convertibles a través de empresas estatales, sobresale entre el conjunto de medidas anunciadas el martes 15 por el gobierno cubano. La decisión aspira a frenar la … MORE > >

La aventura interior

Por Marina Ayala

La mejor y más emocionante aventura es la que realizamos con nosotros mismos. Esa capacidad de abstraernos y perdernos en fantasías y encuentros sin temporalidad es la que nos proporciona, con mayor intensidad, diferentes estados de ánimos. Crucial para el contacto con el mundo exterior y su apreciación es el estado de ánimo con el que contamos. Si falta el estado de ánimo adecuado se nos hace imposible el contacto con lo maravilloso y lo terrorífico de nuestras experiencias. No habrá poesía, no habrá emociones para ninguna otra aventura con la creación humana. Si vivimos con un estado de ánimo aplastado no habrá fuerzas para organizar nuestra existencia y vivir sin poderes superiores que agobien. Solo mantendremos la impotencia como una roca obturadora de las posibilidades. Me temo que este es otro de los grandes logros de la “revolución”. Mantenernos resignados y dedicados a sobrevivir.

Apegados a la inmovilidad de las leyes causales y a una temporalidad real solo podemos concluir que son más de veinte años recibiendo maltratos, observando destrucción y sometidos a arbitrariedades de todo tipo. Tiempos largos en los que solo nos ha tocado perder y observar con dolor como nos matan de diferentes maneras. Acorralados la única salida ha sido la huida y cada quien huye a su manera y con sus posibilidades, actos emprendidos con temor y dolor. Situaciones límites que nos obligan a mantener mayor contacto con nosotros mismos. Shakespeare sostenía que “estamos hechos de la urdimbre de nuestros sueños y soñar, sin duda, es el paradigma mismo de la aventura espiritual, lo más íntimamente significativo que nos ocurre en la vida” nos relata Savater.

¿Qué queremos de forma individual hacer? ¿Cómo pensamos pasar el resto de vida que nos queda y cuáles son las posibilidades? Me parece que ya comienzan a ser las preguntas pertinentes. Cada quien la ha venido respondiendo a su manera con el pleno derecho en la escogencias de opciones forzadas y desgarradoras despedidas. Soñé que veía a un amigo muy querido que no veo desde hace mucho tiempo. Profesor universitario muy maltratado, flaco que ya lo era y con una mirada muy triste. Soñé que lo veía en un aeropuerto con mucha gente, él llegaba yo me iba. Nos vimos de lejos y nos cambió la mirada. Esa mirada me quedó muy viva y despertó muchos recuerdos y fantasías. Una mirada de alegría por el encuentro, de sorpresa y de nostalgia. Corrí a abrazarlo y se me perdió entre la gente, no lo encontré.

Me dije no he debido moverme para que me encontrara. Muchos hemos permanecido así en el mismo lugar, en el mismo sitio porque en lo más profundo de nuestras almas albergamos las fantasías de regresar a los buenos encuentros, encuentros con nosotros mismos. Qué difícil se nos hace cuando al mismo tiempo estas pendientes de si ponen el agua o si se va la luz. Es como imposible ¿verdad? Me tendrían que enseñar los poetas a permanecer aquí “para que tú al volver no encuentres nada extraño” y que no quede mi alma seca y mis ojos sin luz. Los sueños, el erotismo y la poesía se burlan del tiempo y de las circunstancias, no hay cronologías, no hay causalidades, pero el reloj sigue en su empecinado tic tac y el cuerpo ya lo recuerda. Veinte años sin son algo, el tango nos mantuvo engañados.

Pequeños actos de magia que hacíamos cuando éramos niños son los sueños, volver a ver a los seres queridos que murieron o se fueron de nuestras vidas, no importa que no puedas abrazarlos, la sola mirada te despiertan las fantasías y los ensueños. Da para ratos de entretenimientos y contactos internos, hagan la prueba estén atentos a sus sueños sobre todo cuando la realidad es tan dura como ésta. Es que lo peor que perdimos al dejar de ser niños fue la magia con la que revestíamos nuestro mundo infantil. Parte de ese mundo hay que retomarlo, ser héroes de nuestra propia existencia para proporcionarnos ratos de esparcimientos. Trucos para no enloquecer. Al fin y al cabo Hume sostenía que todo lo que imaginamos es lógicamente posible. Todo lo imaginable contiene la idea de su posible existencia. Así que no dejo de imaginar una vida en mi país sin delincuentes en el poder. Con ello sueño todos los días y en mi mundo mágico me digo que sucederá si lo imagino.

El mundo se va quedando sin imaginación apegado a lo que conviene, a lo útil; hagamos contrapeso soñando. Porque la batalla no solo debe ser externa, en nuestros espacios comunes, sino en nuestro mundo interno, no debemos dejar que se duerma la imaginación. Aunque estando ensimismados pasemos por idiotas, total ya Freud nos aconsejó “existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo” Yo quisiera ser idiota todo el tiempo pero sé que no tengo el control total de mis impulsos, cada vez entiendo más del dolor y los abandonos en medio de la infaltable ignorancia.

Análisis y lecturas de Fareed Zakaria de CNN y el equipo de Global Public Square

Insights, análisis y lecturas obligatorias de Fareed Zakaria de CNN y el equipo de Global Public Square, compilados por el editor de Global Briefing Chris Good
 Oct. 23, 2019
Un rencor húngaro y la acusación de Trump

Después de que el informe del Washington Post sugiriendo que el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente húngaro Viktor Orbán pueden haber influido en la opinión del presidente Trump contra Ucrania , para empezar, Amy Mackinnon de Política Exterior examina lo que Orbán tiene contra el vecino de Hungría. Desde que Hungría perdió dos tercios de su territorio después de la Primera Guerra Mundial, escribe Mackinnon, los países vecinos, incluido Ucrania, han sido el hogar de húngaros étnicos. Y su tratamiento, a veces, se ha convertido en un problema: Hungría y Ucrania intercambiaron expulsiones diplomáticas después de un requisito de 2017 de que toda la educación secundaria ucraniana se enseñe en ucraniano, por ejemplo.

De ahí el rencor. Orbán se encuentra entre los líderes iliberales a los que Trump se ha calentado, pero a medida que Mackinnon retrata las cosas, parece que las disputas fronterizas posteriores a la Primera Guerra Mundial de Hungría pueden haberse infiltrado en la saga de juicio político de Estados Unidos.

Líbano se une al club de protesta masiva

A medida que las protestas de la Primavera Árabe se extendieron por todo el Medio Oriente en 2011, el Líbano permaneció relativamente tranquilo: como Bilal Y. Saab escribe en el Instituto del Medio Oriente , ciudadanos del país frágil (donde la guerra civil se extendió desde 1975 hasta 1990 y donde el poder aún está dividido, en su mayor parte, entre cristianos, sunitas y chiítas) no querían alterar el equilibrio, ya que la región se convulsionó y la amenaza del ISIS surgió.

Eso ha cambiado en los últimos días, ya que Líbano se ha unido al club de países que enfrentan manifestaciones masivas. En la línea de la subida de las tarifas de tránsito de Chile, el fin de Ecuador de los subsidios al combustible y el proyecto de ley de extradición de Hong Kong, el impuesto mensual propuesto de Líbano de $ 6 sobre las llamadas de WhatsApp dio inicio a un movimiento. Como en otros casos, se trata de mucho más: “No se trata de una aplicación de mensajería”, escribe Saab. “Esto es aproximadamente menos de la mitad de las personas en el Líbano que están conectadas a los suministros de agua oficiales, una pequeña minoría que obtiene cobertura total de electricidad, más de un tercio de los jóvenes del país están desempleados”, entre otras quejas. “Mi única sorpresa es que la ira demoró tanto en salir a la calle”, escribe Roula Khalaf en el Financial Times., señalando que las reformas aprobadas a la “velocidad del rayo” en respuesta pueden no ser suficientes.

Los incendios forestales en el norte del país se sumaron a la sensación de fracaso del gobierno, Firas Maksad escribe para Política Exterior , pero por más que parezcan, los chiítas, sunitas y cristianos han logrado mantener la política sectaria fuera de él: “Para evitar las divisiones sociales tradicionales que podría socavar el movimiento, cada grupo separado se centra en derribar el orden político establecido en su propia comunidad “, escribe Maksad. El movimiento de protesta del Líbano es único en la región, el FTKhalaf señala, porque no hay un “régimen” que derribar y, sin embargo, algunos piensan que podrían llegar grandes cambios. Desde el punto de vista de Saab, el Líbano enfrenta dos posibilidades: un paquete de ayuda internacional para mantener a los líderes actuales en el poder, o un nuevo gabinete de tecnócratas para arreglar los problemas del país, con el consentimiento de patrocinadores occidentales como Estados Unidos y Francia. Como probablemente lo harían los manifestantes, Saab prefiere lo último.

Los migrantes están tratando de sobrevivir

El sistema de migración internacional está bajo presión, particularmente porque las personas huyen del colapso económico y la violencia en Centroamérica y Venezuela. Pero como Alexander Betts escribe en Foreign Affairs , la comunidad internacional carece de los términos apropiados para describir a los que huyen. Las categorías establecidas de “migrantes económicos” y “refugiados” no encajan, argumenta. A medida que las personas huyen del Triángulo Norte de América Central en la mayor cantidad desde 2014, no solo buscan el avance económico; y, sin embargo, tampoco huyen de la persecución política, étnica o religiosa y no son “refugiados”, como tales, bajo la estricta definición.

Betts propone un término diferente, “migrantes de supervivencia”, y defiende la cooperación internacional para proveerlos. Un modelo podría provenir de la propia región: al final de la Guerra Fría, cuando América Latina se enfrentó a otro aumento de refugiados, una conferencia internacional dedicó más de $ 422 millones para ayudar, incluidos fondos para el desarrollo económico en estados mexicanos que acogieron a decenas de miles de personas que huyó de Guatemala.

No sabemos cuánto costará el calentamiento global

Las tormentas intensas, las sequías y los daños costeros podrían llegar con más frecuencia a medida que el planeta se calienta, y todo conllevaría costos. Pero de acuerdo con un New York Times artículo de opinión Por Naomi Oreskes y Nicholas Stern, los científicos y economistas no pueden predecir con precisión cuáles serán esos costos. “La última vez que los niveles [de CO2 atmosférico] fueron tan altos, el mundo fue aproximadamente cinco grados Fahrenheit más cálido y el nivel del mar de 32 a 65 pies más alto”, escriben. “Los humanos no tienen experiencia en condiciones climáticas sostenidas de este tipo”. Lo que significa que los expertos tampoco tienen experiencia para predecir resultados. Otros efectos, como el valor de la biodiversidad, realmente no se pueden medir y no se tienen en cuenta, mientras que los efectos de segundo y tercer orden, como la pérdida de productividad de los cultivos que causan la desnutrición, que pueden reducir la resistencia humana a un planeta más cálido, tampoco No te cuenten. “En efecto, los economistas han asignado [algunos riesgos] un valor de cero, cuando los riesgos son decididamente no”, escriben Oreskes y Stern. De una forma u otra, el mundo lo descubrirá.

Cambiar la mirada

Teódulo López Meléndez

La teoría política debe enfrentar al siglo XXI. Quizás el vacío provenga de la aplicación a las ciencias políticas del principio de que aquello que no fuese empíricamente demostrado quedaría fuera de significado. Es menester una pluralidad de ángulos de visión que la urgencia de encontrar una certidumbre sepultó. Ya no se requiere un corpus homogéneo, lo que se requiere es un intercambio fluido y permanente de diversas comprensiones. Algunos hablan de ofrecer no una mirada sistemática sino sintomática. Es lo que otros denominan la teorización de la política y la politización de la teoría.

Venezuela tal como la conocimos está agotada. Frente a nuestros ojos está la posibilidad de una nueva que requiere de imaginación y de inteligencia para que tenga un nacimiento normal y para que el feto no presente deformaciones.

Es en el campo de la política donde debemos rejuvenecer a toda prisa, mientras la rara avis pasa a ser ahora encontrar un gobernante lúcido –o un aspirante a serlo- que lo entienda. Basta por iniciar la comprensión de una realidad múltiple, contradictoria y complementaria e interrogarnos si nuestras creencias nos han conducido a algún resultado concreto. Si la respuesta es negativa ya estará abierta la espita para el abandono de los paradigmas inservibles y su sustitución por otros. El proceso en su final sólo puede ser medido en largo tiempo, pero la decisión de cambiar la mirada o simplemente de interrogarse sobre ella tiene consecuencias a corto plazo.

No se está haciendo política. No la logran entender como una especificidad de acción. Frente a un poder como el que padecemos la política sólo puede venir de un sujeto que la haga como una ruptura específica. Si se mantiene en un territorio evanescente la política se hace innecesaria. Una estrategia correcta de combate es dejar claro que las élites no monopolizan, que no son dueñas, que las instituciones no sólo sirven para preservar privilegios.

Puede generarse una inteligencia colectiva y un modelo de auto-organización, aplicable hasta en el aspecto económico, por lo que ya se habla de una “economía sostenible de colaboración”. Lo contrario consolida el poder hegemónico, uno que se invisibiliza en el ejercicio del dominio y del abuso.

teodulolopezm@ outlook.com

Artículo en el diario El Universal 9Miércoles 23 de octubre 2019).


C

Gobiernos y compañías de Internet fallan en combate al odio cibernético

La extrema derecha, por ejemplo, está desarrollando sus plataformas alternativas de redes sociales, de microfinanciación e incluso de citas. Crédito: ONU

La extrema derecha, por ejemplo, está desarrollando sus plataformas alternativas de redes sociales, de microfinanciación e incluso de citas. Crédito: ONU

NACIONES UNIDAS, 22 oct 2019 (IPS) – Desafortunadamente, los Estados y las compañías no están logrando evitar que el discurso de odio se convierta en la “próxima noticia falsa”, un término ambiguo y politizado sujeto a abuso gubernamental y discreción de las empresas, dijo el relator especial de la ONU para la libertad de expresión.

En un informe histórico que pide el refuerzo de las normas legales para combatir el odio en línea, David Kaye hace un llamado a los gobiernos y las empresas a alinear sus políticas con el derecho internacional.

“El odio en línea no es menos dañino porque está en línea. Por el contrario, este tipo de odio, con la velocidad y el alcance de su difusión, puede provocar graves daños en la vida real y casi siempre tiene como objetivo silenciar a los demás”, asegura el relator especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión.

El cerro de Juaica

Por Mauricio Botero Montoya

Reposa majestuoso en las serranías entre Tabio y Tenjo a unos cuarenta kilómetros del centro de Bogotá. Fue un portal sagrado que comunicaba con el infinito según la cultura muisca, por él cual descendió el dios Bochica. Y en él esculpieron unas enigmáticas caras gigantes que aún la civilización no logra del todo destruir ni explicar. Algunos lo escriben con H, por respeto a la pronunciación nativa no la empleo.  Los vecinos aseguran ver ocasionales platillos voladores y luces a su alrededor, lo afirman lugareños a los que les confío cosas más cotidianas y aterrizadas en cuya credibilidad creo. Pero de esto solo puedo decir a ciencia cierta, como en la antigua crónica rimada del clásico Castellanos, “si alguno dijere ser comento, como me lo contaron se los cuento.”

En cuanto a las luces avistadas, hay otras versiones. Cuando Miguel Santamaría Dávila fue gobernador del departamento y salíamos a caminar por ese boquerón, dijo haber enviado geólogos al sitio. Descubrieron que el cerro era una anomalía geológica, que contenía muchos más minerales concentrados que todo el resto de los picos vecinos, y tenía una cierta diferencia de magnetismo.

 Tanto Tabio como Tenjo están rodeados y protegidos en ese boquerón por el cerco de la cordillera de los Andes.

 En el idioma muisca ambos nombres hacen referencia a ese hecho. Tabio además goza de aguas termales que es una fuente de atracción y de ingresos. Mientras que Tenjo, más poblado, es ya una suerte de metástasis de Bogotá. Y por su floricultura masiva tras medio siglo, ha sufrido el nivel freático de las aguas, y erodado amplias zonas ayer de cultivo.

 A ese gran boquerón acudían en luna llena el Zaque con su comitiva y sus mujeres, cazaban venado, hacían libaciones a los dioses muiscas, y en la noche se bañaban en las reconfortantes y calientes aguas minerales que brotan en las peñas de lo que hoy es la población de Tabio. Esas aguas termales proceden de la serranía de Juaica y mitigan según entendidos la ciática, neuralgias, várices, artritis, y otras afecciones de los huesos.

 Tabio es una población que, gracias al bello empedrado, similar al “pavé” medieval europeo, logró mantener su acogedora característica, a diferencia de otras poblaciones de la sabana que padecieron una pavimentación urbana indiferenciada e igualoíde. Se requirió, lo sé de primera mano, un esfuerzo cultural para que fuera aceptado.

 Juaica significa en chibcha “nido de amor”, no es palabra aguda como tantos sitios en ese idioma “Zipaquirá, Chocontá, Fusagasugá, Facatativá y, obvio, Bogotá. En contraste con el latín que evita las palabras agudas como si hallase desdoroso acentuar la vocal que quedó rezagada.

Desde esa sagrada peña, lo digo con pena, se arrojaron decenas de indígenas por el choque cultural de la conquista. Y hoy los habitantes en ocasiones protestan contra las torres de alta energía eléctrica que se proyectan construir sobre el filo de la serranía de Juaica o una carretera para tracto-mulas que dividiría su armonía.  

“La sociedad del cansancio” de Byung-Chul Han

2012, Editorial: Herder, Argentina, primera edición, traducción de Arantazu Saratxaga Arregui, 79 páginas.

Por Martín Mercado V

El libro aquí reseñado titula La sociedad del cansancio, del filósofo surcoreano Byung-Chul Han (Seul, 1959). Después de haber abandonado la carrera de metalurgia, Byung-Chul Han viajó a Alemania con la intención de estudiar literatura. Ya como residente, optó por el estudio de la filosofía en Friburgo y de literatura alemana y teología en la Universidad de Múnich. Su tesis de doctorado (1994) versa sobre Heidegger (Heideggers Herz. Zum Begriff der Stimmung bei Martin Heidegger / El corazón de Heidegger. Sobre el concepto de temple en Martin Heidegger). Trabaja como profesor de Filosofía y Estudios Culturales en la Universidad de las Artes de Berlín. Entre sus obras se cuentan los siguientes títulos: Todesarten. Philosophische Untersuchungen zum Tod (München, 1998); Martin Heidegger. Eine Einführung (München, 1999); Philosophie des Zen-Buddhismus (Stuttgart, 2002); Tod und Alterität (München, 2002); Hyperkulturalität. Kultur und Globalisierung (Berlín, 2005); Was ist Macht? (Stuttgart, 2005); Hegel und die Macht. Ein Versuch über die Freundlichkeit (München, 2005); Gute Unterhaltung. Eine Dekonstruktion der abendländischen Passionsgeschichte (Berlín, 2006); Abwesen. Zur Kultur und Philosophie des Fernen Ostens (Berlín, 2007); Duft der Zeit. Ein philosophischer Essay zur Kunst des Verweilens (Bielefeld, 2009); Agonie des Eros (2012); Transparezsgesellschaft (2012); Psykopolitik (2014); Die Errettung des Schönen. Muchas de estas obras han sido traducidas al español por la editorial Herder.

La sociedad del cansancio de Han se compone de siete textos, el primero juega el papel de proemio, los restantes cinco son el desarrollo, y el último vale como una conclusión. El primero de estos textos, su proemio, ha sido también el prólogo a la sexta edición alemana de El Prometeo cansado de Kafka. En este proemio Han afirma que el sujeto contemporáneo es un sujeto de rendimiento, un sujeto que se autoexplota. En lengua española, ‘rendimiento’ significa el producto o utilidad que rinde o da alguien o algo; también la proporción entre el producto o el resultado logrado y los medios utilizados; además, cansancio o falta de fuerzas; sumisión, subordinación y humildad; finalmente, obsequiosa expresión de la sujeción a la voluntad de otro en orden a servirle o complacerle. Según Han, el mito de Prometeo se puede interpretar como una escena del aparato psíquico del sujeto actual, que se violenta a sí mismo y se pone en guerra consigo mismo. “En realidad, -dice Han- el sujeto de rendimiento, que se cree en libertad, se halla tan encadenado como Prometeo. (…) Así vista, la relación de Prometeo y el águila es una relación consigo mismo, una relación de autoexplotación. El dolor del hígado, que en sí es indoloro, es el cansancio” (p. 9). Según el filósofo, Prometeo es la figura originaria de la sociedad del cansancio. ¿En qué consiste ese cansancio? ¿Es realmente posible aceptar que la libertad actual pueda ser paradójicamente una nueva forma de encadenamiento? Estas preguntas son despejadas en los siguientes textos que completan el aquí reseñado libro de Han, y esas respuestas se amplían en el resto de su obra.

El primer texto del desarrollo de La sociedad del cansancio titula “La violencia neuronal” y en él, el filósofo busca alejarse de la interpretación inmunológica de la sociedad, en especial de las explicaciones de R. Esposito y J. Baudrillard. Han inicia su texto con la premisa de que toda época posee enfermedades emblemáticas. Así, habría existido una época bacterial y viral que fue superada por la técnica inmunológica. La época inmunológica se habría caracterizado por la división entre dentro y afuera, el amigo y el enemigo, entre lo propio y lo extraño. La sociedad inmunológica se movería bajo el imperativo de repeler todo lo que es extraño. “El objeto de la resistencia inmunológica es la extrañeza como tal. Aun cuando el extraño no tenga ninguna intención hostil, incluso cuando de él no parta ningún peligro, será eliminado a causa de su otredad” (p. 12). La otredad generaría una enfermedad o una reacción adversa contra la cual la sociedad debería actuar mediante su destrucción. “La autoafirmación inmunológica de lo propio se realiza, por tanto, como negación de la negación. (…) Se ejerce voluntariamente una pequeña autoviolencia para protegerse de una violencia mucho mayor, que sería mortal” (p. 17). La topología inmunológica está marcada por límites, cruces y umbrales, por vallas, zanjas y muros que impiden los procesos de cambio e intercambio universal. Su rasgo fundamental es la dialéctica de la negatividad. El filósofo constata que muchos discursos sociales se sirven todavía del discurso inmunológico, no obstante ese sería un rasgo de la caducidad de ese modelo explicativo. “Que un paradigma sea de forma expresa elevado a objeto de reflexión es a menudo una señal de su hundimiento” (p. 13), afirma él. El fin de la guerra fría habría marcado uno de los momentos de caída del paradigma de la inmunología. El fin de la inmunología también se expresaría en el proceso continuo de desaparición de “la otredad y la extrañeza” (p. 14) y la instauración de la diferencia. “A la diferencia le falta, por decirlo así, el aguijón de la extrañeza, que provocaría una violenta reacción inmunitaria. También la extrañeza se reduce a una fórmula de consumo. Lo extraño se sustituye por lo exótico y el turista lo recorre. El turista o el consumidor ya no es más un sujeto inmunológico”. (p. 14). En este sentido, según el ejemplo que él propone, los inmigrantes y refugiados dejan de ser extraños y se convierten en turistas o una carga económica o política. “La desaparición de la otredad significa que vivimos en un tiempo pobre de negatividad” (p. 17).

Según Han, desde un punto de vista patológico, el presente siglo no sería bacterial ni viral, sino neuronal. El autor menciona tres enfermedades características de la época de enfermedades neuronales: el déficit de atención con hiperactividad, el trastorno límite de la personalidad y el síndrome de desgaste ocupacional. Según Han, las enfermedades neuronales no siguen la dialéctica de la negatividad, sino de la positividad. Las enfermedades neuronales consisten en “estados patológicos atribuibles a un exceso de positividad” (p. 18). El rechazo no inmunológico, el rechazo neuronal, estaría dirigido a la sobreabundancia de lo idéntico, es decir, al exceso de positividad. La positividad es lo idéntico, la falta de negatividad. La superproducción, el superrendimiento (laboral, lúdico y sexual) o la supercomunicación son la positividad. La positividad produce violencia. La repulsión frente al exceso de positividad consiste en “una abreacción digestivo-neuronal y en un rechazo. El agotamiento, la fatiga y la asfixia ante la sobreabundancia tampoco son reacciones inmunológicas. Todos ellos consisten en manifestaciones de una violencia neuronal, que no es viral, puesto que no se deriva de ninguna negatividad inmunológica” (p. 19-20). Según Han, la violencia de la positividad no implica ninguna enemistad; sino que se desarrolla precisamente en las sociedades permisivas y pacíficas; es menos visible que la violencia inmunológica. “La violencia de la positividad no es privativa, sino saturativa; no es exclusiva, sino exhaustiva. Por ello, es inaccesible a una percepción inmediata” (p. 23). Esto quiere decir que la violencia neuronal es sistémica, consiste en una violencia inmanente al sistema. El exceso de positividad significa el colapso del yo que se funde por un sobrecalentamiento que tiene su origen en la sobreabundancia de lo idéntico” (p. 23). En este sentido, la hiperproducción, el hiperrendimiento y la hipercomunicación serían la masificación de lo positivo en las sociedades actuales. Esa masificación de lo positivo generaría no tanto restricciones en los sujetos, sino exceso de actividad y libertades. La nueva violencia no proviene de lo extraño y lejano, sino de las múltiples actividades que el sistema ofrece al sujeto. Ese exceso produciría una violencia indolora expresada por el agotamiento, la fatiga y la asfixia del exceso. “Aquella violencia neuronal que da lugar a infartos psíquicos consiste en un terror de la inmanencia” (p.22).

El segundo texto de desarrollo titula “Más allá de la sociedad disciplinaria”, y en él el filósofo busca alejarse de la interpretación disciplinaria de la sociedad, en especial de las explicaciones de M. Foucault. La tesis que propone Han es la siguiente: “La sociedad del siglo XXI ya no es disciplinaria, sino una sociedad de rendimiento. Tampoco sus habitantes se llaman ya ‘sujetos de obediencia’, sino ‘sujetos de rendimiento’. Estos sujetos son emprendedores de sí mismos” (p. 25). Han rechaza también la noción de ‘sociedad de control’. La sociedad disciplinaria se apoyaría en la negatividad de la prohibición; ya que se caracterizaría por el verbo modal negativo Nicht-Dürfen (no poder) y por su contraparte Sollen (deber). Esto significa que la sociedad disciplinaria se organizaría en torno al no tener la posibilidad o derecho de poder hacer algo, en torno a tener o no permiso para hacer algo; también se organizaría en torno a lo que se debe hacer, en torno a lo que es aconsejable hacer. Por su parte, la sociedad de rendimiento se caracteriza por el verbo modal positivo können (poder); es decir, por la posibilidad de hacer algo, por la capacidad de hacer una u otra cosa, tal vez incluso por la facultad y por saber hacer algo. “(En la sociedad de rendimiento): Los proyectos, las iniciativas y la motivación reemplazan la prohibición, el mandato y la ley. A la sociedad disciplinaria todavía la rige el no. Su negatividad genera locos y criminales. La sociedad de rendimiento, por el contrario, produce depresivos y fracasados” (p. 27).

Siguiendo al autor, se podría afirmar que la sociedad de rendimiento es el resultado de un perfeccionamiento de las sociedades disciplinarias. Según Han, el poder no anula el deber, por lo que el sujeto de rendimiento ya ha pasado por la fase disciplinaria: “El poder eleva el nivel de productividad obtenido por la técnica disciplinaria, esto es, por el imperativo del deber. En relación con el incremento de productividad no se da ninguna ruptura entre el deber y el poder, sino una continuidad” (p. 28).

Según Han, la depresión como enfermedad representativa de la sociedad actual es provocada por la presión por el rendimiento; por ejemplo, el desgaste ocupacional manifiesta ‘un alma agotada, quemada’. “En realidad, lo que enferma no es el exceso de responsabilidad e iniciativa, sino el imperativo del rendimiento, como nuevo mandato de la sociedad del trabajo tardomoderna” (p. 29), así como la progresiva fragmentación y atomización social, la carencia de vínculos. El actual sujeto de rendimiento es uno indefenso y desprotegido frente al exceso de positividad, es un sujeto que carece de soberanía. “El hombre depresivo es aquel animal laborans que se explota a sí mismo, a saber: voluntariamente, sin coacción externa. Él es, al mismo tiempo, verdugo y víctima” (p. 30). La depresión “se desata en el momento en el que el sujeto de rendimiento ya no puede poder más” (p. 31). Según Han, el lamento ‘nada es posible’ emitido por el individuo depresivo solo tiene sentido dentro de una sociedad que promueve la idea de que ‘nada es imposible’. Así lo afirma Han: “No-poder-poder-más conduce a un destructivo reproche de sí mismo y a la autoagresión. El sujeto de rendimiento se encuentra en guerra consigo mismo y el depresivo es el inválido de esta guerra interiorizada. La depresión es la enfermedad de una sociedad que sufre bajo el exceso de positividad” (p. 31).

Al final de la sociedad disciplinaria se pudo haber imaginado el advenimiento de una sociedad libre, pero eso no ha sucedido. La supresión del dominio externo ha hecho que libertad y coacción coincidan: “Así, el sujeto de rendimiento se abandona a la libertad obligada o a la libre obligación de maximizar el rendimiento” (p. 32). La violencia de las nuevas sociedades se basa en la autoexplotación del sujeto: “Ésta es mucho más eficaz que la explotación por otros, pues va acompañada de un sentimiento de libertad. El explotador es el mismo explotado. Víctima y verdugo ya no pueden diferenciarse. Esta autoreferencialidad genera una libertad paradójica, que, a causa, de las estructuras de obligación inmanentes a ella, se convierte en violencia” (p. 32). Según Han, la manifestación patológica de la libertad paradójica que caracteriza a la sociedad de rendimiento es el conjunto de las nuevas enfermedades psíquicas.

El tercer texto de desarrollo titula “El aburrimiento profundo”, y en él el filósofo se centra en el tema de la atención, la fragmentación y la dispersión de la percepción. Es un texto menos negativo, en la medida en que no busca ya diferenciar su postura, sino más bien dialogar con W. Benjamin, F. Nietzsche y, en especial, con M. Merleau-Ponty. Han afirma: “El exceso de positividad se manifiesta, asimismo, como un exceso de estímulos, informaciones e impulsos” (p. 33) que modifica la estructura y economía de la atención, por lo que la percepción queda fragmentada y dispersa. ¿Cuál es la modalidad preeminente de esta modificación radical de la atención y la percepción? Han parece hallarla en el multitasking. El multitasking se presentaría como la capacidad de realizar muchas actividades al mismo tiempo con la finalidad de una óptima administración del tiempo y la atención. Según Han, esta técnica será una regresión del sujeto, ya que está extendida entre los animales salvajes. Éstos, mientras comen o se aparean, deben mantener alejados a los enemigos y depredadores. Los animales salvajes necesitan de la técnica de la multiactividad, por ello no se hallan capacitados para “una inmersión contemplativa” (p. 34). Los animales no pueden sumergirse contemplativamente, ya que deben ocuparse constantemente del trasfondo. “Los recientes desarrollos sociales y el cambio de estructura de la atención provocan que la sociedad humana se acerque cada vez más al salvajismo” (p. 34). Esto produciría, según el filósofo, un cambio de objetivo; se intensificaría cada vez más la preocupación por la supervivencia en desmedro de la buena vida.

Han recuerda que la cultura requiere un entorno apto para una atención profunda; solo con ella han surgido los logros culturales de la humanidad. En la actualidad se estaría reemplazando la atención por la hiperatención. “Esta atención dispersa se caracteriza por un acelerado cambio de foco entre diferentes tareas, fuentes de información y procesos. Dada, además, su escasa tolerancia al hastío, tampoco admite aquel aburrimiento profundo que sería de cierta importancia para un proceso creativo” (p. 35). Han recuerda algunas palabras de Benjamin en las que se afirma que de la simple agitación nada nuevo se genera, ya que ella solo reproduce y acelera lo que ya existe. Con la falta de aburrimiento se pierde la calma y la relajación; estas últimas son imprescindibles para ‘el don de la escucha’ por la cual existe una comunidad que escucha. Según Han, a diferencia del andar apresurado, “la danza, con sus movimientos llenos de arabescos, es un lujo que se sustrae totalmente del principio de rendimiento” (p. 37). Han recupera una importante observación de Merleau-Ponty sobre la importancia de la atención en las manifestaciones ambiguas y fluidas: “Justo lo flotante, lo poco llamativo y lo volátil se revelan solo ante una atención profunda y contemplativa. Asimismo, el acceso a lo lato y lo lento queda sujeto al sosiego contemplativo. Las formas y estados de duración se sustraen de la hiperactividad (…) Merleau-Ponty describe la mirada contemplativa de Cézanne sobre el paisaje como un proceso de desprendimiento o desinteriorización” (p. 37). Han subraya la importancia del recogimiento contemplativo, ya que con él se puede llevar algo a la expresión. Han subraya, recordando las palabras de Nietzsche en Humano, demasiado humano: “Por falta de sosiego, nuestra civilización desemboca en una nueva barbarie” (Nietzsche citado por Han, p. 39).

El cuarto texto de desarrollo titula ” Vita activa”, y en él el filósofo se aleja de la interpretación de H. Arendt sobre la vida activa y contemplativa. Han recuerdo que Hannah Arendt fundamenta la posibilidad de acción en el nacimiento, por lo que cada acción tiene un carácter heroico. Han subraya que, según Arendt, la sociedad moderna aniquila toda posibilidad de acción, ya que tiende a degradar al hombre a un animal laborans, a meros animales trabajadores. Todas las capacidades humanas que la modernidad habría estimulado como una inaudita y heroica activación se transforman en medios de fabricación y acción para el trabajo. Arendt propondría que la modernidad ha terminado aquietando y adormeciendo a los humanos. Han no está de acuerdo con esa interpretación. “La sociedad de trabajo se ha individualizado y convertido en la sociedad de rendimiento y actividad, dice Han. El animal labor ans tardomoderno está dotado de tanto ego que está por explotar, y es cualquier cosa menos pasivo. (…) El animal’ labor ans tardo-moderno es, en sentido estricto, todo menos animalizado. Es hiperactivo e hiperneurótico” (p. 45). Han propone otras respuestas a las preguntas de por qué durante la modernidad tardía todas las actividades humanas se han reducido al nivel del trabajo y por qué se ha alcanzado un nivel de agitación tan nerviosa.

En este texto, Han orienta sus respuestas a partir de la pérdida de la creencia en Dios y en la realidad. Ella ha permitido que el mundo y la vida humana se conviertan en algo totalmente efímero: “Nada es constante y duradero. Ante esta falta de Ser surgen el nerviosismo y la intranquilidad. (…) El Yo tardomoderno, sin embargo (a diferencia de los animales), está totalmente aislado. Incluso las religiones en el sentido de técnicas tanáticas, que liberen al hombre del miedo a la muerte y generen una sensación de duración, ya no sirven. La desnarrativización general del mundo refuerza la sensación de fugacidad: hace la vida desnuda” (p. 46). La falta de Dios y la falta de fe en las narraciones biográficas, la falta del sentido de la vida, han conducido al carácter efímero y la nerviosa intranquilidad. “Ante la falta de una tanatotécnica narrativa, nace la obligación de mantener esta nuda vida necesariamente sana” (p. 46). En este punto, Han se aleja de G. Agamben, ya que considera que, en la actualidad, toda vida se ha convertido en una vida sagrada. “A la vida desnuda, convertida en algo totalmente efímero, se reacciona justo con mecanismos como la hiperactividad, la histeria del trabajo y la producción. También la actual aceleración está ligada a esta falta de Ser. La sociedad de trabajo y rendimiento no es ninguna sociedad libre” (p. 48). En esta sociedad de explotación, propone Han, cada individuo debe cuidar de su vida sagrada, y su cuidado se transforma en una nueva manera de autoexplotación: “Así, uno se explota a sí mismo, haciendo posible la explotación sin dominio” (p. 48).

El quinto texto de desarrollo titula “Pedagogía del mirar”, y en él el filósofo deriva una pedagogía del mirar a partir de la vida contemplativa. Han inicia su texto recordando las tres tareas que Nietzsche formuló para todo educador, para todo maestro: aprender a mirar, a pensar y a hablar y escribir. Han pondrá su atención en la primera de las tareas. Aprender a mirar significaría “educar el ojo para una profunda y contemplativa atención, para una mirada larga y pausada. Este aprender a mirar constituye la ‘primera enseñanza preliminar para la espiritualidad'” (p. 53). Ese tipo de aprendizaje supone el control de los impulsos. Aprender a mirar significaría aprender a decir no a los impulsos: “En cuanto acción que dice No y es soberana, la vida contemplativa es más activa que cualquier hiperactividad, pues esta última representa precisamente un síntoma del agotamiento espiritual. (…) Una verdadera vuelta hacia lo otro requiere la negatividad de la interrupción” (pp. 54-55).

Han clasifica los tipos de actividad. En primer lugar, existe una actividad ‘que sigue la estupidez mecánica’; ésta es pobre en interrupciones. La máquina no tiene la capacidad de detenerse, no sabe cuándo detenerse: “A pesar de su enorme capacidad de cálculo, el ordenador es estúpido en cuanto le falta la capacidad de vacilación” (p. 56). En segundo lugar, aparece la rabia ligada a su íntima temporalidad. La rabia, dice Han, requiere detenerse, interrumpir otra acción. “La rabia es una facultad de interrumpir un estado y posibilitar que comience uno nuevo” (p. 56). La rabia y el enfado tendrían la misma relación que el miedo y el temor. El temor se dirige a un determinado objeto, el miedo se refiere al «Ser como tal» (p. 56), ya que puede comprender y quebrantar toda la existencia. Por su parte, la rabia es capaz de negar el todo en su conjunto, ahí radica su energía de negatividad. La rabia representa un estado de excepción. La positivización de la sociedad tendería a absorber toda excepción; por ello, la normalidad es totalizada: “La progresiva positivización de la sociedad mitiga, asimismo, sentimientos como el miedo o la tristeza, que se basan en una negatividad, es decir, que son sentimientos negativos” (p. 57). La actividad mecánica reduce el pensamiento a un mero ejercicio de cálculo; la actividad que se produce al interrumpir la actividad normal, es decir, la aparición de la vida contemplativa, regenera el pensamiento. La vida contemplativa necesita del no, de la interrupción. De ahí que Han retome una importante observación de Hegel: “la negatividad mantiene la existencia llena de vida” (p. 59).

Han recuerda dos formas de potencia. La potencia positiva es aquélla por la que se puede hacer algo. La negativa es, por su parte, la potencia de no hacer, de decir no. La potencia negativa no es impotencia, no es la incapacidad para hacer algo: “La potencia negativa excede la positividad, que se halla sujeta a algo. Es una potencia del no hacer” (p. 59). “La hiperactividad es, paradójicamente, una forma en extremo pasiva de actividad que ya no permite ninguna acción libre. Se basa en una absolutización unilateral de la potencia positiva” (p. 60). Por ello, la negatividad del no (nichtzu) es, afirma Han, “un rasgo característico de la contemplación” (p. 60). La potencia negativa sería un ejercicio que consiste en alcanzar en sí mismo un punto de soberanía, en saber ser centro.

El sexto texto de desarrollo titula “El caso Bartleby”, y en él el filósofo se aleja de las interpretaciones teológicas y metafísicas del relato de Melville, en especial de las de G. Deleuze y G. Agamben. Según Han, este relato “refiere un mundo de trabajo inhumano, de habitantes reducidos a animal laborans” (p. 61). Los rasgos característicos del relato serían “la atmósfera lúgubre y hostil de bufete” (p. 61) y la melancolía y la aflicción como temas recurrentes que “configuran la tonalidad fundamental” (p. 62), ya que todos los asistentes del abogado padecerían trastornos neuróticos. Según el filósofo surcoreano, Bartleby presenta síntomas propios de la neurastenia, por ello, su fórmula “I would prefer not to (Preferiría no…) no expresa ni la potencia negativa del ‘no-…’ (nicht zu) ni el instinto que inhibe y que sería esencial para la ‘espiritualidad’. Antes bien, representa la falta de iniciativa y apatía que acaban con la vida de Bartleby” (p. 62).

Según Han, Melville describe una sociedad todavía disciplinaria; por ello, el relato presenta una topografía disciplinar mediante el uso de las palabras muro y muerte. La vida emocional de Bartleby es todavía la de un sujeto de obediencia y no presenta todavía los síntomas de la depresión (sentimiento de insuficiencia e inferioridad o el miedo al fracaso) propia del sujeto de rendimiento: “No se ve confrontado con el imperativo de ser él mismo, signo característico de la sociedad de rendimiento tardo-moderna. Bartleby no naufraga ante el proyecto de ser Yo” (p. 64). ¿Por qué? Porque el trabajo de Bartleby es transcribir, y ésa es una actividad que no permite iniciativas. Este personaje vive en una sociedad de convenciones e instituciones, por lo que no le es familiar el “superagotamiento del Yo que conduce a un depresivo cansancio-del-Yo” (p. 64). Bartleby es un transcriptor que ha dejado de transcribir, es una figura que carece de referencia a sí mismo o a otra cosa, ha dejado de tener mundo, se ha convertido en ausente y apático. Han rechaza la interpretación mesiánica de Agamben, según la cual Bartleby sería “un mensajero angelical, un ángel de anunciación, el cual, sin embargo, ‘no afirma nada de nada'” (p. 66); por el contrario, propone que “la existencia de Bartleby es un negativo ser para la muerte” (p. 67). Por ello, el filósofo surcoreano afirma que “‘On errands of life, these letters speed to death’ (‘Con mensajes de vida, estas cartas se apresuran hacia la muerte’) es el mensaje central del relato. Todos los esfuerzos por la vida conducen a la muerte” (p. 68). Han encuentra todavía menos ilusión en el artista del hambre de Kafka, cuya muerte significaría un alivio para los implicados. Según Han, para el artista del hambre “tan solo la negatividad de la negación le da la sensación de libertad” (p. 69). Esa libertad, continúa, es ilusoria, tanto como la de la fiereza de un salvaje animal enjaulado. Aunque no queda muy claro, parecería que Han encuentra en Bartleby y en el artista del hambre el anuncio de la sociedad del cansancio; es decir, encontraría en ellos una “historia del agotamiento” (p. 70) que desmorona al individuo desde dentro y no necesariamente por la presión de los muros externos.

El último texto del libro titula “La sociedad del cansancio”, y en él el filósofo señala que “La sociedad de rendimiento, como sociedad activa, está convirtiéndose paulatinamente en una sociedad de dopaje” (p. 7) Han se refiere al dopaje cerebral que actualmente se conoce también como cosmética neurológica, Neuro-Enhancement o neuro-mejora. El dopaje cerebral o neuro-mejora busca la mejoría del rendimiento cognitivo y laboral, potenciar la percepción sensorial, ampliar la memoria, así como desarrollar la agilidad mental mediante regímenes farmacológicos (drogas nootrópicas o drogas inteligentes) y tecnológicos (estimulación eléctrica e implantación de microchips). Según Han, “el dopaje en cierto modo hace posible un rendimiento sin rendimiento” (p. 71) La sociedad disciplinaría habría buscado el potenciamiento del cuerpo; en cambio, según observa Han, la neuro-mejora estaría interesada en que “el ser humano en su conjunto se convierta en una ‘máquina de rendimiento’, cuyo objetivo consiste en el funcionamiento sin alteraciones y en la maximización del rendimiento” (p. 72). Según el filósofo, esta tendencia produce que la vitalidad misma se reduzca a la mera función y rendimiento vitales.

Han señala que el reverso del aumento del rendimiento y la actividad “produce un cansancio y un agotamiento excesivo” (p. 72). El cansancio y el agotamiento son estados psíquicos que caracterizan un mundo pobre en negatividad. “El exceso del aumento de rendimiento provoca el infarto del alma” (p. 72). Han define el cansancio de la sociedad de rendimiento como una Alleinmüdigkeit. La traductora nos ofrece la idea de un “cansancio a solas, que aísla y divide” (p. 72); también podría traducirse esa palabra como un ‘cansancio solitario’. El exceso de rendimiento, el exceso de positividad, pareciera acelerar al individuo a una velocidad menos propia que individual, a una velocidad de aislamiento, de soledad. “Estos cansancios -afirma Han- son violencia, porque destruyen toda comunidad, toda cercanía, incluso el mismo lenguaje” (p. 73).

Han retoma la diferencia entre dos tipos de cansancio sugerida por el escritor Peter Handke en su Ensayo sobre el cansancio (Alianza, 2006). Habría un cansancio elocuente, ya que tiene la capacidad de mirar y reconciliar. Habría otro cansancio sin habla, sin mirada y que separa. El segundo tipo de cansancio está provocado por la positividad y se vive como agotamiento, como autoexplotación y constante superación del sí mismo contra uno mismo. Por su parte, el primer tipo de cansancio consiste en una aminorización del Yo. “Cuando el Yo se aminora, la gravedad del Ser se desplaza del Yo al mundo” (p. 74). Este primer tipo de cansancio brinda confianza en el mundo y abre “un espacio de amistad como indiferencia” (p. 74), un ‘entre’, en el que no hay dominio ni preponderancia sobre los demás.

Este cansancio restaura la dualidad, así uno ve y es visto, uno toca y es tocado. “Es ese cansancio que hace posible que uno se detenga y se demore. La aminorización del Yo se manifiesta como un aumento del mundo” (p. 74). Siguiendo a Handke, Han afirma que este primer tipo de cansancio es uno fundamental y posee la facultad especial de inspirar y dejar que el espíritu surja: “El cansancio permite al hombre un sosiego especial, un no-hacer sosegado” (p. 75). Como premio del cansancio, el cansado recibe un nuevo tipo de juventud: el asombro del mundo. “El cansancio profundo afloja la atadura de la identidad. Las cosas brillan, relucen y vibran en sus cantos. (…) Esta especial indiferencia les concede un aura de la cordialidad” (p. 76); por ello, el cansancio “hace posible la concepción de una comunidad que no precise pertenencia ni parentesco” (p. 76). Este tipo de cansancio es, pues, un cansancio de la potencia negativa, es un entretiempo, un tiempo de juego, un tiempo de paz; es decir, un tiempo para no hacer algo en específico; un tiempo para hacer nada. “El cansancio desarma” (Han: 78), el cansancio puede reunir; de ahí que Han, siguiendo todavía a Handke, afirme la posibilidad de una “inmanente religión del cansancio” (p. 78) en la que se suprime el aislamiento egológico y se funda una comunidad que prescinde de los parentescos. Parece sugerirse, no como imperativo, sino más bien como un bostezo contagioso entre quienes han terminado de trabajar, que sería reconfortante aprender a cansarnos juntos.

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

“Salada preocupación”: China hace frente al alto consumo de sal
Veena S. Kulkarni y Raghav Gaiha
La casi meteórica transición de China, que pasó de ser una economía de bajos ingresos a una de medianos ingresos en cuatro décadas, suele percibirse como un milagro similar al desarrollo económico de Japón tras la Segunda Guerra Mundial. El producto interno bruto (PIB) de China pasó de 200 … MORE > >
Bangladesíes torturados por un rescate, tras llevarles con engaños al exterior
Rafiqul Islam
Después de que su padre falleciera dos años atrás, el cuidado de su familia de seis miembros recayó sobre los hombros de Farhad Hossain, que ahora tiene 19 años. El entonces adolescente bangladesí no tenía idea de cómo iba a mantener a su familia y pagar la educación de sus cuatro hermanos … MORE > >
Resistencia cultural desafía censura y autoritarismo en Brasil
Mario Osava
La Justicia impidió que el gobierno suspendiera un concurso público para el financiamiento de telefilmes, entre ellos cuatro con la diversidad sexual como tema, y abortó así uno de los intentos de censura que proliferan en el Brasil gobernado por la extrema derecha. El ministro de Ciudadanía, … MORE > >
ONU se acerca a 75 años, acosada por nacionalismos, autoritarismos y recortes
Thalif Deen
Cuando las seis reuniones cumbres de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) concluyeron a fines de septiembre, hubo sentimientos encontrados sobre los resultados de una semana inédita de reuniones de alto nivel, así como una alta preocupación por los retos que emplazan al organismo, en un … MORE > >
El Nobel a Esther Duflo premia una revolución en economía
Eugenio Fernández Vázquez
El lunes 14 se anunció que Esther Duflo, la gran estudiosa de la economía de la pobreza y de las políticas públicas, ganó el Premio Nobel de Economía. La Academia Sueca explicó que tomó su decisión por “el enfoque experimental del combate a la pobreza” que Duflo, su colega Abhijit Banerjee y … MORE > >
La ONU cierra una página en Haití, pero no finaliza su apoyo

El último día del mandato de la Misión de Apoyo a la Justicia de las Naciones Unidas en Haití, “cierra la página del mantenimiento de la paz”, pero no concluye el apoyo de la ONU a la nación caribeña, destacó ante el Consejo de Seguridad el secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de la … MORE > >
Inestable oferta de alimentos aqueja a Cuba
Ivet González
“Los alimentos están disgregados: hay que ir a varios lugares para encontrar todo lo que se necesita”, describió a IPS la jubilada Rita Lina Pintado, sobre el principal obstáculo que enfrenta para completar su canasta de productos a precios subsidiados entregada cada mes por el Estado. “Algunos … MORE > >
Los muertos en las elecciones subrayan la frágil democracia de Afganistán
James Reinl
Una ola de sangrientos ataques talibanes destinados a hacer fracasar las elecciones del 28 de septiembre en Afganistán mató e hirió a cientos de personas, incluidos niños, dijo el martes 15 la misión especial de las Naciones Unidas en el país. Durante la campaña electoral, entre el 8 de junio y … MORE > >
Las ballenas marcan la diferencia en la conservación marina
Neena Bhandari
La emoción de ver de cerca una ballena o a un banco de delfines retozando en el océano son experiencias cada día más buscadas, y eso aumenta la demanda por tours para avistar estos cetáceos en su hábitat natural. Pero convertirse en una atracción turística también representa nuevos peligros para … MORE > >
Energía solar transforma los pueblos de la Puna argentina
Daniel Gutman
“En las noches sin luna era muy difícil caminar por este pueblo”, cuenta Celia Vilte, maestra de San Francisco, una comunidad de 54 habitantes en el extremo noroeste de Argentina, a 4000 metros de altura, que en el centro no tiene una plaza sino 40 paneles solares, fuente de cien por ciento de su … MORE > >
¿Se puede alimentar al mundo entero y garantizar que nadie pase hambre?

Actualmente las cadenas de producción alimentaria elaboran suficiente comida para nutrir a todos los habitantes del planeta, pero el hambre continúa aumentando en algunas partes del mundo y más de 820 millones de personas sufren desnutrición crónica. Este miércoles 16 de octubre se celebra el … MORE > >
América Latina, responsable de 20 por ciento del desperdicio de comida

América Latina y el Caribe es responsable de 20 por ciento de la cantidad global de alimentos que se pierden desde la poscosecha hasta el nivel minorista, excluido este último, de acuerdo a un nuevo informe de la FAO. La región solo alberga nueve por ciento de la población mundial, una quinta … MORE > >
Autoestima de Etiopia crece con Nobel de la Paz a su gobernante
James Jeffrey
La autoestima colectiva de Etiopía vive un momento dulce al verse como centro de la atención mundial por una razón, en esta ocasión, positiva: la concesión a su primer ministro, el dinámico Abiy Ahmed, del Premio Nobel de la Paz 2019. Pero especialistas y ciudadanos coinciden en que el galardón … MORE > >
Miles de esposas “compradas” viven como esclavas sexuales en Cachemira
Umar Manzoor Shah
Haseena Akhtar tenía solo 13 años cuando un agente matrimonial dijo a sus padres que podían ganar una buena cantidad de dinero si la dejaban casarse con un hombre de Cachemira. El hombre, eso sí, era tres veces mayor que ella, dijo el agente. Los padres de Akhtar vivían en la región azotada por … MORE > >
Las ciudades, el campo de batalla donde se ganará o perderá la contienda climática

“Las ciudades son el lugar donde en gran parte se ganará o se perderá la batalla climática”, afirmó en Copenhague el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, este viernes 11, en la Cumbre Mundial de Alcaldes, conocida como C40, una red de urbes comprometidas en la lucha contra … MORE > >

El Titánic y AlphaZero

 Por Mauricio Botero Montoya

A uno de los perplejos tripulantes del Titánic le preguntó un periodista tras el hundimiento, por qué había abandonado el barco, y este le respondió que él nunca lo había abandonado sino qué el barco lo había abandonado a él. Esto es lo que les ocurre hoy a quienes se niegan a entrar a la nueva era de internet. El extraño mundo presente los va abandonando.

Ahora AlphaZero es otro brinco tecnológico que deja a los ordenadores programados por humanos, como si fueran párvulos. Se trata de inteligencia artificial. A diferencia de otros programas esa nueva inteligencia creada por Deep Mind, propiedad de Google desde 2014, no está basado en el conocimiento humano. Para ilustrar con un solo ejemplo, su comprensión del ajedrez, más allá de las reglas básicas, proviene únicamente de su capacidad de autoaprendizaje. Tras jugar casi cinco millones de partidas durante cuatro horas contra sí mismo, AlphaZero obtuvo el mismo conocimiento que los humanos en casi 1.400 años. Luego, pusieron a AlphaZero a competir contra un ordenador con el programa más avanzado en ese juego, a ver qué pasaba. Ese “viejo” programa, Stockfish, derrota a cualquier campeón del mundo. Tiene en su memoria las partidas más famosas del antiquísimo juego, las teorías de aperturas, del medio juego, de los finales, las celadas y defensas. Se lo opusieron al nuevo AlphaZero, quien carece de esa memoria acumulada. La única cosa que le dieron a AlphaZero fue el reglamento básico del tablero y las fichas. Partiendo desde una hoja en blanco, la red neuronal en la que se basa aprendió hasta límites insospechados. Y derrotó de forma abrumadora al anterior programa, que ya de suyo es genial. El aficionado puede seguir las partidas en YouTube, amarrándose el cinturón para no caer de perplejidad. En suma, AlphaZero detecta patrones que habían pasado desapercibidos por la mente de los grandes maestros. Y nos muestra nuevas estructuras y posibilidades, no solo en ajedrez, en otras disciplinas.

Pero sigamos con el ajedrez. Los aficionados en los años 70 cuestionaban la capacidad de los ordenadores. En los años ochenta estos por lo general aun no vencían a los maestros, en los 90 el ordenador Deep-Blue derrotó al eximio campeón mundial Gary Kasparov. Este tembloroso se levantó del tablero, y pálido manifestó que le asustaba lo que no lograba entender. 20 años después él ha superado ese miedo, ante este nuevo avance dijo “Me encantará ver lo que podemos aprender sobre el ajedrez de AlphaZero, que podrá descifrar reglas que los humanos no podemos detectar. Pero obviamente las implicaciones van mucho más allá del ajedrez. La habilidad de una máquina de replicar y superar siglos de conocimiento es una herramienta que puede cambiar el mundo.”

No hay que temer. Se hundió el Titánic con lamentables pérdidas humanas, pero lo que podemos aprender de estos avances es inconmensurable en todos los campos.  “Como si unos alienígenas más avanzados nos enseñaran como jugar ajedrez” dijo el Gran Maestro Heine Nielsen.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

democraciasiempre

Just another WordPress.com site

Mesopotamia

Este sitio WordPress.com es la caña

ladireccioneticaenlaadmpublica

LA ÉTICA EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA MUNICIPAL

Entre letras y números

Porque lo escrito, escrito está entre letras y números

Blogs Of The Day

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: