Buscar

Democracia siglo XXI

El laberinto de la verdad

Laberinto

Por Andrés Hoyos

La proliferación de las redes sociales y, en general, la progresiva conexión digital del mundo han traído enormes beneficios, pero también tienen un bemol severo: en medio de tanto ruido se ha vuelto a veces muy difícil orientarse en el laberinto de la verdad.

La masiva incursión de la gente del común en el debate público, sumada a la hábil manipulación de ciertos poderes o individuos carismáticos e influyentes, han hecho posible que se hundan hitos básicos, verdades fundamentales, y que nos pongamos a discutir río abajo sobre lo aleatorio.

Tomemos un caso emblemático: Arabia Saudita. Son verdades incuestionables que la influencia de este reino en la escena internacional depende únicamente de su gigantesca chequera y que su retrógrada monarquía es una enemiga jurada de la democracia y antítesis de cualquier noción liberal de la vida social. Dos verdades adicionales están demostradas: los sauditas, por vasos comunicantes diversos, financian el terrorismo internacional y, peor aún, financian y exportan la muy extrema ideología wahabita (sunita), de la cual brotan como hongos después de la lluvia movimientos fanáticos de todo tipo. Irán, por su parte, no es pera en dulce y también propugna un islamismo chiita enemigo de la democracia y financia, sobre todo, movimientos terroristas regionales, en particular el Hezbolá de origen palestino. Comparando ambos fenómenos, una persona sensata pensaría que Arabia Saudita es el mal mayor, pero la manipulación ha logrado que millones en Occidente piensen que este es un régimen inocuo y que el único malo del paseo es Irán. Partiendo de semejante inversión de valores, resulta imposible actuar en forma correcta.

A medio mundo de distancia está Colombia. Aquí es posible formular otras verdades incuestionables. A saber: que llevábamos 52 años de un conflicto armado el cual apenas al final se inclinó del lado del Estado, que un posible triunfo militar definitivo, en caso de ser posible, hubiera implicado miles de muertos adicionales y que, dada la (estúpida) guerra contra las drogas, los grupos ilegales tenían garantizada una abundante financiación que les permitía una gran potencia bélica y de corrupción. Yo sumaría a estas verdades otra que me parece como un pino: el así llamado castrochavismo ha perdido el prestigio que alguna vez tuvo y a estas alturas es casi imposible venderlo a un electorado de la región, así este se considere fácil de manipular.

Claro, partiendo de las verdades atrás enunciadas son posibles diversos caminos, pero ignorarlas del totazo conduce con seguridad a uno equivocado. Pues bien, basta con darse un paseo por las redes sociales locales para percatarse de que muchísima gente cree que lo cierto es falso y lo falso cierto. De nuevo, partiendo de semejante inversión de valores, resulta imposible actuar en forma correcta.

Alguna vez Álvaro Gómez dijo que era necesario hacer un acuerdo sobre lo fundamental. Este concepto sirve, siempre y cuando convengamos qué es fundamental y qué no. Fundamentales, digo yo, son las verdades atrás enunciadas, así como algunas más que no caben aquí. Otro cantar es que haya fuerzas políticas, muy en particular la liderada por Álvaro Uribe —aunque la (nueva) Farc y la extrema izquierda también califican—, a las que no les conviene que los colombianos nos pongamos de acuerdo sobre lo fundamental. Por eso andamos tan pesimistas y desorientados en nuestro propio laberinto de la verdad.

andreshoyos@elmalpensante.com  @andrewholes

Anuncios

Tarea para mediocres

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario el Universal (Miércoles 22 de noviembre 2017)
mediocres 3

www.eluniversal.com/noticias/opinion/tarea-para-mediocres_678387

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

 IPS
Inversión extranjera se abre paso en Cuba… pese a todo
Patricia Grogg

“Quizás muchos pensábamos que este proyecto era un sueño seis años atrás, pero ya no. La geografía ha cambiado completamente, por todo lo que se ha construido y las inversiones que se han aceptado”, dice Nathaly Suárez, directora de Administración de Obras en la Zona Especial de Desarrollo Mariel … MORE > >

Elefantes blancos acentúan los desafíos urbanos de Brasilia
Mario Osava

Dos elefantes blancos, un enorme estadio de fútbol casi sin seguidores y un complejo sin uso de 16 edificios construidos para ser la nueva sede del gobierno distrital, destacan los desafíos de Brasilia como metrópoli, más allá de su rol como capital de Brasil. El Centro Administrativo donde se … MORE > >

Algunos avances y muchos obstáculos en el Día de Género en la COP23
Stella Paul

“Hace cinco años, cuando comenzamos a hablar de incluir cuestiones de género en las negociaciones climáticas, las delegaciones nos preguntaban: ‘¿por qué?’. Ahora preguntan: ‘¿cómo lo incluimos?’ Ese es el avance que hemos visto desde Doha”, resumió Kalyani Raj. En 2009 se creó que el grupo de … MORE > >

Represas en el Mekong, un desastre en ciernes
Pascal Laureyn

En Laos, la selva frondosa está viva, pero en el río Mekong, un muro gigante de concreto se eleva lentamente por encima de los árboles. La represa de Don Sahong es un fuerte símbolo, no solo del hambre de energía de Asia, sino también de lo que sus detractores temen que sea un desastre en … MORE > >

Lo que es bueno para General Motors…
Joaquín Roy

La carta de 400 millonarios de Estados Unidos al Congreso legislativo recomendando el rechazo de la medida del presidente Donald Trump para recortar drásticamente la carga fiscal de los más ricos es la gota que ya está colmando el vaso de la paciencia generalizada. Cada día que pasa, los … MORE > >

Grupos evangélicos acosan a mujeres periodistas en Perú
Mariela Jara

“Las amenazas llegaron a través de mensajes directos a mi Facebook personal, eran ataques homofóbicos, misóginos, machistas, racistas”, resumió a IPS la periodista Graciela Tiburcio, del portal digital Wayka, que surgió en Perú hace cuatro años, como un medio comunitario independiente sin fines de … MORE > >

Desarrollo económico no choca contra acción climática
Friday Phiri

El desarrollo económico y la mitigación y adaptación al cambio climático no son uno o el otro, deben ir juntos, subrayó John Holdren, profesor de política ambiental en la Facultad John F Kennedy de Gobierno, de la estadounidense Universidad de Harvard. “Los ‘divagadores’ son los más peligrosos … MORE > >

El carbón sigue extendiendo su contaminación por América Latina
Emilio Godoy

A pesar de la presión global para disminuir la minería del carbón y la quema del mineral para generar electricidad, varios países de América Latina y el Caribe mantienen en la actualidad proyectos para ampliar esa contaminante fuente energética. Tales planes contradicen las metas climáticas … MORE > >

Naciones sin nacionalidad, una cruda realidad solapada
Baher Kamal

Hay millones de personas en el mundo privadas del derecho a una identidad y sin nacionalidad. No se conoce el número exacto, por razones obvias, pero lo cierto es que su único pecado es pertenecer a una minoría étnica, religiosa o lingüística en un país en el que viven desde hace … MORE > >

No faltan conocimientos, sino acciones contra el cambio climático
Busani Bafana

Los científicos señalan que a pesar de tener suficientes conocimientos sobre el cambio climático, la humanidad no logra revertir el recalentamiento global, y la ventana de oportunidades se cierra rápidamente. Cuanto antes las autoridades escuchen a la ciencia, más rápido podrán reducir las … MORE > >

Lo que es bueno para General Motors…

millonarios

Por Joaquín Roy

MIAMI, 15 nov 2017 (IPS) – La carta de 400 millonarios de Estados Unidos al Congreso legislativo recomendando el rechazo de la medida del presidente Donald Trump para recortar drásticamente la carga fiscal de los más ricos es la gota que ya está colmando el vaso de la paciencia generalizada.

Cada día que pasa, los sufridos ciudadanos de la todavía mayor potencia de la galaxia perciben estupefactos cómo desde la Casa Blanca se transpira un clima trufado de mentira, arrogancia, y arbitrariedad. Pero lo que sería reflejo de una política más propia de dictaduras de baja calidad, es en realidad una muestra de una profunda ignorancia de la economía.

Creer que la rebaja drástica de los impuestos a los más pudientes beneficiaría a las capas sociales más inferiores no se sostiene por ninguna teoría del crecimiento, además de constituir una clara figura delictiva de injusticia social.

Los 400 firmantes de la carta de rechazo de la propina de Trump, liderados nada menos que por George Soros, temen pasar a la historia no solamente como los sepultureros enmudecidos de un capítulo concreto de esa historia del país, sino también como coautores de un suicidio económico-político.

Recuerda como una gota de agua a otra a la fallida política de Ronald Reagan (1981-1989), que se conoció como economía en “cascada descendente”. Según esa lógica, el enriquecimiento de las capas superiores beneficiaría a los más desposeídos, según una curiosa ley de la gravedad financiera.

Nada tiene de extrañar esta idea peculiar de Trump, ya que desde el comienzo de su mandato, en enero, su nombramiento ha cosechado una antología de fracasos legislativos (inmigración construcción del muro, plan de salud), mientras ha mostrado una peculiar cualidad como administrador en rodearse de una serie de militares jubilados para los puestos de seguridad nacional.

Pero es en el resto de la administración donde ha demostrado una obsesión diabólica en el nombramiento de ejecutivos o dueños de grandes empresas y los ha catapultado a la cima del poder político.

La dimisión de una docena larga de estos neófitos en el arte de gobernar quedará en los anales de la República para el exhaustivo análisis histórico. Nunca antes en el devenir de este admirable país tan pocos han hecho tanto daño en tan poco tiempo, para parafrasear al británico Winston Churchill.

Los 400 firmantes de la carta de rechazo de la propina de Trump, liderados nada menos que por George Soros, temen pasar a la historia no solamente como los sepultureros enmudecidos de un capítulo concreto de esa historia del país, sino también como coautores de un suicidio económico-político.

No quieren ser identificados como los que se han cobijado bajo el manto del poder, como en su momento tuvo que hacerlo Charles Wilson, jefe ejecutivo de la General Motors, al ser propuesto por Dwight Eisenhower (1953-1961) como secretario de Defensa.

En la audiencia senatorial a la que consuetudinariamente deben someterse los nombramientos del gabinete presidencial, se le preguntó a Wilson si no se enfrentaría a un conflicto de intereses al tener que tomar decisiones contrarias a los intereses de su anterior empresa.

Contestó imperturbable que no veía contradicción alguna, ya que lo “es bueno para General Motors es bueno para América (Estados Unidos)”. Dicen los estudiosos rigurosos que en realidad su afirmación fue al revés: en lugar la lapidaria admiración por el capitalismo, aludió a que lo que era bueno para Estados Unidos debía ser bueno para la economía privada.

En la legión de los nombramientos de dueños y altos cargos de empresas para el gabinete de Trump, parece ser que la respuesta sería que “lo que es bueno para General Motors es bueno para… General Motors”. Punto.

Obsérvese que las voces que aparentemente están aquejadas de complejo de culpa son al mismo tiempo practicantes de un deporte importantísimo del sistema socioeconómico de Estados Unidos. Nada sería de extrañar que numerosos firmantes tengan un récord impresionante de altruismo y compitan entre ellos en los listados del campeonato de la filantropía.

Unas leyes imaginativas han permitido el éxito de lo que en otras latitudes es insignificante, limitado o casi clandestino, ya que numerosos sistemas fiscales de América Latina y Europa no favorecen las ventajas de las donaciones, dejándolas a la merced de la simple caridad.

En Estados Unidos, esta práctica tiene suculentas ventajas, además de regalar al donante con una aureola de civilidad y honorabilidad difícil de conseguir de otra forma.

El sistema no solamente está reservado a los más pudientes, sino que también está abierto a los ciudadanos de a pie, quienes por unos procedimientos simples y llanas declaraciones pueden beneficiarse de desgravaciones.

Algunos de los que nos dedicamos a la enseñanza lo comprobamos a diario, sobre todo en los centros privados que dependen de la satisfacción de las tasas de matrícula y las donaciones.

 

Joaquín Roy es catedrático Jean Monnet y director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami. jroy@miami.edu 

SELA y MERCOSUR unidos por la integración productiva para Pymes

sela

Fomentar la articulación productiva de los emprendimientos hacia niveles superiores de las cadenas de valor en la región es un tema de la mayor importancia para el SELA.

La Secretaría Permanente del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA), conjuntamente con la Secretaría del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), realizará la “Reunión Regional sobre Integración Productiva y Alianzas Estratégicas”, en Montevideo, Uruguay, durante los días 16 y 17 de noviembre de 2017.

El encuentro regional tiene como objetivo identificar y divulgar estrategias óptimas que permitan dinamizar la promoción comercial de las pequeñas y medianas empresas. Asimismo, busca concertar actores, tanto en el sector público como en el privado, para establecer alianzas que impulsen la inserción de las pymes en nuevos mercados.

 

Fomentar la articulación productiva de los emprendimientos hacia niveles superiores de las cadenas de valor en la región es un tema de la mayor importancia para el SELA. A través de este tipo de actividades, el organismo aspira que las diferentes oficinas de representación comercial logren difundir detalles sobre sus productos y servicios, especialmente estructurados para identificar los sectores de mayor cooperación, así como localizar información actualizada sobre las oportunidades de negocio y los marcos legales que condicionan los flujos comerciales.

En este evento se darán cita representantes de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI); la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID); la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL); el Centro para la promoción de la Micro y Pequeña Empresa en Centroamérica (CENPROMYPE) adscrita a la Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

También contará con la asistencia de la entidad encargada de promover el Turismo, la Inversión Extranjera en Colombia (PROCOLOMBIA); el Fideicomiso del Gobierno de México que promueve el comercio y la inversión internacional (PROMÉXICO); la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PROMPERÚ); La Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), y (URUGUAYXXI) Instituto de Promoción de Inversiones y Exportaciones de ese país. Así como delegados de los Estados miembros del SELA y de los distintos grupos de trabajo del MERCOSUR.

 

 

 

Un liberal auténtico

Humberto De La Calle

 

Por Andrés Hoyos

Este domingo podría cristalizar un evento raro: que un liberal auténtico, Humberto de la Calle, sea elegido representante para las elecciones presidenciales por el partido que en las últimas décadas ha desdorado ese apelativo. Claro, quienes deseen ese desenlace deben salir a votar por él en la consulta liberal.

El viejo liberalismo, la fuerza política dominante en el siglo XX colombiano, a lo largo de los años cometió muchos errores y omitió muchas iniciativas que hoy nos tendrían mejor, pero pocos esperaban que cayera tan bajo como cayó. Asesinado Luis Carlos Galán en 1989, sus enemigos se apoderaron del partido y lo arrastraron por el lodo. Muy en particular se organizó entonces el samperismo, dedicado primero a elegir a Ernesto Samper presidente en 1994 y después a defenderlo de lo que no tenía defensa: haber vendido su alma al Cartel de Cali. Juan Fernando Cristo, escudero de Samper, fue un protagonista central en las jornadas del proceso 8.000 y hoy mantiene con el expresidente una relación muy cercana. Que tenga o no futuro el liberalismo colombiano como partido dependerá en buena parte de que sea capaz de jubilar para siempre esta tendencia ignominiosa.

De la Calle cometió en esa época el peor error de su vida al renunciar a la Vicepresidencia y permitirle a Samper proseguir con su turbio festín burocrático. Supone uno que, cometido el error, nuestro hombre aceptó la derrota y se dedicó a sacar adelante un bufete de abogados que llegó a ser uno de los más exitosos del país sin, por lo demás, encargarse de los muchos casos problemáticos que nuestra narcotización fue engendrando como maleza.

Estando ya retirado de la política, algún día de 2012 Humberto recibió una llamada de Juan Manuel Santos. El presidente quería encargarlo de liderar la negociación que se iniciaba con las Farc. Este grupo guerrillero seguía siendo poderoso, si bien había recibido una seguidilla de golpes militares que por fin los convenció de que nunca se tomarían el poder por las armas. El equipo que se armó, a diferencia de los muchos endebles que Santos ha armado después, era muy sólido e incluía a Sergio Jaramillo, el principal teórico del conflicto en Colombia, cuyos escritos muchos leíamos cuando era director de la Fundación Ideas para la Paz (FIP).

Fue durante la difícil negociación con las Farc cuando Humberto de la Calle sacó a relucir la autenticidad de su liberalismo. No, no llegó al acuerdo perfecto, sobre todo porque la contraparte se contorsionaba dadas las pocas ganas que tenían de poner fin a toda una vida de lucha armada, pero sí se mantuvo firme en los principios. Recibió con estoicismo la andanada de mentiras e insinuaciones rastreras que soltaban los furibismos y laureanismos, tan vivos todavía en Colombia. No se salió de sus casillas. Dio un resultado razonable. Luego, cuando el No ganó en el referendo, volvió a la mesa y modificó lo pactado a ver si así satisfacía a los insaciables.

Yo tampoco sé si Humberto de la Calle llegue a ser presidente de este país. La tiene cuesta arriba. Lo que sí sé es que debe ganar la consulta del domingo y que votaré por él sin dudarlo un instante. Mientras más votos saque y más lejos quede Cristo, mejor para la causa liberal colombiana, tan vapuleada en las últimas décadas.

P.S.: Aprovecho para felicitar aquí a los miembros del equipo malpensante por los tres premios Simón Bolívar que obtuvieron la semana pasada.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

El lado bueno

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 15 de noviembre 2017)

positivo

www.eluniversal.com/noticias/opinion/lado-bueno_677535 

Libros: La construcción social del poder local

PODER-LOCAL-Y-PARTICIPACION-DEMOCRATICA-i1n601316

La construcción social del poder local. Actores sociales y posibilidades de generación de opciones de futuro

 

Socorro Arzaluz*

 

Rolando Sánchez Serrano, México, El Colegio de México, 2005, 334 pp.

  * Investigadora de El Colegio de la Frontera Norte en Monterrey. Dirección electrónica: sarzaluz@hotrnail.com.

 

En los últimos años, las investigaciones sobre los gobiernos locales y sus particularidades han ocupado la atención de los académicos en México. De esta manera, se han abordado temas como la hacienda pública, las innovaciones en materia administrativa, la presencia de las mujeres en los municipios y la participación ciudadana en espacios rurales y urbanos.

Pero en nuestro país, poco se ha escrito de experiencias de gobiernos locales de otros países, ya que nos hemos centrado en analizar nuestro heterogéneo mundo municipal, sin mirar mucho hacia fuera.

No obstante, el rescate de lo local va más allá de nuestras fronteras y observamos cómo, en otros contextos, los gobiernos locales merecen la atención de los analistas dada la peculiar relación que se establece en sus territorios entre los ciudadanos y sus gobernantes.

Intentando cubrir esta ausencia, el libro La construcción social del poder local nos muestra la forma cómo se construye este poder en un país alejado varios miles de kilómetros del nuestro, Es el caso de Bolivia, nación que en estos momentos acapara la atención mundial por la reciente elección de un presidente indígena.

Resultado de una tesis doctoral de sociología en El Colegio de México, La construcción social del poder localreflexiona sobre cómo, en dos escenarios diferentes, las fuerzas locales actúan de distintas maneras y generan formas organizativas diversas, lo que finalmente repercute en las acciones que el gobierno local establece con sus habitantes.

El resultado de un escrupuloso trabajo de investigación, que tuvo como base el análisis cualitativo y utilizó como técnica principal la entrevista, queda plasmado en las más de 300 páginas que conforman este texto, compuesto de siete capítulos.

El autor parte de la explicación de la importancia que reviste actualmente el tema de lo local en toda América Latina, esto como resultado de las políticas des-centralizadoras que avanzaron en la región en las últimas décadas. En Bolivia, esto generó como respuesta la implementación de una Ley de participación popular en 1994, la cual tuvo un gran efecto en la reconfiguración municipal de este país. En esta ley se establecen, entre otras cosas, que el gobierno central debe transferir a los locales el manejo de los servicios de salud, educación, deporte, caminos vecinales y dotación de microrriego. Instaura también la conformación de algunas formas de participación ciudadana institucionalizada, como los comités de vigilancia (CV).

Con este marco, el trabajo pretende cumplir los siguientes objetivos: a) mostrar los motivos y las formas de movilización de las organizaciones vecinales y comunales en torno a la cuestión municipal; b) estudiar las formas de participación ciudadana en la definición de las políticas municipales; e) analizar los mecanismos de presión que adoptan las organizaciones para lograr sus objetivos; y d) indagar las expectativas de las autoridades municipales y de los ciudadanos en función del desarrollo local y la cuestión municipal.

El trabajo también parte de las siguientes interrogantes: ¿por qué los actores políticos y sociales han empezado a redefinir sus estrategias de acción y objetivos en términos de una relectura sociopolítica del nuevo contexto municipal? y, concretamente, ¿cuáles son las formas de participación de las organizaciones comunales y vecinales en la toma de las decisiones en el ámbito local?; además, ¿qué tipo de cambios se van dando en la participación política de la gente, en la búsqueda de satisfacer sus necesidades?, ¿qué mecanismos de presión social han adoptado las organizaciones para lograr sus objetivos? y ¿cuáles son las principales expectativas de los actores políticos y sociales en el intento por imaginar algunas opciones de desarrollo local?

Como se observa, las preguntas planeadas para esta investigación son aplicables en otros contextos, incluyendo el nuestro, ya que se trata de temas universales que se pueden observar con detalle cuando afectan el plano local. El estudio se hizo en dos municipios bolivianos, Yiacha y Pucarani, ubicados en el departamento de La Paz, de este país sudamericano.

El primer capítulo del libro plantea cuestiones conceptuales para ubicar el marco en el que se desarrollará el resto del trabajo. Aquí discute conceptos como descentralización, gestión pública, participación ciudadana, poder local y capital social.

El segundo capítulo es clave y a la vez constituye una lección de historia para todos los que ignoramos los detalles en la conformación de Bolivia. La lectura de este apartado nos hace entender la situación actual, el mundo de lo indígena y las causas de las convulsiones sociales de los últimos años, las cuales han desencadenado revueltas que no alcanzamos a entender en nuestro contexto mexicano. Con su lectura comprendemos el porqué de la euforia popular con la elección de Evo Morales y el significado histórico que tiene este suceso. Si bien este capítulo es sólo contextual en este libro, a los lectores externos nos deja una gran enseñanza de lo que es Bolivia actualmente.

Los capítulos tercero, cuarto y quinto comparan los dos casos analizados y muestran las diferencias en la resolución de los conflictos locales en diferentes ámbitos: desde la disputa por ganar recursos para realizar obra pública hasta las diferentes formas de organización y participación ciudadanas en los dos municipios. En estos capítulos se observa que en el ámbito urbano se han presentado mayores conflictos, mientras que en el municipio con características rurales, las formas de participación fueron más amplias e incluyentes.

Las consideraciones que se presentan en estos capítulos son el resultado del trabajo de campo, que incluyó más de 30 entrevistas dirigidas, y de la consulta de material documental así como de diarios y archivos locales. Estos apartados son producto también del procesamiento de la información que se obtuvo siguiendo una metodología rigurosa que se detalla en el epílogo.

Los dos últimos capítulos -“La reconstrucción social del poder local” y “Las posibilidades de constitución de sujetos sociales” – son concluyentes y utilizan el método comparativo para detallar las diferencias entre los dos casos de municipios analizados.

En el primero de estos apartados, se abordan aspectos como los actores sociales y políticos involucrados, la configuración de valores sociopolíticos y la disputa por el poder local. Una de las conclusiones a las que se llega es que

La red de relaciones de poder es una hechura de las acciones estratégicas que desarrollan los actores, con ascensos y descensos en términos de su intensidad y alcance, según las condiciones objetivas y subjetivas que se dan en cada momento político.

El último capítulo discute sobre la posibilidad de constitución de sujetos sociales en el escenario local. Aquí concluye que

[…] las personas se convierten en sujetos actores sociales cundo son capaces de organizarse para plantear alternativas de solución a los problemas, en consecuencia, el tipo de municipio se encauza desde las preocupaciones, propuestas, y acciones de los actores que orientan en determinado sentido a la sociedad local y al gobierno municipal, dando lugar de este modo a una configuración de determinado diagrama del poder local, esto es, la construcción social del poder local.

En las conclusiones se retoman varios de los apartados expuestos a lo largo del texto. También se reflexiona más detalladamente sobre las posibilidades de construcción de ciudadanía en los espacios estudiados. Una de las afirmaciones más importantes es que

[…] mientras los gobiernos locales no tengan ciudadanos en su territorio, tienen pocas posibilidades de progreso, dado que para llevar a cabo proyectos de desarrollo, es necesaria la conjunción de esfuerzos para superar las innumerables dificultades que se presentan entre los diversos grupos que se enfrentan en los territorios municipales.

En cambio, en los espacios locales donde la población ha podido superar sus diferencias, es posible la realización de proyectos colectivos en beneficio de toda la población, pues “[…] una comunidad con muchos puntos de encuentro tiene más opciones de fundar pactos duraderos”, nos dice Rolando Sánchez. Al final de las conclusiones, el autor reflexiona sobre los motivos y resultados de las últimas movilizaciones en territorio boliviano, que terminaron con el derrocamiento de autoridades y con el establecimiento de nuevos acuerdos. Si bien el trabajo llega hasta los enfrentamientos de finales de 2003, se trata de un importante antecedente para entender la situación actual.

En síntesis, La construcción social del poder local. Actores sociales y posibilidades degeneración de opciones de futuro es una obra que aporta elementos de análisis a la temática local fuera de nuestras fronteras. Así mismo, contribuye a la reflexión sobre las formas en que se construye el poder en los contextos locales y éste es un tema universal, al margen del país, estado, región o municipio de que se trate.

Al mismo tiempo, el libro aborda el caso de un país lejano -física e intelectualmente- para la mayoría de los estudiosos de los gobiernos locales, pero que en estos momentos se está jugando el futuro de sus habitantes y ciudadanos.

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

IPS
La vivienda en Cuba, el problema de nunca acabar
Patricia GroggLa vivienda es el sector con mayor número de medidas legales en Cuba en las últimas décadas, pero también encabeza la lista de insatisfacciones entre la población, con un déficit oficial de 883.050 unidades, que podría subir a 900.000 al concluir el año, por las secuelas del huracán Irma. “Este … MORE > >
En la lucha contra las catástrofes del cambio climático
Lourdes Tibig y Denise Margaret MatiasEste mes fue el cuarto aniversario de la llegada del Hayián a Filipinas, el súper tifón, el más fuerte que hayan visto jamás en ese país asiático, que hizo estragos al tocar tierra. Pero es un caso de los tantos que se dan en el mundo,que sigue sufriendo el impacto de cada vez más frecuentes y … MORE > >
Agricultura de conservación contra el cambio climático en Zambia
Friday PhiriZambia ambiciona reducir las emisiones contaminantes, y la agricultura de conservación es un buen punto de partida para generar resiliencia climática en la agricultura, pues contempla tanto a la mitigación como a la adaptación, ya que es una actividad que contribuye a la vez que soluciona el … MORE > >
“Nunca más” requiere invertir en prevención y acciones tempranas
Tharanga YakupitiyageTras el genocidio de Ruanda, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) prometió que algo así no sucedería “nunca más”. Pero de México a Myanmar (Birmania), las crisis humanitarias y los conflictos se han multiplicado. Millones de personas siguen siendo blanco de ataques por su identidad … MORE > >
Cárcel amenaza a expresidenta argentina: ¿persecución o justicia?
Daniel GutmanDescalzo y despeinado, con la mirada extrañada de quien no logra todavía despertarse completamente, Amado Boudou escuchó en silencio al funcionario judicial que le leyó una orden de detención en su contra. Sucedió el día 3, muy temprano por la mañana, en la capital de Argentina. Aunque ocurrió … MORE > >
Afectados por guerra en El Salvador piden desagraviar a víctimas
Edgardo AyalaEntre el mar de nombres de víctimas de la guerra civil salvadoreña, grabados en un extenso muro de granito negro, Matilde Asencio logró encontrar el de su hijo, Salvador. Entonces, colocó una flor y una vela encendida al pie del segmento del muro donde se leía: “desaparecidos y desaparecidas … MORE > >
Catalunya y el sentido del 155
Joaquín RoyEl puñetazo de Mariano Rajoy sobre la mesa fue posible mediante la aplicación del temido artículo 155 de la Constitución española. Se le ha criticado por haber esperado tanto tiempo luego de la sublimación del desafío del independentismo que culminó con la ilegal Declaración (unilateral) de … MORE > >
Las causas del éxodo son conocidas, mas no atendidas
Baher KamalEl creciente movimiento de personas, ya sean migrantes o refugiados, del que todo el mundo habla, choca de frente con la falta de acción de autoridades y dirigentes políticos, que no atienden las causa que empujan a millones de personas a abandonar sus hogares. El aumento de la migración … MORE > >
¿La democracia de Brasil ante un cambio de ciclo por la corrupción?
Mario Osava“El ciclo democrático iniciado en los años 80 está llegando a su final” en Brasil, pero sin “soluciones autoritarias” a la vista, evalúa Tarso Genro, exministro de Justicia y de Educación e ideólogo del Partido de los Trabajadores (PT). Una “salida concertada para restablecer un clima político … MORE > >

Epílogo venezolano

epílogo

Por Andrés Hoyos

Un viejo refrán dice que “no hay situación por mala que sea que no sea susceptible de empeorar”. Venezuela venía muy mal y ahora está peor. La cruel ironía del entramado es que el gobierno de Maduro ha demostrado ser inepto para absolutamente todo, menos para mantenerse en el poder. Poder, esto es, para martirizar a una porción muy grande y creciente de la población, mientras mantiene fieles a las minorías necesarias para su supervivencia. Hay una cita huérfana, atribuida a Camilo Torres, que dice que un pueblo con hambre no lucha, sino que se arrodilla. Por lo menos no lucha hasta el final. Pese a la crueldad del dicho, creo que en el caso venezolano aplica con claridad.

La oposición venezolana yace hoy destruida. Una moraleja del asunto es que la “democracia” sin democracia, o sea sin igualdad de oportunidades, es tanto o más dañina que una dictadura abierta. A posteriori podemos decir que se equivocaban quienes decían que era necesario participar en las recientes “elecciones” de gobernadores que convocó Maduro. Sí, la abstención en las parlamentarias de 2005 fue un grave error, pues entregó las instituciones a Chávez. Se especulaba que el hombre no podría durar, en cuyo caso esa táctica quizá lo hubiera debilitado, pero duró y pudo hacer y deshacer a su antojo. En política existe la tentación de rectificar los errores de ayer con las decisiones de hoy, sin pensar en que las cosas cambian y que esto puede constituir un nuevo error.

Popper, con ese despojo conceptual que caracteriza algunas de sus formulaciones, decía que la democracia se define en últimas como la posibilidad de sacar del poder a los gobernantes dañinos. Ni siquiera agregaba que debe servir para elegir a los virtuosos. El incumbente siempre tiene ventaja y si, además, hace trampa en forma masiva, muy difícil será ganarle unas “elecciones”. Aun así en Venezuela la oposición ganó las de la Asamblea Nacional de 2015. Después, Diosdado Cabello y sus secuaces se aseguraron de que eso no les volviera a pasar y, por ahora, no les ha vuelto a pasar. Vendrán unas presidenciales en las que la oposición, dividida y amargada, no podrá contar con sus figuras emblemáticas, inhabilitadas una por una. Sin ellas y con una alta dosis de fraude, sería raro que el régimen perdiera.

De más está decir que el 100 % de lo que pasa hoy en Venezuela es responsabilidad del chavismo. La pésima situación se seguirá deteriorando porque el modelo escogido cada vez funciona peor. Habrá que prepararse para una profundización de la crisis humanitaria.

El peligro del castrochavismo al que muchos temen está vinculado a las rentas excesivas en manos del Estado. Lo que no se debe permitir es que los gobernantes dispongan de ellas sin cortapisas muy estrictas, sobre todo cuando son un regalo de la naturaleza. Porque si un Estado está obligado a cobrar impuestos para actuar, los ciudadanos no van a permitir un saqueo como el chavista. Claro, hoy no se ve de dónde va a surgir una renta semejante a la del petróleo carísimo de hace diez años.

En fin, la catástrofe venezolana podría durar varios años. A estas alturas no parece factible que la oposición pueda participar en unas “elecciones” y ganarlas. Me dirán que no participar tampoco sirve de nada y tendría que estar de acuerdo. Uno no ve por dónde se va a desbaratar el régimen. Quizá algo en el ambiente internacional lo desestabilice lo suficiente para tumbarlo, pero habrá que esperar sentado.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

 

Operación salvamento

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 8 de noviembre 2017)

principios

www.eluniversal.com/noticias/opinion/operacion-salvamento_676778

Sentido pedagógico de hacer política

 

política

Por Juan Guerrero *

Como acción constructora de la visión filosófica el hacer político es una de las tantas maneras que tiene el hombre para llevar a cabo sus infinitas potencialidades, como hacedor de mundos posibles.

En nuestra sociedad la manera de hacer política ha sido confundida hasta retrotraerla a una especie de jauría humana, donde los instintos más atrasados se manifiestan como resultado de una manera de convivir donde todo es permitido, mientras posibilite el arribo al poder.

Semejante razonamiento niega la misma condición humana y sentido pedagógico de su hacer. Nada está más cercano a lo humano, en términos de nobleza y dignidad del hombre, como vivir y convivir en lo político. Así como nada está más cercano a la divinidad mística que vivir y convivir en lo poético.

Son maneras racionales de consciencia que pueblan las zonas más dignas del hombre. Lo político niega, por esencia, por su naturaleza humana, toda injerencia de la intolerancia del irracionalismo que necesariamente desemboca en la injusticia individual y colectiva, y el denominado tristemente “canibalismo político”.

Han sido, y parecen continuar siendo, tiempos grises y quejumbrosos para el hombre pensante venezolano con sentido pedagógico de su hacer y poéticamente inserto en la armonía social como naturaleza política.

La acción política se genera y nutre, como toda manifestación y conocimiento inteligente del hombre, en la naturaleza del lenguaje. Somos esencialmente seres que existimos en el lenguaje y no de otra manera. Somos una metáfora que se traduce continuamente en infinitas realizaciones.

Por eso cuando hablamos mostramos nuestro ser, nos presentamos tal y como somos y no de otra manera. El hombre que piensa, habla y actúa en esa misma línea de coherencia y lógica, es un ser ético porque mantiene una armonía discursiva en su Hacer Político.

La naturaleza humana, por ser intrascendente, tiende a construir a través de la acción política mundos de realidades tangibles para dejar constancia de aquello de lo que adolece: trascendencia e inmortalidad.

Por eso cuando morimos no nos llevamos nada material. Ni aún nuestro lápiz ni una hoja de papel para escribir nuestro nombre. Desaparecemos como inutilidad humana. Sólo quedan recuerdos que como imágenes que se han construido en otros, están registradas en aquellas cosas a las que dedicamos nuestro infinito amor.

Y en este sentimiento es donde reside el sentido del hacer político: el infinito amor que nos ofrecemos a nosotros mismos y como consecuencia de ello, extendemos al Otro, el semejante, nuestro yo infinito.

La actividad política es la capacidad que tiene todo hombre para darle sentido a su vida y transformarla en constante vocación de servicio al semejante. Sacrificio,  gozo y mística de trabajo cuyo único interés es la orientación pedagógica del semejante. Orientarlo en su formación ciudadana como habitante de una nación.

Por eso el odio y la injusticia social niegan el sentido de lo humano, la capacidad del hombre para convivir en el lenguaje hilvanado sobre bases lógicas y de convivencia pacífica en lo diferente. En este sentido, disentir argumentativamente y con sentido ético-comunicativo (de comunión=comunidad) es demostración, en quien lo practica, de que ha llegado a estadios de consciencia que ofrecen espacios para compartir experiencias significativas que ennoblecen el alma y fortalecen el amor al prójimo.

Vivimos tiempos turbulentos en nuestra sociedad. Buscamos líderes y dirigentes con bases sólidas en la ética política. Es urgente formar dirigentes en las comunidades sobre la base de una armonía social, con claridad teórica y sólidos principios morales. Además de saber expresarse verbalmente. Esto, porque ellos son modelo de virtudes en la oratoria y consolidación de un idioma y de una cultura.

Por estos tiempos presenciemos, como testigos adoloridos y horrorizados de una mala película, el lenguaje subhumano de aquellos semejantes quienes no contribuyen en nada a elevar la consciencia social ni el sentido pedagógico de hacer política.

Después de todo es otra lección de la vida, muy cruda, para depurar en crisis generalizada, las antiguas generaciones de “políticos prácticos” y advertir a estos nuevos rostros sobre la imposibilidad de seguir siendo “caníbales” en el escenario del hacer político.

(*)  camilodeasis@hotmail.com   TW @camiloeasís  IG @camilodeasís1

Fourth Industrial Revolution & Its Dramatic Impact on Society

Guterres

By António Guterres* UN Secretary-General

UNITED NATIONS, Nov 7 2017 (IPS) – I am an engineer and, for the time being, I am also Secretary-General of the United Nations and we are all here because we believe in the force of Science, Innovation and Technology.

From my perspective, what is important is to combine innovation and technology, innovation and public policy to make sure that innovation works for the good of humankind. But let’s look a little bit in the recent past to be able to project the near future.

For the past few decades, we have witnessed the enormous impact of innovation, science and technology combined with globalization in our world, our economies, our societies, our lives. That impact was essentially good. Enormous increase in growth of trade and economy, huge growth of the global middle class, and drastic reduction in the number of absolute poor.

Very meaningful improvement in the living conditions of the overwhelming majority of the population, growth in life expectancy, decrease of child mortality, soaring literacy rates – globally, it is clear that our world has been moving for the good. But there was some collateral damage to this enormous growth, and I will like to notice two points: first climate change, second growing inequality.

I believe climate change is a defining threat of our times, and climate change, combined with a different set of megatrends, population growth, chaotic urbanization, food insecurity, water scarcity, being climate change the main accelerator, and this interrelation in creating – as we all see- what is probably the biggest threat to our planet today.

We see hurricanes and other natural disasters becoming more and more frequent, more and more intense, and with more devastating humanitarian consequences. We see, at the same time, desertification making progress, human environment being destroyed, people having to flee, massive movement of populations, refugees and migrants, and at the same time we see a larger competition for resources that triggers instability or conflict and makes climate change also a security problem in today’s world.

At the same time, growing inequality – eight men (because they are men, not women), own as much wealth as the poorest half of humanity. As we live in a time of global prosperity, it is more difficult for people to feel that they are left behind, people, but also sectors and regions in the rust belts of this world, [..] looking at the rest of the world, what’s going on, feel sometimes discriminated, they feel angry, and these are factors of instability and conflict. It is undermining the trust of people in relation to institutions.

The trust of people in relation to government, in relation to international organizations, in relation to political establishment. These have also helped the development of forms of populism and xenophobia and racism that undermine the social cohesion of our societies. This means we need to be aware that globalization is a force for good, that the development of new technologies is a force for good, but we need to be attentive to be able to respond to the eventual collateral damage that exists.

There is a way to respond. To respond to climate change with climate action, to respond to increasing inequality with a struggle for a fair globalization. The international community was able to come to two historic agreements, one is the Paris Agreement on climate change, and the second is the Agenda 2030, approved by all nations in the world with a perspective of inclusive and sustainable development with the so called Sustainable Development Goals with the objective of leaving no one behind.

The problem, as you can imagine, is a problem of implementation. It’s very good to have the Paris Agreement on climate change, but first of all, the Paris Agreement is not enough. Even if the Paris commitments are met, the temperatures in the world will be rising over three degrees by the end of the century and this will be catastrophic and on the other hand, it is also clear that not all countries are abiding by the commitments made in Paris, which means that we need to have an enhanced ambition in relation to climate change.

The same applies to fighting for a fair globalization. We need to be able to combine efforts of governments, companies, the business sector, financial markets and civil society in order to make sure that we are able to eradicate poverty, bring education for all, clean the oceans, and do a number of other things that are essential for the life in our planet to be sustainable and to be inclusive.

Again, this is difficult. The problem is implementation. But the good news is that science is in our side. Look at climate action. Today it’s clear that thanks to new technologies, thanks to green technologies, the green economy is the economy of the future. The green business is the good business and you can at the same time, make money and do good.

The same applies to the combination of new technologies that represent what we call today, the fourth Industrial Revolution in relation to information and communication technologies, and namely artificial intelligence that has been so many times mentioned tonight. But also, biotechnologies, nanotechnologies, and other forms of innovation, that will allow us to create the conditions to be able to have indeed, a growth and development that benefits everybody and to create the conditions to combine simultaneously what was the spectacular development we witnessed in the last decades, but with taming the climate and being able to make sure that the benefits of development are distributed by all.

Science is on our side. I am a true believer that this fourth Industrial Revolution can be the answer to the main questions that we are putting ourselves today facing the enormous difficulties that we are still facing in the different aspects of social inequality, of the deterioration of the environment and other threats to our collective life.

As in relation to the past, we need to be able now to look into the near future with the strategic vision and combining the actions of governments with the private sector, with researchers, academia, the civil society, in order to be able to make sure that this fourth Industrial Revolution, is indeed in all its aspects a force for good.

It is clear that this fourth Industrial Revolution will have a dramatic impact in our societies, in our way of life, but also in labour markets. It’s very important to anticipate the potential net negative impacts of this technological evolution. For example, in the country where I live today in the US, the profession that has more people working in it is driving. Now very probably in a few years’ time, we will not need drivers for cars, driver for trucks, and drivers for the majority of the equipment we have to handle.

We risk having massive unemployment, both in the developed and the developing world with the development of some of the new technologies that we are facing. The answer is not of course to stop development, the answer is to be able to adapt the way we work in our societies in order to be able to anticipate these trends instead of responding to it when it comes, and doing it too late as it sometimes has happened in the past.

That means a revolution and the massive investment in education and training. The education we need for future is different from the education we are used to discuss. It’s not how to learn to do things but to learn how to learn not to learn because the things we do will not be done tomorrow.

The way we think our educational systems need to be essentially rethought. Safety nets, social safety nets also need to change and even the way we look at work and leisure, the way we divide our times, the way we divide our lives, will have to change quite dramatically. It is absolutely essential that governments, the civil society, the business sector, the academia work together, discuss together, raise these issues that have been ignored in the public debate because those are the issues that will allow us to be able to face the future and to avoid the mistakes of the past.
My appeal those that are in this web summit, again governments, businesses, academia, researchers, scientists, is to start seriously discussing the impacts of the fourth industrial revolution in the societies of tomorrow. Then, as it was said in several of the interventions we heard, science and technology are not value neutral.

We can use genetic engineering to get rid of diseases and that is fantastic, but we can use genetic engineering to produce monsters, and that is terrible. We can use the cyberspace to facilitate our lives in everyday work that we do and in all other aspects of the way we live in a community, but we can also use the cyberspace to facilitate the recruitment of terrorists for terrorists organizations.

When we are aware of this fact, I think it’s important to think how we can make sure that innovation is a force for good. And there are I think two things really to avoid. First, the stupid reaction to say: let’s stop innovation. It is stupid because it is impossible, and because it will not allow to take benefit of all the positive aspects of innovation, so those that say “this is too dangerous, too complicated, it’s better to stop it,” I think that they have no point.

Second thing is to avoid the naïve approach to think that traditional forms of regulation like the ones we have today for energy or for the financial system or the insurance system can solve the problem. The truth is that those forms of regulation that are usually managed by governments or by inter-governmental organizations take time, they are complex, they are one-sided and obviously they are not able to respond to the fast-changing world we are now facing with these new technologies and new forms of innovation.

Which means that the only way to be able to establish mechanisms of regulation for the future will have to be different, will have to combine all stakeholders, will have to bring together governments, companies like the ones we heard today, scientists, like Stephen Hawking that spoke to us, but also the civil society, the academia, and again establish platforms of discussion, how to do norm-setting, how to establish regulatory frameworks that are flexible, that allow to combine the freedom of innovation that is absolutely essential for the future of humankind, but to combine it with the protection of human rights that is absolutely essential also to preserve the social cohesion of our societies. Governments cannot do it alone.

Inter-governmental organizations like the UN cannot do it alone. This needs to be done by all actors coming and discussing it together, and this is why the Web Summit is so important here today. To do it properly we need to make sure that we combine our energies to make sure that we are able to put all experiences together, and that we use opportunities like these to seriously discuss the problems that we face and at the same time to maximize the potential of the enormous advantages that the innovations we are discussing can provide to our world.

I do believe that this Web Summit is an opportunity for us to come together and coming together to make sure that the power of science, the power of technology and the power of innovation are a power for good to make a better world and for the benefit of us all.

*Based on an address on Web Summit Day 6 November 2017

 

Guantanamo Surrealism

surrealismo

Marko Milanovic

The surrealism of the moment defies description.

Who would have thought, even only a short while ago, that on a nice November morning a US military commission judge in Guantanamo would be holding a Marine general and chief defense counsel for the commissions in contempt, sentencing him to 21 days of confinement in, well, Guantanamo?

Who would have thought that on that same day the President of the United States would be deriding the US criminal justice system as a “joke” and a “laughingstock,” while suggesting that the “animal” who perpetrated a deadly vehicular terrorist attack in New York City be sent to that same Guantanamo, with its oh-so-successful, cost-effective military commissions?

 That he and his White House would, in 2017, be calling this individual an “enemy combatant”?  That he would be joined in doing so by prominent US senators, lamenting the fact that the individual concerned has not yet been shipped off to Gitmo, despite the fact that he essentially committed his crime in full public view and on camera, so that the likelihood of his acquittal before any regular civilian court would effectively be nil?

Surrealism is by definition unexpected. Slippery slopes  are not. They can often be seen from a very, very long way off. And many of us have spent years warning some of our US colleagues of the dangers of some of the theories they have been advancing in the pursuit of the global conflict against terror.

Just a few weeks ago we had just such an “IHL party” on the blog, provoked by a post of Ryan Goodman on Just Security. I pointed out in that discussion that while there was a measure of agreement on the geographic scope of application of IHL, that issue was part of a broader package, and that some items in that package – above all the definition of the relevant armed conflict and the classification of individuals with a nexus to that conflict – continued to attract controversy, inter alia because of the manifest possibility of abuse of some of the lines of argument put forward and their lack of basis in conventional and customary IHL.

So I therefore have a question for our American colleagues, including my friends on Just Security and Lawfare – let us assume that the facts about the New York terrorist continue to be as we know them today, i.e. that he essentially self-radicalized by looking at ISIS materials on the Internet and that he, beyond professing allegiance to ISIS, was at no point subject to the chain of command of that armed group fighting in Iraq and Syria. On these facts, are we in agreement that there is no way that this individual could be qualified, under the relevant rules of international law, as a fighter in any IHL-cognizable armed conflict? I am not asking what consequences this would have under US domestic law, including the AUMF; I am only interested in IHL.

Under IHL, it seems to me that there is not even a remotely plausible, let alone genuinely persuasive, argument that this individual has a nexus to any armed conflict/was a member of a non-state armed group engaging in hostilities in such a conflict. He is not an “enemy combatant” in any international legal sense of the word; he is only a (vicious) criminal. This is not a hard or difficult case – it’s an easy, obvious one, again assuming the facts as we know them today. Do we agree?

https://www.ejiltalk.org/guantanamo-surrealism/

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

 IPS
Argentina quiere ser potencia minera, pero sobran los obstáculos
Daniel Gutman

Argentina no tiene la tradición minera de otros países sudamericanos, pero la historia podría empezar a cambiar. El gobierno pretende atraer inversiones extranjeras por 30.000 millones de dólares para aprovechar el gran potencial minero que tiene de desde el norte al sur del país la vertiente … MORE > >

La rápida urbanización de Cachemira entierra a la agricultura
Umar Manzoor Shah

En el central distrito de Ganderbal, en el estado indio de Cachemira, Javaid Ahmad Hurra, de 40 años, recuerda claramente la otrora exuberante y verde aldea donde pasó su infancia, que poco a poco se convierte en una selva de cemento con construcciones que dominan el paisaje. Al pasar por una … MORE > >

La sequía da frutos en la región del Semiárido brasileño
Fabiana Frayssinet

Campos verdes irrigados de viñedos y otros monocultivos, conviven en la ecorregión del Semiárido, en el nordeste de Brasil, con secas planicies salpicadas de cactus floridos y cultivos nativos campesinos. Dos modelos de desarrollo en pugna, con frutos muy diferentes. En las 17 hectáreas de la … MORE > >

Presencia de mujeres en misiones de paz sigue en el debe
Thalif Deen

La resolución adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU el 31 de octubre de 2000 y que destaca el papel de las mujeres en el mantenimiento de la paz ha sido considerada histórica y sin precedentes y, sin embargo, prácticamente no se ha implementado. Mavic Cabrera Balleza, directora … MORE > >

Cuba flexibiliza su política migratoria, pero la diáspora espera más
Patricia Grogg

Las nuevas regulaciones migratorias dispuestas por el gobierno de Cuba abren las puertas a una mejor relación con la diáspora de la isla, aunque aún permanecen aspectos pendientes de reforma, según expertos y residentes en el exterior. El investigador Arturo López-Levy, profesor de Política … MORE > >

Barriadas grandes, servicios pequeños en urbes latinoamericanas
Humberto Márquez

Los servicios públicos “parecen tomar turno para fallar y reaparecer en todos nuestros barrios y nunca son suficientes”, expresa Cristina Sánchez, una oficinista ya retirada que habita en el sector Mesuca de Petare, que se considera la más populosa barriada de Venezuela y quizá de América … MORE > >

África necesita fondos para impulsar las energías renovables
Wambi Michael

La falta de energía, que supone un enorme desafío para África, y las dificultades para acceder a financiación fueron considerados como los principales motivos por los que 620 millones de personas que viven en este continente sigan en la pobreza energética. La falta de fondos, y en especial para … MORE > >

¿En qué momento se jodió Catalunya?
Joaquín Roy

Si los editores reproducen fielmente el título original de este artículo, los lectores deberán regalarme una buena dosis de comprensión por usar expresiones que pueden herir ciertas susceptibilidades. Si se ha optado por el maquillaje de la palabra altisonante, los observadores perceptibles sin … MORE > >

Contaminación o modelo económico que mata
Baher Kamal

El modelo económico lineal prevaleciente, de “tomar-hacer-desechar” que consiste en el agotamiento voraz de los recursos naturales tanto en la producción como en el consumo, resultó ser uno de los mayores asesinos pues genera la enorme contaminación del aire, el suelo y el agua. La Organización … MORE > >

Ante cambio climático la inacción no es la opción, alertan expertos
Orlando Milesi

“El cambio climático no es la causa primaria, pero es un multiplicador de las amenazas que afectarán el producto interno bruto y los costos anuales de adaptación”, advirtió José Javier Gómez, responsable de Asuntos Ambientales de la división de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la … MORE > >

El patrimonio de Somalilandia tiene los días contados
James Jeffrey

Solo el nombre Berbera ya sugiere algo exótico y evoca imágenes de muelles tropicales, comerciantes morenos y atardeceres encendidos con aroma a especias, inciensos y aceite de palma. En el golfo de Adén, frente a Yemen, las calles asoleadas de este puerto comercial de Somalilandia están … MORE > >

Trabajo esclavo, otro retroceso frustrado del gobierno en Brasil
Mario Osava

La oleada conservadora prueba sus límites en Brasil, ejemplificados en un decreto del Ministerio del Trabajo que busca trabar la represión al trabajo en condiciones análogas a la esclavitud, revocada provisionalmente por la Justicia. El poder de los “ruralistas”, bancada parlamentaria vinculada … MORE > >

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

democraciasiempre

Just another WordPress.com site

Mesopotamia

Este sitio WordPress.com es la caña

ladireccioneticaenlaadmpublica

LA ÉTICA EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA MUNICIPAL

Entre letras y números

Porque lo escrito, escrito está entre letras y números

Blogs Of The Day

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: