Buscar

Democracia siglo XXI

Etiqueta

Opinión

La destorcida

narino

Por Andrés Hoyos

El año largo que le queda a la Presidencia de Juan Manuel Santos promete ser un espectáculo poco edificante y se dice suave para no asustar a los abuelos. Manchada sin remedio la campaña de 2010 y bajo fuerte sospecha la de 2014, no hay manera de que la imagen del presidente se recupere de aquí al final de su mandato. Si logra llevar el proceso de paz a un fin aceptable, que se dé por bien servido. De resto, a administrar el statu quo y nada más.

Por lo que se va viendo, Roberto Prieto, hombre marrullero y escurridizo como pocos, se lanzará encima de la granada para proteger hasta donde pueda a Juan Manuel Santos, su amigo y benefactor político, enlodando al resto de compañeros de ruta en caso de necesidad. A él y a varios como él les conviene que no se vislumbren por ahora ofensas penales asignables a los más altos responsables del Estado y de las campañas. Sin embargo, la confianza del público se perdió sin remedio. La gente está hastiada y quiere otra cosa. En fin, Santos se jubila el 7 de agosto de 2018 y, dados los antecedentes, uno sospecha que no querrá mantenerse políticamente activo después de esa fecha. Porque para patéticos los expresidentes militantes de los últimos tiempos —Uribe, Pastrana y Samper, en particular—.

Cabe pensar que con la salida de Santos se inicia el fin del tal Partido de la U., esa alianza electoral sin principios y sin jefes prestigiosos, que bailaba al son del más estridente y del mejor colocado. A otro al que le surgió un premio de montaña fuera de categoría en la mitad del camino es a Germán Vargas. El énfasis de la campaña que viene, la lucha contra la corrupción, sencillamente no le calza por ninguna parte. Sí, Vargas Lleras es un político hábil que se crece en las campañas, pero tener que recorrer un camino que sus rivales no deberán recorrer implica un hándicap poderoso. No puedo decir que me cause tristeza este panorama, como tampoco voy a llorar una sola lágrima por las dificultades que se ciernen sobre Álvaro Uribe y su cuadrilla de candidatos predilectos. Uribe es otro político de gran habilidad y algún giro logrará dar, si bien deberá trepar por el mismo premio de montaña fuera de categoría que Vargas Lleras. A meterle agua de panela a la cantimplora, compañeros.

Aunque se habla mucho de corrupción, los remedios eficaces que se vislumbran contra este mal son pocos. La razón es más o menos obvia: se trata de una endemia antigua o, para decirlo de otro modo, de una tradición clientelista y manguiancha que se desbordó e hizo crisis. Se necesita una nueva clase política, lo que no sabemos es de dónde sacarla. Hay, aquí y allá, individuos valiosos, todos con alguna minusvalía considerable; lo que no hay es un vehículo para aglutinarlos en un propósito común que vaya más allá de predicar y aplicar la pulcritud en la vida política y, tal vez, de escoger un candidato presidencial único. En esta materia hay que ser taxativo, casi terminante: sin ese vehículo aglutinante, el grupo de hoy saltará mañana en mil pedazos, lo que por supuesto servirá para revivir a la vieja clase política. También puede pasar que surja por el camino uno de aquellos outsiders, cuyo remedio siempre es peor que la enfermedad. Ojalá que no.

Es muy difícil ser optimista en una encrucijada como la actual. Nos queda, claro, la opción de ser felices, condición que al parecer se nos da de lo más fácil a los colombianos.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

Carta al Secretario General de la OEA

 

Luis Almagro

Por DulceMaría Tosta

Turmero (Venezuela), 20 de marzo 2017

Excelentísimo señor:

Luis Almagro Lemes

Secretario General de la Organización de Estados Americanos.

Washington, D.C.

Estimado señor:

Cuando oí por vez primera su nombre como candidato al cargo que ahora ocupa, sentí una profunda desazón, pues en Venezuela se comentaba que usted era visto con simpatía por el Foro de Sao Paulo y, por ende, era cercano a los regímenes que en las últimas décadas han asolado la libertad y la democracia en Latinoamérica.

Esa congoja era mitigada por el criterio, mil veces afincado en hechos, de que esa Secretaría General era un órgano ineficaz e insustancial, propio para los bon vivant de la política regional, de esos que manejan con destreza la compleja cubertería en las cenas de Estado y en nada se ocupan de los pueblos que dicen representar.

Por mera curiosidad abordé la antroponimia de su apellido, poco conocido en estos lares; durante esa somera investigación, me enteré de la existencia de una ciudad castellana –Almagro– que fuera capital de la provincia de La Mancha, donde Miguel de Cervantes situara a don Alonso Quijano, alocado caballero al que se le oyera decir: «La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.» Quizás de los polvos de esos caminos y de los decires del Caballero de La Mancha se nutra su conducta como Secretario General que, renunciando a posiciones insulsas, escogió el azaroso sendero de la verdad y de la defensa del derecho a la felicidad de los pueblos de esta parte del mundo.

 

Pero nada más lejos de mi intención que ser panegirista del señor Secretario General. Esta carta fue determinada por mi deseo de comentarle ciertas características de la política venezolana que, siendo difíciles de entender para los que aquí vivimos, deben confundir en extremo a quienes nos observan de lejos, tal cual es su caso.

En mi reciente artículo «Chávez» afirmo que «Con su muerte, Chávez pasó de ser un líder carismático y populista a un negocio redondo para tirios y troyanos. Por un lado, para los que se consideran sus herederos con el único objeto de conservar el poder y, por el otro, quienes han hecho del antichavismo una manera de ganar adeptos y una razón para copar buena parte de la escena política.» Triste es tener que admitir que buena parte de los partidos que conforman la Mesa de la Unidad Democrática empujan la carreta en el mismo sentido que el régimen de Maduro, pues su principal motivación es electoralista y les resulta soñada una elección presidencial en 2018, como opositores del chavismo, que mostró su extrema debilidad en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015.

Espero que su experiencia política lo haya protegido del natural desconcierto que a un novato causaría saber que partidos de la oposición venezolana, se oponen a la aplicación de la Carta Democrática Interamericana y que prefieren diálogos sin sentido y acuerdos sin futuro.

 

Resulta inexplicable que los autodenominados opositores no hayan explicado a la ciudadanía los verdaderos alcances de la Carta Democrática Interamericana, como condena política a un régimen antidemocrático, dejando que tome cuerpo la conseja de que es el avieso preámbulo a la invasión de los marines, que vienen a apropiarse de nuestro petróleo.

 

Venezuela está anegada de políticos de medio pelo y ayuna de estadistas; salvo muy honrosas excepciones, los que hacen política en nuestro País están más pendientes de sus intereses particulares que de los problemas colectivos. A sabiendas de esto, el chavismo los ha manejado a su antojo y construido una oposición Prêt-à-porter, dócil a sus deseos y sumisa a sus imposiciones.

La inmensa mayoría de los venezolanos -entre la cual me cuento- esa que era llamada por Arturo Uslar Pietri «amigos invisibles», esa que no produce reseñas de prensa, ni es nombrada en la radio ni vista en la televisión, no se siente representada por la falsa oposición contenida en la MUD, pero si por ese uruguayo de apellido inédito que, al parecer, tiene su origen más remoto en las mismas tierras que recorrieron en su atropellada aventura el dignísimo don Quijote y su famélica cabalgadura.

Reciba el señor Secretario General las seguridades de mi más alta consideración y estima.

Dulce María Tosta.

turmero_2009@hotmail.com

@DulceMTostaR

http://www.dulcemariatosta.com

El color del gato

Gato

Por AndrésHoyos

Ahora que los mosqueteros anticorrupción andan con la idea de formular un programa común para las elecciones presidenciales, es clave traer a cuento la famosa parábola de Deng Xiaoping, quien contradijo las rígidas premisas ideológicas del maoísmo diciendo: “no importa que el gato sea blanco o sea negro, con tal que cace ratones”.

Una de las formas del subdesarrollo consiste en equivocarse de problema y, por lo tanto, de solución. Pensemos por un momento en las razones posibles para que el Estado sea empresario. Ya se sabe que cuando se mete en demasiados sectores, el fracaso es inevitable. Cuba, Corea del Norte, la Venezuela chavista y los viejos países comunistas serían grandes potencias si esto no fuera cierto. De otro lado, hay ramos de la actividad productiva donde el poder monopólico u oligopólico privado, con más veras si es multinacional, puede emascular el progreso de una economía en desarrollo.

Lo anterior induce a pensar que solo por excepción debe el Estado ser propietario del 100 % de una empresa —aquí funciona bien EPM, pero no la EAAB, por ejemplo— y, sobre todo, que debe escoger bien las actividades económicas en las que interviene mediante sociedades mixtas, como pasa con Ecopetrol y el Grupo de Energía de Bogotá. Este esquema me parece preferible en dos sectores: el petrolero y el minero. En ambos está comprobado que cuando una multinacional actúa sola, las posibilidades de que el país salga tumbado son altísimas. Cualquier empresa puede recurrir a la contabilidad “creativa”, pero el riesgo es mucho más alto en las industrias extractivas. La filial local de una multinacional puede adquirir deudas astronómicas, o celebrar contratos leoninos con un corresponsal, o vender por debajo del precio comercial, consiguiendo así exportar sus utilidades, sobre todo a paraísos fiscales. También se ha visto que se carguen una zona ambiental o que incurran en prácticas sociales dañinas si nadie se entera. Mucho más difícil, aunque no imposible, lo tendría esta empresa para hacer sus maturrangas si el Estado tiene presencia en su junta directiva. Según esto, el Estado deberá tener una batería de agentes corporativos, muy bien remunerados, que lo representen en estos centros de decisiones. Ellos se deben guiar, además, por unas directrices claras de qué es aceptable y qué no.

La otra razón para que el Estado sea empresario es la aversión de los privados al riesgo de largo plazo en alguna rama esencial para el desarrollo de un país. Me contaba un experimentado empresario que una represa, como la de Pescadero-Ituango, no la haría nunca una multinacional por cuenta propia. El riesgo país y la presión inmediatista de sus accionistas se lo impedirían.

Ahora bien, cuando un sector madura, no es ninguna traición a la patria que el Estado venda sus acciones, ya sea la totalidad o la mayoría. Es, pues, absurdo afirmar que todas las privatizaciones son dañinas, como lo es afirmar que el Estado no debe participar en ningún sector productivo. Los gatos grises, o sea las sociedades mixtas, son una gran solución.

Hay, sin embargo, gente en Colombia a la que lo único que le importa es el color del gato. Suelen estar ubicados en los extremos del espectro político. Los nombres son de sobra conocidos. Piénselo así: si usted se cruza con una persona que se despeluca y exclama que el Estado debe ser empresario siempre o que no debe serlo nunca, esté seguro de que se trata de un fanático.

andreshoyos@elmalpensante.com  @andrewholes

Pantalla y deslocalización

 

cabezal3

Por Carlos Rehermann

Proliferación de las imágenes

La repetición obsesiva  de variantes de la afirmación “vivimos en una civilización de la imagen” ha tenido bastante éxito desde que comenzó a propalarse, es casi seguro, en los años 1960, la era de los mass media.

Pero la  cultura de la imagen no nació con los mass media. En realidad hay que retroceder hasta la Edad Media, cuando el organismo feudal más ubicuo, la Iglesia de Roma, imponía una historia y la difundía a través de lo que hoy nombraríamos historietas. La hoy llamada Biblia pauperum era un libro religioso en cuyas páginas se contaban historias religiosas con imágenes con pies escritos en lengua vernácula (y no en latín, como se publicaban las biblias). También las iglesias de entonces estaban atiborradas de imágenes. Cuando, hasta el románico, las paredes ocupaban más espacio que las ventanas, los frescos contaban historias sagradas. Luego, cuando el gótico hizo desaparecer los muros, las imágenes se volvieron literalmente luminosas, aplicadas a los cristales coloridos de las ventanas.

Las imágenes tenían su lugar: las iglesias y los libros. Con el nacimiento del capitalismo las imágenes, en forma de cuadros, se metieron en las casas burguesas, y comenzó entonces un proceso de deslocalización que hoy llega a un clímax. La primera etapa de la deslocalización fue la proliferación. Esa proliferación se multiplicó a través de  la copia y luego se potenció con la reproducción mecánica.

Quizá el último lugar de las imágenes, el último sitio concreto que uno podría citar como hogar de las imágenes fue la caja de zapatos que probablemente hasta hoy se conserva en muchas casas. Las familias proletarias guardaban su memoria familiar en cajas de cartón. La gente fina, claro, compraba álbumes que solían reservarse para colecciones temáticas: nacimiento y bautismo, primera comunión, bar mizvah, quince, casamiento. Una memoria encuadernada de acontecimientos memorables.

Deslocalización de las imágenes

Una familia quizá tenía algunos centenares de fotos, muchas de ellas tomadas por fotógrafos profesionales. Antes de la fotografía digital era común que los padres se sentaran con sus hijos a mirar las fotos familiares, ocasiones ideales para mostrar la rama de cada uno en el árbol genealógico. La muerte se hacía presente con naturalidad en esas fotos, en forma del spectrum, ese estar todavía ahí y al mismo tiempo haber partido, que definió Barthes en su libro tal vez más perfecto, La chambre claire. Las fotografías familiares, como las ilustraciones bíblicas o de las iglesias, eran herramientas para la narración de una historia.

¿Alguien se reúne con sus hijos, hoy, a mirar las quince mil fotos digitales que tiene repartidas en nubes, Boxes, Drives y notebooks? La proliferación infectó la esfera privada e hizo perfecta la deslocalización. El desorden  inevitable impide que un árbol genealógico se condense en la miríada de repeticiones de acontecimientos de una suprema banalidad. El precio nulo de la toma conspira contra el momento: todo es ocasión para una foto, que es idéntico a decir que nada es ocasión para una foto. Nada es memorable; el instrumento de la memoria es una tonta imagen borrosa y mal encuadrada.

Las imágenes perdieron lugar y simultáneamente se convirtieron en destellos eléctricos insustanciales, tanto en sentido estricto como figurado: son banales, no significan nada, no tiene sustancia, no están en ningún lugar. Las imágenes mismas, y ya no meramente el sujeto fotografiado, son verdaderos espectros, en el sentido de Barthes y más allá. Las imágenes son inmateriales, y así como no se pueden destruir físicamente, no se pueden aprehender como las viejas figuras sostenidas en un bastidor, en un vidrio de ventana, en una pared, en un cartón gelatinado.

Como somos seres portadores de cuerpos, nuestro sentido de posesión y de pertenencia requiere  imágenes y sensaciones corporales para construirse: mis fotos son mis fotos mientras puedan guardarse en mi caja de zapatos. Mi One Drive o mi Box no es más que un fantasma que, como buen fantasma, lo que mejor sabe es provocar miedo: ¿quién me asegura que todas esas fotos no han de perderse? La ectoplásmica existencia de las imágenes de mi vida está en peligro y puede desaparecer para siempre, por ejemplo si se produce un cambio súbito en el NASDAQ (la fantasma nodriza) y la empresa de mi Drive desaparece.

Para que una foto exista plenamente debe cumplir con dos requisitos: remitir icónicamente a un referente (aquello que estaba delante de la lente de la cámara cuando se accionó el obturador) y existir en un lugar en el mundo. De lo contrario tiene la misma consistencia que  una imagen retiniana: dura lo que dura la luz y la memoria; en cuanto dejo de verla deja de existir. En cambio, mis fotos están siempre allí, en la caja de zapatos en el ropero, incluso si yo no las veo.

Subjetividad irreal

La deslocalización se completa, es decir, cierra un circuito de irrealidad, porque el modo preferencial de ver las imágenes se realiza a través de una pantalla. Las imágenes proliferan en pantallas que tienen un fulgor efímero, complementario del proceso neuroquímico que se produce en la retina cuando un fotón excita los conos y los bastones, que son las células fotosensibles de la retina. La pantalla funciona eléctricamente para reproducir a la inversa el funcionamiento de la retina: trasmite imágenes mediante la síntesis aditiva de puntos verdes, rojos y azules, del mismo modo como los conos verdes, rojos y azules de la retina producen imágenes mentales en combinación con las respuestas monocromáticas de los bastones. La pantalla es una copia de la retina. La duración de las imágenes en nuestra memoria no es mayor que la imagen persistente que nos suministra la retina: unos pocos segundos posteriores a la exposición a la luz.

La pantalla que produce una síntesis aditiva crea la ilusión de estar presenciando la percepción directa de otro, al contrario de lo que ocurre con las impresiones en cuatro tintas que emplean una síntesis sustractiva. Mirar una pantalla es como tener dos retinas: una, la nuestra, que se convierte en reproducción de la pantalla, estructuralmente idéntica, pero en lugar de ser receptora es emisora.

En cierta medida, todas las fotografías que vemos a través de una pantalla luminiscente son falsificaciones de una retina. Cuando miramos una foto hacemos lo mismo que John Cusack cuando se deslizaba dentro de la cabeza de John Malkovich, en la película de Spike Jonze Being John Malkovich. La fascinación de usurpar el cerebro de otros viene acompañada con la ilusión de ocupar otro punto de vista.

La idea de ocupar puntos de vista ajenos, estrictamente perceptuales tuvo cierto desarrollo mientras las fotos se mantuvieron en un lugar en el mundo: una caja de zapatos, o un cine, en el caso de las imágenes en movimiento (en ambos casos, sin embargo, con la amortiguación de relieve psíquico que impone la síntesis sustractiva, que permite, y hasta obliga, a un mayor espacio para la reflexión acerca del acto de percibir). Pero la deslocalización actual solo permite que ocupemos un lugar-otro, sin lugar. Extraídos de nosotros, caemos, no dentro de un Malkovich, sino, como quienes salían de su cabeza en la película, en el borde nocturno, desalmado y peligroso de una autopista anónima.

 

 

Más que nunca se necesita una política exterior feminista

margot400x400

 

Margot Wallström, ministra de Relaciones Exteriores de Suecia. Cortesía.

Este artículo de Margot Wallström, ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, forma parte de la cobertura especial de IPS con motivo del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo.

 

Por Margot Wallström English version

ESTOCOLMO, 7 mar 2017 (IPS) – En los últimos tiempos, el mundo se presenta con tonos cada vez más oscuro. En muchos lugares se cuestiona a la democracia, se ponen en riesgo los derechos de las mujeres y se debilita el sistema multilateral, que llevó décadas construir.

Ninguna sociedad es inmune a reacciones políticas negativas, en especial en materia de género. Hay una continua necesidad de estar alertas y de promover de forma permanente el goce de los derechos humanos por parte de mujeres y niñas.

Por eso, cuando asumí como ministra de Relaciones Exteriores hace dos años, anuncié que Suecia perseguiría una política exterior feminista, que actualmente es más necesaria que nunca.

El mundo está dividido por conflictos que, quizá, son más complejos y más difíciles de resolver como nunca antes. Casi la mitad de ellos se repiten cada cinco años. Y más de 1.500 millones de personas viven en países frágiles y en zonas de conflicto.

A fin de responder a estos desafíos globales, tenemos que unir los puntos y analizar qué conduce a la paz. Es necesario que cambiemos nuestras políticas para que dejen de ser reactivas y sean proactivas, y se concentren en prevenir, más que en responder. Y la prevención nunca logrará su fin sin un análisis completo de cómo ciertas situaciones afectan de distinta manera a hombres, mujeres, niños y niñas.

Para avanzar será clave aplicar el análisis de género, fortalecer la recolección de datos desglosados por género, mejorar la responsabilidad e incluir a las mujeres en las negociaciones y en los procesos para consolidar la paz.

 

Numerosos estudios concluyen que los análisis de conflictos que incluyen una perspectiva de género y las experiencias de las mujeres son más eficientes. El aumento de la violencia sexual y de género, por ejemplo, puede ser un indicador temprano de conflicto. También debemos tomar en cuenta las investigaciones que muestran la correlación entre las sociedades con igualdad de género y la paz.

 

La igualdad de género es fundamental para los derechos humanos, la democracia y la justicia social. Y la abrumadora evidencia disponible muestra que también es una condición para el crecimiento sostenible, el bienestar, la paz y la seguridad.

La creciente igualdad de género tiene efectos positivos en la seguridad alimentaria, en lo que respecta al extremismo, a la salud, la educación y a otros muchos problemas globales importantes.

Con la política exterior feminista de Suecia, activamos nuestros instrumentos a favor de la equidad de género y aplicamos una sistemática perspectiva de género en todo lo que hacemos. Se trata de una herramienta analítica para tomar decisiones informadas.

La política exterior feminista es una agenda para el cambio, que procura aumentar los derechos, la representación y los recursos para todas las mujeres y las niñas en función de su realidad cotidiana.

La representación es el eje de esa política, pues es un poderoso vehículo para el goce de los derechos y el acceso a los recursos.

 

Ya sea que se trate de política exterior o local, que sea en Suecia o en cualquier otro lugar del mundo, todavía vemos que las mujeres no están bien representadas en los cargos de decisión de distintos sectores de la sociedad.

 

La toma de decisiones no representativa tienen más probabilidades de tener resultados que sean discriminatorios y no sean óptimos. Sienten desde el comienzo a las mujeres en la mesa y verán cómo salen a la luz más asuntos y más perspectivas.

Artículos relacionados

Nuevos derechos a la tierra cambian mercado laboral de mujeres
Desempleo e informalidad de las mujeres en América Latina: un reto clave
La mujer en el cambiante mundo del trabajo
Día Internacional de la Mujer – Cobertura especial de IPS Noticias

En un contexto en que la política internacional es desalentadora, es importante recordar que el cambio es posible. La política exterior feminista de Suecia marca una diferencia tangible. Todos los días, las embajadas, las agencias y los departamentos implementan políticas basadas en el contexto y en el conocimiento en todo el mundo. Y cada vez más países se dan cuenta que la igualdad de género tiene sentido.

Como ejemplo de cómo trabajamos, Suecia colaboró enormemente con la participación de las mujeres en el proceso de paz colombiano, asegurando la inclusión de perspectivas significativas en el acuerdo. También creamos una red sueca de mediadoras de paz, participamos en la creación una entidad nórdica equivalente y contactamos a otros países y regiones para que crearan sus propias redes.

Junto con la Corte Penal Internacional y otros estados, combatimos la impunidad que rodea a la violencia sexual y de género en los conflictos. También nos aseguramos que los actores humanitarios solo reciban fondos si su trabajo se basa en datos desglosados por género.

Además, el gobierno sueco dio pautas a la Agencia de Cooperación para el Desarrollo Internacional de Suecia para que la equidad de género sea el principal objetivo de una serie creciente de asuntos específicos vinculados al VIH/sida.

Esos son solo algunos ejemplos de cómo nuestra política exterior feminista se lleva a la práctica y marca una diferencia en la vida de mujeres y niñas de todo el mundo.

El feminismo es un componente de una visión moderna de la política global, y no una ramificación idealista de ella. Se trata de políticas inteligentes que incluyen a poblaciones enteras, utilizan todo su potencial y no dejan a nadie por el camino. El cambio es posible, necesario y en el debe desde hace tiempo.

Traducido por Verónica Firme

Venezuela: Conviviendo con la inmoralidad

inmoralidad

Por José Pons B

Puede que el pragmatismo político nos haya llevado con atiborrada frecuencia a violentar los principios éticos que gobiernan las relaciones legítimas que deberían regir las relaciones entre los diferentes actores políticos dentro de la sociedad. Unas veces, se hace para obtener ventajas “coyunturales” que permitan aproximarnos a la obtención de más poder o conservar el que ya se tiene, otras, como parte de las estrategias más convenientes.

Por lo general, el hacer del “maquiavelismo” el instrumento que legitime cualquier conducta política al margen de la ética política y que es lo que suele suceder en la praxis política sin tomar en cuenta cualquier otra consideración. Cuando esto último sucede, vemos fenómenos como el de la “guerra sucia” y el abuso directo de los Derechos Humanos. Como ocurre en nuestro caso, de parte y parte; el arte de la política se convierte en un verdadero “empantanamiento” distorsionando lo que debe ser entendido como política con P, mayúscula. Los que interpretamos la política como un acto de “servicio público”, hemos participado en dinámicas políticas bajo criterio de servicio, hemos fracasado rotundamente y hemos terminado por presentar nuestra renuncia a tales expectativas que no llevan al País a ningún puerto seguro.

La casta política venezolana, hoy por hoy, muestra grandes deficiencias, sea por el exagerado pragmatismo ya mencionado o sea por la ausencia de una brújula política, como la obtenida en otros tiempos. Nuestra dirigencia no tiene una formación política integral y los partidos, productos de grandes pensadores y luchadores no insistieron en el tema de la formación, dejándolos al infortunio de las funciones de gobierno meramente. El caso más grave en el país, se logra observar que estas deficiencias intelectuales, fueron cambiadas al tomar el camino fácil, copiar adrede el modelo cubano.

Frente a un País cambiante y sumido en grandes contradicciones, que nos dicen a gritos que vamos por el camino más peligroso e incierto. Nos lleva a entender que es hora de despertar de tan letargo sueño e incursionar bajo el laboratorio de la interdisciplinariedad, nuevos enfoques y formas de hacer política para nuestro pueblo. En esto estamos  y proponemos para su debate el Estado Psicosocial Latinoamericano. No serán los extremismos de las derechas o izquierdas radicales, quienes nos sacarán de este dilema irresoluto.

 

Los diferentes aportes, planes, proyectos y soluciones que nuestra sociedad ha ofrecido; se le deben hacer un digno reconocimiento; a las individualidades, a los gremios a los empresarios y universidades entre otras. Todas  son excelentes. Pero en el campo Político, todas ellas deben descansar en el marco real de un Estado comprometido a cumplirlas y establecerlas. A esto nos referimos, cuando indicamos lo importante de una teoría política donde encaminarlas en el marco de una sociedad que desea trascender, superando la inmediatez.

Dr. José Pons B/@joseponsb/El Estado Psicosocial Latinoamericano.

¿Leen y escriben los docentes universitarios?

 descarga

 

Juan  Guerrero (*)

La pregunta, inicialmente podría catalogarse como ingenua, teniendo también una respuesta igual. Sí. Los docentes universitarios leen y escriben. Sin embargo, ¿qué entendemos por lectura y escritura, para saber si los docentes universitarios poseen las competencias necesarias que en la actualidad les facultan para interesarse en este tema?

Los docentes universitarios leen y escriben, ¿pero qué tipo de escritura y lectura realizan? Más allá de los textos y escritos vinculados con su objeto de estudio, no pareciera que existen lecturas ni escritos significativos que determinen que un docente pueda considerarse como lector o usuario de la lengua escrita, independiente o fluente.

Existe un lector inicial o neo-lector. Éste no posee competencias significativas por lo que debe poseer un guía que le oriente en su aventura lectora y de escritura.

También está el lector intermedio, quien, y poseyendo ciertos rasgos como lector formado, no puede catalogarse como tal y necesita de una orientación pedagógica. En este sector parecen estar sino todos, sí un significativo grupo de docentes universitarios. En esto nos apoyamos, utilizando las orientaciones de la UNESCO, para indicar que un lector independiente o fluente, es quien logra obtener capacidad para discernir en la selección, interpretación, razonamiento y re-creación de una lectura.

Por ello hablamos de neoanalfabetismo funcional. Usuarios de la lengua quienes no sobrepasan el desciframiento grafemático y quienes además, no modifican sus lecturas y por consiguiente, no alcanzan en número la lectura de entre cinco y diez libros anuales, fuera de aquellos de lectura “obligatoria” producto de su práctica académica.

Parece extraño que aquellas personas que no han tenido en su niñez experiencias significativas, tanto en lectura como escritura, les resulta muy difícil lograr en su madurez hacerse de lecturas que les faculten para denominarse como lectores y usuarios de la lengua escrita, independientes o fluentes.

Además, a esto pareciera sumarse la actual situación de un ambiente de uso de la lengua nacional que acentúa su influencia en la caracterización de la enseñanza-aprendizaje del idioma, desde una perspectiva gramaticalista. Por lo tanto, los procesos de Enseñanza Idiomática (EI), resultan necesarios para comprender el estado actual de nuestra cultura.

La seguridad nacional, la existencia misma del Estado se está viendo en franco peligro de existencia, por el bien inmaterial más preciado: la lengua nacional. Y por la falta de incentivos que posibiliten el fortalecimiento del español, y por lo tanto, el desarrollo de la consciencia idiomática. Y en esto, los docentes universitarios poseemos la mayor responsabilidad en la preservación, desarrollo y defensa de la lengua nacional.

Sin embargo la responsabilidad recae, fundamentalmente, en el estudiante, sea éste del nivel universitario, bachillerato o de educación básica. Esa es una realidad como resultado de una práctica de la lectura y escritura, divorciadas de la realidad idiomática del usuario básico: el estudiante.

Los docentes universitarios, obviamente que leen y escriben. Además, hablan y escuchan. Son sus funciones elementales por las cuales se desempeñan. Pero ¿cómo aplican sus habilidades de lectura y escritura?. ¿Sus herramientas permiten una interpretación de excelencia académica en quienes reciben los conocimientos de sus saberes?

Los docentes universitarios parecen estar en una nueva figura que denominamos “neo-analfabetas” o analfabetas funcionales o instrumentales. Esta última denominación parece servirnos para catalogar a quienes utilizan los procesos de lectura y escritura como “poder”, imponiendo usos idiomáticos totalmente opuestos a la práctica diaria del hablante.

Además los docentes universitarios, en su mayoría, se caracterizan por repetir estructuras conceptuales para autoconvencerse y convencer al Otro, como innovador en la actualización terminológica. Es el uso de una nomenclatura de constructos huecos que no sirven para ser aplicados en el día a día del estudiante.

Esto es así porque olvidaron fortalecer el primer libro que todo neo-lector está llamado a desarrollar: el libro de la vida, el mundo y sus entornos.

Cierto que existe una problemática entorno de la lectura y escritura. Y en ello los docentes universitarios estamos siendo arrastrados hacia un paulatino empobrecimiento del lenguaje y del pensamiento. A ello se agrega el olvido de los antiguos lectorados. No solo se formaban lectores fluentes, también usuarios de la lengua oral y escrita, aptos para la práctica del español. Su eliminación se tradujo, no tanto en usuarios de la lengua escrita deficientes, sino en hablantes sin consciencia idiomática.

Los índices mundiales indican que para Latinoamérica, países como Brasil, México y Colombia, poseen entre 5-7 libros per cápita. Mientras en Venezuela no se alcanza a 1 por habitante. Más aún, según recomendaciones de la UNESCO, la edición mínima de libros es de 5 mil ejemplares para ser registrado en los índices internacionales. En Venezuela, apenas se alcanza un promedio de un mil ejemplares por título.

El escaso interés por la lectura lo podemos verificar, empíricamente, preguntando a los docentes de nuestras universidades, por ejemplo: ¿Cuántas veces al año visita la biblioteca central? ¿Cuántas veces al año revisan libros que no sean estrictamente de sus asignaturas? ¿Cuántos docentes solicitan libros a la biblioteca para llevárselos a sus hogares? Más aún, ¿cuántas revistas especializadas leen al año?

La independencia y adultez de una sociedad se constata cuando sus habitantes practican sus hábitos lectores y generan actitud proactiva hacia la escritura, en sitios visibles, como plazas, plazoletas, transporte público, centros educativos, parques, entre otros espacios que forman el entorno estético de un país.

Sin embargo, y a pesar de tanta pobreza en lectura y escritura entre una gran cantidad de docentes universitarios, debemos continuar insistiendo en la inmensa responsabilidad y certeza de saber que dentro de ese lamentable estado de anomia intelectual, debemos revertir esa situación para construir la solidez de una práctica idiomática que establezca nuevos paradigmas, en la construcción permanente de un lenguaje que nos identifique como hablantes de una lengua practicada por más que quinientos años. Es el alma de una cultura que siempre estará re-creándose en los giros idiomáticos de quienes día a día se atreven a leer, escribir, hablar, escuchar y construyen su consciencia idiomática y destino cultural.

(*)  camilodeasis@hotmail.com   TW @camilodeasis   IG @camilodeasis1

Una apuesta peligrosa

narino

 

Por Andrés Hoyos

Todo gobierno está constituido por centros de poder que a veces colaboran entre sí y a veces se enfrentan. Lo primero predomina cuando hay un mandatario fuerte con una visión clara, lo segundo cuando no. Sobra decir que también hay centros de poder por fuera del gobierno, los cuales cobran vigencia a medida que un gobierno se debilita.

Los hitos importantes suelen alterar las relaciones entre estos centros de poder, beneficiando a alguno y eclipsando a otro. Es lo que acaba de suceder en el gobierno colombiano. Firmado el Acuerdo Final de Paz con las Farc, vienen ahora la implementación y el fast track. Humberto de la Calle ha dejado de ser el gran protagonista y hay candidatos a ocupar su puesto, en particular, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo. Cristo quiere aprovechar sus 15 minutos bajo el reflector, antes que la gente entienda que está en el lugar equivocado. Si su idea es ser presidente, no tiene ni de lejos la talla necesaria.

El más clásico de los errores políticos consiste en sobreestimar el propio poder y hacer apuestas peligrosas. Un ejemplo de ello es la forma equivocada en que algunos en el gobierno de Santos quieren usar el fast track para adelantar una radical y poco meditada reforma política. Digo que es el gobierno de Santos, porque al final el presidente es el responsable, así el proyecto gire alrededor del ministro Cristo. También podemos estar ante un sofisma de distracción, que busca quitarle vapor a la tendencia anticorrupción que encarna, por ejemplo, la campaña de firmas adelantada por Claudia López y un grupo creciente de ciudadanos. Cristo no ignora que la gente lo asocia con varios de los peores aliados del presidente, en particular, con los ñoños y demás caciques regionales, ante todo costeños. Cree, de incauto, que nos vamos a olvidar de Odebrecht y compañía. Que espere sentado.

Vaya uno a saber por qué Santos permite que su ministro del Interior plantee estas ideas desatinadas y no oye la opinión sensata y reposada de Humberto de la Calle, el negociador que le dio el Acuerdo de Paz, su más resonante triunfo político y posiblemente el único de veras perdurable. Poner a De la Calle en su contra sería un error de Santos, pero ya antes ideas semejantes le han costado amistades valiosas, amén de toneladas en materia de gobernabilidad.

Algunas de las propuestas de reforma formulada por Cristo son buenas, otras son ambiguas y otras malas. Sin embargo, lo peor es que son incompletas y que intentar un proyecto como ese sin contar con la debida legitimidad es una fórmula para el desastre. En estas materias los pupitrazos son fatales. ¿No aprendieron en el gobierno con las fallidas reformas a la justicia, no entienden que en el Congreso les van a fabricar otro Frankenstein, no se dan cuenta de que al improvisar una reforma de semejante calibre en realidad están debilitando las instituciones y que al final puede que no quede más remedio que volver a recurrir a una Constituyente? Las respuestas a las tres preguntas parecen ser “no”. Aclaro que sin un acuerdo previo sobre los fundamentos de la política, una Constituyente es un salto al vacío.

En fin, estamos obligados a convivir con las veleidades de estos políticos ávidos de un protagonismo que no se han ganado y dispuestos a hacer daño con tal de figurar. Por lo visto no es tan fácil dejar de ser una república bananera.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

Posverdad y verosimilitud

postverdad

Por Juan Guerrero

Por estos tiempos la razón se encuentra en “sala de cuidados intensivos”. Más todavía, la verdad, entendida como cosa del pasado, nombrada ahora como posverdad o metaverdad (post-truth), no parece interesar a muchos.

La verdad está vaciada de contenido y su comprobación, por hechos tangibles, cada vez se aparta más para dar lugar a los sentimientos y emociones, como recursos que han establecido el reino de la posverdad.

Por eso en el Siglo XXI, con el renacimiento de adormecidos -ismos, la puesta en práctica de metaverdades, afianzando en la población emociones y sentimientos, explotados hasta el delirio, han conformado toda una red de redes, que cubren y adormecen la razón y la memoria de los ciudadanos. Que han sido llevados al fanatismo, la superstición y la neo-ortodoxia.

La mejor expresión de esto que afirmamos podemos observarlo en las redes sociales, como Twitter, FaceBook o Instagram.

En ellas aparece el sujeto, ahogado en un mar de realidad virtual, donde tiempo-espacio así como las realidades allí construidas, se aceptan como verdades únicas. Y esto es así porque las redes sociales normalmente no permiten el razonamiento reposado ni menos, reflexivo. En redes sociales eres lo que construyes, junto con tu imagen (avatar), a gran velocidad.

En la posverdad no importa el hecho del acto sino la sensación, la emoción de aquello que fue o pudo ser. Y sino existió, no importa. Si lo deseo, hago que exista por encima de mi misma razón.

Ante semejante realidad, importa igual el razonamiento de un físico nuclear, egresado del Tecnológico de Massachusetts que la del borrachito de la esquina. A fin de cuentas, el fin último es el deseo de llegar a Marte. Y tanto el físico como el beodo, desearían irse.

La posverdad no necesita evidencias, ni tampoco hechos que la fundamenten. Basta con sentirla. Es el sentimiento de aquello que quiero y deseo que ocurra, eso que verdaderamente importa. Por ello es tan peligrosa la posverdad en boca de delirantes, como son los líderes políticos y religiosos.

Y tristemente, la construcción de estrategias de información, entre ellas las religiosas y políticas, están orientadas a la inmensa mayoría de ciudadanos “despolitizados y analfabetas funcionales” usados como “masa” que debe delirar frente al político o sacerdote, erigido como líder.

Siempre han existido realidades de realidades. En eso la literatura ha construido universos paralelos, soportados generalmente en la razón. La verosimilitud, como aquello semejante o similar a la verdad, es en literatura como en física o estadística, una estrategia usada para alcanzar, construir realidades-otras, que expliquen de manera objetiva y lógica, la realidad real.

Y curiosamente ha sido un escritor, Jorge Luis Borges, muy probablemente, quien se adelantó a eso que hoy conocemos como realidad virtual y red de redes, con su cuento, El jardín de senderos que se bifurcan, hacia 1941.

Pero la posverdad, como opuesta a la verdad real y a la verosimilitud, tiene su propia lógica que se soporta en la base de una opinión pública, generalmente desinformada y manipulada. De ahí que una característica de esta población, sea su tendencia a la banalidad y en consecuencia, a banalizar aquello que no quiere aceptar. El rechazo no viene dado por la razón sino por la emoción del momento, que está a un paso siempre del delirio.

En el universo de las redes sociales, como mundo meta-real, todo resulta verdadero. Sobre todo, aquello que anhelo creer.

No olvidemos que políticos delirantes, como Hugo Chávez o Donald Trump, han hecho de las redes sociales instrumentos fundamentales para la construcción de sus posverdades. La evidencia es demoledora en la penetración que han logrado para alterar las mentes de sus seguidores.

Sin embargo, la medicina como antídoto que siempre existe para estos afiebrados y delirantes sujetos históricos, ha sido y será, la destellante y alucinante realidad real.

Ficción

ficcion

Por Dulce María Tosta

Si quisiéramos concretar en una sola palabra la característica principal de la política venezolana de los últimos lustros, creo que el término más adecuado sería ficción. Según el Diccionario de la Lengua Española, este término indica la acción y efecto de fingir, o bien la invención o cosa fingida, aplicándose también a una clase de obras literarias o cinematográficas, generalmente narrativas, que tratan de sucesos y personajes imaginarios.

Pues si bien en Venezuela hay pavorosas e incuestionables realidades como el hambre, la inseguridad, la carencia de medicinas y servicios públicos, la destrucción de las infraestructuras escolar y vial, etc., la forma en que son tratadas por la clase política se asemeja más a los cortometrajes de Tom y Jerry que a los cuentos de terror de Edgar Allan Poe, con los cuales tienen obvia semejanza.

Rechazo agruparme con los que afirman que todos los males de la República llegaron en el morral de Chávez, pues creo que la mamadera de gallo empezó tras la caída de Pérez Jiménez y la celebración del Pacto de Punto Fijo, que si bien se inició como un requerimiento vital para salvaguardar la democracia recién inaugurada, pronto derivó en un acuerdo subalterno dirigido a preservar un status quo donde los grandes beneficiarios eran A.D. y Copei, quienes lustro tras lustro jugaron un ping-pong político donde la pelota era Venezuela.

En esos tiempos empezaron las ficciones de la era moderna. A la democracia, que es una forma de vivir, se le empezó a adjetivar como formal, en descarada admisión de que eran las formas y no la sustancia las que prevalecían en la conducción política del País; también se le llamó democracia representativa, mediante la cual los partidos cogobernantes ejercían la soberanía y usufructuaban sus beneficios, dejando al pueblo ayuno de poder y convirtiendo a la institución presidencial en una suerte de monarquía medioeval, con reinas omnipotentes, pero ajenas al apellido del monarca.

La democracia que hoy, en medio de la hambruna, nos invitan a añorar, fue el preámbulo necesario de este desastre. Si en 1959 hubiésemos inaugurado una democracia sustancial, que no apañara casos de corrupción como el de la chatarra militar, ni asesinatos políticos como los de Jorge Rodríguez y Alberto Lovera, así como tampoco las burlas a la soberanía popular como el intento de desconocimiento del triunfo de Aristóbulo para la Alcaldía de Caracas o el cuarto lugar a que bajaron descaradamente a Andrés Velásquez en 1993, el 4 de febrero un pueblo enfurecido hubiese linchado al faccioso y enterrado al nacer al chavismo que hoy nos acogota. Pero no fue así; mientras Morales Bello en el Congreso pedía la cabeza de los golpistas, un pueblo agradecido aplaudía en la calle a los militares rendidos y luego, en los carnavales subsiguientes, disfrazaba a sus hijos de «chavitos».

Durante la campaña electoral de 1998, los reyes quedaron desnudos. Enloquecidos ante la inminente pérdida del poder disfrutado durante 40 años, perdieron impúdicamente todo vestigio de dignidad, al dejar a Irene Sáez y a Luis Alfaro Ucero colgados de la brocha.

En agosto del año que viene se cumplen 520 años de la llegada de Colón. Desde entonces hasta la fecha, el trueque de espejitos por pepitas de oro no ha cesado, si bien ha mutado: hoy nos ofrecen patria los mismos que la hipotecaron a rusos y chinos y la pusieron bajo el mando cubano; nos ofrecen democracia quienes no la practican en sus partidos y consideran las elecciones primarias un invento del diablo. Hemos vivido probando la dulzura de las promesas y la amargura de las decepciones.

Es terrible tener que admitir que el último régimen que mostró el queso de la tostada fue la dictadura de Pérez Jiménez. Aún Caracas juega béisbol y fútbol en los estadios que él construyo, estudia en la UCV y la atienden en el Hospital Universitario; viaja a Valencia por la ARC, sube  al Ávila por su teleférico y baja a la playa por su autopista.

La riqueza diluvial que ha caído sobre Venezuela desde que reventó el Zumaque I en 1914, no se ve por ninguna parte; lo que si tenemos para mostrar en exceso son las promesas incumplidas, las esperanzas defraudadas y los sueños rotos.

Hoy, en un País donde los niños mueren de hambre en sus casas o de mengua en los hospitales, cuando el fantasma del cretinismo nos muestra su guadaña, se tornan vigentes las palabras de El Libertador ante los temores de entonces: «vacilar es perdernos».

turmero_2009@hotmail.com

@DulceMTostaR

http://www.dulcemariatosta.com

 

 

Carnet

maduro-carnet-clap-1

 

Por  Dulce María Tosta

La actividad política y administrativa del régimen ha tenido –desde los tiempos del difunto– dos características fundamentales: eficacia y progresividad.

En una oportunidad oí a Chávez citar al panameño Omar Torrijos: «lo importante no es andar por ahí moviéndose a la velocidad de la luz, sino moverse un milímetro, cinco milímetros, diez milímetros, pero en la dirección correcta.» Con la meticulosidad de un oficial de artillería determinando el ángulo de tiro y la graduación de la espoleta, los chavistas han entendido que es vana la pretensión de destruir el objetivo con un solo disparo, que es preciso hacer otros cuantos que, aun cuando parezcan ociosos, son necesarios para lograr el acierto final.

El Carnet de la Patria, observado a la luz de esa tradición chavista y actualmente vinculado a la lucha del venezolano común para no morir de inanición, o de una enfermedad contraída con motivo de la ingesta de alimentos sacados de la basura, es posible que se encuentre en su etapa de determinación de la deriva, necesaria para poner el proyectil de artillería en el mero centro del objetivo.

Sin querer hundirnos en los charcos del pesimismo, se nos ocurre que el Carnet de la Patria es el primer paso para la categorización política de todo el conglomerado nacional; es posible que con el tiempo llegue a suplir la Cédula de Identidad y sea exigido para todos los actos de la vida civil, incluidos hasta los más personales como el matrimonio, el registro de nacimiento, la inscripción de hijos en institutos educacionales y otros de similar catadura.

Este Carnet no será entregado de forma gratuita, pues si bien en apariencia no tendrá relación con lo crematístico, el receptor deberá pagar mediante la renuncia a sus derechos civiles, políticos y económicos señalados por la Constitución y su vida –si a eso puede llamarse vida– se convertirá en una inacabable sucesión de admisiones, renuncias y genuflexiones, que darán al traste con todo vestigio dignidad. Vivir para obedecer puede resultar la consigna.

Por su parte, el no carnetizado verá como poco a poco se le irán conculcando sus derechos fundamentales y que la patria, que desde su advenimiento al mundo creyó suya, ahora es ajena y él una visita indeseable, invitada a partir hacia otras tierras; para él este plástico será el carnet de la patria ajena, del sueño renunciado y del futuro incierto.

El mal llamado Carnet de la Patria es un peligro grave que se parece más al hierro candente que el ganadero aplica al anca del becerro para marcarlo como propio, que a una identificación ciudadana. Por ahora, las masas famélicas que lo solicitan son obligadas a firmar una solicitud de disolución de la anodina Asamblea Nacional, con la cual no tienen ninguna conexión ni agradecimiento y si el reclamo por el despilfarro de la fortuna política que el esfuerzo popular le confirió el 6 de diciembre de 2015, y que sólo ha servido para que los partidos dominantes en la MUD colocaran a sus activistas y a uno que otro tonto útil, esos que los políticos han utilizado siempre para dar visos de honorabilidad a lo que no lo es.

La carnetización por hambre puede ser excusable; la madre que lo solicita para aliviar el hambre de sus hijos o el hombre que lo pide para alimentar a sus padres ancianos, incapaces de procurarse el sustento, no deben ser despreciados. Los que no tienen perdón de Dios son los políticos que se hacen los distraídos mientras esta grave amenaza gana terreno en detrimento de la libertad.

Mientras este monstruoso intento de convertirnos en un País de esclavos toma fuerza, los partidos que se auto titulan opositores y se agrupan en la MUD, siguen aplicando la política del pendejismo, que ni siquiera es de su autoría, pues dicen que hace siglos la inventó el primer avestruz que enterró su cabeza en la arena para huir del peligro.

turmero_2009@hotmail.com

@DulceMTostaR

http://www.dulcemariatosta.com

 

Dos caminos

eleccionescolombia

Andrés Hoyos

Se abren dos caminos para ganar las elecciones presidenciales colombianas en 2018. El primero lo recorrerán quienes piensen que el principal problema del país es la corrupción; el segundo, que es la falta de autoridad. Por una vez, el énfasis programático será crucial pues habrá que convencer a los electores en uno u otro sentido.

El equipo que ha escogido el primer camino lo conforman Claudia López, quien tuvo el acierto de detectar esta dicotomía, Sergio Fajardo, Antonio Navarro y Jorge Enrique Robledo. Ellos consideran que el proceso de paz fue un acierto y que lo que resta en esa materia es implementar bien los acuerdos. Su debilidad es que participan a título personal o respaldados por movimientos precarios, no verdaderos partidos. Además, uno no entiende cómo se van a poner de acuerdo en otros temas, digamos, en la política económica. Este camino también lo recorrerá Humberto de la Calle, si logra imponer su candidatura en el despelote del Partido Liberal. Llamémoslo, como grupo, el de los limpios.

Quienes van a tomar por el segundo camino lo hacen no porque desconozcan la importancia de la corrupción en la actual coyuntura, sino porque saben que de un modo u otro la gente los va a asociar con ella. Álvaro Uribe y sus tres pupilos directos, más los tres o cuatro indirectos —llamémoslos los mandones—, llevan a cuestas el bacalao de ocho años llenos de escándalos o de gestiones posteriores poco transparentes o manchadas por actos de corrupción. Todo esto será justamente sacado a la luz por los limpios. Vargas Lleras, miembro titular del grupo, arrastra un ruido impresionante, por ejemplo, el que le aportan los candidatos de Cambio Radical en la Guajira, casi todos en líos graves con la Fiscalía. De ahí que los mandones se vayan a dedicar a denigrar del proceso de paz y a sostener que lo que falta en Colombia es autoridad, debido a que el presidente Santos no la ha ejercido, acusación difícil de rebatir.

Me dirán que en este esquema dual no están todos los presidenciables y es cierto, aunque, si mi teoría es válida, creo que salirse de él podría conducir a la irrelevancia. No hablo de las Farc o de Piedad Córdoba, con quienes nadie quiere hacer alianzas. Hablo de los ministros aspirantes del gobierno actual, que no podrán desconocer su cercanía con los Ñoños, con los escándalos que han ido saliendo a la luz aquí y allá ni con la poca autoridad de su jefe. Hay que decirlo con claridad: en 2010 hubo un quiebre en cuanto a la política de paz, no en cuanto a turbiedad política. También hablo de Gustavo Petro, enfrascado en la búsqueda de revocatorias subrepticias de su sucesor y en peleas antitaurinas. Petro no puede invocar la autoridad porque nunca la ejerció como alcalde y no puede realmente invocar la pulcritud, ya que la contratación durante su mandato populista dejó mucho que desear en términos de transparencia.

Será pues un año largo en el que los electores nos veremos bombardeados desde dos polos distintos. Claro, otros factores incidirán: el acierto en la implementación de los acuerdos de paz (solo si es catastrófica los mandones sacarán verdadero provecho), el desempeño de la economía (ídem) y la destreza en las movidas políticas.

Mi intuición, tan falible como la de cualquiera, me dice que con el paso de los meses el camino de los limpios empezará a lucir más despejado que el de los mandones. Igual habrá segunda vuelta. Eso es casi seguro.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

Salto al vacío

trump

Andrés Hoyos

El miércoles pasado, cuando me senté a escribir esta columna, supuse que iba a consistir en un lamento modulado sobre la pésima noticia de la posesión de Trump.

Ya el viernes, tras ver trozos del desaguisado por televisión, me dije que lamentarse no tenía sentido y que había que mirar con frialdad tres escenarios: 1) el posible éxito de Trump (en sus términos, claro), 2) el posible marasmo de una presidencia empantanada y 3) una eventual catástrofe, es decir, el triunfo de las instituciones liberales. Pero vino el sábado con sus inmensas manifestaciones de repudio, que tan solo en Washington triplicaron en asistencia a la posesión, y me volvió el alma al cuerpo. Entonces empecé la redacción definitiva de la columna, porque sin que el hombre pasara todavía un día completo en el cargo, el primer escenario fue borrado de un plumazo y el tercero se volvió mucho más probable que el segundo.

Al señor del peluquín se le complicaron varios males a la vez. Buena parte del voto que obtuvo fue de castigo contra la desprestigiada Hillary Clinton —no tanto contra Obama, quien salió de sus ocho años con una popularidad envidiable—, pero cuando quedó archivada su oponente, a la gente le tocó mirar lo que había hecho y cundió el pánico. Aunque no creo que los republicanos, por más dispépticos que anden, se atrevan a hundir alguna de las nominaciones del gabinete, de ahí en adelante van a modificar mucho la agenda, lo que hará rabiar a Trump. Por vanidoso y perdonavidas, él mismo se ha granjeado varios Snowden potenciales en la comunidad de inteligencia, dado su desprecio de meses hacia ellos. Al retar y amenazar a la prensa, esta ha entendido que se juega la vida y está instalando una caja de resonancia en extremo potente en su contra. Hoy un periodista dócil corre el riego de recibir el rechazo fulminante del gremio en Estados Unidos. Si Trump trata de cumplir sus amenazas, podría desatar un proceso de Impeachment, pues estaría violando ni más ni menos que la Primera Enmienda de la Constitución, implantada en 1791. Y si no la cumple, envalentonará programas como el sangriento Saturday Night Live, que acaba de ganarse el Baloto en la forma de un presidente risible y fanfarrón.

Trump comete un error muy común en los políticos narcisos, que consiste en no captar el límite de su mandato. No es lo mismo ganar por barrida, como ganó Reagan en 1980, que ganar por unas cuantas decenas de miles de votos en tres o cuatro estados claves y aun así perder por 2’860.000 en la suma total. El primero tenía el derecho de hacer cambios de fondo, el segundo no. Y si Trump de todos modos insiste en voltear al país patas arriba, le sale un toro bravo, por el estilo del que le salió el sábado y del que seguirá saliendo adonde vaya.

No quiero decir con lo anterior que los peligros se hayan disipado o que dejará de haber conversos a la nueva religión. Algunos puntos del programa de Trump se materializarán. Yo creo que los que más sufrirán serán México, buena parte de los 20 millones de pobres que tenían un precario seguro de salud y lo van a perder, y los inmigrantes más vulnerables. Es también inevitable que la Corte Suprema tenga al menos un nuevo miembro troglodita. El primer año sin duda será espantoso y mucha gente la pasará mal, aunque a la larga el que lleve la peor parte sea Trump cuando la gente lo deje solo a la vera de un muro sin terminar, revisando decenas y decenas de demandas en su contra.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

 

Empoderar a las mujeres contra la desigualdad

 

 

 

Este es el segundo de una serie de tres artículos sobre la alarmante profundización de la desigualdad en el mundo.

Por Baher Kamal |English version

desigualdad1-629x420

La infraestructura de Liberia fue destruida durante la guerra civil (1989-2003). Unas niñas caminan en el pueblo de Totota, en el condado de Bong, mirando las vivendas demolidas por las autoridades para reconstruir las calles. Crédito: ONU

ROMA, 23 ene 2017 (IPS) – En el contexto actual en que ocho hombres concentran la misma riqueza que la mitad más pobre de la humanidad, se observa que, en general, las mujeres son las que están en peor situación; se necesitarían 170 años para que percibieran el mismo salario que los hombres.

La población femenina, que suele emplearse en los sectores mal pagos, sufre una gran discriminación laboral, asumen una desproporcionada carga de trabajo no remunerado y suelen encontrarse organizaciones que trabajan en 90 países.

“Si las mujeres tuvieran el mismo acceso a los recursos que los hombres, habrían unas 150 millones de personas menos con hambre en el mundo”: Neven Mimica en la base de la pirámide, observó Oxfam Internacional, una coalición de 19

.En su informe “Una economía para el 99 por ciento”, presentado el 16 de este mes, Oxfam Internacional se refirió a cómo las grandes corporaciones y las personas súper ricas avivan la actual crisis de desigualdad.

La coalición entrevistó a trabajadoras de una fábrica de ropa de Vietnam, quienes trabajan 12 horas al día, seis días a la semana, y aún así, apenas si pueden arreglárselas con el dólar por hora que cobran por fabricar ropa para las grandes marcas mundiales.

Además, “los gerentes generales de esas compañías están entre las personas mejor pagas del mundo”, subraya el informe.

¿Por qué?

“Las mujeres son mayoría en los empleos peor pagados y menos seguros, al tiempo que asumen gran parte de la responsabilidad de las tareas de cuidado no remuneradas”, puntualizó Anna Ratcliff, responsable de medios y de la campaña “Even It Up” (Acabemos con la desigualdad extrema, en español) de Oxfam.

“No es un accidente; nuestro actual modelo económico depende de ese suministro de trabajo barato o gratuito”, apuntó.

Cuando se recortan los servicios públicos porque las grandes corporaciones y las personas más ricas no pagan los impuestos correspondientes, las mujeres suelen ser las más perjudicadas, dijo Ratcliff a IPS. Por ejemplo, cuando la educación no es gratuita, la población femenina es la queda afuera, acotó.

“Las mujeres sufren discriminación en sus hogares y también institucional, pues las élites política y económica están dominadas por hombres; las ocho personas más ricas son hombres, al igual que 89 por ciento de las que son multimillonarias”, observó.

Ratcliff subrayó que es necesario gestionar las economías para que las mujeres puedan tener las mismas oportunidades que los hombres.

“Por ejemplo, asegurando un acceso equitativo a la educación, ofreciendo mejores servicios de cuidados infantiles, además de más asequibles, invirtiendo en servicios e infraestructura básica y combatiendo normas sociales relacionadas con el papel de las mujeres en la sociedad”, indicó.

Si las mujeres tuvieran los mismos recursos que los hombres

Están entre los más pobres de los pobres, y a pesar su contribución fundamental y de constituir la mitad de los trabajadores rurales, las campesinas son las mayores víctimas de la desigualdad.

“Si las mujeres tuvieran el mismo acceso a los recursos que los hombres, habrían unas 150 millones de personas menos con hambre en el mundo”, observó Neven Mimica, comisario de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Unión Europea (UE).

Incluso, Mimica estimó que la producción agrícola aumentaría casi una tercera parte.

“Suele decirse que educando a una mujer, se educa a toda una generación. Lo mismo ocurre cuando las empoderamos en distintos ámbitos, no solo mediante el acceso al conocimiento, sino también a los recursos, ofreciéndoles igualdad de oportunidades y dándoles voz”, indicó.

“Sin embargo, las estadísticas actuales muestran que nos quedamos cortos en esos ámbitos”, se lamentó Mimica, en el marco de una reunión de alto nivel realizada en diciembre.

La organización del encuentro estuvo a cargo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Comisión Europea, la Presidencia eslovaca del Consejo de la UE, y contó con la colaboración del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y ONU Mujeres.

Además, puntualizó el comisario de la UE, “sabemos que las niñas y los niños tienen mejores perspectivas de futuro si sus madres son saludables, tienen tranquilidad económica y educación; en especial en los primeros 1.000 días de vida”.

Las mujeres representan la mitad de los trabajadores rurales

En los países en desarrollo, las mujeres representan 45 por ciento de los trabajadores rurales, yendo de 20 por ciento en América Latina hasta 60 por ciento en algunas zonas de África y Asia, según FAO.

“Y son muy trabajadoras, en África y Asia Pacífico, suelen laborar entre 12 y 13 horas más por semana que los hombres”, precisa la FAO.

En general, ellas tienen menos probabilidades que los hombres de tener el control de la tierra, y el suelo de sus terrenos suele ser de mala calidad: menos de 20 por ciento de los propietarios de tierras son mujeres.

“Las campesinas generan ganancias productivas y reinvierten hasta 90 por ciento de sus ingresos en el hogar, dinero que se gasta en alimentación, salud, educación y actividades generadoras de ingresos, lo que ayuda a romper el ciclo de la pobreza”, precisa la agencia.

 

Lograr la igualdad de género y empoderar a las mujeres “no solo es hacer lo correcto, sino que es un elemento fundamental en la lucha contra la extrema pobreza, el hambre y la malnutrición”, subrayó el director general de la FAO, José Graziano da Silva, en la reunión de alto nivel.

Artículos relacionados

Pobre Darwin! La selección ahorrura la hacen los robots

Desigualdad – Cobertura especial de IPS Noticias

“Las mujeres son el pilar de nuestro trabajo en agricultura”, subrayó, y representan 45 por ciento de la fuerza laboral al en los países en desarrollo y hasta 60 por ciento en algunas regiones de África y Asia, precisó.

Los datos ponen de relieve la importancia de que las trabajadoras rurales tengan las mismas oportunidades, subrayó el director general de la FAO.

A cerrar la brecha de género

En la reunión de alto nivel, la ministra de Agricultura y Desarrollo Rural de Eslovaquia, Gabriela Matecná, quien presidió el Consejo de la UE en el segundo semestre de 2016, observó: “La brecha de género le cuesta caro a la sociedad en términos de producción agraria, de seguridad alimentaria y de crecimiento económico”.

A pesar de que las mujeres constituyen casi la mitad de los trabajadores rurales, son propietarias de menos de 20 por ciento de las tierras. Además, la población femenina representa 60 por ciento de las personas que sufren hambre de forma crónica, observó.

“Cuando inviertes en un hombre, inviertes en una persona. Cuando inviertes en una mujer, inviertes en una comunidad”, remarcó el presidente de IFAD, Kanayo F. Nwanze.

“Una y otra vez vemos que la igualdad de género abre las puertas para que comunidades enteras refuercen la seguridad alimentaria y nutricional y mejoren su bienestar social y económico”, observó.

“Empoderar a las mujeres es, por cierto, empoderar a la humanidad”, subrayó.

“Solo empoderando a las campesinas podremos destrabar la fuerza del sistema de alimentación global. Es fundamental brindarles apoyo para crear resiliencia, construir empresas más fuertes y promover la seguridad alimentaria a largo plazo”, observó Denise Brown, directora de emergencias del PMA.

Por su parte, la directora de programa de ONU Mujeres, María Noel Vaeza, subrayó: “Cerrar la brecha de género en la agricultura generará múltiples dividendos en materia de desarrollo, como la igualdad de género para las mujeres rurales, seguridad alimentaria y reducción de la pobreza, mejor gestión climática y sociedades más pacíficas”.

Traducido por Verónica Firme

Las turbulencias políticas y económicas que traerá 2017

parisagreementkhor-629x419-629x419

El Acuerdo de París, adoptado en diciembre de 2015 para combatir el cambio climático, sufrirá una prueba importante si Donald Trump cumple su promesa electoral y le retira el apoyo de Estados Unidos. Crédito: Diego Arguedas Ortiz / IPS.

Las turbulencias políticas y económicas que traerá 2017

Este es un artículo de opinión de Martin Khor, director ejecutivo del South Centre, una organización no gubernamental de países en desarrollo, con sede en Ginebra.

Por Martin Khor English version

PENANG, Malasia, 4 ene 2017 (IPS) – Este será un año como ningún otro. En todo el mundo habrá un choque atronador de políticas, economías y políticos. Con sus puntos de vista extremos y su estilo arrollador, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, podría trastornar, y revolucionar, su país y el planeta.

Trump pondrá a Rex Tillerson, director ejecutivo de la compañía petrolera Exxon, como secretario de Estado, a banqueros de inversión en cargos claves de finanzas, a escépticos del clima y antiecologistas en organismos ambientales y de energía, y a Steve Bannon, un magnate de los medios de comunicación de extrema derecha, como su estratega principal.

En 2017 se reforzará el proteccionismo de Estados Unidos, lo que es una mala noticia para los países en desarrollo cuyas economías crecieron gracias a las exportaciones y las inversiones internacionales.

Las relaciones entre Estados Unidos y China, las más importantes para la estabilidad internacional, podrían pasar de la coexistencia de las dos grandes potencias, con una cuidadosa combinación de competencia y cooperación, a la crisis absoluta.

Trump, mediante una llamada telefónica al presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, y con sus comentarios posteriores, señaló que podría retirar la consolidada adhesión de Washington a la política de “una sola China” y, en cambio, utilizar a Taiwán como herramienta para negociar las políticas económicas con Beijing. Para el gobierno chino esta actitud es una provocación extrema.

El presidente electo también designó como director del nuevo Consejo Nacional de Comercio a Peter Navarro, un economista conocido por sus libros que demonizan a China, incluido “Death by China: Confronting the Dragon” (Muerte por China: confrontando al dragón).

Trump parece decidido a hacer un giro de 180 grados en las políticas de comercio e inversión de Estados Unidos, empezando por abandonar el Acuerdo Transpacífico de Asociación para la Cooperación Económica (TPP, en inglés) y volver a negociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Otras medidas que se están considerando incluyen un arancel de 45 por ciento sobre los productos chinos, tasas e impuestos adicionales a las empresas estadounidenses instaladas en el extranjero, e incluso un arancel de 10 por ciento sobre todas las importaciones.

De esta manera, en 2017 se reforzará el proteccionismo de Estados Unidos, lo que es una mala noticia para los países en desarrollo cuyas economías crecieron gracias a las exportaciones y las inversiones internacionales.

Europa también tendrá sus propios problemas regionales este año. Seguirán las repercusiones del shock del Brexit – la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, decidida por un referéndum en 2016 – y varios países europeos tendrán elecciones generales en los que partidos nacionalistas y xenófobos desafiarán sus valores tradicionales.

A medida que las sociedades occidentales se encierren en sí mismas, los países en desarrollo deberán revisar sus estrategias de desarrollo y depender más de la demanda y las inversiones nacionales y regionales.

Con el deterioro de las relaciones económicas Norte-Sur, este también debería ser el momento para ampliar la cooperación Sur-Sur, estimulada tanto por la necesidad como por principios.

Este puede ser el año en que China – rica en recursos naturales, con su enorme iniciativa de expansión  “Cinturón y camino” y su inmensa capacidad de financiación – llene el vacío económico generado por el proteccionismo occidental.

Pero esto puede no ser suficiente para evitar un shock financiero en muchos países en desarrollo, que ahora comienzan a sufrir una salida de capitales hacia Estados Unidos, atraídos por la perspectiva de tasas de interés más altas y un mayor crecimiento económico.

Varias economías emergentes, que en conjunto recibieron cientos de miles de millones de dólares de dinero en los últimos años, ahora son vulnerables a la fase de contracción del ciclo de auge y caída de los flujos de capital. Algunos de estos países abrieron sus mercados de capitales a fondos extranjeros que ahora poseen grandes cantidades de bonos estatales en moneda nacional.

A medida que la situación cambie se prevé que los inversores extranjeros vendan y retiren una parte considerable de los bonos y acciones que compraron, y esta nueva vulnerabilidad se suma a la deuda externa tradicional contraída por los países en desarrollo en divisas.

Algunos países se verán afectados por una terrible combinación de salida de capitales, reducción de las ganancias de exportación, depreciación de la moneda y un aumento de la carga del servicio de la deuda causada por la suba de las tasas de interés en Estados Unidos.

Con la depreciación de la moneda local, las empresas de los países afectados tendrán que pagar más por el servicio de los préstamos contratados en divisas y la importación de maquinaria y piezas, mientras que los consumidores sufrirán un rápido aumento de los precios de las importaciones.

En lo positivo, la depreciación de la moneda hará que los exportadores sean más competitivos y tornará más atractivo al turismo, pero para muchos países eso no bastará para compensar los efectos negativos.

Así, 2017 no será amable con la economía, los negocios y los bolsillos de los ciudadanos de a pie. Podría incluso desencadenar una nueva crisis financiera mundial.

El año anterior terminó con bendiciones mixtas para los palestinos. Por un lado, ganaron una victoria significativa cuando el presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, permitió la adopción de una resolución del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas – que condena los asentamientos de Israel en los territorios palestinos ocupados – al no ejercer su facultad de veto.

La resolución alentará medidas internacionales contra la expansión de los asentamientos, que se han convertido en un gran obstáculo para las negociaciones de paz.

Artículos relacionados

Trump ya hace olas, aun antes de asumir

China cambia el escenario de la cooperación internacional

COLUMNA: Tratados de inversión en problemas

 

Por otro lado, el gobierno israelí, que reaccionó con planes para instalar más asentamientos, encontrará en Trump a un líder mucho más comprensivo. El próximo presidente estadounidense nombró a un defensor acérrimo de los intereses israelíes, que elogió la extensión de los asentamientos, como el nuevo embajador de Washington ante Israel.

Trump también indicó que anulará el acuerdo de energía nuclear con Irán, por lo que se avecinan tiempos aun más complicados para Medio Oriente en 2017.

Este nuevo año también será un punto de inflexión para los esfuerzos contra el cambio climático. Los avances logrados con dificultad en los últimos años encontrarán un obstáculo en Estados Unidos si el nuevo presidente desmantela las políticas y acciones iniciadas por Obama.

El Acuerdo de París, adoptado en diciembre de 2015 y que entró en vigor en un tiempo récord en octubre de 2016 como prueba de la preocupación internacional por el cambio climático, podría enfrentar una prueba importante e incluso un desafío existencial en 2017 si Trump cumple su promesa electoral y retira la adhesión de Estados Unidos.

Pero Trump y su equipo enfrentarán resistencia dentro del país, incluso de gobiernos estatales y municipios que tienen sus propios planes climáticos, y de otros países decididos a continuar la tarea, aun sin Estados Unidos.

De hecho, si 2017 ha de traer grandes cambios iniciados por la nueva administración en Washington, también generará muchas reacciones contrarias para llenar el vacío que dejará en el mundo la retirada de Estados Unidos o para contrarrestar sus nuevas medidas inquietantes.

Muchas personas en todo el mundo – políticos, autoridades y grupos de ciudadanos – ya se están preparando para generar respuestas y medidas.

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no representan necesariamente las de IPS – Inter Press Service, ni pueden atribuírsele.

 

Traducido por Álvaro Queiruga

La energía y el cansancio

bogota

Por Andrés Hoyos

Colombia padece cansancio. Aquí casi todo es difícil.

¿Moverse por la ciudad? Difícil. ¿Salir de ella para pasar unos días en el campo? Trancón a la salida y trancón a la entrada. ¿Arreglar el fisco y cobrar el IVA? Pagar impuestos es para los bobos. ¿Proponer algo fuera de lo común o convocar a otros para un propósito necesario y urgente? Mejor piénselo dos veces. ¿Pactar la paz tras más de medio siglo de guerra? Ni hablar porque eso equivale a abrirle las puertas del palacio presidencial a Timochenko.

¿Tenemos entonces que ser pesimistas? Al parecer eso tampoco se usa o tal vez suceda que, sin saberse bien de dónde sale, nos anima una energía inusitada que sobrepuja el cansancio. Salimos de la ciudad a pesar de los trancones, proponemos ideas locas a pesar de las risas y nos lanzamos a la piscina vacía con tal de probar su vigencia y, obvio, nos gastamos seis años negociando una paz desde siempre huidiza y al final la firmamos en medio de la alharaca farisea de los uribismos. ¿La constancia vence lo que la dicha no alcanza? Ojalá.

Habría que agregar a la dualidad entre cansancio y energía otro factor: la suerte. Los países, como las personas, tienen buena, mala, pésima o regular suerte. De tarde en tarde la tendencia cambia. Debo decir que los colombianos llevamos cuatro décadas de mala suerte, por lo menos desde que el sistema político anquilosado y agotado que resultó del Frente Nacional fue atropellado por la avalancha del narcotráfico. Calculaba por estos días Planeación Nacional que las utilidades del narco llegaron al 5,3 % del PIB en 1985 y al 5,7 % en 1987. Son cantidades descomunales de dinero. Canalizadas por cualquier agente económico, incluso por el Estado, serían en extremo difíciles de asimilar con provecho, pero si caen en manos criminales pueden llevarse de calle a un país, como casi se llevan a Colombia. Y, sí, el narcotráfico lo trajo la mala suerte, combinación de dos factores: una geografía ideal para este comercio ilegal y una pérfida guerra contra las drogas emprendida por la mayor potencia del mundo a causa de una turbia colección de prejuicios colectivos.

El cambio, a fuer de volverse regresivo y difícil, sembró entre la gente una actitud conservadora que en Colombia tiene poco sentido. Churchill era conservador porque veía en la vieja Inglaterra muchas cosas dignas de conservar, pero ¿qué es lo que queremos conservar los colombianos? Sí, hay pueblos, barrios y hasta ciudades bellas, hay una naturaleza exuberante que los conservadurismos políticos desprecian y hay unas numerosas tradiciones institucionales que, pese a lo maltrechas, son dignas de preservación. Sin embargo, Colombia no será un país dinámico y próspero si no se vuelca a favor del cambio. No tenemos más remedio que cambiar tradiciones deletéreas, como la violencia, el latifundismo, el clasismo, el machismo, el racismo, la intolerancia religiosa, el menosprecio por la educación y el complejo general de inferioridad de cara al mundo, so pena de quedar paralizados.

Me estrujo un poco el cerebro y concluyo que el mito de Sísifo no aplica en Colombia. ¿Por qué? Porque durante años la piedra no volvía al mismo lugar sino que retrocedía más. Últimamente la piedra sí rueda de regreso, pero cada vez descansa un poco más lejos del abismo. ¿Nos ayudará también la suerte? Yo tampoco tengo ni la menor idea.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

 

Otra guerra imposible

drogas

 

Por Andrés Hoyos

Yo pensé que a Juan Manuel Santos no le quedaba gasolina para intentar un viraje en la guerra contra las drogas y estoy feliz de haberme equivocado.

En esta materia la participación de un presidente en ejercicio es insustituible. Hace décadas que personas de muy diversa procedencia defendemos la necesidad de reducir el daño producido por las drogas –en realidad el grueso lo produce el narcotráfico, no las sustancias en sí– tratándolas como un problema de salud pública y de proceder a la legalización progresiva de todas las sustancias prohibidas, bajo un régimen de suministro controlado para adultos que, además, imponga a la venta altos gravámenes que ayuden a financiar la acción restaurativa del Estado. Pero una cosa es la opinión de una minoría creciente que, por ejemplo, ya es mayoría en Estados Unidos para la marihuana, y otra muy distinta que un jefe de Estado pida un viraje (varios lo han pedido cuando salen del gobierno). El presidente representa a la sociedad y por lo mismo su mensaje tiene gran calado. Tanto es así, que el prohibicionismo acaba de entrar al debate electoral colombiano de cara a las presidenciales de 2018.

Es paja que la guerra contra las drogas se haya emprendido para defender la salud de la gente. Siempre se basó en prejuicios raciales, como lo reconoce aquí (bit.ly/2hmz6jW) John Ehrlichman, alto asesor de Nixon en los tiempos en que se declaró la fatídica guerra, y en mitos, el más persistente de los cuales consiste en temer que la permisividad conduzca a epidemias de abuso. Los propios americanos, fuente ideológica del prohibicionismo, se han encargado de demoler este mito. La nicotina no solo es una droga muy peligrosa, sino que hay pocas más adictivas. No es ilegal porque ni al más Trump se le ocurriría meter a cárcel a millones de fumadores. Pues bien, en 1965 el 43 % de los adultos en Estados Unidos fumaba; para 2014 la cifra se había reducido al 16,8 %, un poco más de la tercera parte. Aunque los fumadores todavía son muchos, fumar ya no es cool y la reducción del consumo del tabaco justamente en USA demuestra que no es necesario prohibir una droga peligrosa para desestimular su uso.

Nada impide replicar el enfoque del tabaco con las demás drogas, una vez legalizadas. Esto tumba el argumento de que quizá esté bien legalizar la marihuana, pero no las demás. Todas pueden hacer parte de un esquema razonable, considerando sobre todo que la alternativa ha producido 186 mil muertos en una década en México, atribuibles a la prohibición, mientras que el conflicto colombiano, incomprensible sin el dinero del narco, trajo 220 mil muertos, además de todo lo demás.

En últimas la guerra contra las drogas que defiende la derecha colombiana e internacional es una forma de abyección. ¿No nos queda más remedio que ser abyectos? ¿Estamos condenados a matarnos para satisfacer los prejuicios del míster?

Hagamos, por lo menos, lo que hizo California, un estado con 39 millones de habitantes y cinco y media veces el PIB de Colombia: legalizar la marihuana. Después se verá que, más que posible, es deseable proceder con el resto de la farmacopea. Un principio liberal dice que, para evitar causar sufrimiento inútil, el Estado no se debe meter con la vida privada de la gente, sino a lo sumo con las posibles consecuencias públicas de los abusos que ocurran en ella.

Es hora de ganar la guerra imposible contra las drogas, abandonándola.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

Entrega del Nobel de la Paz a Juan Manuel Santos

 

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

 


Millones de personas dependen de frijoles resistentes al clima
Ida Karlsson
Una organización internacional dedicada a mejorar la alimentación trabaja a contrarreloj para preservar la diversidad biológica en un banco de semillas del campo colombiano, donde guarda la mayor variedad de frijoles y de mandioca del mundo, así como otras especies que podrían evitar graves … MORE > >

Deterioro institucional contamina al Supremo Tribunal en Brasil
Mario Osava
Llamado a dirimir cuestiones cruciales en la crisis política, el Supremo Tribunal Federal (STF) se dejó contagiar por el deterioro institucional cada día más visible en Brasil y se convirtió en otro factor de incertidumbres. Su último fallo, emitido el miércoles 7 por mayoría de seis de sus 11 … MORE > >

El desarrollismo y la conservación chocan en las aguas marinas
Emilio Godoy
“No tenemos acceso a las áreas marinas, porque la mayor parte son zonas protegidas o están en manos privadas. Los pueblos indígenas hemos ido perdiendo acceso a los territorios, en la medida en que esa decisión se volvió privilegio del Estado”, denunció el costarricense Donald Rojas. La queja … MORE > >

Violencia contra las mujeres difícil de combatir en India
Neeta Lal
La policía de Nueva Delhi lanzó una iniciativa única para frenar el espiral de violencia contra las mujeres en esta ciudad, conocida como la “capital de la violación”: un escuadrón de ciudadanos, que asisten en la prevención y la detección de delitos y contribuyen a mantener el orden. El grupo, … MORE > >

El papel de las legumbres en la recuperación de los suelos
Lyndal Rowlands
Los suelos sanos no solo hacen que los alimentos sean más nutritivos, también ayudan a mantener el carbono fuera de la atmósfera al almacenarlo bajo tierra. Sin embargo, en todo el mundo se han degradado más de 500 millones de hectáreas de suelos, lo que causó la pérdida de nutrientes … MORE > >

Con ley sobre tortura Chile paga lacerante deuda de DDHH
Orlando Milesi
Luego de 26 años de gobiernos democráticos, finalmente Chile cuenta con una ley de estándares internacionales, que tipifica la tortura como delito, pero que aún no es suficiente para alcanzar el anhelado “nunca más” a juicio de especialistas en derechos humanos. La presidenta Michelle Bachelet, … MORE > >

El derecho al desarrollo no deja a nadie atrás
Rose Delaney
La celebración del Día de los Derechos Humanos este 10 de diciembre es una buena oportunidad para reflexionar sobre las raíces del proceso de desarrollo global como plataforma para seguir adelante. El 4 de diciembre de 1986, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) … MORE > >

Trump ya hace olas, aun antes de asumir
Martin Khor
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y las políticas que prometió durante su campaña ya están repercutiendo en las finanzas internacionales, el comercio y el cambio climático, incluso antes de asumir el cargo. Si su elección puede describirse como un terremoto, entonces las … MORE > >

Cuba mira al futuro tras cerrar el duelo por Fidel Castro
Ivet González
El ruido de televisiones encendidas, pregones de vendedores y las conversaciones en alta voz, regresaron a los barrios y pueblos de Cuba tras nueve días de duelo oficial por la muerte de Fidel Castro, que hicieron reflotar viejos interrogantes sobre el futuro entre la población. Con el … MORE > >

ONG reclaman medidas de la Asamblea General en Alepo
Tharanga Yakupitiyage
Cientos de organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo se unieron para reclamar a los estados miembro de la ONU que intervengan y exijan el fin de los ataques contra la asediada ciudad de Alepo, en Siria. Una coalición de 223 organizaciones de 45 países, integrada por Human Rights Watch … MORE > >

Mirando a los ojos de refugiados centroamericanos, en tiempos de odio y miedo
Madeleine Penman
Hace 10 años, llegué a México por primera vez. Con una pesada mochila sujeta a la cintura, crucé a pie el largo puente de cemento que separa México de Guatemala. Cando crucé la frontera, un hombre con la camisa desabrochada hasta el vientre y el sudor cayéndole por el pecho miró mi pasaporte … MORE > >

ONU “profundamente arrepentida” por el brote de cólera en Haití
Tharanga Yakupitiyage
Por primera vez, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) emitió una disculpa formal por el papel que desempeñó en el brote de cólera que sufrió Haití en 2012, y anunció nuevas medidas para ayudar a afrontar la crisis de salud pública que se generó. El secretario general de la ONU, Ban … MORE > >

La ola goda

ola

Andrés Hoyos

Sería ingenuo pensar que la ola goda que se ha levantado en medio mundo va a disiparse así porque sí. No, va a causar destrozos, cambios y sufrimiento. Pero mucho menos debe pensarse que será eterna.

Es en Europa donde menos optimista se puede ser. Allí la izquierda moderada fue incapaz de reformar el Estado de bienestar y tampoco supo aclimatar la tolerancia entre los inmigrantes musulmanes más recientes y las viejas religiones occidentales, mal que bien en paz unas con otras. El mestizaje no avanzó al ritmo esperado, la economía se estancó y una notable marginalidad social se fue acumulando en la periferia de las grandes ciudades. Todo ello es caldo de cultivo para un avance sustancial de la derecha. No más este domingo, Mateo Renzi perdió el referendo constitucional, envalentonando a la derecha italiana. Y en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas de mayo, los favoritos claros son François Fillon, discípulo de Margaret Thatcher, es decir amigo de recetas drásticas, pero todavía parte del viejo establecimiento, y Marine Le Pen, una mujer hábil y extremista, amiga del Frexit, con el cual la Unión Europea podría hundirse. Aunque todavía no son tan fuertes como el Frente Nacional de los Le Pen, en casi todos los países europeos hay movimientos semejantes. También hay populismos de izquierda, tipo Podemos, que a estas alturas lucen mucho más débiles que sus contrapartes de derecha.

Pese a que ganó las elecciones y es presidente electo, Donald Trump la tiene más difícil. Sobra decir que, como adalid de la posverdad, el señor del peluquín se está patraseando en buena parte de lo prometido durante la campaña. Él sabe que su programa, de llevarse a cabo, causaría un cataclismo económico mundial. Simplificando, hay tres corrientes en su campo, a las que Trump, con fruición cruel, ha puesto a darse cachuchazos: los fieles de vieja data, partidarios del populismo nacionalista crudo y del supremacismo blanco, los militantes tradicionales del Partido Republicano, inclinados hacia el conservadurismo fiscal y social, incluyendo al ala radical del Tea Party, y los plutócratas, tan criticados por el candidato durante la campaña como nombrados ahora por él en puestos claves. No va a ser fácil formar un gobierno funcional con gente tan dispar. La otra incógnita es la fuerza y determinación de quienes se le oponen, más que todo desde las toldas liberales y de izquierda. Tendremos una primera idea del panorama según la cantidad de gente que salga a aguarle la fiesta al presidente en el día de su inauguración. Si son 10.000 personas, Trump se ríe; si son 100.000 o más, el dulce se le pone a mordiscos. En todo caso, bastará con una crisis económica seria para averiar el milagro de la posverdad y revivir a los demócratas.

La perspectiva más preocupante es que, ante el debilitamiento de Trump, a sus estrategas se les ocurra inventarse una guerra. Claro, tendría que ser notoria, pues nada se gana batiéndose con Yemen. El país más a mano sería Irán. Piensa uno, sin embargo, que Irán es una presa demasiado grande incluso para Estados Unidos.

En cuanto a Colombia, el Acuerdo de Paz fue ratificado por el Congreso y se va a implementar, hagan Uribe y sus áulicos las pataletas que hagan. Ello significa que la pugna se traslada a las elecciones de 2018. Ojalá una buena gestión demuestre entonces que no estábamos equivocados quienes apoyamos el proceso desde el comienzo.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

democraciasiempre

Just another WordPress.com site

Mesopotamia

Este sitio WordPress.com es la caña

ladireccioneticaenlaadmpublica

LA ÉTICA EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA MUNICIPAL

Entre letras y números

Porque lo escrito, escrito está entre letras y números

Blogs Of The Day

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: