Buscar

Democracia del siglo XXI

latam_farming_camilo-vargas-629x289

Pequeños agricultores mientras comparten la faena del campo en una finca familiar, en América Latina. Crédito: Camilo Vargas/FAO

América Latina avanza hacia aplicación de directrices agroambientales

CANCÚN, México, 7 dic 2016 (IPS) – La FAO presentó las Directrices voluntarias para políticas agroambientales ante ministros y representantes de países de América Latina y el Caribe, durante un encuentro paralelo a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad, que se realiza en la ciudad mexicana de Cancún.

Las Directrices buscan combatir los impactos del deterioro ambiental y promover una agricultura sostenible frente al cambio climático en la región, un factor clave para erradicar el hambre y la pobreza.

Sirven como una guía para que los países creen políticas que promuevan patrones de producción y consumo sostenibles y les permitan transformar sus modelos agro-productivos para garantizar la sostenibilidad de su desarrollo y cumplir el Acuerdo del Clima de París.

Para lectura completa http://www.ipsnoticias.net/2016/12/america-latina-avanza-hacia-aplicacion-de-directrices-agroambientales

La ola goda

ola

Andrés Hoyos

Sería ingenuo pensar que la ola goda que se ha levantado en medio mundo va a disiparse así porque sí. No, va a causar destrozos, cambios y sufrimiento. Pero mucho menos debe pensarse que será eterna.

Es en Europa donde menos optimista se puede ser. Allí la izquierda moderada fue incapaz de reformar el Estado de bienestar y tampoco supo aclimatar la tolerancia entre los inmigrantes musulmanes más recientes y las viejas religiones occidentales, mal que bien en paz unas con otras. El mestizaje no avanzó al ritmo esperado, la economía se estancó y una notable marginalidad social se fue acumulando en la periferia de las grandes ciudades. Todo ello es caldo de cultivo para un avance sustancial de la derecha. No más este domingo, Mateo Renzi perdió el referendo constitucional, envalentonando a la derecha italiana. Y en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas de mayo, los favoritos claros son François Fillon, discípulo de Margaret Thatcher, es decir amigo de recetas drásticas, pero todavía parte del viejo establecimiento, y Marine Le Pen, una mujer hábil y extremista, amiga del Frexit, con el cual la Unión Europea podría hundirse. Aunque todavía no son tan fuertes como el Frente Nacional de los Le Pen, en casi todos los países europeos hay movimientos semejantes. También hay populismos de izquierda, tipo Podemos, que a estas alturas lucen mucho más débiles que sus contrapartes de derecha.

Pese a que ganó las elecciones y es presidente electo, Donald Trump la tiene más difícil. Sobra decir que, como adalid de la posverdad, el señor del peluquín se está patraseando en buena parte de lo prometido durante la campaña. Él sabe que su programa, de llevarse a cabo, causaría un cataclismo económico mundial. Simplificando, hay tres corrientes en su campo, a las que Trump, con fruición cruel, ha puesto a darse cachuchazos: los fieles de vieja data, partidarios del populismo nacionalista crudo y del supremacismo blanco, los militantes tradicionales del Partido Republicano, inclinados hacia el conservadurismo fiscal y social, incluyendo al ala radical del Tea Party, y los plutócratas, tan criticados por el candidato durante la campaña como nombrados ahora por él en puestos claves. No va a ser fácil formar un gobierno funcional con gente tan dispar. La otra incógnita es la fuerza y determinación de quienes se le oponen, más que todo desde las toldas liberales y de izquierda. Tendremos una primera idea del panorama según la cantidad de gente que salga a aguarle la fiesta al presidente en el día de su inauguración. Si son 10.000 personas, Trump se ríe; si son 100.000 o más, el dulce se le pone a mordiscos. En todo caso, bastará con una crisis económica seria para averiar el milagro de la posverdad y revivir a los demócratas.

La perspectiva más preocupante es que, ante el debilitamiento de Trump, a sus estrategas se les ocurra inventarse una guerra. Claro, tendría que ser notoria, pues nada se gana batiéndose con Yemen. El país más a mano sería Irán. Piensa uno, sin embargo, que Irán es una presa demasiado grande incluso para Estados Unidos.

En cuanto a Colombia, el Acuerdo de Paz fue ratificado por el Congreso y se va a implementar, hagan Uribe y sus áulicos las pataletas que hagan. Ello significa que la pugna se traslada a las elecciones de 2018. Ojalá una buena gestión demuestre entonces que no estábamos equivocados quienes apoyamos el proceso desde el comienzo.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

Fidelidades

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 07/12/16)

fidelidad-3

www.eluniversal.com/noticias/opinion/fidelidades_630075

Washington Disrupted: Reflections on the media in the age of Trump

header

 

Journalism has never been better, thanks to these last few decades of disruption. So why does it seem to matter so little? Reflections on the media in the age of Trump.

Susan B. Glasser

December , 2016

For the last two decades, the rules of political reporting have been blown up. And I’ve cheered at every step along the way. Not for me the mourning over the dismantling of the old order, all those lamentations about the lost golden era of print newspapers thudding on doorsteps and the sage evening news anchors reporting back to the nation on their White House briefings. Because, let’s face it: too much of Washington journalism in the celebrated good old days was an old boys’ club, and so was politics—they were smug, insular, often narrow-minded, and invariably convinced of their own rightness.

The truth is that coverage of American politics, and the capital that revolves around it, is in many ways much better now than ever before—faster, sharper, and far more sophisticated. There are great new digital news organizations for politics and policy obsessives, political science wonks, and national security geeks. Today’s beat reporters on Capitol Hill are as a rule doing a far better job than I did when I was a rookie there two decades ago, and we get more reporting and insight live from the campaign trail in a day than we used to get in a month, thanks to Google and Facebook, livestreaming and Big Data, and all the rest. Access to information—by, for, and about the government and those who aspire to run it—is dazzling and on a scale wholly unimaginable when Donald Trump was hawking his Art of the Deal in 1987. And we have millions of readers for our work now, not merely a hyper-elite few thousand.

The media scandal of 2016 isn’t so much about what reporters failed to tell the American public; it’s about what they did report on, and the fact that it didn’t seem to matter.

But this is 2016, and Trump has just been elected president of the United States after a campaign that tested pretty much all of our assumptions about the power of the press. Yes, we are now being accused—and accusing ourselves—of exactly the sort of smug, inside-the-Beltway myopia we thought we were getting rid of with the advent of all these new platforms. I’m as angry as everybody else at the catastrophic failure of those fancy election-forecasting models that had us expecting an 85 percent or even a ridiculous 98 percent—thanks Huffington Post!—chance of a Hillary Clinton victory. All that breathless cable coverage of Trump’s Twitter wars and the live shots of his plane landing on the tarmac didn’t help either. And Facebook and Snapchat and the other social media sites should rightfully be doing a lot of soul-searching about their role as the most efficient distribution network for conspiracy theories, hatred, and outright falsehoods ever invented.

trump

President-elect Donald Trump at a campaign event in Wilmington, Ohio days before the election. Trump won the battleground state, helping to deliver him the presidency. Reuters

As editor of Politico throughout this never-to-be-forgotten campaign, I’ve been obsessively looking back over our coverage, too, trying to figure out what we missed along the way to the upset of the century and what we could have done differently. (An early conclusion: while we were late to understand how angry white voters were, a perhaps even more serious lapse was in failing to recognize how many disaffected Democrats there were who would stay home rather than support their party’s flawed candidate.) But journalistic handwringing aside, I still think reporting about American politics is better in many respects than it’s ever been.

I have a different and more existential fear today about the future of independent journalism and its role in our democracy. And you should too. Because the media scandal of 2016 isn’t so much about what reporters failed to tell the American public; it’s about what they did report on, and the fact that it didn’t seem to matter. Stories that would have killed any other politician—truly worrisome revelations about everything from the federal taxes Trump dodged to the charitable donations he lied about, the women he insulted and allegedly assaulted, and the mob ties that have long dogged him—did not stop Trump from thriving in this election year. Even fact-checking perhaps the most untruthful candidate of our lifetime didn’t work; the more news outlets did it, the less the facts resonated. Tellingly, a few days after the election, the Oxford Dictionaries announced that “post-truth” had been chosen as the 2016 word of the year, defining it as a condition “in which objective facts are less influential in shaping public opinion than appeals to emotion and personal belief.”

Meantime, Trump personally blacklisted news organizations like Politico and The Washington Post when they published articles he didn’t like during the campaign, has openly mused about rolling back press freedoms enshrined by the U.S. Supreme Court, and has now named Stephen Bannon, until recently the executive chairman of Breitbart—a right-wing fringe website with a penchant for conspiracy theories and anti-Semitic tropes—to serve as one of his top White House advisers. Needless to say, none of this has any modern precedent. And what makes it unique has nothing to do with the outcome of the election. This time, the victor was a right-wing demagogue; next time, it may be a left-wing populist who learns the lessons of Trump’s win.

Of course, there’s always been a fair measure of cynicism—and more than a bit of demagoguery—in American politics and among those who cover it, too. But I’ve come to believe that 2016 is not just another skirmish in the eternal politicians versus the press tug of war. Richard Nixon may have had his “enemies list” among the media, but the difference is that today Trump as well as his Democratic adversaries have the same tools to create, produce, distribute, amplify, or distort news as the news industry itself—and are increasingly figuring out how to use them. The bully pulpits, those of the press and the pols, have proliferated, and it’s hard not to feel as though we’re witnessing a sort of revolutionary chaos: the old centers of power have been torn down, but the new ones have neither the authority nor the legitimacy of those they’ve superseded. This is no mere academic argument. The election of 2016 showed us that Americans are increasingly choosing to live in a cloud of like-minded spin, surrounded by the partisan political hackery and fake news that poisons their Facebook feeds. Nature, not to mention Donald Trump, abhors a vacuum.

It’s certainly been fun storming the castle over these last couple decades. But it’s hard not to look at what just happened in this crazy election without worrying: Did we finally just burn it down? And how, anyways, did we get here?

 

Three decades ago, the round-the-clock political information and access that we enjoy today was unimaginable. Brookings/Mark Williams Hoelscher

Reporting like it’s 1989

I first came to work in Washington at the back end of the 1980s, during the second-term funk of the Reagan Revolution, as the city obsessed over the Iran-Contra scandal and the rise of rabble-rousing conservatives on Capitol Hill led by a funny-haired guy named Newt Gingrich. Within a few years, Gingrich and Co. would launch an ethics investigation to take out a powerful Speaker of the House, Texan Jim Wright, who left town warning of the new age of “mindless cannibalism” they had unleashed. It was the twilight of the Cold War, even if we didn’t realize it at the time. One November afternoon during my junior year in college I took a nap and when I went downstairs a short while later, I found the security guard in the dorm lobby staring incredulously at a tiny portable TV that had suddenly materialized on his desk. The Berlin Wall had come down while I was sleeping, and it didn’t take an international relations scholar to figure out that pretty much everything, including our politics here at home, was about to change.

To help us understand it all, there were choices, but not that many: three TV networks that mattered, ABC, CBS, and NBC; two papers for serious journalism, The New York Times and The Washington Post; and two giant-circulation weekly newsmagazines, Time and Newsweek. That, plus whatever was your local daily newspaper, pretty much constituted the news. Whether it was Walter Cronkite or The New York Times, they preached journalistic “objectivity” and spoke with authority when they pronounced on the day’s developments—but not always with the depth and expertise that real competition or deep specialization might have provided. They were great—but they were generalists. And because it was such a small in-crowd, they were readily subject to manipulation; the big media crisis of the Reagan era was all about the ease with which the journalists could be spun or otherwise coopted into the Hollywood-produced story line coming out of Reagan’s media savvy White House, which understood that a good picture was worth more than thousands of words, no matter how hard-hitting.

Eventually, I came to think of the major media outlets of that era as something very similar to the big suburban shopping malls we flocked to in the age of shoulder pads and supply-side economics: We could choose among Kmart and Macy’s and Saks Fifth Avenue as our budgets and tastes allowed, but in the end the media were all essentially department stores, selling us sports and stock tables and foreign news alongside our politics, whether we wanted them or not. It may not have been a monopoly, but it was something pretty close.

Which was why I felt lucky to have landed at a newspaper that was an early harbinger of the media revolution to come. My dad, an early and proud media disruptor himself since the days when he and my mother founded Legal Times, a weekly dedicated to “law and lobbying in the nation’s capital,” had steered me to Roll Call after seeing a story about it buried in the Post’s business section in the spring of 1987. A sort of old-fashioned community bulletin board for Capitol Hill, it had been around for decades but had just been bought for $500,000 by Arthur Levitt, chairman of the American Stock Exchange. Under its new management, Roll Call would now aspire to create real original reporting and scoops for an exclusive audience made up of members of Congress—and the thousands of staffers, lobbyists, political consultants, and activists who served them or sought to influence them. I saw this as an unalloyed good: more tough, independent reporting about an institution that sorely needed it.

This was a pretty radical departure for a quirky tabloid that had been launched by a Hill aide named Sidney Yudain just as the McCarthy era was ending in the 1950s. By the ‘80s, his Roll Call was celebrating a Congress that hardly existed anymore, a hoary institution of eating clubs with silly names, of boarding houses on the Hill where members of both parties holed up without their families while Congress was in session. The paper was perhaps best known for the Hill staffer of the week feature—invariably an attractive young woman—that Sid used to run on page 2 each edition; his most famous model was Elizabeth Ray, who posed vamping on a desk a few years before she admitted to reporters that she couldn’t type, file, or “even answer the phone” though she was a $14,000-a-year secretary to Rep. Wayne Hays.

 

A 1965 edition of Roll Call featured “Congress of Beauty.” Roll Call began life as a weekly tabloid detailing the news and gossip of Capitol Hill. It now reports on legislative and political activity in Washington, DC and around the nation. Getty Images

Jim Glassman, Roll Call’s new editor and publisher, hit on a very different formula for the paper. In this day and age when we celebrate new technology as the source of all media innovation, it seems decidedly retro, but it worked, as both journalism and a business: He hired a staff of aggressive young reporters—I started as an intern in the summer of 1987, then returned full-time after graduating in 1990—and set them loose on the backstage news of Washington. Let Congressional Quarterly send legions of scribes to write down what was said at dull committee hearings, he decreed; Roll Call would skip the boring analyses of policy to cover what really mattered to DC—the process and the people. To make it a must-read, Jim had another rule that made lots of sense: Nothing on our front page should have appeared anywhere else. If it wasn’t exclusive, he didn’t want it. Everybody was already reading The Washington Post; why would they bother with Roll Call, he figured, if it couldn’t deliver stories no one else had?

Soon his reporters were delivering. One of them, Tim Burger, broke the story of the massive overdrafts by free-spending congressmen that would become known as the House Bank scandal, contributing to the exit of dozens of members in the 1992 elections and helping set the stage for the 1994 Gingrich revolution, when Republicans would finally take back control of the House of Representatives for the first time in more than forty years. The ad revenues were flowing too; Jim had found that by making Roll Call a must-read on Capitol Hill and unleashing far more reporting firepower on previously unaccountable dark corners of the Washington power game, he had scores of companies and lobbying groups eager to buy what was now branded “issue advocacy” advertising. Until then, those groups had been paying $50,000 or more for a full-page ad in the Post to reach those whose attention they sought—members of Congress and their staffers—along with hundreds of thousands of readers who were basically irrelevant to them. Roll Call undercut the competition, at first charging as little as a few thousand dollars per page to target, far more efficiently, the audience that the advertisers wanted. Soon, we were coming out twice a week. The scoops—and the ads—kept rolling in.

Within just a few years, Roll Call had been sold to The Economist Group for $10 million. Not long after, when I met Bo Jones, then the publisher of The Washington Post, the first thing he said to me was what a mistake the Post had made by not buying Roll Call itself. The fragmenting of the media had begun.

When news traveled slowly … DC before the web

This was still journalism in the scarcity era, and it affected everything from what stories we wrote to how fast we could produce them. Presidents could launch global thermonuclear war with the Russians in a matter of minutes, but news from the American hinterlands often took weeks to reach their sleepy capital. Even information within that capital was virtually unobtainable without a major investment of time and effort. Want to know how much a campaign was raising and spending from the new special-interest PACs that had proliferated? Prepare to spend a day holed up at the Federal Election Commission’s headquarters down on E Street across from the hulking concrete FBI building, and be sure to bring a bunch of quarters for the copy machine. Looking for details about foreign countries lobbying in Washington or big companies paying huge fees? Only by going in person to the Justice Department or the Securities and Exchange Commission could you get it, and too often reporters in that fat, happy, almost-monopoly era didn’t bother.

Twitter followers

As of November 6, 2016

The New York Times 31.2

CNN 29.1

The Economist 16.8

Donald Trump 12.9

Wall Street Journal 12.1

Fox News 11.4

Hillary Clinton 10.1

Huffington Post   8.1

The Washington Post   7.7

NPR   6.3

When I started reporting in Washington, once or twice a week we would gather around the conference table in Roll Call’s offices near Union Station to sift through a large stack of clips from local newspapers around the country, organized by state and sold to us by a clipping service. Though the stories were sometimes weeks old by the time we were reading them, we’d divvy up the pile to find nuggets that had not yet been reported to the political insiders in Washington: a new development in Connecticut’s heated 5th Congressional District race, a House member under fire out in Oklahoma or Utah. It seems almost inconceivable in the Google-Twitter-always-on media world we live in now, but Congressional Quarterly charged us thousands of dollars a year for this service, and we paid.

Soon enough, CQ wasn’t selling those clips anymore—that line of business having been disrupted not by the internet, which was still in its balky, dial-up, you’ve-got-AOL-mail stage, but by the fax machine. The Hotline was a faxed newsletter that came out late morning every day, a compilation of headlines and news nuggets from around the country. We were addicted to it. I remember the feeling of anticipation as its pages spilled off the machine and curled up on the floor while we pestered Jane, our copy editor, to make copies for each of us.

Social media sites should rightfully be doing a lot of soul-searching about their role as the most efficient distribution network for conspiracy theories, hatred, and outright falsehoods ever invented.

The same proliferation of news—and noise—was happening all over town. While we were busy reporting previously ignored stories the big guys didn’t know or care about, the upstarts at cable news were filling not just one carefully edited nightly newscast but 24 hours a day with reports—and, increasingly, shouty partisan talk shows—about goings on in the capital. We all watched those too. Access to information has always been Washington’s currency; speed up the news cycle, and we had no choice but to race ahead right along with it.

In 1998, I started work at The Washington Post as the investigative editor on the national desk. Little more than a week after my arrival, on January 17, 1998, at 9:32 on a Saturday night, Matt Drudge’s website first leaked word of the blockbuster scandal that was about to engulf President Clinton and Monica Lewinsky. I had expected to edit stories about Clinton’s aggressive fundraising in the White House, not his dalliance with a former intern. But now it seemed that independent prosecutor Ken Starr’s unprecedented probe could even force the president to quit, and I remember well the day we all stood riveted in front of the TVs in the Post’s famous fifth-floor newsroom to watch Clinton’s less-than-convincing denials of “sexual relations with that woman.” Over the weeks that followed, the internet drove a Washington news story as it never had before: The Drudge Report had proved beyond a doubt that the old gatekeepers of journalism would no longer serve as the final word when it came to what the world should know.

But some things didn’t change as fast as all that.

 

In this 1998 image, photographers surround White House intern Monica Lewinsky who was on her way to FBI headquarters during the investigation into her alleged affair with President Bill Clinton. Getty Images

At the Post, I soon learned, internet access was still handed out as a privilege to individual editors on a need-to-have-it basis. Everyone else was expected to go to the paper’s in-house library, where researchers would search the internet and various databases on our behalf and one could request paper files of moldering clips to inspect while pounding out a story on deadline. Needless to say, the wheels ground slowly. I may have been the assignment editor overseeing coverage of the spiraling investigation of the president of the United States, but it was only with much lobbying and obscure bureaucratic machinations that I arranged for a clunky dial-up external modem to land on my desk weeks into the scandal.

By the time the story culminated in a presidential confession and an unprecedented Senate impeachment trial and acquittal, the internet would no longer be considered a perk but a necessity for our news-gathering. My soon-to-be husband, White House reporter Peter Baker, would file the paper’s first web-specific dispatches from the congressional impeachment debates. And when the slow machinery of government responded to the new, faster era by releasing its legal filings and document dumps electronically (then as now these would invariably occur late on Friday afternoons, preferably before a holiday weekend), we in turn responded by making them available online for all the world to see. In the end, the Lewinsky affair gave us more than the icky Starr report, with its talk of Lewinsky’s blue dress and thong underwear and the inappropriate use of cigars in the Oval Office. Washington scandals would remain a constant in the coming decades, but how we covered them would be different.

Still, it remained a print world in ways that are hard even to imagine now.

 

People read the September 12, 1998 edition of The Washington Post. That day‘s paper featured a special section comprising the complete 41,000-word Starr Report on President Clinton. Getty Images

The old presses shook the Post building starting around 10 p.m. each night just as they had for decades, and sometimes, if the news was big, as it often was during the 13 long months of the Lewinsky scandal, there would be a line of people waiting in front when the first edition came out around midnight. The nightly 6 p.m. front-page meetings in the old conference room with the framed “Nixon Resigns” headline staring down at us were taken very seriously, and the feverish lobbying for a spot on that page was an indication of how much we were all convinced it mattered. Although we had a website by then and published our articles on it each night, the national editors of the Post still trusted the more ancient methods of finding out what the competition was up to: at 9 p.m., the news aide in the New York bureau would be patched through on speakerphone as she held up her receiver to the radio, so that we could hear the announcer on the New York Times-owned WQXR radio station reading out the early headlines from the next day’s Times. When the Starr report finally came out in September of 1998, we printed the entire thing—all 41,000 words—as a special section in the next day’s newspaper, and the only debate I recall was not whether we should make such a sacrifice of trees when the whole thing was available online but whether and if to edit out any of the more overtly R-rated parts of the report on the president and his twenty-something girlfriend’s White House antics.

At the end of the impeachment scandal, as Vice President Al Gore was busy blowing his lead over Texas Governor George W. Bush in the 2000 presidential race and an unknown former KGB agent named Vladimir Putin was rising from obscurity to emerge as Boris Yeltsin’s handpicked successor as president of Russia, Peter and I decided to move to Moscow as foreign correspondents for the Post. Before we headed out, we went up to the ninth floor of the boxy old Post building on 15th Street in downtown Washington to say goodbye to owner Don Graham. As the conversation ended, we asked Don how the paper was doing. At this point, the Post still claimed the highest “penetration” rate of any big paper in the country among readers in its metropolitan area and had spent the boom decade of the 1990s investing $230 million in its physical printing presses while adding dozens of reporters to its newsroom, the vast majority devoted to local coverage of the fast-growing D.C. suburbs.

We’ll be fine, Don told us, as long as the classified ads don’t go away.

Four years later, when we returned from Moscow and the wars in Afghanistan and Iraq, the classifieds were essentially gone. Soon to be followed by those pages and pages of Macy’s ads and supermarket coupons. But hundreds of reporters and editors were still showing up at the giant newsroom each day to produce a print newspaper, while the website that would be its future—or its demise—was still largely an afterthought run by a team both legally and physically separated from the newsroom, across the Potomac River in a soulless office tower in Arlington, Virginia.

Disrupting the disruptors

It’s hard even to conjure that media moment now. I am writing this in the immediate, shocking aftermath of a 2016 presidential election in which the Pew Research Center found that a higher percentage of Americans got their information about the campaign from late-night TV comedy shows than from a national newspaper. Don Graham sold the Post three years ago and though its online audience has been skyrocketing with new investments from Amazon.com founder Jeff Bezos, it will never be what it was in the ‘80s. That same Pew survey reported that a mere 2 percent of Americans today turned to such newspapers as the “most helpful” guides to the presidential campaign.

Where do you get your election news?

In the 2016 presidential race 18–29 years old say social media.

Everyone else says cable news.

 

18–29

35 Social Media18 News website/app12 Cable TV news11 Radio10 Local TV6 Late night comedy4 Network nightly news2 Issue-based group1 Local paper in print1 Candidate or campaign1 National paper in print

30–49

21 Cable TV news19 News website/app15 Social Media14 Local TV13 Radio7 Network nightly news4 Late night comedy2 Local paper in print2 National paper in print1 Issue-based group1 Candidate or campaign

50–64

25 Cable TV news19 Local TV14 Network nightly news13 Radio10 News website/app5 Local paper in print5 Social Media2 Late night comedy2 National paper in print2 Issue-based group<1 Candidate or campaign

65+

43 Cable TV news17 Network nightly news10 Local TV6 Local paper in print5 News website/app5 Radio5 National paper in print2 Issue-based group1 Social Media1 Candidate or campaign1 Late night comedy

Source: Pew Research Center, February 4, 2016

In fact, the pace of change has speeded up so much that the Washington disruptors are themselves now getting disrupted.

Take Roll Call, whose trajectory since I worked there reveals much about the ups and downs of Washington journalism. At first, it grew fast, expanding to four days a week after I left, and eventually, in 2009, paying the almost unthinkable sum of $100 million to gobble up the entire Congressional Quarterly empire it had started out dismissively competing with. It seemed to work brilliantly as a business too: The “issue advocacy” market Roll Call did so much to create is now estimated to be worth some hundreds of millions of dollars a year, along with the equally robust trade in insider subscription news and information services to navigate what’s really going on in official Washington, which is why Bloomberg dropped a reported astonishing $1 billion—in cash—in 2011 to buy BNA, a Washington-based company of specialized policy newsletters on everything from agriculture to taxes.

But Roll Call’s own share of that booming market has dropped precipitously. First came The Hill, a new competitor that launched in 1994 and has recently positioned itself as a sort of down-market, high-traffic internet tabloid for Washington. Then came Politico, founded by two former Post colleagues of mine and owner Robert Allbritton in late 2006.

Politico aimed to own and shape the Washington conversation—and to compete at both ends of the Washington journalism food chain. It took on the Post at a time when the big daily newspaper just couldn’t wrap itself around the newly competitive reality of the digital era, and also smacked down niche players like Roll Call, which had been the first to get how much faster the Washington news cycle could be but struggled to catch up to the even faster new rhythms of the web and was in any case more worried about preserving the hard-won print ad dollars it had stolen from the Post than going really digital when it could have and should have.

Politico came in vowing to “win the morning,” which, back in 2007, turned out to be a genuine competitive advantage in the still-sluggish, roll-in-at-10-take-a-long-lunch world of Washington journalism. With its get-it-up-now, web-first mentality and the round-the-clock updates that it featured on blogs like Ben Smith’s eponymous news feed, Politico was cutting edge at a moment when Facebook was still a hangout for college students and not their moms, Twitter was some trendy new West Coast thing, and BlackBerries were ubiquitous in the corridors of government.

Washington, a city where information has always been power, loved it. During and after the 2008 election, Barack Obama and his aides would bemoan the Politico-ization of Washington, while avidly reading every word of it. In 2013, Mark Leibovich wrote a bestselling book called This Town about the party-hopping, lobbyist-enabling nexus between Washington journalists and the political world they cover. A key character was Politico’s Mike Allen, whose morning email newsletter “Playbook” had become a Washington ritual, offering all the news and tidbits a power player might want to read before breakfast—and Politico’s most successful ad franchise to boot. In many ways, even that world of just a few years ago now seems quaint: the notion that anyone could be a single, once-a-day town crier in This Town (or any other) has been utterly exploded by the move to Twitter, Facebook, and all the rest. We are living, as Mark put it to me recently, “in a 24-hour scrolling version of what ‘Playbook’ was.”

These days, Politico has a newsroom of 200-odd journalists, a glossy award-winning magazine, dozens of daily email newsletters, and 16 subscription policy verticals. It’s a major player in coverage not only of Capitol Hill but many other key parts of the capital, and some months during this election year we had well over 30 million unique visitors to our website, a far cry from the controlled congressional circulation of 35,000 that I remember Roll Call touting in our long-ago sales materials.

Politics was never more choose-your-own-adventure than in 2016, when entire news ecosystems for partisans existed wholly outside the reach of those who at least aim for truth

Through all these shakeups, I remained a big optimist about the disruption, believing that so many of the changes were for the good when it came to how we cover Washington. The general-interest mission of places like The Washington Post in its heyday had meant that the paper played a crucial role as a public commons and community gathering place—Don Graham loved the idea that there was something that bound together the bus driver in Prince George’s County, Maryland, with the patrician senator on Capitol Hill, and the brigadier general in the Pentagon, and so did I. But that very well-intentioned notion also translated into a journalism that was often broad without being sufficiently deep. We told amazing stories and went to the dark corners of the globe but we also took our audience for granted, and tended to act like monopolists everywhere, not infrequently mistaking entitlement for excellence.

In recent years, it seemed to me, we were moving beyond those constraints, blessed by the forces of technological innovation with great new tools for covering and presenting the news—and an incredible ability to get the word out about our stories more quickly, cheaply, and efficiently than ever before. Most importantly, the constant new competition was serving to make our actual journalism better and better, and wasn’t that the point? I was sure that the story of the last few decades wasn’t really just about shiny new platforms and ever speedier news cycles, but about information and the value it could and should have for those who need to know what is really going on in Washington.

It’s true that there were other, more worrisome developments alongside this democratization of information and the means to report on it. While I was celebrating the new digital journalism, others worried, correctly, about the accompanying rise of a new world of partisan spin, hype, and punditry, not to mention the death of the business models that supported all that investigative journalism. And yet I remained convinced that reporting would hold its value, especially as our other advantages—like access to information and the expensive means to distribute it—dwindled. It was all well and good to root for your political team, but when it mattered to your business (or the country, for that matter), I reasoned, you wouldn’t want cheerleading but real reporting about real facts. Besides, the new tools might be coming at us with dizzying speed—remember when that radical new video app Meerkat was going to change absolutely everything about how we cover elections?—but we would still need reporters to find a way inside Washington’s closed doors and back rooms, to figure out what was happening when the cameras weren’t rolling. And if the world was suffering from information overload—well, so much the better for us editors; we would be all the more needed to figure out what to listen to amid the noise.

As the 2016 election cycle started, I gave a speech to a journalism conference that was all about the glass being half full. “Forget the chestbeaters and the look-at-what’s-losters,” I said.

This is going to be a golden age for anyone who cares about journalism and access to new ideas and information. In a time of transformation, there are losers to be sure but winners too—why not aim to be on the side of what’s being created, not what’s being destroyed? Think about how to preserve the best of what we’ve inherited, along with the new ideas that will come from having dazzling new tools and capabilities we couldn’t have dreamed of just a few short news cycles ago.

I still think that.

But it’s hard not to have experienced The Trump Show and all that’s gone along with it without having some major new qualms.

 

Donald Trump supporters hold up their phone cameras as they wait for the Republican presidential nominee to arrive at a campaign rally in Manassas, Virginia. Getty Images

Transparency—without accountability

At a few minutes after 4 p.m. on Friday, October 7, I was sitting in a conference room with Politico’s top editors, deciding what stories to feature on our homepage when Blake Hounshell, our website’s editorial director, looked up from his laptop and gasped. Soon, we all heard why as Blake hit the play button on a video just posted on The Washington Post’s website. There was Donald Trump’s voice, snide and belittling, bragging off-camera to an Access Hollywood reporter of his sexually aggressive behavior toward women in words so crude they’d never appeared before in any major news outlet.

It was clear to all of us in an instant that this was a game-changer, an accountability moment in a campaign sorely lacking them, and we editors were sure—as sure as we were about anything in politics—that Donald Trump would now face a reckoning for his misogynistic attitudes and questionable behavior toward women.

Clearly that reckoning never came. And in retrospect, perhaps we could have anticipated that it might not. Even as we sat gasping at the Access Hollywood video, I thought back to that day so long ago in the Post newsroom, when we journalists were convinced the revelation of the Starr investigation into Bill Clinton’s womanizing—and the lies he told to avoid responsibility for it—could spell the end of Clinton’s presidency. Within days, Trump was thinking of that moment too, and in the effort to deflect attention from his scandalous behavior toward women, he sought to resurrect Bill Clinton’s old misdeeds, parading several of the women from Clinton’s 1998 scandals before the cameras at his second presidential debate with Clinton’s wife. Trump turned out to be more correct than we editors were: the more relevant point of the Access Hollywood tape was not about the censure Trump would now face but the political reality that he, like Bill Clinton, could survive this—or perhaps any scandal. Yes, we were wrong about the Access Hollywood tape, and so much else.

Fake news is thriving

In the final three months of the presidential campaign, the 20 top-performing fake election news stories generated more engagement on Facebook than the top stories from major news outlets such as The New York Times.

 

 

Source: BuzzFeed, November 16, 2016

Of course, that’s not how it seemed at the time. It’s hard to remember now, amid all the anguished self-examination after the shocking outcome of the election, but it was at least occasionally a great moment for journalism. If ever there were a campaign that called for aggressive reporting, this one did, and it produced terrific examples of investigative, public service-minded journalism at its best. In a way, it was even liberating to have a candidate so disdainful of the old rules as Donald Trump. With some of us banned for months from his rallies even as they were more extensively recorded by more participants than perhaps any political events in the history of the world (thanks, iPhone), we journalists were still able to cover the public theater of politics while spending more of our time, resources, and mental energy on really original reporting, on digging up stories you couldn’t read anywhere else. Between Trump’s long and checkered business past, his habit of serial lying, his voluminous and contradictory tweets, and his revision of even his own biography, there was lots to work with. No one can say that Trump was elected without the press telling us all about his checkered past. Or about Hillary Clinton’s for that matter; her potential conflicts of interest at the Clinton Foundation, six-figure Wall Street speeches, and a secret email server were, in my view, rightfully scrutinized by the media. It’s just the kind of stuff we got into journalism to do.

And yet …

We’ve achieved a lot more transparency in today’s Washington—without the accountability that was supposed to come with it.

While it’s true that fears about the fragmentation of the media, the destruction of our public commons, the commodification of the news, and the death of objective reporting have been around as long as I’ve been in Washington, politics was NEVER more choose-your-own-adventure than in 2016, when entire news ecosystems for partisans existed wholly outside the reach of those who at least aim for truth. Pew found that nearly 50 percent of self-described conservatives now rely on a single news source, Fox, for political information they trust. As President Obama has famously observed, “If I watched Fox News, I wouldn’t vote for me either.” As for the liberals, they trust only that they should never watch Fox, and have MSNBC and Media Matters and the remnants of the big boys to confirm their biases. And then there are the conspiracy-peddling Breitbarts and the overtly fake-news outlets of this overwhelming new world; untethered from even the pretense of fact-based reporting, their version of the campaign got more traffic on Facebook in the race’s final weeks than all the traditional news outlets combined.

When we assigned a team of reporters at Politico during the primary season to listen to every single word of Trump’s speeches, we found that he offered a lie, half-truth, or outright exaggeration approximately once every five minutes—for an entire week. And it didn’t hinder him in the least from winning the Republican presidential nomination. Not only that, when we repeated the exercise this fall, in the midst of the general election campaign, Trump had progressed to fibs of various magnitudes just about once every three minutes! So much for truth: By the time Trump in September issued his half-hearted disavowal of the Obama “birther” whopper he had done so much to create and perpetuate, one national survey found that only 1 in 4 Republicans was sure that Obama was born in the U.S., and various polls found that somewhere between a quarter and a half of Republicans believed he’s Muslim. So not only did Trump think he was entitled to his own facts, so did his supporters. It didn’t stop them at all from voting for him.

Main source for news about government and politics

 

Source: Pew Research Center, October 24, 2014

At least in part, it’s not just because they disagree with the facts as reporters have presented them but because there’s so damn many reporters, and from such a wide array of outlets, that it’s often impossible to evaluate their standards and practices, biases and preconceptions. Even we journalists are increasingly overwhelmed. Can we pluck anything out of the stream for longer than a brief moment? Can our readers?

Suggested Reading

The bad news about the news

ROBERT G. KAISER

OCTOBER 16, 2014

Improving media capacity: A series on the future of news coverage

ELAINE KAMARCK

MAY 12, 2015

The news today: 7 trends in old and new media

ELAINE KAMARCK AND ASHLEY GABRIELE

NOVEMBER 10, 2015

Shining light on explanatory journalism’s impact on media, democracy, and society

JOHN HUDAK

FEBRUARY 24, 2016

False equivalence in covering the 2016 campaign

THOMAS MANN

JUNE 2, 2016

As this wild presidential campaign progressed, that became my ever-more nagging worry and then our collective nightmare—the fear, clearly realized, that all the flood of news and information we’ve celebrated might somehow be drowning us. So much terrific reporting and writing and digging over the years and … Trump? What happened to consequences? Reporting that matters? Sunlight, they used to tell us, was the best disinfectant for what ails our politics.

But 2016 suggests a different outcome: We’ve achieved a lot more transparency in today’s Washington—without the accountability that was supposed to come with it.

And that for my money is by far the most dispiriting thing about this campaign season: not the mind-numbing endless chatter or the embarrassing bottom-feeding coverage or even the stone-throwing barbarians lying in wait to attack any who dare to enter Twitter or Facebook.

So what’s an editor with a no longer always half-full glass to do?

Four days after the election, I moved to Jerusalem to become a foreign correspondent again for a few years. To a troubled part of the world where the stones thrown are real and not metaphorical. Where an entire region is in the midst of a grand and violent reckoning with the fallout of a failed political order. And where, not coincidentally, the results of the election this year in the world’s remaining superpower will matter almost as much as they will back in Washington.

Facts may be dead, but here’s one I’ll take with me, and it’s a truth as rock-solid as those Facebook feeds are not: elections, in America or elsewhere, still have consequences.

 

Susan B. Glasser served as editor of Politico throughout the 2016 campaign. The founding editor of Politico Magazine, she has also been editor-in-chief of Foreign Policy magazine; a foreign correspondent, editor, and political reporter for The Washington Post; and co-chief of the Post’s Moscow Bureau with her husband, Peter Baker. Their book, Kremlin Rising: Vladimir Putin’s Russia and the End of Revolution, was published in 2005. Prior to the Post, Glasser worked for eight years at Roll Call, where she rose from an intern to become the paper’s top editor.

foto-river-629x472-629x472

 El cruce fronterizo del río Suchuiate entre México y Guatemala. Quienes tienen visa pasan de Guatemala a México por el puente y quienes carecen de ella deben atravesar el río en una balsa improvisada. Crédito: Madeleine Penman/Amnistía Internacional

Mirando a los ojos de refugiados centroamericanos, en tiempos de odio y miedo

Este es un artículo de opinión de Madeleine Penman, investigadora para México de Amnistía Internacional.

Por Madeleine Penman

MÉXICO, 5 dic 2016 (IPS) 

Se calcula que unas 400.000 personas cruzan la frontera sur de México cada año. Muchas de ellas están necesitadas de protección internacional, y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha pedido a los gobiernos de la región que reconozcan la crisis humanitaria que afecta a los países centroamericanos de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Nuestra propia investigación ha mostrado cómo la violencia generalizada en El Salvador y Honduras convierte a estos países en algunos de los lugares más mortíferos del planeta.

México tiene un historial de recibir a personas que huyen de la violencia y de mostrar solidaridad y hospitalidad a quienes necesitan protección. En la década de 1980, decenas de miles de personas huyeron de la guerra civil de Guatemala y acudieron como refugiadas a México.

Treinta años después, México parece estar olvidando aquella hospitalidad.

Para lectura completa http://www.ipsnoticias.net/2016/12/mirando-a-los-ojos-de-refugiados-centroamericanos-en-tiempos-de-odio-y-miedo

Ciudadanía y memoria histórica en la enseñanza de la historia

ensenanza

Ciudadanía y memoria histórica en la enseñanza de la historia: análisis de la metodología didáctica en un estudio de caso en ESO

Citizenship and memory in history teaching: analisys of the didactic methodology in a case study in ESO

Emilio José Delgado-Algarra* y Jesús Estepa-Giménez**

*Departamento de Comunicación y Educación. Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales.

Universidad Loyola Andalucía (España).

**Departamento de Didáctica de las Ciencias y Filosofía. Facultad de Educación. Universidad de Huelva (España)

Resumen

Mediante un estudio de caso, analizamos cómo se enseña ciudadanía y las dimensiones     de la memoria en una clase de Geografía e Historia de 4º de ESO. Para ello, con el apoyo del programa de análisis cualitativo “Atlas ti”, se lleva a cabo una categorización de las informa- ciones transcritas de la entrevista de concepciones al docente, del registro de audio sobre el desarrollo de las clases, del material curricular utilizado como guía principal en el aula, de los cuestionarios de percepción discente y de la entrevista final de reflexión docente. Con estas cinco fuentes de información se realiza una doble triangulación para contrastar las interpretaciones del docente, el investigador y los estudiantes. El caso de estudio potencia el debate en el aula y da una importancia destacada a la memoria histórica, estableciendo un vínculo intenso entre  el recuerdo de terceras personas y la enseñanza de la  Historia.

 Palabras clave: enseñanza de la historia; educación para la ciudadanía; memoria histórica; metodología didáctica.

 

Correspondencia: Emilio José Delgado Algarra, Departamento de Comunicación y Educación. Universidad Loyola Andalucía (Sevilla). E-mail: emiliojose.delgadoalgarra@gmail.com. Jesús Estepa Giménez, Departa- mento de Didáctica de las Ciencias y Filosofía.  Universidad de Huelva. E-mail:  jestepa@uhu.es

 

Emilio José Delgado-Algarra y Jesús Estepa-Giménez

 

Introducción

 En este artículo se va a abordar la educación para la ciudadanía a través de la memoria histórica a partir del análisis de las clases de un profesor de secundaria, lo que constituye una parte de un estudio más amplio realizado en la Tesis Doctoral “Educación para la ciudadanía en la enseñanza de las Ciencias Sociales y su vinculación con las dimensiones de la memoria. Estudio de caso en ESO” (Delgado Algarra, 2014), centrándonos en los bloques del sistema de categorías vinculados con cómo se enseña educación para la ciudadanía y memoria en la enseñanza de las Ciencias Sociales. A continuación, tras hacer una breve presentación del marco teórico y del diseño de investigación centra- mos nuestro análisis de la praxis en la labor realizada por el docente en el aula con su alumnado de 4º de ESO durante el desarrollo de las unidades didácticas 9 (España: primer tercio del siglo XX) y 14 (España: Dictadura y Democracia) del libro de texto  de Ciencias Sociales del mencionado curso de la editorial Oxford Education; estas uni- dades, respondiendo a una organización cronológica de la materia, se fusionaron y desarrollaron conjuntamente entre el 8 de abril y el 21 de mayo de 2013 a lo largo de 12 sesiones.

Marco teórico

 Se han realizado numerosas investigaciones en torno a la enseñanza de la ciuda- danía en el ámbito internacional (Arthur, Davies & Hahn, 2008) y, en menor medida, como contenido de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia (De Alba, García Pérez  y Santisteban, 2012; Estepa, 2009). Sin embargo, son más escasas las que relacionan    la enseñanza de la Historia y la memoria, destacando, entre otros, los estudios de Carretero, Rosa y González (2006) para España y América, de Ienaga (2001) para Japón, de Lässig (2009) respecto a Alemania y de Mattozzi (2008) en referencia a Italia. En cuanto a la educación ciudadana, desde nuestra perspectiva crítica basada en una escuela entendida como motor de cambio social, pensamos que resulta destacable      la asunción de un modelo de democracia radical donde no existen elementos consi- derados inamovibles y todo puede ser trabajado y construido mediante debate. En otras palabras, este modelo de ciudadanía –representado entre otros por la politóloga Mouffe (1999)– entiende que ésta se construye sobre la base de los posicionamientos ideológicos de los sujetos y la lucha entre dichos posicionamientos, de manera  que la reivindicación y el conflicto son considerados como aspectos positivos en el ámbito político y social. De esta manera, tanto la ciudadanía como la memoria deben entenderse en el seno del diálogo y del intercambio de ideas, en el cual las personas deben posicionarse firmemente y estar abiertas a modificar dichos posicionamientos frente a una buena argumentación. Así, el modelo de escuela crítica y democrática aspira a construir un modelo de ciudadano capaz de tomar decisiones en el seno de una democracia participativa (Schugurensky, 2009; Schugurensky & Myers, 2003);   sin embargo, cabe matizar que suelen existir contradicciones entre ideales democrá- ticos y aulas no democráticas, entre declaraciones pedagógicas del profesorado y la práctica  docente real.

La memoria, por su parte, debe ser entendida como un recuerdo cargado de valores subjetivos y relacionado con los momentos conflictivos de nuestra historia reciente, definiéndose a raíz de la experiencia personal de cada individuo en el seno de un grupo social determinado. En torno a ella, la institución educativa se enfrenta al problema de la adopción de una doble postura (Rinaldi, 2008): la escuela es la institución en la que más debería transmitirse y procesarse la memoria; sin embargo, es también la insti- tución que más se debe esforzar por diluir los efectos negativos y dudosos derivados de los excesos de la memoria. La memoria histórica, que tanta conexión guarda con la formación cívica, debe tratarse desde todos los puntos de vista posibles (Ienaga, 2001; Mejía, 2009). Hay que recordar que las concepciones de ciudadanía, historia y sociedad están determinadas, en gran medida, por el factor humano; una variable extraña más que significativa que obliga a contemplar, por ejemplo, la visión de un conflicto desde el punto de vista de las diferentes partes implicadas. Sin embargo, cuando alguien habla de memoria histórica, suele entenderse que existe un posicionamiento ideológico definido. Así en Japón, por ejemplo, al igual que en España, existe una tendencia al análisis crítico de la memoria histórica por parte de los sectores progresistas, mientras que, de manera divergente, se observa una tendencia hacia la ocultación y a la revisión justificadora de la memoria histórica por parte de los sectores conservadores (Nozaki, 2001, 2008), persiguiendo con ello el objetivo de desmentir las agresiones y eludir responsabilidades ante las “hazañas patrióticas” del ejército imperial japonés en los conflictos del pasado reciente.

Para la realización de la presente investigación se ha tomado como referente el modelo multidimensional de la memoria de Mainer (2010) y Cuesta (2011): memoria individual, memoria social, memoria histórica, memoria conflictiva y memoria selec- tiva. La decisión de tomar este modelo multidimensional como referencia en vincu- lación con la educación para la ciudadanía se debe, en parte, a que la mayoría de las investigaciones sobre memoria en la enseñanza de la Historia suelen centrarse en su dimensión histórica y conflictiva y a que, en raras ocasiones, se atiende a la vinculación entre memoria y educación ciudadana.

Respecto a la metodología didáctica, que es la categoría de análisis en el pre-  sente estudio de caso, partimos de una hipótesis de progresión elaborada según los presupuestos del Proyecto IRES (Porlán y Rivero, 1998), de modo que los diferentes itinerarios que puede seguir un docente en su desarrollo profesional tienen en cuenta tanto el conocimiento profesional del profesorado como sus concepciones. En este modelo, la evolución del docente pasa de no contemplar la metodología didáctica como un problema profesional, a un nivel de desarrollo, que consideramos deseable, en el cual se implementan estrategias metodológicas centradas en la investigación escolar de problemas socioambientales, donde la participación es negociada de manera que el alumnado, progresivamente, va tomando más decisiones; todo ello pasando por niveles intermedios caracterizados por el diseño de secuencias cerradas  y respuestas prescritas por el profesor, por un lado, o de desarrollo de actividades improvisadas y basadas en el descubrimiento espontáneo de la realidad, por otro. Además, aunque la actitud de los profesores frente a los problemas socialmente conflictivos ha sido clasificada en los cuatro tipos que se representan en la figura 1 (Kelly, 1986; López Facal, 2011), consideramos imprescindible una adecuada formación docente y la asunción por parte de éste del modelo de imparcialidad comprometida, ya que dicho modelo implica el fomento de los debates en el aula y que el docente     dé su opinión en los   mismos.

Método

Problemática

 El problema central de la investigación es “¿Qué y cómo se enseña educación para la ciudadanía en Ciencias Sociales, Geografía e Historia en Educación Secundaria Obligatoria, y qué relación guardan los contenidos y la metodología didáctica con    las dimensiones de la memoria?”. Aunque en este artículo vamos a centrarnos en las problemáticas específicas 2 y 3, a continuación se presentan las cuatro que permitieron dar respuesta al problema central:

  • Problema específico 1: “¿Cuál es la concepción de ciudadanía que tiene el pro- fesor y qué reflejo tiene en su práctica?”.
  • Problema específico 2: “¿Qué se enseña de educación para la ciudadanía en Ciencias Sociales, Geografía e Historia?”.
  • Problema específico 3: “¿Cómo se enseña educación para la ciudadanía en Cien- cias Sociales, Geografía e Historia?”.
  • Problema específico 4: “¿Qué y cómo se trabajan las diferentes dimensiones de la memoria en las clases de Ciencias Sociales, Geografía e Historia?”.

 

Contextualización del caso

 El caso de estudio se encuentra representado por el docente JMT, profesor de Geografía, Historia y Educación para la Ciudadanía de los cursos 1º – 4º de ESO en el centro IES “La Orden” de la ciudad de Huelva (Andalucía – España). La oferta edu- cativa de este centro va desde 1º de ESO hasta 2º de Bachillerato, incluyendo estudios de formación profesional; sin olvidar que en él trabajan 66 personas, 55 profesores y 11 profesionales de administración y servicios.

En cuanto al contexto geográfico y socioeconómico del IES La Orden, el centro educativo se encuentra próximo al parque Moret y está rodeado por los barrios de Santa Marta y La Orden. En el barrio de La Orden, con más de 20.000 habitantes, encontramos zonas de alta conflictividad social, donde el 60% de los adultos carece  de estudios y más de 1/3 (dentro de dicho porcentaje), según la oficina del Defensor del Onubense, se declara analfabeto.

 

Sistema de categorías

 Tanto para orientar el proceso de recogida y organización de información como para su análisis, se elaboró un sistema de categorías específico para nuestra investigación que se inspira en el que se diseñó para el Proyecto I+D+i “el Patrimonio y su enseñanza: análisis de recursos y materiales para una propuesta integrada de Educación Patrimonial” (Estepa, 2013) y cuya estructura específica bebe de múltiples fuentes, entre las que se encuentra la International Association for the Evaluation of Educational Achievement (Schulz, Fraillon, Ainley, Bruno & Kerr, 2008), para lo referente a educación ciudadana; y Fedicaria y el Proyecto Nebraska (Cuesta, 2011; Mainer, 2010), para todo lo relacionado con las dimensiones de la memoria. Las categorías del sistema son cuatro: tipos de ciudadanía (CIU), qué se enseña de educación para la ciudadanía en Ciencias Sociales (QEC), cómo se enseña educación para la ciudadanía en Ciencias Sociales (CEC), qué y cómo se enseñan las dimensiones de la memoria en la educación ciudadana (DIM). Sin embargo, en este artículo nos centraremos en las categorías CEC y en los aspectos vinculados con la metodología de DIM. Atendiendo a las subcategorías e indicadores, y sin entrar en los descriptores por cuestiones de espacio, el sistema se resume como se muestra en la Tabla  1.

 

Tabla 1

 

Categorías y subcategorías vinculados a cómo se enseña ciudadanía y memoria en el área de Ciencias Sociales, Geografía e Historia

 

Categorías Subcategorías
Cómo se enseña educación para la ciudadanía en CCSS (CEC) Compromiso del profesor (COP) Materiales curriculares (MAT)
  Dimensión individual (DIN)
  Dimensión social (DSO)
Qué y cómo se enseñan las dimensiones de   la memoria en la educación ciudadana (DIM) Dimensión histórica (DHI)
  Dimensión conflictiva (DCO)
  Dimensión selectiva (DSE)

 

Instrumentos de recogida de información

 

Entrevista inicial de concepciones y entrevista final de reflexión  docente

 

El número de entrevistas al docente fue de dos, una de concepciones (y selección del caso), al inicio del proceso de recogida de información; y otra de reflexión sobre  su práctica (donde el docente responde a las percepciones del alumnado sobre sus clases en el cuestionario discente), al final del proceso de recogida de información. La duración de las sesiones de entrevista fue de unos 45 minutos cada una en horario complementario. Atendiendo a la tipología de Patton (1987), la primera entrevista es de carácter abierto y no estructurado y se diseña tomando como referente el sistema de categorías. La segunda entrevista, sin embargo, requiere tomar aspectos de la práctica real del docente, por lo que se diseñan unas cuestiones orientativas en la etapa final del proceso de recogida de información, manteniendo la coherencia con el sistema de categorías antes mencionado.

 

 

Análisis de materiales curriculares

 El modelo de registro y organización de la información visto anteriormente es similar al que se usó en el análisis de los materiales curriculares donde, además del libro de texto de Ciencias Sociales de 4º de ESO de Oxford Education (Díaz Rubiano, Fernández Armijo, Jiménez Maqueda, Del Pino y Vidal, 2008), se usaron los artículos “La derrota más amarga del Ejército español” (El País, 19/07/2011) y “Gaspar cavó su propia fosa” (El País, 30/03/2013), la remasterización del noticiario de la FOX del año 31 “Memoria recuperada de la República”; además de otros textos para el análisis crítico como cartillas de racionamiento, documento de propaganda de la autarquía, etc.; todo ello sin olvidar fuentes orales, como el discurso de Alfonso XIII arengando a  las tropas en la Guerra de Marruecos y otro archivo de audio con diferentes   himnos.

Observación de la praxis docente

 Como indica Evans (2010), “la forma de registrar y luego reducir y/o codificar los resultados es importante para que cumpla su propósito” (p. 65). En este sentido, las clases fueron grabadas mediante grabadora de audio, igualmente, se tomaron notas puntuales en el diario del investigador; ya que éste estaba presente en la última mesa como miembro no participante. La información registrada mediante grabación y transcrita, al igual que la del resto de instrumentos de la fase cualitativa, se categoriza mediante el programa Atlas.ti.

Cuestionario sobre percepción discente

 Pese a que la presente investigación se centra fundamentalmente en el docente, conocer el pensamiento del alumnado en relación conel desarrollo de las clases nos permite contrastar la interpretación emergente de la primera triangulación (entrevista inicial – observación de aula – materiales curriculares). Para ello, se aplica un cuestio- nario sobre pensamiento discente a los 14 alumnos del aula observada, en cuyo diseño se toma como fuente de referencia el desarrollo de las  clases.

Temporalización de la recogida de información

 Una vez preseleccionado el caso con la ayuda del cuestionario inicial de concepcio- nes docentes (C0) dentro de la fase cuantitativa, se pasa a la fase cualitativa. Dentro de dicha fase, en un periodo inicial, se realiza la entrevista sobre concepciones (E1) que

nos permite seleccionar definitivamente el caso de estudio, posteriormente, se inicia la observación de la praxis docente (O1) y la revisión de los materiales curriculares (M1); durante el proceso de recogida de información, se sigue obteniendo información de O1 y M1; y en el periodo final, además de cerrar O1 y M1, se aplica un cuestionario de pensamiento discente a los alumnos sobre su percepción de los contenidos trabajados y sobre el desarrollo de las clases (C1) y se lleva a cabo una entrevista de autoreflexión del profesor sobre su praxis (E2), donde interpreta el porqué de las respuestas de sus alumnos.

 

Tabla 2

Temporalización del proceso de recogida de información en la investigación.

 

MOMENTOS INSTRUMENTOS   SUJETOS
Previo a la selección del caso   C0   Docentes
    Recogida inicial                       E1               Docente                     
Posterior a la selección del caso Recogida continua    

                                                                         O1

 

M1

Docente

  Materiales                 

        Docente

                                                                                                                                    Discente                    

  Recogida final E2 C1  
                                                                    TRIANGULACIÓN                                                                     

 

Transcripción de la información

 

A la hora de organizar las informaciones extraídas de las transcripciones, y para comprender la categorización de las evidencias incluidas en el apartado de “resultados y discusión de datos”, en todos los casos, se comienza con el acrónimo del instrumento (ver sub-apartado de temporalización). En el caso de las entrevistas continúa con el número de pregunta y en el del cuestionario el numero asignado al estudiante y el    de la cuestión; en cuanto al libro de texto, va seguido del número de página; y, en relación con la observación de aula, continúa con el número de sesión y una letra que representa el intervalo temporal en base a la tabla  3:

 

Tabla 3

 

Representación de los intervalos temporales de la obervación de  aula.

 

Intervalo de tiempo aproximado (minutos)
    Desde Hasta
  A 0 min. 10 min.
  B 10 min. 20 min.
Código C 20 min. 30 min.
  D 30 min. 40 min.
  E 40 min. Final

 

Análisis de la información: la doble triangulación

 

La investigación que se presenta tiene un enfoque multimetódico (Glaser y Strauss, 1967), lo que nos permite contrastar la intersubjetividad y asegurar la credibilidad    de nuestro proceso de investigación cualitativa. Además, como recomienda Patton (2002), nuestra triangulación implica el uso de fuentes de información múltiples, lo cual nos permite superar las debilidades teóricas y analíticas que podrían darse ante la recogida de información individual. El modelo de triangulación multimetódica y  de múltiples fuentes, que se representa en la figura 1, lo hemos denominado doble

 

Ciudadanía y memoria histórica en la enseñanza de la historia: análisis de la metodología didáctica …

529

 

 

triangulación. Mientras en la primera triangulación (E1 – O1 – M1) se lleva a cabo un proceso de interpretación para destacar las convergencias y divergencia existentes entre las concepciones del docente y su práctica, bajo el paraguas del sistema de categorías; en la segunda triangulación (C1 – O1 – E2), reforzamos la validez y la fia- bilidad de nuestras interpretaciones con apoyo de la percepción que los estudiantes tienen del desarrollo de las clases y la interpretación que el docente hace de dichas percepciones  (figura 2).

Figura 2. Esquema de la doble triangulación utilizada en el  estudio.

 

Resultados y discusión de los datos

 

Estos resultados se extraen a partir de la respuesta al problema específico 3 “¿Cómo se enseña educación para la ciudadanía en Ciencias sociales, Geografía e Historia?” y a las cuestiones vinculadas con la metodología didáctica en el problema específico 4 “¿qué y cómo se trabajan las diferentes dimensiones de la memoria en las clases de Ciencias Sociales, Geografía e Historia?”.

 

Respecto a la subcategoría compromiso del profesor (COP), siguiendo el plantea- miento de De Miguel (2015), nos encontramos ante un docente comprometido con las temáticas puestas a debate, nunca dice si una opinión está bien o mal, sencillamente busca que el alumno sepa defender su posicionamiento en base a preguntas que orien- tan las intervenciones y permiten a los alumnos afinar en argumentaciones. Existen muchos momentos expositivos, pero el docente hace preguntas constantemente para que el alumnado participe e igualmente da su opinión cuando lo estima necesario, posicionándose en un modelo de imparcialidad comprometida. De este modo, cuando están hablando sobre las características de la República, el docente indica que “por     lo menos yo pienso así, que en los países desarrollados pensamos que la república es algo    como muy democrático” (O.1.B). También, cuando plantea cuestiones sobre el tema de  la raza en los discursos de Alfonso XIII, el docente dice: “Franco, posteriormente, eso     lo utilizará mucho también, lo de la raza, como si nosotros fuéramos diferentes al resto de la especie humana, o sea, en vez de unir estamos como separando (…) por lo menos yo lo veo así, no sé si vosotros lo veis igual” (O.1.C); de esta forma, abre la posibilidad de réplica por parte del alumnado sin que ello implique ocultar su propia opinión.

Así mismo, cuando los alumnos le preguntan por el partido político EQUO, el profesor indica: “si no recuerdo mal creo que tiene un solo escaño, pero bueno, fue la primera vez que se presentaban, es cuestión de tiempo ¿no?. Creo…” (O.11.C); en cualquier caso, pide a los alumnos que decidan libremente a quién votarían si pudiesen votar y hace referencia a 3 alumnos que no han votado, que finalmente deciden votar en blanco, algo a lo que casi al final de la última sesión se acogen 3 alumnos más (O.12.D). Final- mente, durante la simulación de la intención de voto, el docente indica a los alumnos que dicen no tener ideología que “aquí se supone que todo el mundo tiene ideología, tú dices que no tienes ideología” (nota: mira a una alumna que decía no tener ideología), y añade “¿hay algo que no te gusta de lo que está haciendo el Gobierno hoy en día?” (O.12.C).

 

Los datos del cuestionario del alumnado también nos permiten adscribir al docente al modelo de imparcialidad comprometida, ya sus 14 alumnos, en la cuestión 13 “Marca con una “X” qué idea se corresponde más con el desarrollo de las clases de Historia en 4º de ESO”, señalan la opción “Mi profesor nos permite debatir y da su opinión”. En la cuestión 14 “Durante el desarrollo de las clases, ¿te sientes libre para opinar? ¿Por qué?”, el 100% del alumnado afirma sentirse libre para opinar, destacando preferentemente el interés que tiene el docente por sus opiniones y la libertad de expresión. Finalmente, en relación con la cuestión 15 “¿Piensas que tu profesor quiere una única opinión o plantea la posibilidad de que puedan existir diferentes opiniones en los debates?”, ningún estudiante siente que el docente quiera una única opinión. En este sentido, en el pensamiento, praxis y reflexión docente se refleja la importancia de los debates en una asignatura como Historia, aspecto justificable por investigaciones como la realizada por Pagés y Oller (2007) con alumnado de 4º de ESO, donde se destacan las potencialidades de los métodos interac- tivos, la inclusión de problemas relevantes y la necesidad de conectar continuamente pasado – presente – futuro de cara a minimizar los estereotipos y prejuicios.

 

En coherencia con la investigación de Santisteban (2007) sobre cómo se aprende el tiempo histórico, hemos comprobado que el docente defiende abiertamente e imple- menta en la práctica, una visión de la enseñanza de la Historia donde se conecte pasado, presente y, en ocasiones, futuro. Esto se ha visto reflejado en el alumnado tanto en el desarrollo de las clases como en los cuestionarios de pensamiento discente. Respecto  a esto último, en la cuestión 16 “¿Tu  profesor compara el presente con el pasado?    Si la respuesta es “sí” ¿Qué beneficios piensas que esa comparación aporta a tu formación como ciudadano?, únicamente 2 estudiantes indican que el profesor no vincula pasado, presente y futuro; sin embargo, las explicaciones de los estudiantes que responden afirmativamente no son significativas.

 

En cuanto a los materiales curriculares (MAT), el libro de texto es entendido a modo de guía principal de la acción en el aula, sin embargo, éste se ha visto comple- mentado por el audio del discurso de Alfonso XIII para profundizar en las preocupa- ciones políticas y militares de España bajo su reinado, la información del artículo “la derrota más amarga del Ejército español” en relación con la Guerra de Marruecos, la del vídeo “Memoria recuperada de la República” para la proclamación de la misma, textos sobre la autarquía y cartillas de racionamiento, para profundizar en los ideales y e los problemas socioeconómicos de la España de la posguerra, y el artículo “Gaspar cavó su propia fosa” en relación con la represión franquista.

Uno de los aspectos observados en relación con esta subcategoría, es que durante el desarrollo de las clases el docente trata de conectar lo que se ve en el libro de texto con los intereses del alumnado. Algunos de los intentos del docente de servir de puente entre el libro de texto y los intereses del alumnado los encontramos en los siguientes ejemplos: en cuanto a los resultados electorales de 1931 (pág. 178), el docente busca relacionar los partidos que ahí aparecen con los partidos de la actualidad conocidos por el alumnado (O.4.C); al referirse al Plan Marshall, que también aparece en el libro de texto (pág. 169), pregunta a su alumnado si han visto la película “Bienvenido Mr. Marshall” (O.8.E), aunque tal película resulta completamente desconocida para el alum- nado; finalmente, cuando el docente habla del intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981 (pág. 276) y la famosa frase de Tejero (“quieto todo el mundo”) (O.11.B), pregunta a su alumnado si alguien había visto la película que emitieron hace poco sobre el suceso. En cualquier caso, debemos entender que, de cara a este descriptor,   el intento de conectar con los intereses del alumno por parte del docente es indepen- diente del carácter convencional y enciclopedista del libro de texto, que se usa como guía principal durante el desarrollo de las  clases.

Las dimensiones de la memoria (DIM), por su parte, adquieren un peso importante durante las sesiones presenciales y, aunque muchas veces se habla de hechos históricos objetivos y secuenciados cronológicamente (especialmente al inicio de las clases, a modo de resumen de la sesión anterior), la introducción de las opiniones del alumnado y del docente tienen una gran presencia a lo largo de las sesiones, al igual que las reflexiones en torno a las causas de los sucesos acontecidos. Dentro de la dimensión individual, es destacable la importancia que se da a los recuerdos del alumno y a los recuerdos de terceras personas a través de fuentes orales y textuales. Dentro de la dimensión social, destaca la vinculación de los recuerdos con el género (hombre – mujer), las prácticas socio-históricas (nacionales – republicanos), etc.; dentro de la dimensión histórica, se tratan los sucesos históricos de manera cronológica, acompañados de las opiniones respecto a dichos sucesos; dentro de la dimensión conflictiva, el docente incluye los problemas reales e históricos, además de sus interconexiones y analogías; y, finalmente, dentro de la dimensión selectiva, destaca el recuerdo a las víctimas de la Guerra Civil española y del franquismo, estando éste muy presente en gran parte de las   sesiones.

Se registran evidencias que vinculan la educación ciudadana con la inclusión de la memoria en la enseñanza de la historia, estos resultados convergen con los emergentes del informe de McCary (2002) “Investigating the Use of Narrative in Affective Learning on issues of Social Justice”, donde se concluye con que las enseñanzas conectadas con la memoria personal fomentan la empatía y la caída de estereotipos, lo que desemboca en el desarrollo de conductas coherentes con la justicia social y con respecto a aquellos que han sido silenciados u olvidados. Prueba de esta influencia la hemos observado al analizar la pregunta 11 de los cuestionarios, respecto a la pertinencia del recuerdo o el olvido de las víctimas de la dictadura franquista, 12 de los 14 estudiantes reconocen críticamente las ventajas del recuerdo porque “nos hacen reflexionar para no cometer los mismos errores en el futuro” (C.10.11), aspecto que, con otras palabras, es compartido por la mayoría de los estudiantes. Dos alumnos, sin embargo, se decantaron por el olvido debido a que “los ineptos sólo sacan rencores y odios de ellas y porque el hecho de analizarlas no sirve para nada bueno (…)” (C.1.11 alumno 1), matizando además que ambos estudiantes justifican el olvido debido a la imposibilidad de cambiar el pasado. Destacamos la respuesta del alumno 1, quien muestra una visión muy sesgada y par- cial de lo que supone recordar cuestiones vinculadas con la memoria. De hecho, al referirse a los que desean conocer la memoria como los “ineptos”, que “sólo sacan odios y rencores”, indica la existencia de un miedo o un sentimiento de rechazo total a que  la gente tenga libertad para acceder a conocer lo que ocurrió en realidad, algo que se pone en evidencia cuando añade que el análisis de la memoria de las víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura franquista “no sirve para nada bueno”. Este posicionamiento es coherente con el posicionamiento franquista de invisibilización de media España a la que se hace alusión en el desarrollo de las clases. Otra alumna no es capaz de posi- cionarse porque, según ella, “olvidar hace que la gente deje de sufrir y recordar para saber qué paso y para que seamos conscientes de la suerte que tenemos” (alumna   3).

En cuanto al recuerdo, casi todas las aportaciones se justifican en no repetir en el futuro errores del pasado. El recuerdo de la memoria de las víctimas de los periodos precedentes en este descriptor se refleja a través de la inclusión de la memoria de la familia del docente en el aula. Esto es, las experiencias de su madre, su padre, su tío y su abuelo sirven de ejemplo muy gráfico, sin olvidar recuerdos de otras personas como el de Gaspar y su familia a través del análisis de artículos periodísticos, o la memoria de personas ilustres como Blas Infante o Federico García Lorca, a través del análisis  de los textos que encontramos en el libro de  texto.

Finalmente, cabe matizar que, pese a que se puso en marcha una actividad para que los estudiantes pudiesen hablar de experiencias de sus familiares en relación con la Guerra Civil y/o la dictadura franquista, las intervenciones discentes fueron escasas. En relación con esto, en la entrevista final, el docente hace las siguientes interpretaciones de la situación “sus padres, seguramente, ya no vivieron la Dictadura, porque nacieron poste- riormente, eran muy pequeños cuando la dictadura todavía existía” y, añade como segunda posibilidad, “En España también hubo como una especie de amnesia social de gran parte de  la población, sobre todo a partir de la Dictadura. De una época como la de la II República y     la Guerra Civil que había que superar y que había que olvidar y ello hace, supongo, que sus padres o incluso sus abuelos, quizás, no quisieran hablar de ese  periodo”.

Conclusiones

 Dentro del cómo se enseña, como hemos podido apreciar, nos encontramos ante un docente comprometido con las temáticas puestas a debate, que busca que el alumnado sepa defender su posicionamiento ante las preguntas que orientan las intervenciones. En este sentido, en el pensamiento, praxis y reflexión docente se refleja la importancia de los debates y la memoria histórica, estableciendo un vínculo intenso entre el recuerdo de terceras personas y la enseñanza de la  Historia

De los cuatro niveles que recogíamos en nuestro modelo de desarrollo profesio- nal respecto a la metodología didáctica, debemos situar la acción docente a caballo entre los dos niveles intermedios: ni existe una despreocupación por las cuestiones metodológicas, ni podemos afirmar que nos encontremos ante el nivel deseable de las estrategias metodológicas centradas en la investigación escolar con participación negociada (Hernández de la Torre y Medina, 2014). De este modo, conviven en el aula el diseño de secuencias cerradas y respuestas prescritas, con el desarrollo de actividades improvisadas basadas en el descubrimiento de la  realidad.

Tutiaux-Guillón (2003), recoge los resultados de varias investigaciones donde se concluye que la intención de los docentes de Ciencias Sociales de formar ciudadanos democráticos en el aula choca en muchas ocasiones con una práctica que no favorece dicho modelo de ciudadanía. Sin embargo, en nuestro caso, durante el desarrollo de las clases, el ejercicio democrático y crítico está muy presente, por lo que lo situamos en un nivel intermedio de desarrollo profesional en relación con la hipótesis de pro- gresión que utilizamos como referencia.

Referencias

 Arthur, J., Davies, I., & Hahn, C. (2008) (Eds.). The SAGE Handbook of Education for Citizenship and Democracy. London: SAGE.

Britz, J. (2004). Histoire et mémoire-éducation à la prévention des crimes contre   l´humanité.

Bruselas: Conseil de l’Europe.

Cuesta, R. (2011). Historia con memoria y didáctica crítica. Con-ciencia Social, 15, 15-30. De Alba, N., García Pérez, F. F., & Santisteban, A. (2012). Educar para la ciudadanía en la enseñanza de las Ciencias Sociales. En N. De Alba, F. F. García Pérez, & A. Santis- teban [Eds.] FALTA EL NOMBRE DEL LIBRO (pp. 521-526). Sevilla: Díada Editora.

Delgado Algarra, E. J. (2014). Educación para la ciudadanía en la enseñanza de las Ciencias Sociales y su vinculación con las dimensiones de la memoria: Estudio de caso en ESO (Tesis Doctoral). Recuperado de http://hdl.handle.net/10272/8841

De Miguel, M. (2015). Ideología y pedagogía empírica: Cuestiones para un debate.

Revista de Investigación Educativa, 33(2), 269-287.

Díaz Rubiano, M., Fernández Armijo, M. I., Jiménez Maqueda, M. A., Del Pino, F. J., & Vidal, F. (2008). Unidad 9: España: primer tercio del siglo XX y unidad 14: España: Dictadura y Democracia En 4º Secundaria. Historia. Edición Andalucía. Oxford Education. Estepa, J. (2009). La educación del patrimonio y la ciudadanía europea en el contexto español. En R. M. Ávila, B. Borghi, & I. Mattozzi (Coords.), La educación de la ciu- dadanía europea y la formación del profesorado. Un proyecto educativo para la “Estrategia

de Lisboa”. Atti XX Simposio Internacional de Didáctica de las Ciencias Sociales: I Convegno Internazionale Italo-Spagnolo di Didattica delle ScienzeSociali, Bologna, 31 marzo-3 aprile 2009.

Estepa, J. (Ed.) (2013). La educación patrimonial en la escuela y el museo: investigación y experiencias. Huelva: Universidad de Huelva.

Evans, E. (2010). Orientaciones metodológicas para la investigación-acción. Perú: Ministerio de Educación.

G laser, B., & S trauss, A. L. (1967). The Discovery of Grounded Theory: Strategies for Qua- litative Research. Chicago: Aldine De Gruyter.

Hernández de la Torre, E. & Medina, P. (2014). Análisis de los obstáculos y barreras para el cambio y la innovación en colaboración en los centros de secundaria: estudio de caso. Revista de Investigación Educativa, 32(2), 269-287.

 

534                                                                                      Emilio José Delgado-Algarra y Jesús Estepa-Giménez

 

Ienaga, S. (2001). Japan’s Past, Japan’s Future: One Historian’s Odyssey (Asian Voices).

United States of America: Rowman & Littlefield.

Kelly, T. (1986). Discussing controversial issues: Four perspectives on the teacher’s role.

Theory and Research in Social Education, 14,  499-512.

L ässig, S. (noviembre, 2009). History School Textbooks as a Means of Reconciliation?. Some Remarks on Bilateral Textbooks and “Common Histories”. Trabajo presentado en Inter- national Seminar History and Social Science Textbook, Santiago de  Chile.

López Facal, R. (2011). Aprender de los conflictos. Íber, 69,  5-7.

Mainer, J. (julio, 2010). Memoria, historia y didáctica crítica. Los deberes de la educación histórica; por una historia con memoria. Trabajo presentado en XV Congreso Colom- biano de Historia, Bogotá.

Mattozzi, I. (2008). Memoria y formación histórica. La memoria en la clase de Historia.

Íber, 55, 30-42.

McCrary, N. (2002). Investigating the Use of Narrative in Affective Learning on issues of Social Justice. Theory and Research in Social Education, 30(2),  255-273.

Mejía, W. (noviembre, 2009). What Criticisms are made to the Content of History Science Textbooks?. Trabajo presentado en International Seminar History and Social Science Textbook, Santiago de Chile.

Mouffe, C. (1999). El retorno de lo político: Comunidad, ciudadanía, pluralismo, democracia radical. Barcelona: Paidós.

Pagés, J. (2008). El lugar de la memoria en la enseñanza de la Historia. Íber, 55, 43-53. Pagés, J., & Oller, M. (2007). Las representaciones sociales del derecho, la justicia y la ley de un grupo de adolescentes catalanes de 4º de ESO. Enseñanza de las Ciencias

Sociales, 6, 3-19.

Patton, M. Q. (1987). How to Use Qualitative Methods in Evaluation. California: Sage Publications, Inc.

Patton, M. Q. (2002). Qualitative research and evaluation methods. Thousand Oaks, CA: Sage. Rinaldi, G. (2008). Storia e memoria. En L. Ziruolo (Ed.). I luoghi, la storia, la memoria.

Genova: Le Mani.

Santisteban, A. (2007). Una investigación sobre cómo se aprende a enseñar el tiempo histórico. Enseñanza de las Ciencias Sociales, 6,  19-29.

Schugurensky, D. (2009). Citizenship Participation and its Discontents. En K. Daly, D. Schugurensky, & K. Lopes (Eds.), Learning Democracy by doing. Alternative Practices in Citizenship Learning and Participatory Democracy. Toronto: University of  Toronto.

Schugurensky, D., & Myers, P. (2003). Learning to Teach Citizenship: A Lifelong Lear- ning Approach. Encounters on Education, 4, 145-166.

Schulz, W., Fraillon, J., Ainley, J., Bruno, L., & Kerr, D. (2008). International Civic and Citizenship Education Study: Assessment Framework. Amsterdam: International Asso- ciation for the Evaluation of Educational Achievement.

 

 

 

Fecha de recepción: 9 de abril de 2015. Fecha de revisión: 9 de abril de 2015.  Fecha de aceptación: 29 de marzo de  2016.

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

 


Rohinyás desamparados entre Birmania y Bangladesh
Mahfuzur Rahman
La creciente persecución del ejército de Myanmar (Birmania) contra los rohinyás musulmanes obligó a miles de ellos a abandonar el occidental estado de Rakáin,quedando varados en la frontera con Bangladesh, desamparados y sin suministros básicos. Tras un ataque coordinado contra tres puestos … MORE > >

La lluvia asoma, pero sequía deja a Bolivia en crisis agrícola
Franz Chávez
Las lluvias asomaron finalmente en Bolivia, aunque con gran retraso, rompiendo la peor sequía en 25 años, que ha impactado la actividad agrícola, con miles de pequeños productores lamentando la muerte de ganado y mirando languidecer sembradíos, y el gobierno organizando acciones de … MORE > >

Periodistas galardonados por su valor y tenacidad
Tharanga Yakupitiyage
Las crecientes amenazas que se ciernen sobre los periodistas y que han hecho de su profesión una de las más peligrosas del mundo, dan mayor significado a los logros obtenidos por los ganadores del Premio Internacional a la Libertad de Prensa 2016. El Comité para la Protección de los Periodistas … MORE > >

Fidel Castro, líder desbordante de un tiempo de guerras
Mario Osava
Entre los muchos líderes que hicieron historia en el siglo XX, Fidel Castro, fallecido el 25 de noviembre a los 90 años, se singularizó por alzar Cuba a un protagonismo mundial inesperado para un pequeño país, en una era donde las armas eran llamadas a dirimir disputas nacionales e … MORE > >

Incendios dejan a miles sin escuela en Cachemira
Stella Paul
Mariya Sareer, de 12 años, intenta leer lo más posible antes que oscurezca. Ya pasaron casi cinco meses desde que la alumna de séptimo grado de Shurat, un pueblo 70 kilómetros al sur de la ciudad de Srinagar, fue a la escuela por última vez debido al violento conflicto político que azota al norteño … MORE > >

La generación colombiana que se niega a matar
Celia Guerrero
El escenario es una casa en obra negra. Tiene medio techo de lámina sostenido por vigas de madera. En la otra mitad, que está descubierta, cae la lluvia. No hay luz eléctrica, solo huecos en las paredes que permiten que el sol alumbre el interior. Un grupo de jóvenes y niños colombianos se … MORE > >

Niñas canjean sexo por pescado y monedas en Kenia
Diana Wanyonyi
Hafsa Juma es una de las muchas adolescentes que venden sus cuerpos por un poco de pescado y unas pocas monedas en la playa de Gasi, sobre el océano Índico, en Kenia. Es la mayor de tres hermanos y el sostén de la familia. Vestida con el tradicional dera, un vestido en swahili, y un pañuelo en … MORE > >

Los mayores exportadores de armas se sientan en el Consejo de Seguridad
Lyndal Rowlands
Nueve de los 10 mayores exportadores de armas ocuparán un asiento en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde mediados de este año hasta mediados de 2018. Entre los nueve, hay cuatro que son miembros rotativos europeos del máximo órgano de seguridad de la … MORE > >

Cuba, tras la muerte de Fidel Castro
Joaquín Roy
A medida que pasen los días tras la muerte de Fidel Castro se deberán encarar las alternativas que se les presentan tanto a Cuba como a sus vecinos. El primer capítulo se cerrará con el almacenaje de los principales acontecimientos que hicieron posible primero la instalación del régimen cubano, y … MORE > >

La lucha contra la desertificación sigue la ruta de la seda
Baher Kamal
La sequía es un problema complejo que causa más muertes y desplaza más personas que cualquier otro desastre natural. Sus consecuencias socioeconómicas y ambientales son severas y de gran alcance, alertó Louise Baker, coordinadora de la unidad de relaciones externas y política de la Convención de … MOR

La Crisis de La Democracia En Venezuela, la OEA y la Carta Democrática Interamericana: Documentos de Luis Almagro 2015-2016

almagro

( Hemos logrado publicar el libro completo con las posiciones del Secretario General de la OEA sobre Venezuela) https://www.academia.edu/30219366/Libro_sobre_posiciones_de_Luis_Almagro_sobre_Venezuela

Este libro contiene una afortunada colección de diferentes textos elaborados por el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, OEA, Luis Almagro, entre 2015 y 2016 en relación a la situación en Venezuela. Los mismos han sido hechos públicos como cartas, comunicados, intervenciones ante el Consejo Permanente de la OEA, simposios o conferencias. Su común denominador es la indeclinable defensa de la democracia y los derechos humanos con el telón de fondo de la acuciante alteración del orden constitucional y ruptura institucional en Venezuela.

En una de sus intervenciones el año anterior Almagro expresó: “Como Secretario General de la OEA, soy gobierno y soy oposición. Debo ser el más acérrimo defensor de derechos, debo ser el más pobre en términos económicos, debo ser el que sufre la desigualdad desde abajo, debo ser el que no tiene voz o aquel cuya voz no es escuchada. Debo ser el discriminado, debo ser el que sufre de antisemitismo, debo ser el que sufre la exclusión por ser indígena o afrodescendiente, debo ser el que no puede decidir. Debo ser el que sufre la falta de protección de derechos civiles, o políticos o económicos o sociales y culturales. La estructura de la Secretaría General de la OEA no puede estar sin instrumentos esenciales a la hora de promover la igualdad y la equidad.”

Su lema, más derechos para más gente, tiene aplicación práctica en este y otros casos emblemáticos en los que se ha involucrado la Secretaría General de la OEA bajo su liderazgo. Es imposible concebir una sociedad moderna que pueda avanzar en pos de su desarrollo integral, si la misma no tiene como norte el respeto por la institucionalidad, la separación efectiva de poderes, así como la liberación de todos los presos políticos. Un obstáculo esencial en el caso de Venezuela lo representa el afán gubernamental por impedir la expresión de la gente a través del voto como opción válida para solucionar la crisis. Contrariamente, en la visiOn de Almagro el derecho constitucional al voto y a escuchar a los ciudadanos representa una constante insoslayable en su prédica democrática.

Como lo menciona en el prólogo Asdrubal Aguiar: “Se trata, justamente, de los años en los que toman cuerpo y se agravan las alteraciones graves al orden constitucional y democrático en el citado país. Y ello representa un desafío, no solo a las responsabilidades institucionales que tiene el Secretario de la OEA sino a la vigencia misma de la doctrina democrática común que decanta en las Américas y comparten de manera unánime sus distintos Estados y gobiernos, constante en la Carta Democrática Interamericana de 2001.”

Queda así este importante documento histórico que será referente inmediato no sólo para los protagonistas y seguidores de la política regional e internacional, sino para los académicos, estudiantes, periodistas y, en general, para cualquier persona que comparta la prioridad en la defensa y promoción de la democracia en las Américas.

Marcha por un diálogo incluyente entre la OEA y el pueblo de Nicaragua 01 diciembre 2016.

 managua

El Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD) llama a la marcha convocada por diversas organizaciones de la sociedad civil nicaragüense para exigir a la OEA que tome en cuenta a la oposición y diversos sectores de la sociedad en el diálogo que tendrá el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, con el gobierno de Daniel Ortega sobre los comicios electorales del pasado 6 de noviembre. La concentración se encuentra en las inmediaciones del hotel donde se hospedará el Secretario General.

Así mismo, el Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD) alerta sobre la organización de una contramarcha organizada por el gobierno de Ortega para acallar las voces de la citada marcha. También hay un despliegue de fuerzas policiales en diferentes puntos de la capital, así como un minucioso registro de todos los vehículos que ingresan a Managua para identificar participantes de la marcha.

El Secretariado Permanente de la REDLAD, plataforma de más de 520 organizaciones que defienden la democracia y los derechos humanos, Miembro Oficial del Foro de Sociedad Civil de la Organización de Estados Americanos (OEA) y Capítulo Regional del World Movement for Democracy (WMD):

●     Exige se respete el derecho a la reunión pacífica de las organizaciones de la sociedad civil nicaragüense.
●     Exige al gobierno de Daniel Ortega que se abstenga de cualquier medida de represión contra estas marchas.
●     Solicita a la OEA que incluya a la oposición y a los diferentes sectores de la sociedad civil en el diálogo con el gobierno de Ortega.

Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (RedLad

El retiro como tragedia

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El Universal (Miércoles 30/11/16)

como-tragedia

www.eluniversal.com/noticias/opinion/retiro-como-tragedia_629081

consejoseguridad-629x428

Consejo de Seguridad de la ONU. Crédito: Evan Schneide/UN Photo.

Los mayores exportadores de armas se sientan en el Consejo de Seguridad

Por Lyndal Rowlands English version

NACIONES UNIDAS, 28 nov 2016 (IPS) – Nueve de los 10 mayores exportadores de armas ocuparán un asiento en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde mediados de este año hasta mediados de 2018.

Entre los nueve, hay cuatro que son miembros rotativos europeos del máximo órgano de seguridad de la ONU, España, Holanda, Italia y Ucrania, además de los cinco permanentes con derecho a veto, China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia.

Pieter Wezeman, investigador del programa de armas y gasto militar de Sipri, dijo a IPS que no estaba “nada sorprendido” de que haya tantos exportadores de armas en ese importante órgano de la ONU.

Para lectura completa http://www.ipsnoticias.net/2016/11/exportadores-de-armas-ocupan-asientos-en-el-consejo-de-seguridad

La caída del Liberalismo Amarillo

caida_liberalismo

En el centenario de Ramón J. Velásquez, uno de sus grandes ensayos para recordarlo.

La caída del Liberalismo Amarillo. Tiempo y drama de Antonio Paredes.

Velásquez, Ramón J. (1977)

Caracas, Ediciones Roraima.

Bajo el título La caída del Liberalismo Amarillo. Tiempo y drama de Antonio Paredes, Ramón Velásquez presenta el más novedoso, ameno y sugestivo cuadro de la Venezuela de finales del siglo XIX y de comienzos del siglo XX.

Insiste Velásquez en la presentación de su obra, en que la mayor parte de esas páginas fueron escritas en un tiempo venezolano difícil, “de forzoso silencio, en el que sus culpas, se dialogaban sobre los muertos y su mensaje”. Recuerda la muerte de un compañero de su generación, luchador por la libertad, acribillado a “balazos” en una calle de Caracas. En esos días el debate histórico y político se realizaba alrededor de una obra de Picón Salas sobre Cipriano Castro y su tiempo. Velásquez creyó útil traer a escena y al debate, una figura de tiempo castrista, olvidada, casi ignorada, mientras mucho se hablaba del paraguas de seda verde del General Matos. Este venezolano se llamaba Antonio Paredes, militar, político, escritor, fusilado en 1907 en una playa del Orinoco.

Para contar la historia del trágico final de Paredes y recordar su voluntad inquebrantable en la lucha contra la tiranía de Castro, Velásquez escribió estas páginas. Dice Velásquez que su intención fue simplemente la de conversar con el hombre de la calle, con el venezolano que no tuvo la oportunidad de llegar a la Universidad y que desconoce la historia de su país. Para los doctos, afirma Velásquez, están los otros libros. Sólo alega en su favor la labor de paciente consulta en las fuentes documentales de la época que estudia, su comparación de textos, su interés en trasladar la escena que pinta con mayor fidelidad.

La capacidad de síntesis del autor de La caída del Liberalismo Amarillo, el estilo vigoroso que lo caracteriza y la facultad admirable para comprometer al lector y obligarlo a vivir y sentir su mensaje; el estudio de los hechos que la historia de la época le va deparando y la documentación que posee, hacen de este libro un magnífico trabajo, de valor permanente, de consulta obligatoria, sobre un tiempo de nuestra historia política y social tan importante como ignorado. No obstante, afirma Velásquez, que no se trata de la historia del gobierno de Crespo, ni de un estudio sistemático de la administración de Castro, estas páginas podrían formar capítulos fundamentales de dos libros: La Historia del Gobierno Legalista (1892-1899) y La Historia de la Restauración Liberal (1899-1908).

Además de sus numerosas e interesantes monografías históricas, dedicadas de manera especial al estudio de la etapa histórica comprendida entre los gobiernos de Guzmán Blanco y de Juan Vicente Gómez (1870-1935), Velásquez se ha interesado de manera especial y plausible en la tarea de brindar a los investigadores y estudiosos del proceso histórico nacional, la mayor documentación sistemática posible. Fruto de esos esfuerzos han sido, entre otros, la publicación bajo su dirección de El pensamiento político del siglo XIX, una compilación muy completa, hasta el presente, de las ideas políticas venezolanas; y la publicación de Archivo histórico de Miraflores, fuente capital de la historia política de este siglo.

Cuba, tras la muerte de Fidel Castro

fidel-castro

Esta es una columna de Joaquín Roy, catedrático Jean Monnet y director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami.

Por Joaquín Roy

MIAMI, 26 nov 2016 (IPS) – A medida que pasen los días tras la muerte de Fidel Castro se deberán encarar las alternativas que se les presentan tanto a Cuba como a sus vecinos. El primer capítulo se cerrará con el almacenaje de los principales acontecimientos que hicieron posible primero la instalación del régimen cubano, y luego la impresionante supervivencia del castrismo y su continuación actual.

La historia reconocerá que la personalidad (probablemente irrepetible) del líder fundador fue el pilar insustituible. Luego será aleccionador repasar los errores de los adversarios y el apoyo notable de la Unión Soviética en sus primeras fases. Pero todo eso pertenece simplemente a la historia, que se recomienda no repetir.

Una revisión de los dos últimos siglos de América Latina nos enseña que no hay un ejemplo similar de construcción de un mito nacional de identificación de un líder con una nación y su control posterior de la total personalidad del país.

Castro tuvo un éxito impresionante en captar la difícil simbiosis del liderazgo político e intelectual, como contraparte de la cobertura norteamericana de la evolución de la nueva nación cubana, condicionada por la Enmienda Platt. Castro explotó al máximo la reacción (especialmente de Bahía Cochinos) de Washington culpando a Estados Unidos de todas las carencias pasadas y presentes de Cuba.

El embargo y sus variantes se agregaron a la alianza de La Habana con la extinta Unión Soviética para reforzar el férreo régimen marxista leninista.

Desintegrado el régimen moscovita, la resistencia del castrismo ante la carencia de una evolución pragmática de la actitud norteamericana contribuyó al refuerzo de las relaciones de Cuba con sus vecinos de América Latina.

El surgimiento de gobiernos populistas liderados por la Venezuela de Hugo Chávez (1999-2013) hizo posible una nueva alianza que dio nuevas alternativas a la administración transitoria de Raúl, mientras Fidel presidía en la distancia.

Se afirmaba en los centros de análisis que la evolución notable del régimen cubano no sería posible bajo la sombra de Fidel, condicionando la conducta de su sucesor y hermano, Raúl Castro, y los sectores con modestos planes de reforma.

No obstante, el régimen raulista lo ha estado intentando con éxitos verdaderamente reconocibles de reconocimiento internacional. La Habana había llegado a convencer a sus vecinos que no era una amenaza, que podía contribuir a la estabilidad al sur de Cayo Hueso y que la implicación en incitar a movimientos peligrosos eran cosa del pasado.

Así se llegó al final de la segunda administración estadounidense de Barack Obama, al que le faltaba un anuncio verdaderamente espectacular que corrigiera las predicciones negativas del pasado.

Se decía entonces que la inercia del mantenimiento del embargo se debía al convencimiento de que ningún presidente norteamericano quería pasar a la historia para ser el primero que había transigido ante los Castro a cambio de ninguna recompensa sustancial. Raúl, por su parte, reforzaba este argumento al afirmar que no se sentaría a negociar sin que se eliminara el embargo.

Ambos líderes sorprendieron a la opinión pública. Cuba se sentaba a negociar, aceptaba la reanudación de plenas relaciones diplomáticas y abría la puerta del país al turismo y a las condicionadas inversiones. Obama comenzaba una agenda de erosión impresionante de las condiciones del embargo, con notable riesgo de ser acusado de actuar sin concesiones notables de La Habana.

Los vecinos de Cuba en América, ya en camino de una evolución en algunos países hacia una moderación alejada del populismo tras la desaparición de Chávez, se aprestaban en acoger la colaboración de Cuba en delicados procesos de estabilidad como el caso emblemático de la mediación en el proceso de paz de Colombia.

Ya desde los tiempos de George W. Bush (2001-2009), el gobierno norteamericano había dado muestras de pragmatismo al preferir la alternativa de la estabilidad ante la incertidumbre de la acelerada democratización.

Se trataba de evitar una repetición del éxodo del Mariel. Se primaba la colaboración de Cuba en la seguridad de Guantánamo y la protección de las líneas de transporte marítimo. Si el precio era la inercia en la continuidad del régimen cubano, por cierto tiempo, el cargo era asequible.

En ese contexto, Washington y La Habana parecía que habían abandonado un guion incómodo que se repetía frecuentemente cuando parecía que había una posibilidad de cierto acuerdo en estabilidad.

Raúl no optaría por episodios trágicos como el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate ni dar rienda suelta al éxodo de balseros. Estados Unidos cesaba de provocar con exigencias inasequibles para La Habana.

Este ambiente de cierta calma ha sido heredado por Raúl en los momentos coincidentes de la muerte de su hermano y el triunfo electoral de Donald Trump.

El próximo presidente norteamericano tiene un dilema. Si opta por acosar a Raúl con exigencias drásticas que borren importantes concesiones de Obama corre el riesgo de una respuesta nacionalista que haga peligrar la estabilidad de la zona. Si elige mantenerse prudente traicionará sus promesas electorales. En cualquier caso, Raúl puede aparecer como ganador.

Trump puede entonces adaptar el método de su intención de rescatar ciertos aspectos de la agenda de Obama en los programas de salud. Pero la inconsistencia de sus planes y su cumplimiento dejan una impresionante incógnita en el aire. De momento habrá que esperar a la formación de su propio gabinete en materia exterior y quizá todo deba esperar también a que el régimen cubano ofrezca una notable evolución con la salida del propio Raúl en 2018.

 

 

Jon Lee Anderson sobre Fidel Castro

En BBC el periodista Jon Lee Anderson sobre Fidel Castro

Fidel.jpg

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38114567

Lo mejor de la semana en Inter Press Service


El costo de la inacción climática de EEUU sería muy alto
Tharanga Yakupitiyage
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, hizo algunas declaraciones que dan a entender que habría suavizado su posición respecto del cambio climático, dejando a muchos analistas y activistas sin saber qué esperar de este país tanto dentro como fuera de su territorio. En la reunión que … MORE > >

Las nicaragüenses buscan hacer realidad ley de acceso a la tierra
José Adán Silva
Un movimiento de mujeres campesinas que se organizó para pelear a los hombres siglos de posesión de las tierras agrícolas en Nicaragua, busca así una parcela para producir y también contribuir a la seguridad alimentaria de sus familias y de la población en general. La agricultora Matilde Rocha … MORE > >

África lucha contra la desertificación con una Gran Muralla Verde
Baher Kamal
Problemas como la desertificación, la degradación del suelo, las sequías, el cambio climático, la inseguridad alimentaria, la pobreza, la pérdida de biodiversidad, la migración forzada y los conflictos aquejan a África, el enorme continente donde viven 1.200 millones de personas en 54 … MORE > >

Sube violencia contra mujer negra en Brasil, pese a mejores leyes
Mario Osava
Cuatro meses en el hospital y varias cirugías le salvaron la vida a la brasileña Maria da Penha Fernandes, pero los daños del disparo de escopeta dejaron parapléjica a los 37 años. Cuando volvió al hogar, el marido intentó electrocutarla en el baño. No había dudas, el autor del primer atentado, … MORE > >

Financiamiento para campesinos evitaría millones de hambrientos
Fabíola Ortiz
Como el recalentamiento planetario es una gran amenaza para los pequeños agricultores, muchos especialistas en agricultura y seguridad alimentaria subrayan que más que nunca es necesario implementar soluciones locales para ayudarlos a adaptarse a la gran variabilidad climática. La mayoría de los … MORE > >

La desertificación obliga a luchar o a huir
Baher Kamal
“Después de unos años sin lluvias, algunos vecinos alegaron que nuestros árboles consumían demasiada agua subterránea y los cortamos”, recordó María, una madre soltera de la central región de Bangalala, en Tazania “Nuestra cosecha cayó y mi madre cerró su puesto en el mercado local. Mi padre y … MORE > >

Nuevo fondo busca crear resiliencia al cambio climático
Fabíola Ortiz
La excesiva lentitud con que el mundo responde a eventos climáticos como El Niño y La Niña ha hecho que quienes “menos han contribuido, sean quienes más sufren”, subrayó Mary Robinson, enviada especial para el cambio climático, en diálogo con IPS, en la COP 22. La primera mujer en ocupar la … MORE > >

Viaje a la tierra de nadie en el sur de México
Arturo Contreras
Cada vez que un migrante cruza por la entrada al albergue La 72 en esta localidad del sureste de México, en el estado de Tabasco, él lo ve pasar. Y cada vez que alguien sale, le abre el paso. Como muchos más, este joven salvadoreño llegó huyendo de la violencia de América Central. Lleva aquí más … MORE > >

El uso del carbón arraiga la pobreza
Lyndal Rowlands
La energía generada a partir del carbón causa más daños a las poblaciones más pobres del mundo que la ayuda que les brinda, aun sin contar los efectos devastadores del cambio climático, subraya un informe publicado por 12 organizaciones de desarrollo internacionales. A pesar de los compromisos … MORE > >

Local o comunitario, el periodismo del futuro prospera
Mario Osava
“Siempre quise ser periodista, El Chulla es mi oportunidad, acá me siento bien y pongo todo mi esfuerzo”, confesó Elsa Mejía, la “abuela” del equipo que redacta el periódico comunitario de la Zona Centro de Quito. La publicación trimestral es financiada por la Municipalidad, pero su contenido es … MORE > >

desertificacion1

Mujeres trabajan en Níger preparando el suelo para la próxima estación de lluvias haciendo diques con forma de medialuna para ahorrar agua. Crédito: Giulio Napolitano/FAO.

África lucha contra la desertificación con una Gran Muralla Verde

Por Baher Kamal English version

ROMA, 23 nov 2016 (IPS) – Problemas como la desertificación, la degradación del suelo, las sequías, el cambio climático, la inseguridad alimentaria, la pobreza, la pérdida de biodiversidad, la migración forzada y los conflictos aquejan a África, el enorme continente donde viven 1.200 millones de personas en 54 países.

Son grandes desafíos, en particular para las zonas áridas del norte de África, el Sahel y el Cuerno de África, unas 1.600 millones de hectáreas donde viven 500 millones de personas, poco menos de la mitad de toda la población del continente.

“No se trata de una línea o de una muralla de árboles en el desierto. Es una metáfora para expresar la solidaridad entre los países y sus socios y un mosaico de intervenciones de recuperación y de gestión sostenible de la tierra”, abundó Berrahmouni.

Para lectura completa http://www.ipsnoticias.net/2016/11/africa-lucha-contra-la-desertificacion-con-una-gran-muralla-verde

Votantes de la posverdad

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario El universal (Miércoles23/11/16)

posverdad-2

www.eluniversal.com/noticias/opinion/votantes-posverdad_628044

agricultura-629x472

La región árida de Settat, 200 kilómetros al noreste de Marrakech, en Marruecos. Crédito: Fabiola Ortiz/IPS

Financiamiento para campesinos evitaría millones de hambrientos

Por Fabíola Ortiz English version

MARRAKECH, 22 nov 2016 (IPS) – Como el recalentamiento planetario es una gran amenaza para los pequeños agricultores, muchos especialistas en agricultura y seguridad alimentaria subrayan que más que nunca es necesario implementar soluciones locales para ayudarlos a adaptarse a la gran variabilidad climática.

La mayoría de los países tienen a la agricultura entre sus prioridades para mantener por debajo de dos grados centígrados el aumento de la temperatura global. En el marco del Acuerdo de París sobre cambio climático, 95 por ciento de los estados incluyeron esa actividad en sus Contribuciones Previstas y Determinadas a nivel Nacional.

Para lectura completa  http://www.ipsnoticias.net/2016/11/financiamiento-para-campesinos-evitaria-millones-de-hambrientos

La ventana rota

ventana-rota

 

Por Brian Fincheltub

Eran tiempos de una Nueva York conflictiva, azotada por pandillas callejeras, el crimen y el vandalismo. Una ciudad que marcaba un gran contraste con el resto de las urbes estadounidenses, no solo en materia de seguridad, sino por poseer zonas marginalizadas que profundizaban un estigma nada positivo de la capital financiera del mundo. Fue así como a finales de la década de los sesenta, un profesor de la Universidad de Stamford decidió ir detrás  de los aspectos que hacían de Nueva York un lugar prácticamente ingobernable con criminalidad fuera de control. Lo hizo a través de un singular experimento social que fundó las bases de lo que hoy se conoce como la teoría de la ventana rota.

Este académico e investigador inició su estudio dejando dos carros de las mismas características abandonados en la calle, idéntica marca, modelo y color. Uno de estos vehículos lo dejó en El Bronx, para ese entonces era una zona roja de New York. El otro vehículo en Palo Alto, una zona rica y tranquila de California.

En pocas horas pasó lo que todos esperaban, el auto abandonado en El Bronx fue desvalijado rápidamente. En poco tiempo se quedó sin cauchos, sin motor, sin radio, hasta los espejos se llevaron. Parecía que había un sentimiento de destrucción intrínseco, que aumentaba en la medida que no habían consecuencias. La intención era arrasar con todo, lo que no se pudieron llevar, lo destrozaron. En contraste, el auto  abandonado en Palo Alto no sufrió ni un rayoncito.

Pero el experimento no terminó allí, pasada una semana, cuando del auto  abandonado en el Bronx solo quedaba el cascarón, los investigadores decidieron romper un vidrio del automóvil de Palo Alto, California.

El resultado cambió drásticamente y lo mismo que se había desatado en la depreciada zona de Nueva York se produjo en la tranquila zona de California: el carro también fue desvalijado hasta llevarlo a las mismas condiciones de deterioro y destrucción del vehículo del barrio pobre.

Generalmente se liga a la pobreza con las causas del delito, pero este experimento demostró que más allá de la situación económica tiene mucha influencia la psicología humana y en qué contexto se desarrollan las relaciones sociales.

Un vidrio roto en un auto abandonado transmite una idea de deterioro, desinterés, despreocupación que va acabando con los códigos de convivencia, tales como la ausencia de ley, de normas, de reglas, dejando la sensación de que nada vale.

El delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el desorden y el caos son mayores. Donde no se respetan las leyes ni en los niveles más elevados, estas se convierten para el ciudadano común en letra muerta y la anarquía que empieza por los pequeños actos, va en escalada hasta la violencia irracional. Comienza con la simple infracción de tránsito y puede llagar al homicidio, todo bajo la protección de la impunidad.

Muchas veces nosotros mismos contribuimos a perpetuar esta teoría, nos dejamos llevar por las situaciones, sobre todo en contextos tan hostiles como el nuestro, donde se impone la llamada viveza criolla y la ley del más fuerte. Quizás el país comience a cambiar cuando en lugar de lanzar la otra piedra para partir la otra ventana, nos decidamos a repararla, a limpiar lo que otros ensuciaron y darle un nuevo rostro a este país que tanto nos ha dado

Local o comunitario, el periodismo del futuro prospera

periodico

Parte del equipo de El Chulla de Quito. Pilar Guacho (tercera por la izquierda) es la editora del periódico y directora de Comunicación de la Zona Centro de la alcaldía de la capital de Ecuador, y Elsa Mejía (quinta por la izquierda) es la “abuela” de la redacción. Crédito: Mario Osava/IPS

Por Mario Osava

QUITO/RÍO DE JANEIRO, 18 nov 2016 (IPS) – “Siempre quise ser periodista, El Chulla es mi oportunidad, acá me siento bien y pongo todo mi esfuerzo”, confesó Elsa Mejía, la “abuela” del equipo que redacta el periódico comunitario de la Zona Centro de Quito.

La publicación trimestral es financiada por la Municipalidad, pero su contenido es producido con total independencia por 15 voluntarios, 13 mujeres, que cubren los varios barrios del Centro Histórico quiteño y sus alrededores.

“Es la gente la que elabora la información directamente de su sector, sosteniendo la credibilidad ciudadana, porque son noticias contadas desde la vecindad”, aseguró Pilar Guacho, responsable de la edición como directora de Comunicación de la Administración Zona Centro de la alcaldía.

“La población local se siente identificada con este medio de comunicación redactado por los vecinos y sabe que es verdad lo que está escrito”, acotó a IPS en la sede de la publicación en la capital de Ecuador.

El Chulla lleva el nombre de un personaje histórico de las calles de Quito, elegante en su único traje, aunque pobre. Se publica cada trimestre, a veces con atraso por retardo en los recursos municipales para la impresión de sus 10.000 ejemplares, distribuidos gratuitamente.

Su éxito se mide por su longevidad, en comparación con publicaciones similares que suelen desaparecer precozmente, y por la acogida popular. “En la Plaza Grande, 200 ejemplares se acaban en cinco minutos”, según Guacho. No se aumenta la tirada por falta de presupuesto.

El periódico ya cumplió 12 años, sobreviviendo a cambios de alcaldes y de orientaciones políticas en la gestión municipal.

“Somos propositivas, informamos sobre buenas actividades, fiestas”, explicó Mejia, de 67 años, una de las fundadoras del periódico, maestra en corte y confección y reportera del barrio Santa Lucia.

Un ejemplo fue la reforma de la Casa Parroquial del barrio San Marcos, impulsada por el Chulla. El deterioro de la casa de 1820 no permitía al padre vivir allí “sin el riesgo de le cayera el techo en la cabeza”, recordó Nancy Solís, reportera del área.

La movilización logró que el Instituto del Patrimonio Cultural asumiera la obra y “la comunidad retiró los escombros en cinco camiones de desechos, ahora el padre vive feliz en su casa”, celebró.

“Mi barrio hizo guardería ciudadana, los vecinos hacían guardia voluntaria, observaban y avisaban sospechas por radios de comunicación. Los delincuentes se fueron y no hubo costos para el municipio”, contó Margarita Valladares, licenciada en finanzas y ahora periodista en Edén del Valle.

Sirvió de ejemplo a otras comunidades. “Los barrios compiten, quieren hacerlo mejor que el pionero”, bromeó.

El grupo fundador del periódico, de 30 reporteros en 2004, se ha reducido a la mitad, pero la información la suministran los pobladores en general. “El Chulla consiguió la participación y apropiación ciudadanas”, destacó la editora.

“Aprendimos mucho, fueron 12 años de capacitación constante”, resumió Susana Vargas, de la Colmena, trabajadora social. “Hemos estudiado, pero ahora vemos en la práctica”, añadió Nancy Solís.

“Sentirse útil”, tener una segunda familia en el equipo y “divertirse”, viajando incluso al exterior y festejando cada cumpleaños de El Chulla, son otras satisfacciones que ofrece la actividad periodística, según esas voluntarias.

El periodismo comunitario o local es el futuro de la comunicación social, cree Carlos Castillo, veterano periodista que dirige hoy la redacción del Observatorio da Imprensa, un portal de análisis en Brasil.

Las nuevas tecnologías digitales y la diversificación del consumo, un vuelco en la uniformización promovida por la globalización económica, imponen cambios también al periodismo, que “deja de ser una actividad comercial-industrial para convertirse en componente de la producción cultural y de conocimientos”, planteó a IPS.

La noticia se hizo tan abundante en Internet que perdió la fuerza para atraer el público y en consecuencia la publicidad. “Deja así de ser fundamental como fuente de ingresos y pasa a ser factor de reflexión sobre el futuro individual y colectivo”, evaluó.

“Cuanto más amplia la circulación de informaciones locales, mayor será la producción de conocimientos y del llamado capital social”, y en eso está el rol del periodismo local, dictó Castillo, investigador del tema desde su doctorado en gestión del conocimiento.

La expansión del periodismo comunitario o local, sin embargo, enfrenta muchos desafíos, como definir una nueva relación entre periodistas y la población local, más interactiva, un modelo de sustentabilidad económica en un ambiente digital y la formación de “periodistas aficionados o ciudadanos”, advirtió.

La pujanza de periódicos locales es visible en la metrópoli brasileña de São Paulo, donde la Asociación de Diarios y Revistas de Barrio tiene 50 afiliados y estima haber cerca de 150 otras publicaciones similares. Como la ciudad tiene más de 2.000 barrios, la posibilidad de incremento es enorme.

Se destaca el “Jornal dos Bairros”, con ediciones mensuales de 130.000 ejemplares que circulan en ocho barrios céntricos, “el ‘filet mignon’ (parte mejor) del mercado”, que concentra una población de altos ingresos, alabó a IPS su director de redacción, Haroldo Lago.

La prensa de barrios “sobrevive y crece porque tiene bajos costos, con pequeñas tirada y redacción y publicidad asegurada de empresas locales”, observó.

“Cada ciudadano es un reportero potencial” que suministra informaciones inmediatas a los periódicos que se dedican a los hechos y problemas del barrio, como cuestiones de seguridad, salud y transporte, apuntó Lago.

La planta gráfica del Jornal dos Bairros imprime también 55 periódicos de ciudades del interior.

Lago solo lamenta que grandes empresas, gobiernos e instituciones públicas aún no se hayan dado cuenta de la mayor eficacia de la publicidad en medios pequeños y locales, que alcanzan directamente el público deseado.

En Blumenau, ciudad industrial de unos 340.000 habitantes del estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil, pueden estar naciendo un modelo y herramientas digitales para el periodismo comunitario, o colaborativo como prefiere denominarla Evandro de Assis, uno de los socios del proyecto.

La idea surgió en febrero, cuando quebró la empresa de autobuses local, dejando la ciudad sin transporte colectivo durante ocho días, a pesar de la contratación de otra empresa por la alcaldía.

Tres periodistas, entre ellos Assis que había sido editor-jefe del gran diario local, Jornal de Santa Catarina, crearon el Colectivo Blumenau, una red informativa por Facebook para buscar soluciones.

“Invitamos a los ciudadanos a informar sobre los servicios de la nueva empresa, cantidad y calidad de los autobuses, horarios. En algunos días se registraron 240 personas y subió a 2.000 en un mes. Fue demasiado para los tres periodistas y  Facebook se reveló una herramienta inadecuada”, relató Assis a IPS.

El grupo decidió formar una empresa, a través de una incubadora local, para desarrollar un programa de informática para facilitar la comunicación entre periodistas y comunidades y un modelo sustentable de periodismo participativo.

Las fuentes de financiamiento podrían ser el “crowdfunding” (micromezenazgo) y las grandes empresas, que no tienen interés en publicidad local porque su mercado es nacional, pero se comprometen a mejorar la calidad de vida local.

El proyecto se contrapone a la decadencia de la prensa tradicional. “El Jornal de Santa Catarina empleaba 50 periodistas hace siete años, hoy solo 16”, señaló Assis.

Editado por Estrella Gutiérrez

 

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

democraciasiempre

Just another WordPress.com site

Mesopotamia

Este sitio WordPress.com es la caña

ladireccioneticaenlaadmpublica

LA ÉTICA EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA MUNICIPAL

Entre letras y números

Porque lo escrito, escrito está entre letras y números

Blogs Of The Day

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: