Buscar

Democracia siglo XXI

mes

febrero 2018

El tiempo triturado

tiempo

Por Andrés Hoyos

Cada vez tenemos más tiempo y cada vez tenemos menos tiempo. Esta es una de las grandes paradojas de la vida de un citadino en 2018.

Dese un vistazo, estimado lector. ¿En qué se gasta usted todo ese tiempo que luego le hace falta para lo que dice que le gustaría hacer pero no puede? El cálculo actuarial nos agrega semanas y hasta meses de vida con cada año que pasa, vidas que, salvo por el final, podrían ser buenas si no optamos por volvernos toneles o por chamuscarnos el cerebro y el sistema nervioso con productos de laboratorio. La mayoría viviremos más años con mejor salud, incluso quienes tienen recursos limitados. Hoy realizan con éxito reemplazos de cadera después de los 90 años.

Estamos en el reino de la paradoja: fabrican mil cosas y escriben multitud de programas para ahorrar tiempo, nos venden toda suerte de mercancías por internet para evitarnos ir a los centros comerciales a comprarlas y, sin embargo, una de las frases que con mayor frecuencia se oyen es: “ya no leo, ya no voy a cine porque no me queda tiempo para nada”.

Lo nuevo es que el mercadeo, o más exactamente los múltiples mercadeos enfrentados que se han refinado hasta niveles impensables, tienen el propósito de apoderarse de ese tiempo que en apariencia nos sobra. Empresas de todo tipo enfocan sobre nosotros instrumentos comerciales muy sofisticados y nos vamos detrás de lo que nos ofrecen, como polillas detrás de la candela. La revisión de correos electrónicos, incluso en una cuenta depurada (Google, Yahoo, Microsoft), toma una o dos horas por día, y hasta más. Las redes sociales son un sumidero de tiempo bárbaro. Un tuitero activo —yo lo soy— puede pasar una o dos horas al día lanzando dardos; un usuario de Facebook, entre dos y tres horas. Instagram, una red que poco visito, también debe exigir mucha dedicación. La mensajería de WhatsApp, tan expedita, nos hace pegarnos de nuestros teléfonos al menor parpadeo. En cada caso, sin saberlo, estamos trabajando gratis para los dueños del aviso.

La televisión se ha vuelto muy atractiva si uno consigue orientarse en la telaraña de canales que le ofrecen a través de pantallas cada vez más variadas. Ver series se mide en múltiplos de horas, 30, 40, 50, 80. Igualmente hay quien siga pendiente de los noticieros locales, mientras otros aprovechan (aprovechamos) para sintonizar los internacionales. Imposible desperdiciar el trancón. Suena música o suena la radio, asimismo infaltable a la hora del desayuno. Quienes leemos un par de periódicos como este al día les gastamos 45 minutos y casi el doble los fines de semana. Hechas las cuentas con lo de arriba, queda apenas un rato para conversar, salir a tomarse un trago con la pareja, a comer con los amigos o para leer un libro. Es muy probable que lleguemos a sus páginas indispensables muy cansados. Por el camino nos trituraron el cerebro como si fuera una vara de caña de azúcar en un trapiche. Sin saber a qué horas nos volvimos sondeables y panditos.

¿Suceden más cosas ahora que antes? No creo, pero uno sí está pendiente de más cosas. Aunque la actualidad se ha puesto muy pesada, a uno le pasa como a Michael Corleone, el personaje de El Padrino, que cree que se está saliendo y lo empujan otra vez hacia adentro.

El mercadeo contemporáneo juega con nuestra tendencia, grande o pequeña, a la adicción. Ensaye usted a dejar algo de lo mencionado arriba y verá que no es fácil. Yo ya lo intenté… y me sigue faltando tiempo.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

La ciberguerra

Artículo publicado en la edición impresa del diario El Universal (Miércoles 28 de febrero 2018)

ciberguerra

Teódulo López Meléndez

En su discurso para recibir el doctorado Honoris Causa de la Universidad de Lisboa, António Guterres, insistió en varios temas, desde el peligro del cambio climático hasta la necesidad de reformar el organismo que preside, pero dejó un punto que por primera vez, creo, es tocado directamente por un funcionario de su alto rango, el de la ciberguerra.

Aseguró lo que los analistas de este convulsionado mundo ya hemos vislumbrado, que la próxima guerra entre Estados será precedido de un ciberataque, sólo que lo dice el Secretario General de la ONU remarcando que no existe ningún esquema regulatorio parecido a la Convención de Ginebra para un conflicto de este tipo.

Ya lo vivimos, desde el espionaje convencional, hackear, cuando pasan por debajo de la mesa informaciones y denuncias sobre robo a mandatarios o intervención en elecciones. Ataques de todo tipo, a militares y civiles o a empresas, están a la orden del día, ejecutados por organizaciones criminales o Estados. No se lanzan bombas, se lanza información privilegiada indebidamente sustraída, se destruyen reputaciones, se bloquean páginas web y se miente. En Venezuela basta seguir a redes sociales para ver un ejército de bots y de trolls haciendo de mentiras verdades.

Algunos señalan que la ciberguerra comenzó en el 2010 con la acusación de Estados Unidos a China de los ataques informáticos conocidos como Titan Rain. El caso del supuesto ataque ruso para influir en la última elección presidencial norteamericana aún es objeto de debate. Las agencias de inteligencia han planteado que se aproxima un Pearl Harbor Digital, expresión que me parece usó por vez primera Leon Panetta, entonces director de la CIA. Lo cierto es que los gusanos informáticos andan sueltos, aunque la ciberguerra no sustituya a la guerra, como lo afirman los más aventajados estudiosos del tema que la consideran una dimensión adicional. Las armas cibernéticas modifican las leyes de la guerra y he allí a Guterres planteándose una nueva Convención de Ginebra. En este mundo la ciberguerra se asoma, paradójicamente, como un ataque en tiempos de paz.

Hoy un solo hombre puede ser un ejército. Aquí asistimos a los RT que los inocentes dan a las mentiras convertidas en verdades por los bots.

teodulolopezm@outlook.com

 

 

 

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

 IPS
Despedidos por los robots
Roberto Savio

Amazon ha lanzado Amazon Go hace algunos días. La idea es simple: una tienda donde obtienes lo que quieras de los estantes y el costo se carga automáticamente en el teléfono celular que llevas contigo. El costo de las compras va a tu cuenta bancaria o a una de tus tarjetas de crédito, y eso es … MORE > >

Mujeres pueden lograr ciudades más seguras con una aplicación
Manipadma Jena

Cuando Shiba Kurian salió de la estación de tren de la ciudad india de Chennai, el lugar estaba hacinado de gente. Pero cuando el taxi que pidió para irse demoró una hora y tuvo que soportar las risas y los comentarios socarrones de un grupo de hombres, decidió tomar medidas. Al otro día, la … MORE > >

Cuba envejece: ¿Progreso o problema?, esa es la cuestión
Patricia Grogg

Trabajó sin parar durante 40 años. Cuando se jubiló, no supo qué hacer con su tiempo libre. “Estar en casa todo el día y solo pendiente de lo que había llegado a la bodega (mercado), no es para mí”, dijo una residente en la capital cubana. “Es que me recontraté como editora de una revista … MORE > >

Río de Janeiro empuja conversión del Ejército de Brasil en policía
Mario Osava

La criminalidad en el área metropolitana de Río de Janeiro, atormentada por 22 tiroteos callejeros diarios, 10 efectivos muertos cada mes de la Policía Militar estadal y 6.731 homicidios en 2017, es el escenario de la gradual conversión del Ejército de Brasil en policía. La intervención del … MORE > >

Maldivas, un paraíso que avanza hacia su perdición
Abdul Samad Rohani

El cierre de una cadena de televisión es sintomático de la inestabilidad y precariedad institucionalidad que sacude a Maldivas desde hace unos meses. El 8 de este mes, Raajje TV, un canal de la oposición ubicado en los atolones, suspendió su transmisión por la falta de seguridad, que se agrava … MORE > >

El mercado laboral del siglo XXI
María Lorca Susino

“La economía, estúpido” ha pasado a la historia por ser una de las frases que el estratega político James Carville diseñó para la exitosa campaña electoral de Bill Clinton contra el presidente George H. W. Bush en 1992, en Estados Unidos. Esta frase es el reconocimiento de que la economía es el … MORE > >

A los pobres rurales de Perú, la agenda social les queda lejos
Mariela Jara

“Llegará el día en que la población no tenga que irse a las ciudades para superar la pobreza”, afirma convencido Elmer Pinares, alcalde de un municipio altoandino de Cusco, en el sur de Perú, donde la desnutrición y la falta de apoyo a la agricultura de subsistencia se encuentran entre sus … MORE > >

Migración de África a Europa, más que una crisis, una oportunidad
Masood Ahmed y Kate Gough

Cada vez es más común justificar la asistencia al desarrollo de Europa a África diciendo que reducirá las migraciones procedentes del Sur. Pero es un argumento tan intuitivo y atractivo como improbable. A medida que las comunidades dejan de ser tan pobres, más personas tendrán la capacidad y los … MORE > >

Internet pierde libertades con rapidez en Asia sudoriental
Pascal Laureyn

Investigadores de la no gubernamental Freedom House analizaron la situación de Internet en 65 países, que concentran a 87 por ciento de los internautas del mundo, y concluyeron que la evolución más notable se dio en Asia sudoriental. Los que están en peor situación son China, Siria y Etiopía. Y … MORE > >

América Latina pone el foco en atacar bolsones de pobreza rural
Orlando Milesi

Identificar los territorios donde la pobreza rural está más enquistada en América Latina y el Caribe para aplicar allí nuevas herramientas y políticas innovadoras de combate al hambre, forma parte de la nueva estrategia que se debatirá en una reunión ministerial que se celebrará a comienzos de … MORE > >

La equidad de género se logra pasando de la promesa a la acción
Tharanga Yakupitiyage

La permanente discriminación de género generalizada socava el desarrollo sostenible e impide que las comunidades y los países desplieguen todo su potencial, poniendo en riesgo la concreción de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En un nuevo e innovador informe, ONU Mujeres analiza, … MORE > >

El día antes, el día durante y el día después

 

 el día despues

Teódulo López Meléndez

Así termino, pero también empiezo… pero la batalla por volver a la libertad es constante e imperecedera y el señalamiento de los errores y omisiones sólo debe servir para afincarnos en ella, para reponer la idea de la grandeza de espíritu y la de un país empoderado que no renuncia a otro futuro.

En política no se puede vivir permanentemente en el día antes sin consideración alguna a lo que sigue. Una discusión centrada en ir o no a votar en el bodrio preparado por la dictadura lo que ha mostrado es a un país anarquizado, sin rumbo y, sobre todo, sin dirección política. Ahora en un comunicado se dice que esa no era la disyuntiva, como si negar tuviese la consecuencia de inexistir.

Podemos aceptar la tendencia mayoritaria, o en cualquier caso llamarla inocultable, a no participar en este proceso. La lista de trapisondas fraudulentas, o las circunstancias externas  e internas, es más que obvia para andar repitiéndola, pero, sin embargo, de ella han vivido los comunicados sonoros, llenos de lugares comunes y de machaque cortoplacista, centrados en la falta de política y en la ausencia de estrategia, como todos, incluidos los de algún partido, los de algunas “fuerzas vivas” y el de la propia MUD.

La discusión de votar o no votar nunca debió haber sido el eje y ese fue. Había, en una sana estrategia de prevención, que montarse sobre otro orden, uno que pasaba por un intento muy serio de unificación del país, de estructuración de una unidad superior. Ese paso no se dio por mezquindad, por la prevalencia de los egoísmos y, digámoslo, con meridiana claridad, por no perder la función de hegemones los partidos de la MUD, función que conservan por considerarla erróneamente la única de supervivencia.

Luego de eso había que escoger un candidato único. Esa versión con la cual se llenan la boca, la del alegato que tenía que ser por primarias por ser el más democrático de los métodos y que fue saboteado por costoso y para evitar heridas, hay que colocarlo en la bolsa de los políticos que de verborrea saben pero que no aguantan una lupa. En cualquier caso, un candidato debía serlo del país reunificado, nunca de unas siglas ya agotadas en el imaginario colectivo como MUD, puesto que no hubiese despertado ni a la bella durmiente ni a la Alicia en el país de las maravillas que se preguntaba por qué allí sólo había un día al mismo tiempo.

Hay que agregar que faltó una oferta de país, pues no bastan los análisis económicos que señalan el control de cambio o la destrucción de nuestra moneda, sino un planteamiento de reorganización social que establezca claramente la protección a los más necesitados hasta lograr la superación de la pobreza y el establecimiento de un nuevo orden democrático. Esta oposición lo que transmitió con sus altercados es que en el poder se dedicarían a pelearse hasta por un portero de ministerio, aunque ahora anuncien presentarán un programa común.

Escoger un candidato único no significaba, en modo alguno, una decisión de ir a la elección fraudulenta. Ambos pasos previos lo que significaban era una unificación nacional cuyos efectos no podían descartarse como el surgimiento de una voluntad de tal magnitud capaz de aplastar todas las consideraciones obvias. Y en cualquier caso, como lo dije en las redes sociales, hasta para no ir a una elección presidencial hay que tener un candidato que no vaya. Y, por si faltase un argumento, para tenerlo hay que recordar que el efecto para el fraudulento que pretende investirse de otro período podría ser tan demoledor que otra contienda, esta sí limpia, se asomase en el horizonte.

Ahora se nos dice, en un trastoque total del orden estratégico, que se constituirá un Frente Amplio, cuando la resulta –no ir al proceso viciado- ha debido ser consecuencia de esa Unidad Superior previa. Ahora se nos dice que se buscarán las condiciones para unas elecciones libres, sin tener un liderazgo firme que ha debido encarnarse en un candidato presidencial de consenso. Dónde irán a buscar tales condiciones es algo que aparece en las sombras o en el etéreo de lo indefinido. Sin respeto al orden estratégico esas “limpias” parecen ahora un abochornamiento de primavera.

Se trataba, y se trata, de producir un quiebre, de quebrar la cúpula desgobernante. Aun así debemos recordar, por experiencia histórica, que una alianza como la que hemos descrito puede ser muy eficaz para lograr quebrar, pero muy ineficiente para un logro común, pues las divisiones surgen y la inestabilidad se asoma. Es lo que en ciencia política hemos denominado la “coalición negativa”.   Si mencionamos el caso es para resaltar que en cualquier acción política  hay que andar muy adelante  en los efectos, mención perdida en un país donde los dirigentes no ven más allá de sus narices. Uno donde es obvio que las causas ciertas de las decisiones se tomaron por la incapacidad de elegir un candidato único, no porque las circunstancias fuesen como son. Un país donde la negativa del “señalado” llega por vía de la torcedura: el corresponsal de Reuter se consiguió a un empleado del señor que contó le habían preguntado y este había respondido que no había condiciones. Permítanme señalar tal procedimiento como una falta de respeto.

El día antes ha estado manchado. Lo he resumido diciendo que eso llamado grandeza de espíritu brilla y brillará por su ausencia. Debe ser una concesión de mi parte, pues dudo se tenga claro en que consiste.

Habrá un día durante, sobre el cual la posibilidad posible es la de la ausencia, esto es, no salir de las casas, dejar las calles en soledad total para poner aún más de relieve la falsificación de las cifras que serán ofrecidas.

Al día durante le sigue el día siguiente y ese día veremos la celebración del dictador por haber sido reelegido y frente a ella seguirá un país sin convicción y abochornado. Estaremos esperando a la “comunidad internacional” que condenará y a un régimen que habrá sopesado cómo mantenerse en el aislamiento. Dependeremos de otros, de los terceros, de la evanescencia mundial, de las condenas grandilocuentes y el régimen apretará los tornillos, ya identificado, hasta la represión descarada e ilimitada, impúdica. Habrá The day after, para usar un anglicismo que conectará a los cortos de mira con el “imperio”, aunque la verdad sea que la expresión “un día después” está en nuestro idioma desde Boscán y Góngora, es decir, desde hace siglos, solo que la clase política aún no lo concreta en estrategia. Dedicarse ahora a construir un Frente Amplio suena muy loable, y ojalá se logre, quizás con más velocidad que la que emplearon en emitir un comunicado, pero la batalla por volver a la libertad es constante e imperecedera y el señalamiento de los errores y omisiones sólo debe servir para afincarnos en ella, para reponer la idea de la grandeza de espíritu y la de un país empoderado que no renuncia a otro futuro.

teodulolopezm@outlook.com

 

Salto al vacío

Petro

Por Andrés Hoyos

Tanto ha hablado la  derecha en Colombia de castrochavismo, tanto ha endilgado la palabreja por ahí, que cuando por fin asoma la cara el chavista, pilla a los pastores distraídos tomando tinto.

Gustavo Petro es discípulo de Hugo Chávez, no de Fidel Castro, quien poco pinta aquí. Al igual que el difunto coronel, su émulo local quiere mandarse hacer una Constitución a la medida, solo que el caudillo venezolano por lo menos esperó un año antes de convocarla, mientras que Petro querría hacerlo por la vía de un referendo el 8 de agosto de este año, si los colombianos somos tan sonsos como para elegirlo presidente. ¿No dijo él mismo hace unos días en La W que “la Constitución de 1991 es de las más democráticas del mundo”? No le hace, va para la caneca.

Al igual que Chávez, a Petro le gusta el caramelo. Dice, por ejemplo, que su asamblea estaría acotada, un claro oxímoron porque cualquier Constituyente en el mundo puede declararse autárquica y promulgar una carta totalmente nueva, si así les parece a sus mayorías. ¿Mayorías digo? Petro, ahora copiando a Maduro, nos dice que su proyecto no sería nacional, sino regional. ¿O sea que unos votos, digamos los de Sincelejo, van tener mayor peso que los de Medellín o Bogotá?

Son muchas más las similitudes de lo que propone Petro con lo que acaba de suceder en Venezuela. Allá la Constituyente sirvió de instrumento para desbancar a la Asamblea Nacional, donde el chavismo era minoría, es decir, para dar un golpe de Estado. Por su parte, Petro dijo a Semana que le parecía imposible trabajar con el Congreso que saldrá elegido el 11 de marzo y explicó que la Constituyente le permitiría quitarle a este todas las funciones, lo que en español antiguo equivale a revocarlo. Poco importa que así esté descartando la división de poderes sobre la cual descansa la democracia. Quien toda la vida fue un chavista furibundo, quien nunca criticó el descaro con que Chávez planeaba permanecer 30 años en el poder, no es ni remotamente un demócrata auténtico. Yo sospecho que Petro quiere una Constituyente porque no le gusta obedecer las leyes vigentes, como no le gustaba a Chávez. Prefiere leyes hechas por él y para él. Uno se lo imagina haciendo cálculos: “no tendré bancada parlamentaria. ¿Qué hacer? Ya sé, me saco del cubilete una Constituyente, descarto todas esas tonterías formales y procedo como me dé la gana”.

Cuando uno mira el programa de Petro, cae en la cuenta de que no es para cuatro años, sino para muchos más. ¿La idea de la Constituyente es reinstalar la reelección para imitar a Chávez y quedarse en el poder durante décadas? No se sabe, pero por si acaso, una Constituyente es el único mecanismo que permitiría revivir la reelección en Colombia. No se nos olvide que la presidencia es prestada. Debemos asegurarnos de que al próximo que se la prestemos, la devuelva. Porque la doctrina chavista consiste en quedarse con ella.

Infortunadamente para su admirador local, el régimen de Maduro va derecho al colapso, de modo que ahora Petro anda buscando escondederos a peso cuando lo relacionan con él, pese a que en su momento defendió la Constituyente del grandulón venezolano, hoy criticada en casi todos los países democráticos como ilegítima, antidemocrática y dictatorial. En fin, los venezolanos que cruzan en masa la frontera están votando sin saberlo en las elecciones colombianas. Votemos con ellos y no elijamos admiradores o imitadores de Chávez o de Maduro.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

La forma en decisión

 

palabra 2

Artículo publicado en el diario El Universal el miércoles 21 de febrero 2018

Teódulo López Meléndez

La forma es tan importante como el contenido. En muchas ocasiones la exploración de la forma se sobrepone a la realidad aparente. Quien no maneja la forma entierra pilares en lo inconsistente.   Lo real no puede separarse de la forma. Cuando algo resiste a la mirada de quien quiere transformar o sustituir hay que aprender a superar la capacidad de resistencia que opone y ello pasa por sembrar de manera tal que las posibilidades se hagan muchas. Para ello se requiere creatividad, porque cuando se riegan formas creativas se multiplican las opciones y las alternativas.

Para combatir este brote de sociología primaria se debe aprender a deletrear el alfabeto. Hay que comenzar por explorar los caminos de la posibilidad frente a los caminos de la realidad. Si quienes resisten no tienen el planteamiento adecuado es porque el estado mismo del país genera su discurso

El discurso, la forma, va pues a contracorriente del medio, la realidad.  Hemos regresado tanto que uno nota el brote de los viejos conceptos para oponérselo al rebrote de lo antiguo disfrazado con adjetivos supuestos de este siglo. Si aquél habla de una especie de refundación de un ismo, desde el otro lado se recurre a viejos preceptos del siglo XIX como si la teoría social no hubiese evolucionado, es más, como si no estuviera en la obligación de evolucionar.

La paradoja de este planteamiento de regreso a lo cuasi-tribal está, en primer lugar, en que arrastra a su oponente a la misma atmósfera mental y, en segundo lugar, lo que constituye lo más grande del ángulo paradójico, es que hace imposible el regreso al pasado que se pregona desde ambas partes. He allí el encierro en un alfabeto con cuyos elementos no se sabe construir frases y conceptos: no hay códigos sustitutivos, nadie sabe lo que es el mañana, nadie tiene el manejo de lo que política se llama “los tiempos”, nadie logra articular frases, la forma, para hacerle entender a un país cohabitante con un espasmo de retorno temporal y espacial,  que la palabra futuro aún se conserva en el diccionario y en el campo de las posibilidades.

Por lo demás, en política no basta tomar una decisión, pues es menester agregarle el cómo y la forma, dotarla de un abecé y articular las consecuencias.

teodulolopezm@outlook.com

Nuevo plan para América Latina: Atacar 100 bolsones de pobreza rural

 

Nuevo plan

El representante regional de la FAO, Julio Berdergué, y la representante adjunta, Ewe Crowley, durante la presentación de los objetivos de la 35 Conferencia Regional del organismo, que se realizará en Jamaica, en marzo. Crédito: FAORLC

Por Orlando Milesi

SANTIAGO, 16 feb 2018 (IPS) – Identificar 100 territorios donde la pobreza rural está más enquistada en América Latina y el Caribe para aplicar allí nuevas herramientas y políticas innovadoras de combate al hambre, es la nueva estrategia que se debatirá en una reunión ministerial que se celebrará a comienzos de marzo.

Lo anunció en la capital chilena Julio Berdergué,  representante regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO),  al explicar los objetivos de la 35 Conferencia Regional del organismo, que se celebrará entre el 5 y el 8 de marzo en Montego Bay, en Jamaica, con la presencia de los ministros y representantes de los 33 países del área.

“Tenemos sobre 43 millones de latinoamericanos y caribeños que todos los días van a dormir con sus estómagos vacíos. Además tenemos una situación epidémica de malnutrición y particularmente de sobrepeso y obesidad”, advirtió el también subdirector general de la FAO.

La población de la región alcanza a 651 millones, según las proyecciones más actualizadas.

Berdegué dijo que la erradicación del hambre es una tarea inconclusa y calificó de “aterrador” que “cientos de miles de niños sufran hambre”.

La propuesta de ubicar esos cien territorios responde a que el combate al hambre “se hace cada vez más difícil porque estamos llegando al corazón duro del problema, al hambre que se concentra en poblaciones indígenas, rurales remotas, mujeres y personas de la tercera edad”, sostuvo.

“Para erradicar el hambre y la extrema pobreza, tenemos que lidiar con estos problemas de desigualdad étnica, de género, económica y territorial y esas son palabras mayores”, explicó.

Las últimas cifras de FAO indican que la condición de hambre aumentó gravemente en Venezuela, afectando a 1,3 millones de personas. Además el combate al hambre se frenó por la muy alta incidencia de la pobreza extrema en Haití, con 47 por ciento de la población en esa condición, por ejemplo.

 

A eso se suma los pequeños repuntes de población bajo condición de hambre en Argentina o Perú.

 

El representante regional alertó también sobre los efectos del cambio climático que amenaza a la agricultura y lamentó que millones de habitantes rurales de la región vivan en extrema pobreza.

La extrema pobreza rural afecta a 46 por ciento de esa población, de la que 25 por ciento viven en la indigencia en “un hecho sorprendente en una región muy rica, con una agricultura muy poderosa”, dijo.

Preguntado por IPS sobre el rol de las  comunidades rurales e indígenas ante estos agudos problemas, Berdegué respondió que “tienen un papel crucial en la seguridad alimentaria”.

“En primer  lugar de sus propios pueblos porque  la persistencia del hambre es muy alta  en las poblaciones indígenas. En muchos países hasta cuadriplica los promedios  nacionales”, detalló.

Por eso, sostuvo, “sin que las comunidades indígenas sean  actores centrales, no hay  forma de resolver el hambre en esos lugares. Esto no se va resolver  trayendo comida en helicópteros”.

“En estas comunidades tenemos  un tema de inequidad de género importante, acceso a la tierra, acceso al poder político al interior de la comunidades,  a la participación y eso es un tema sensible porque hay normas, usos, costumbres propias de estos pueblos”, planteó.

 

A juicio de Berdergué, “el empoderamiento de la mujer indígena es parte de la agenda en la lucha contra la pobreza rural y el hambre en las comunidades indígenas¨.

La Conferencia en Jamaica debatirá también el sobrepeso que afecta a la mitad de la población regional y la obesidad que padecen unos 90 millones, en todos los países y en todos los sectores.

Según estimaciones de la FAO, en 26 países de la región las enfermedades asociadas a la obesidad son responsables por 300.000 muertes cada año, comparado con 166.000 personas muertas por homicidios.

En el combate a la obesidad y al sobrepreso juegan un rol protagónico los 15 millones de agricultores familiares y campesinos de la región que producen verduras frescas y alimentos  tradicionales que contribuyen a una dieta más sana, saludable  y diversificada.

Otro tema crucial en la 35 Conferencia será  la conservación de los recursos naturales calificados por el representante regional como “fundamentales para una vida sana y para la supervivencia nuestra y de todas las demás especies del planeta”.

Berdegué pidió debatir “cómo  seguimos haciendo agricultura, cómo las poblaciones rurales siguen  viviendo  en el campo en esta era del cambio climático y cómo establecemos sistemas de  prevención y de gestión de los riesgos más eficaces en un momento en que estos riesgos y amenazas se hacen mucho más intensos”.

“Hay una preocupación en la población, especialistas y gobiernos, porque no podemos  seguir teniendo una agricultura que consuma  70 por ciento del agua fresca. Ya no es tolerable decir que producimos más alimentos pero sobre la base de meterse con los bosques tropicales. Ya no se tolera una agricultura muy intensiva en el uso de fertilizantes que terminan en los ríos causando contaminación”, subrayó.

Por su parte Eve Crowley, secretaria de la Conferencia Regional y representante regional adjunta de la FAO,  indicó que en Jamaica se analizará el problema de la migración que afecta a miles que escapan debido a la violencia, la falta de oportunidades,  la pobreza y los riesgos ambientales.

“Queremos que la migración sea siempre una opción  y no una necesidad”, dijo.

Crowley resaltó, asimismo, el tema del conflicto indicando que “las sociedades con conflicto e inestabilidad política tienen más mayor niveles de hambre que las sociedades sin conflicto”.

“Cuando bajan el conflicto, baja la inseguridad alimentaria. Cuando los precios de alimentación suben, como en la crisis del 2008, había un aumento en las manifestaciones y en la inestabilidad políticas”, sostuvo.

En los primeros años del siglo, América Latina y el Caribe avanzó significativamente en el combate al hambre y fue la primera región del mundo en alcanzar para 2015 el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio, al de reducir a la mitad la proporción de personas que sufrían hambre, con base en los niveles de 1990-1992.

Según Berdegué, “en lo que es hambre y reducción de la pobreza, América Latina y el Caribe han hecho bien la tarea… el problema es que hemos ido perdiendo velocidad”.

“Veníamos  avanzando muy aceleradamente y el mundo miraba que esta región lo está haciendo bien…miraban nuestras políticas públicas.  Pero en los últimos años esta gran velocidad la hemos perdido.  Lo que queremos debatir con los países es cómo volvemos  a poner el pie en el acelerador”, explicó.

Hemos ido mejorando nuestra capacidad de erradicar el hambre.  Hoy día tenemos instrumentos  y herramientas que  hace 15 o 20 años no nos las imaginábamos.  El problema se mantiene,  pero las respuestas específicas a los problemas han ido variando y yo diría que  han ido mejorando”, concluyó.

De seguir así, pareciera que la meta que se autoimpuso la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC) de conquistar el hambre cero en 2025 se aleja más que acercarse.

La nueva apuesta que pondrá ahora sobre la mesa la FAO en Jamaica a los 33 gobiernos de la región, será la centrar la lucha contra el hambre en 100 bolsones, todos rurales, donde la pobreza extrema es más dura y persistente.

Editado por Estrella Gutiérrez

Artículos relacionados

  • Alianza al rescate de 33 millones de pobres rurales latinoamericanos
  • En la carrera contra el hambre, nos alejamos de la meta
  • América Latina busca nuevos caminos para combatir pobreza rural
  • “Es un crimen” que 35 millones de latinoamericanos sufran hambre
  • La región más desigual da ejemplo en lucha contra el hambre
  • Seguridad alimentaria – Cobertura especial de IPS

Ondulaciones

 

ondulaciones 2

Este artículo fue publicado en la edición impresa de El Universal el miércoles 14 de febrero 2018

Teódulo López Meléndez

En su postdata sobre Las sociedades de control, Gilles Deleuze nos recuerda el proceso, con Foucault, de las sociedades disciplinarias de los siglos XVIII y XIX, en plenitud en los principios del siglo XX, donde el hombre pasa de espacio cerrado a espacio cerrado, esto es, la familia, la escuela, el cuartel, la fábrica y, eventualmente, la prisión, que sería el perfecto modelo analógico. Este modelo sería breve, apenas sustitutivo de las llamadas sociedades de soberanía, donde más se organiza la muerte que la vida. Virilio habla así de control al aire libre por oposición a los viejos espacios cerrados. El gran diagnóstico sobre este proceso lo hace, qué duda cabe, Foucault, pero es a Deleuze a quien debemos recurrir para entender el cambio de los viejos moldes a lo que él denomina modulaciones. La modulación cambia constantemente, se adapta, se hace flexible. La clave está en que en las sociedades disciplinarias siempre se empezaba algo, mientras que en las de control nunca se termina nada, lo importante no es ni siquiera la masa, sino la cifra.

Esta república desanda, retrocede, recula, repite. Esta república marcha hacia cuando no era república. Volvemos a ser una posibilidad de república, una harto teórica, harto eventual, harto soñada por los primeros intelectuales que decidieron abordar el tema de esta nación y de su camino. Nos están poniendo en un volver a reconstruir la civilidad y en el camino de retomar el viejo tema de civilización y barbarie. Por lo que a mí toca tengo una negativa como respuesta. Hay que plantear una democracia del siglo XXI, hay que dotar a este país de herramientas que le permitan salir de la inconsciencia de los retrocesos, hay que extinguir la mirada biliosa. Aquí lo que cabe es reconstruir las ideas, darle una patada en el trasero a la Venezuela decimonónica y a la Venezuela “sesentona” para hacerle comprender que estamos en el siglo XXI. Este país necesita pensamiento, no abajo-firmantes; esta nación necesita quien la tiente a la grandeza de espíritu, no amodorrados en silencio; este país necesita quien proyecte un nuevo sistema político, no quienes repitan el viejo lenguaje o nos hagan objetos de estudio ideológico.

Ni masa ni cifra. Ciudadanos que piensan. Ciudadanos.

teodulolopezm@outlook.com

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

 IPS
Los problemas ambientales fuera del debate electoral en El Salvador
Edgardo Ayala

Los agudos problemas ambientales que enfrenta El Salvador están ausentes en la presente campaña electoral, a pesar de que la gente sí está preocupada por la contaminación y los impactos del cambio climático en los ecosistemas. Algunos partidos sí incluyen en su oferta electoral propuestas en … MORE > >

Cooperativas de ahorro vitales para pequeños agricultores
Friday Phiri

Lameck Sibukale solo sabía ahorrar en pollos, cabras y, más importante aún, vacas, preciado patrimonio cultural del pueblo de habla tonga que vive en el sur de Zambia. Pero no le permitía hacer frente a los vaivenes climáticos Hasta que una nueva iniciativa le permitió al hombre de 78 años, … MORE > >

Estados Unidos: innovación e inmovilismo
Joaquín Roy

Es el país de la paradoja, cimentado sobre la doble columna de la creatividad y la tradición. Los angloamericanos son incapaces de escapar a la gemela sumisión al adanismo de ser los primeros y los últimos en aceptar que el resto del planeta puede ser más original y superarlos en cualquier … MORE > >

Dudas y temores de los cubanos ante la unificación monetaria
Ivet González

Los días de la convivencia de dos tipos de moneda en los bolsillos de cualquier residente de Cuba están contados. Una de las prioridades de las autoridades para este año es la unificación monetaria, tal vez la medida más compleja a afrontar dentro de las reformas económicas iniciadas en … MORE > >

Redes sociales juegan su papel en la violencia étnica de Etiopía
James Jeffrey

En Etiopía, las redes sociales son un arma de doble filo, capaces de llenar una necesidad acuciante de mayor información, pero también de incidir en un contexto delicado que podría derivar en un desastre mayor. Sucede que miles de personas siguen desplazadas por la violencia étnica que estalló … MORE > >

Estado legaliza corrupción y carnaval protesta en Brasil
Mario Osava

“La codicia viste traje y corbata”, “patria amada, donde andarás, sus hijos ya no soportan más”, dice la canción de la escuela de samba Besa-flor que clausuró el desfile de carnaval en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, este martes 13. “La esperanza sucumbió”, dice también la protesta … MORE > >

Movimiento BDS no es antisraelí, es propalestino
Thalif Deen

Cuando el parlamentario noruego Bjørnar Moxnes propuso al Movimiento BDS para el Premio Nobel de la Paz 2018, el líder del Partido Rojo debió hacer frente a lo inevitable: la furiosa arremetida de organizaciones proisraelíes y antipalestinas. “Mi nominación es primero y antes que nada … MORE > >

Migrantes atrapados en muro de contención de Nicaragua
José Adán Silva

La estrategia de “Muro de Contención” de Nicaragua, destinada a garantizar su seguridad interna, ostenta éxitos con su política contra el delito transnacional, pero tiene como grandes víctimas a los migrantes a los que se bloquea en forma implacable su pase por el territorio en el camino hacia su … MORE > >

Vulnerable al clima, Karachi es una gran amenaza para Pakistán
Rabiya Shabeeh

De pequeño pueblo de pescadores, Karachi pasó a ser el mayor centro comercial e industrial de Pakistán, generando alrededor de la mitad de los ingresos fiscales de este país asiático, por lo que el impacto del cambio climático en esta ciudad portuaria causaría estragos a escala nacional. Karachi … MORE > >

No hay tiempo que perder contra la mutilación genital femenina
Will Higginbotham y Tharanga Yakupitiyage

Más de 200 millones de mujeres sufrieron algún tipo de mutilación genital y todavía hay muchas más en peligro de padecer la práctica que pone en riesgo no solo a la persona afectada sino a comunidades enteras. La prevalencia disminuyó en el mundo, pero nuevos datos del Fondo de Población de las … MORE > >

Mañas digitales amenazan campañas políticas latinoamericanas
Emilio Godoy

El uso de herramientas tecnológicas en las campañas políticas ha aterrizado en América Latina, acompañado de prácticas que suscitan preocupación entre académicos y organizaciones sociales, más en un año donde el llamado a las urnas se multiplica por la geografia regional. El uso de programas … MORE > >

Estados Unidos: innovación e inmovilismo

FloridaTiroteo03

Esta es una columna de Joaquín Roy, catedrático Jean Monnet y director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami.

Por Joaquín Roy

MIAMI, 15 feb 2018 (IPS) – Es el país de la paradoja, cimentado sobre la doble columna de la creatividad y la tradición. Los angloamericanos son incapaces de escapar a la gemela sumisión al adanismo de ser los primeros y los últimos en aceptar que el resto del planeta puede ser más original y superarlos en cualquier campo.

Expulsados, transterrados, huidos de Europa, más que de otras regiones del mundo, se niegan admitir que la reconstruida civilización europea, que han desdeñado desde 1776, les pueda superar. A veces, como se le ocurrió al presidente Donald Trump, admitirían de buen grado a noruegos, sobre todo si con ello evitan la arribada de ciudadanos de los “basureros” de la galaxia.

Es inútil. Estados Unidos está en peligro si se empeña tozudamente en mantener mitos que frenan su progreso. Su interpretación idílica de los momentos fundacionales impide darse cuenta de lo mucho que el mundo ha cambiado por la tecnología, los hábitos sociales y las cambiantes leyes, aspectos entre muchos otros a los que la genuina civilización del Mayflower y Ellis Island ha contribuido de forma impresionante.

La masacre el 14 de febrero en otra escuela (podía haber sido en un centro comercial, da igual) aburridamente nos recuerda que los dirigentes de Estados Unidos y millones de ciudadanos se autolesionan con daños permanentes. Erróneamente interpretan para su perjuicio ciertas pioneras premisas de sus leyes fundamentales. Confunden épocas y conceptos cobijados bajo una manta de seguridad que se revela brutalmente agujereada.

Pero se empeña en creer que el cambio, sobre todo si implica la admisión de una sutil inferioridad con respecto a Europa, es perjudicial a la supervivencia de sus señas de identidad.

La masacre el 14 de febrero en otra escuela (podía haber sido en un centro comercial, da igual) aburridamente nos recuerda que los dirigentes de Estados Unidos y millones de ciudadanos se autolesionan con daños permanentes. Erróneamente interpretan para su perjuicio ciertas pioneras premisas de sus leyes fundamentales. Confunden épocas y conceptos cobijados bajo una manta de seguridad que se revela brutalmente agujereada.

El llamado “derecho a tener y portar armas” (que no a usarlas a discreción), entronizado en la Segunda Enmienda, tiene su origen en la época en que no había ni fuerzas armadas federales ni los estados primigenios tenían los recursos para mantener la seguridad.

No había unas estructuras que garantizaran el monopolio del ejercicio de la fuerza (y la violencia protectora, si convenía) que es la seña de identidad de ese Estado-Nación que heredó la autoridad de los viejos reinos e imperios.

La perversa creencia que los individuos son policías y conductores de carros de combate en defensa de sus familias y patrimonio, más allá de la sala de estar de sus casas, puede contribuir a una comodidad en que el individuo es sagrado y la sociedad es una alternativa secundaria.

El “excepcionalismo” norteamericano impide aceptar que en otros países no se permita la forja de ejércitos privados y el coleccionismo de armas letales, más allá de las piezas museísticas. Lo contrario sería admitir la superioridad de una Europa a la que se tuvo de rescatar de sus propios pecados en dos ocasiones: los europeos son maestros en tropezar con la misma piedra.

Hay otra matanza, más jóvenes y niños víctimas de un sistema con unas carencias atroces de salud mental, educación, y (¿por qué no?) bien entendida disciplina. Obsérvese que la clave de estos gravísimos repetitivos incidentes está en las carencias de unos planes de salud atenazados por el mismo mito de la superioridad y la animadversión hacia lo que se interpreta (¡horror!) como “socialismo”.

El “sistema” (por llamarlo de alguna manera) de salud de Estados Unidos es un desastre de proporciones colosales. Pero nadie parece capaz de corregirlo, innovarlo o cambiarlo. Es otro resultado de la supervivencia de los mitos fundacionales.

Los beneficiados de este caos de salud son diversos. Destacan las compañías de seguros privadas que ofrecen la cobertura a los usuarios, que pueden pagar las cuotas.

Les siguen los fabricantes de medicinas que aducen necesidad de recuperar los costes de investigación (frecuentemente con fondos públicos). Luego están los médicos que deben pagar las deudas incurridas en la obtención de sus licencias en universidades privadas.

Y finalmente destacan los políticos que juegan en el bando de oposición a la medicina y salud pública, universal y gratuita, bajo la reclamación de que esta modalidad es una variante del “socialismo”, palabra que se pronuncia con acento “comunista”.

Los perdedores son los millones de desheredados que no pueden acceder a puestos de trabajo con cobertura obligatoria y compartida en financiación. Los peor perjudicados son los desempleados que se deben acoger, temporalmente, a la beneficencia pública o a la caridad.

Pero están los que arriesgadamente van por la libre hasta que una cirugía les deja sin casa y herencia. Y cuando alguien, como el expresidente Barack Obama, intenta una modificación del caos, se le crucifica y se convierte en objetivo fundamental de aniquilación.

Son los mismos norteamericanos los que pagan los mismos altas contribuciones, y que tragan sin rechistar que la educación primaria y secundaria siga siendo pública, universal y gratuita –una modalidad “socialista”.

Pero no están dispuestos a hacer lo propio con la salud, tan derecho fundamental como la vida, la libertad y… la búsqueda de la felicidad, como reza el “motto jeffersoniano”. Y así hasta el siguiente asesinato grupal, cometido por un demente, carente de una básica cobertura de salud, armado hasta los dientes, protegido por la enmienda constitucional que le permite “tener y portar armas”.

Resentimiento

resentimiento

Por Andrés Hoyos

Existe una fuerza irracional e impredecible que tiene la capacidad de descarrilar procesos políticos democráticos aparentemente muy sólidos: el resentimiento. Sería mejor decir “los resentimientos”, pues los hay contrapuestos. Para simplificar, digamos que se clasifican en izquierda y derecha.

Aunque el resentimiento se alimenta de fantasías, su base no suele ser imaginaria. Un típico (hombre) resentido de izquierda en Colombia tiene, digamos, entre 30 y 60 años, apenas completó la secundaria en un mal plantel público, cuenta con pocos conocimientos útiles para ganarse la vida, tiene un trabajo precario o se dedica al rebusque y es propenso a la rudeza, cuando no a la violencia. También, claro, hay resentidos muy bien remunerados y con posgrado. Estos son, por lo general, los ideólogos del fenómeno.

Muchos resentidos del signo opuesto, la derecha, pertenecen a los estratos altos de la sociedad, así en provincia también abunden los de clase media y media-baja. Por una vía u otra fueron víctimas de los grupos armados irregulares que tanto poder tuvieron durante el último medio siglo, en particular, de las guerrillas. Estas los secuestraron, los “vacunaron”, los sometieron a “pescas milagrosas” y masacraron a sus familiares.

Aquí teníamos (y aún subsiste) un régimen que engendraba ambos tipos de resentimiento por inercia. El Estado no se ocupaba de las necesidades fundamentales de las clases medias y bajas, pero tampoco protegía a quienes tenían algo que perder. Durante décadas hizo mal y a regañadientes su trabajo y fue flagrantemente omisivo. Colombia, con padecer un caso agudo de resentimiento, no tiene en ello exclusividad alguna. Por ejemplo, el resentimiento de derecha resultó crucial en la elección de Donald Trump en 2016, mientras que el de izquierda fue quizá el mayor impulso recibido por Hugo Chávez y su prole desde 1998.

Ahora bien, para volver a Colombia, quienes albergan alguna forma de resentimiento vivo contarán en la primera vuelta electoral de mayo con dos opciones nítidas: podrán votar por Gustavo Petro si sufren de resentimiento de izquierda o por el candidato que diga Uribe si sufren de resentimiento de derecha. Si el resentimiento de derecha gana las elecciones y la persona a cargo de ese triunfo se deja arrastrar por él, avivará de forma peligrosa el resentimiento contrario, así durante un tiempo no lo parezca. De llegar a ganar el de izquierda, una perspectiva más dudosa, el resentimiento de derecha podría tornarse violento con facilidad. La encrucijada que se avecina, así como los próximos años, nos ofrecen a los colombianos una disyuntiva clarísima: o nos seguimos guiando por los resentimientos enfrentados o los hacemos a un lado y construimos instituciones incluyentes que nos permitan superarlos. Se dice fácil.

¿Por qué? Porque una red de paradojas gobierna el tema. La primera es crucial: desmontar los resentimientos de forma tímida o dubitativa puede ser la peor de las fórmulas. El resentimiento es un tigre hambriento que no se sacia con tres trocitos de carne; hay que ponerle un domador recio. Lo que haya que reformar hay que reformarlo con vigor y determinación. Solo así la gente podrá hacer a un lado su resentimiento. La debilidad de Santos es prueba de esta paradoja. La segunda paradoja es que nada mejor para un resentimiento que el resentimiento contrario. No pueden vivir el uno sin el otro, así se maten.

En otra columna sigo con el tema.

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

Mafias digitales amenazan campañas políticas latinoamericanas

 

 mafias digitales

Los programas automatizados, conocidos por el vocablo inglés “bots”, amenazan con ensuciar las campañas políticas, mediante mensajes masivos y tramposos, que pueden perturbar el juego democrático. Crédito: Phys.org

Por Emilio Godoy

MÉXICO, 9 feb 2018 (IPS) – El uso de herramientas tecnológicas en las campañas políticas ha aterrizado en América Latina, acompañado de prácticas que suscitan preocupación entre académicos y organizaciones sociales, más en un año donde el llamado a las urnas se multiplica por la geografía regional.

El uso de programas automatizados –conocidos por el vocablo inglés “bots”- para crear perfiles en redes sociales destinados a neutralizar mensajes críticos, la propaganda, la difusión de mentiras y las campañas de odio en plataformas como Facebook, Twitter y WhatsApp son ya pan digital de todos los días en la región.

Para Tommaso Gravante, académico del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México, una preocupación emergente es la creación de perfiles falsos en redes sociales usando inteligencia artificial o aprendizaje de máquinas.

“El problema central es que regular un discurso es tanto como decidir qué es mentira y qué no, y eso es un problema. En términos de libertad de expresión, debe poder decirse cualquier cosa y los límites son mínimos. La ley electoral debe actualizarse para enfrentar los retos de las campañas en lo digital, pero no estoy segura de que sea una buena idea”: Catalina Botero.

“Claramente, da la impresión de que esas tecnologías empobrecen el debate con respuestas superficiales. Hay un problema en las empresas que manejan ‘big data’ (datos masivos), como Google. Hay acumulación de información, pero no se sabe cómo la manejan. Se usan algoritmos complejos. Hay una incógnita sobre ese manejo”, dijo a IPS.

Gravante fue uno de los cinco ganadores en 2017 de la Séptima Competencia Mundial para Jóvenes Sociólogos organizada por la Asociación Internacional de Sociología y es uno de los coordinadores del “Tecnopolítica en América Latina y el Caribe”, publicado en 2017.

En 2018, seis países latinoamericanos celebran elecciones presidenciales  y otros tantos realizan elecciones legislativas o consultas populares. Y la tecnopolítica integra el paisaje electoral de esos procesos, que dieron ya comienzo este mes.

En la ruta hacia las votaciones presidenciales en México del 1 de julio ya se aprecia el recurso de las redes sociales, perspectiva que se prevé de forma similar para las elecciones en Colombia de mayo o en Brasil en octubre. Costa Rica, Paraguay y Venezuela son los otros países donde este año se elige al próximo jefe de Estado.

 

“La doble vía de la tecnología digital (cualquiera habla-cualquiera oye) es una gran ventaja para la libertad de expresión, pues potencia no solo la posibilidad de informar sino de informarse, pero también se ve cómo los problemas de la sociedad van apareciendo en la red”, declaró a IPS la especialista colombiana Catalina Botero.

 

El problema se traduce en la amplificación que potencialmente logra un mensaje en internet que también extiende su posible efecto perverso, considera la actual directora de la no gubernamental Fundación Karisma, promotora de los derechos humanos en el entorno digital, y antes relatora especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (2008-2014).

El uso de las redes sociales y medios digitales en las campañas políticas irrumpió en escena en escena en Estados Unidos en 2008, de la mano del demócrata Barack Obama (2009-2017), quien ganó los comicios presidenciales de noviembre de aquel año.

Se construyó desde entonces la percepción de que las nuevas tecnologías podían determinar el matiz de las campañas y, por ende, los resultados electorales.

Esa creencia se cimentó aún más con el uso de big data y de minería de datos (‘data mining’,  cotejo, mezcla y clasificación de datos), utilizados en 2016 por el actual presidente estadounidense, el republicano Donald Trump, para construir modelos electorales y así dirigir específicamente los mensajes.

Por ello, los partidos políticos de todo el espectro han buscado asesoría en esos campos y las agencias de mercadeo e imagen digital digital han sumado esos servicios a su portafolio.

Seis de cada 10 latinoamericanos usan una red social, según un estudio de diciembre elaborado para el diario español El País por la consultora Latinobarómetro y el Instituto para la Integración de América Latina, adscrito al Banco Interamericano de Desarrollo.

Paraguay, Costa Rica, Uruguay, México, Chile, Colombia y Brasil son las naciones más conectadas a esos medios sociales, cuyo listado encabezan Facebook, WhatsApp, YouTube, Instagram y Twitter.

En 2015, 43 por ciento de los hogares latinoamericanos tenía acceso a Internet, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Argentina, Uruguay, Chile y Costa Rica encabezan el listado de hogares más conectados, mientras que Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador son los menos conectados.

Como lo demuestran varios estudios, ya aparecen en la región prácticas para manipular la información y orientar el discurso político, como ha sucedido en países como Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania.

El estudio de 2017 “Tropas, provocadores y agitadores: un inventario global de manipulación organizada de redes sociales”, detectó bots en 28 países, entre ellos Argentina, Brasil, Ecuador, México y Venezuela.

El informe, elaborado por dos investigadores del Proyecto de Investigación de Propaganda Informática del Instituto de Internet de la británica Universidad de Oxford, considera que gobiernos y partidos políticos promueven esas huestes digitales, vía instituciones oficiales o proveedores privados.

Otro análisis de 2017 “Propaganda informática mundial”, elaborado por la misma universidad, halló que redes de bots y otras formas de propaganda informática han estado presentes en Brasil.

El estudio asegura que actuaron durante las elecciones presidenciales de 2014, el proceso de destitución en 2016 de la mandataria Dilma Rousseff (2011-2016) y los comicios municipales de Río de Janeiro ese mismo año.

“Cuentas altamente automatizadas apoyan y atacan a figuras políticas, debaten temas como la corrupción y fomentan movimientos de protesta”, resalta el informe.

En México, otro documento identificó en 2016 la presencia de bots para bloquear en 2014 críticas al gobierno del conservador Enrique Peña Nieto, en el poder desde 2012.

“Se quieren crear tendencias o modas, pero nadie sabe cómo la gente se puede apropiar de ese discurso, si bien se puede estimular con algunas provocaciones. El único anticuerpo ante ello es volcarse a la calle, como una respuesta a esas manifestaciones, organizarse barrio por barrio. El proceso de aprendizaje está vinculado a las necesidades sociales”, planteó Gravante.

En ese sentido, el experto sostuvo que los conflictos sociales potencian “procesos de empoderamiento”, en los cuales “hay avances impresionantes”. “En ese sentido soy tecno-optimista”, aseguró.

Las elecciones estadounidenses en que triunfó Trump en 2016 ofrecen un anticipo de lo que se gesta en América Latina.

A su vez, Twitter identificó más de 50.000 cuentas de Twitter ligadas a Rusia y que propagaron información falsa durante las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

Para Botero, preocupa cómo el ciudadano puede involucrarse en los procesos políticos que recurren a medios digitales y la aparición de la manipulación mediante redes, lo que puede determinar el voto y, en última instancia, empobrecer la democracia.

“Las cadenas de WhatsApp están impactando la forma como la gente se informa y viralizando una cantidad de información que podríamos tildar de ‘fake news (noticias falsas)’. El impacto tampoco está medido”, indicó.

En la región no está regulado el uso de redes sociales, aunque la mayoría de gobiernos vigila su uso, y en naciones como Costa Rica, Ecuador y México la autoridad electoral revisa la propaganda digital.

“El problema central es que regular un discurso es tanto como decidir qué es mentira y qué no, y eso es un problema. En términos de libertad de expresión, debe poder decirse cualquier cosa y los límites son mínimos. La ley electoral debe actualizarse para enfrentar los retos de las campañas en lo digital, pero no estoy segura de que sea una buena idea”, sostuvo Botero.

Editado por Estrella Gutiérrez

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

 IPS
Exportar bueyes, un negocio con riesgos que crece en Brasil
Mario Osava

Más de 25.000 bueyes están viajando rumbo a Turquía en un navío en forma de establo de 13 pisos, tras una batalla judicial entre organizaciones protectoras de animales y la empresa exportadora, cuyo desenlace sigue pendiente en Brasil. La exportación de bovinos vivos o en pie, 99,9 por ciento … MORE > >

La falta de combustible deja al borde de la catástrofe a Gaza
Tharanga Yakupitiyage

Agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertaron sobre el rápido deterioro de la situación en el territorio palestino de Gaza, en especial por las devastadoras consecuencias de la actual escasez de combustible. Además, solicitaron apoyo a los donantes porque en 10 días se … MORE > >

Cooperación, integración y unilateralismo
Joaquín Roy

Casi siete décadas después de la Declaración Schuman, el concepto de integración regional sigue siendo interpretado de forma diferente en la Unión Europea, Estados Unidos y América Latina. Mientras en la UE (Unión Europea) se ha amaestrado la omnipotencia del estado que llevó a dos guerras … MORE > >

Brutal odisea de Ghana a Libia
Kwaku Botwe

“Libia ofrece grandes oportunidades económicas a los inmigrantes de África occidental, pero el abuso de los derechos humanos que sufren especialmente los africanos negros, es real. No se lo recomendaría ni a mi peor enemigo”, sentenció Nazir Mohammed, de 31 años, en esta pequeña ciudad, 290 … MORE > >

La supervivencia de indígenas de Bangladesh empieza en la escuela
Rafiqul Islam

Justo antes del atardecer, una indígena de 14 años permanece indiferente y sin prisa por regresar a su casa, en contraste con el grupo de jornaleras de la comunidad shantal que se apresuran a terminar la recolección de papas en la aldea de Boldipukur, en el norte de Bangladesh. Sin nadie que la … MORE > >

La energía generada por la ciudadanía entra en escena en Argentina
Daniel Gutman

La población argentina ya puede generar su propia energía mediante fuentes limpias y no convencionales e incorporar los excedentes a la red pública, gracias a una nueva ley. Se trata de una importante novedad en un país embarcado en un lento y difícil proceso, con final todavía incierto, de … MORE > >

Cuba y Rusia, dos aliados del pasado que miran al futuro
Patricia Grogg

Cuando Raúl Castro abandone la presidencia en abril dejará como parte de su herencia un aceitado intercambio económico-comercial a largo plazo con Rusia, que se espera que contribuya a consolidar los planes de desarrollo de Cuba. El exaliado ideológico dio en los últimos años pasos relevantes … MORE > >

Conflicto tóxico sin fin en Iraq
Will Higginbotham

El olor a tragedia en el Iraq devastado por tres décadas de conflicto armado impregna también al ambiente, víctima olvidada entre tantas personas muertas, heridas o desplazadas. Mientras que el ambiente se ha degradado debido al conflicto, en los últimos años su situación ya crítica se vio … MORE > >

Pueblos indígenas y comunidades locales son cruciales para el ambiente mundial
Katie Reytar y Peter Veit

Los pueblos indígenas y las comunidades locales son algunos de los mejores administradores ambientales. Sus medios de sustento y sus culturas dependen de los bosques, el agua limpia y otros recursos naturales, por lo que tienen fuertes incentivos para manejar sus tierras de modo … MORE > >

La firma del sello y la disyuntiva final

 Sello

Teódulo López Meléndez

Señalé en las posterioridades a mi primer análisis (“Preguntas con y sin respuestas y un deber histórico”) que esperaba por cuatro elementos antes de emitir una segunda opinión de fondo. Es necesario resumirlos porque tienen incidencia sobre el presente y porque la memoria de los venezolanos es exageradamente corta.

Validación de partidos

Echado del ruedo VP y eliminada la tarjeta MUD sólo AD y PJ debieron marchar a un proceso de validación absolutamente traído por los cabellos. Ambos partidos hicieron lo correcto al marchar a ese proceso írrito, pues nada debía cerrarse y mucho menos el mantenimiento de una opción de votar, aunque pudiésemos recordar que en noviembre de 1952 el país votó con la tarjeta de URD en una decisión por sí mismo. AD salió airosa y PJ no en un acto que no implicaba simpatías en la población dado el cuadro depresivo de la opinión, acto que no era más que una demostración de eficacia organizativa. AD se mostró en una maquinaria eficaz y PJ no, lo que, a mi entender ameritaba allí dentro una revisión exhaustiva, pues su líder Borges andaba empeñado en las negociaciones en República Dominicana y había quedado a cargo una dirección que debía ser examinada para corregir con toda rapidez. Lo dije más claro, dije que PJ debía cortar cabezas hacia adentro, pero lo que hizo, ante la segunda maniobra que advertí, la de la trapisonda del MinElecciones en negarle reparación, fue la de emitir un documento insólito denominado “Rebelión de los treinta millones” y refugiarse en el victimismo. Por supuesto que la cibercanalla se lanzó contra PJ y Borges alegando era el “castigo” por andar en entendimientos extraños con el régimen, al tiempo que se inventaba otra patraña, la de que AD había sido validado porque era una decisión del régimen hacerlo.

Pregunté que se pretendía con la mala fe de los trolls, no cumplir con el requisito extemporáneo ante la acusación de que se actuaba en el terreno de lo írrito o tal vez ejercer una apelación ante el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio.

Se hizo lo correcto, actuar con las reglas antijurídicas del régimen. No había otra. No se trataba de una decisión previa de participar en las elecciones amañadas que se preparaban, sino de una simple precaución.

Las negociaciones

Tal como se debía hacer se participó hasta el final en las negociaciones en República Dominicana, no sin errores y omisiones, como la no asistencia a la reunión prevista el 18 de enero cuando se tenía un buen mazo de argumentos y en la cual AD tuvo la principal responsabilidad al anunciar Ramos Allup que su partido no asistiría en acto hegemónico de presión o la posterior decisión de VP en no asistir a lo que a todas luces se venía venir como el final de esa historia. Quiero significar las muestras de decisiones aisladas y la falta de una decisión conjunta que, en mucho, contribuyeron al descreimiento y escepticismo de la población.

Por supuesto que los argumentos de los grupos oficialistas, en plena connivencia con los fundamentalistas, era mostrar aquello como un proceso para que el régimen ganase tiempo o para que los negociadores se llenasen de guisqui y buena comida o para que recibiesen el pago por su participación o para que se mostrasen en toda su vileza alcahueteando a la dictadura. No vale la pena volver sobre la canalla.

Este país jamás entendió el concepto de negociación. Nadie puede pretender acuerdos súbitos y menos concesiones del régimen que se muestra sólido en el apoyo militar, el que verdaderamente lo sostiene, pero era obligación estratégica tratar de arrebatárselas, en medio de la presión internacional que repetía y repetía esa era la salida. No siempre se aprovecharon las ocasiones, pero hay que admitir que Julio Borges mantuvo allí una posición serena y correcta.

Nunca en una negociación las partes salen alegres y satisfechas. Para lograr un acuerdo se requiere ceder de lado y lado. Por eso ya los trolls se lanzaron sobre lo que se ha informado era la posición del grupo opositor. Surge aquí el otro argumento: se sentaron con quien no iba a ceder nada, eso fue una pérdida de tiempo. Nunca negociar es una pérdida de tiempo, independientemente de los resultados. Incluso, podría tenerse la más absoluta convicción del fracaso y seguir adelante. Por ello, y tambien, se dice hoy de un aplazamiento indefinido y no de un fin final, valga la tautología, puesto que es posible que en otras circunstancias y con un régimen debilitado pueda haber necesidad de sentarse a negociar su salida, término este último inaplicable en estas negociaciones fallidas pues Maduro no se está cayendo, pero puede estar cayéndose en poco tiempo.

La dictadura se cerró sobre sí misma. El documento que firmaron en soledad los hermanos Rodríguez comenzaba planteando una comisión conjunta para abogar por el cese de sanciones. Así comenzaba y seguía con planteamientos absolutamente inadmisibles. Por supuesto que la delegación contraria no podía firmarlo so pena de hundirse. Pero el punto clave está en el gesto de Maduro de firmar ese papel y proclamar que él sí lo cumplirá. Allí sentenció y se sentenció. Puso un sello inmodificable a la posición oficialista, de lo allí escrito no habrá variantes, de manera que el MinElecciones procedió a fijar la fecha. Esto es, van a su simulacro, a su farsa, una sobre la cual buscarán legitimación que no puede ser encontrada. El país ha llegado al llegadero. Ahora toca la primera de una serie de decisiones de gran envergadura, en un cuadro donde el Secretario de Estado Rex Tillerson acaba de finalizar una gira  de anuncio de medidas restrictivas sobre el petróleo venezolano y que, por más que se encuentren algunas medidas para aliviar los efectos, los efectos los habrá, aunque aquí ya se estén muriendo enfermos todos los días y el hambre  se multiplica y multiplicará por efectos de la hiperinflación y de la escasez.

La “elección presidencial”

Hay dos elementos aparentemente secundarios pero que hay que mencionar. El primero es la creación de un nuevo partido oficialista llamado “Somos Venezuela”, lo que podría estar dirigido a la presentación de un candidato presidencial para tratar de mostrar “democracia”, una en donde los diversos sectores de la “revolución” hacen sus necesidades en libertad y pluralismo. Podría tratarse, además, de usurpar nombre a quien se llama de forma parecida. En cualquier caso, podríamos ver una transformación denominativa que la MUD bien podría imitar y pasar a llamarse de otra manera, por supuesto cambiando el ser a otra manera, dado que esas tres letras ya están chamuscadas en el imaginario colectivo.

El segundo elemento, adelantándonos a las decisiones de los partidos, es que no falte a la fiesta el pescador en río revuelto que se inscriba como candidato. Bien podrían colocarle unos milloncejos de votos para el legitime imposible.

La elección presidencial no ha sido convocada para entregar el poder. Lo ha sido para amañarse de otro período ante lo que será el desconocimiento de la comunidad internacional, desconocimiento que no sabemos hasta donde llegaría, pues esto que denominamos comunidad internacional es tan variable como el tiempo. “¿Y si ganamos nosotros tampoco nos reconocerían?”, fue la pregunta de Henry Ramos Allup y esa pregunta es la que va a prevalecer en el entramado de lo que aún se llama MUD. Un entramado donde aún se discute sobre primarias o consenso. Se debería añadir otra fundamental, ¿es posible ganar esas elecciones en medio del cuadro que todos conocemos o, simplemente, que el vencedor aguante largos meses a la entrega del poder? CNE, ANC, tiempo de toma de posesión, fraude, puntos rojos, carnet de la patria, esto es, la lista interminable de trapisondas. En mi texto anterior escribí que hasta podía tenerse un candidato que no sería candidato o un candidato que podría ser el más breve candidato en la historia de los candidatos. Hacía reiteración para volver a traer la necesidad de la estrategia.

Lo que aun indebidamente llaman MUD (caso deberían tomar de las transformaciones denominativas del PSUV y añadirle cambios de ser hacia una Unidad Superior) no se ha pronunciado sobre el punto clave. Quedamos a la espera para nuestro tercer análisis, puesto que este servidor no tiene el poder de decisión. La disyuntiva es final: al consumarse el espectáculo electorero deben saber, hasta los fundamentalistas, que lo único que cabría es resistencia, y posiblemente clandestinidad, con todo lo que implica.

teodulolopezm@outlook.com

Ref. Preguntas con y sin respuestas y un deber histórico https://teodulolopezmelendez.wordpress.com/2018/01/25/preguntas-con-y-sin-respuestas-y-un-deber-historico/

http://teodulolopezmelendez.blogspot.com/2018/01/preguntas-con-y-sin-respuestas-y-un.html

Cooperación, integración y unilateralismo

Joaquín-Roy2-460

Esta es una columna de Joaquín Roy, catedrático Jean Monnet y director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami.

Por Joaquín Roy 

MIAMI, 8 feb 2018 (IPS) – Casi siete décadas después de la Declaración Schuman, el concepto de integración regional sigue siendo interpretado de forma diferente en la Unión Europea, Estados Unidos y América Latina.

Mientras en la UE (Unión Europea) se ha amaestrado la omnipotencia del estado que llevó a dos guerras suicidas, al holocausto, y a la división injusta de Europa, el recorrido hacia diversos experimentos de integración y cooperación regional ha sido más lento en las Américas.

En el resto del mundo presenta una feria variopinta, que algún experto compara con la oferta de multicines.

Latinoamérica ha ofrecido realidades y fracasos diversos en la formación de entes de integración, pero sin llegar a trasponer la barrera de la construcción de la supranacionalidad. Se ha mantenido religiosamente respetuosa con los tabúes de la soberanía nacional y la inviolabilidad territorial.

“Hasta aquí hemos llegado”, parecen decir como coro unánime dirigentes en el poder o con ansias de tenerlo.

Curiosamente, un aspecto fundamental del tejido interior de la mayor parte de los países de la gran familia latinoamericana es la causa principal de la ardua tarea de seguir la senda de la integración regional. La carencia de la integración nacional ha sido un obstáculo crucial para la ampliación regional.

Un número tenazmente mayoritario de países al sur de río Grande (o río Bravo) y Cayo Hueso, en Florida, siguen zapados por unos índices de pobreza alarmantes. Pero lo peor no es eso: la más pesada rémora es la desigualdad, en unos índices incluso superiores que en África y Asia.

La variante de construcción nacional que se ensayó en América Latina fue la liberal, de opción, “francesa”, de apertura a la inmigración. No se eligió la suicida variante étnica, “primordial”, “alemana”. Pero al proceder a la diaria vespertina votación que señaló Ernest Renan en “¿Qué es una nación?”, el resultado es frecuentemente negativo: una mayoría de muchos países preferirían vivir en otro.

No palpan que el estado-nación plasmado por los próceres y sus sucesores les pertenece. Se consideran expulsados, marginados, discriminados. De ese éxodo se beneficia siempre Estados Unidos, mal que le pese al presidente Donald Trump.

Es muy difícil, por lo tanto, que un país sin cohesión nacional opte por empeorarla con los experimentos de integración regional. Los dirigentes necesitan reforzar el control interior, se afanan en los intentos de reelección y lanzan temores hacia sus vecinos.

Ningún presidente que se precie está dispuesto a saltar sin red al vacío de la supranacionalidad. Y sin un Jean Monnet que les haya convencido de su error, la historia se repite. Mercosur (Mercado Común del Sur) y la Comunidad Andina languidecen.

Por su parte, Estados Unidos apenas ha explorado el terreno de la cooperación económica en alianzas débiles con sus vecinos. Pero la sique política siempre está bajo la amenaza de la supremacía de los entes centrales que no permiten su menoscabo, reduciendo su papel en el multilateralismo prudente, optando por la unilateralidad fragante.

Así se explica la imposibilidad de adhesión al Tribunal de Justicia Internacional. La posibilidad de demandas y castigos contra soldados norteamericanos por excesos cometidos en las acciones internacionales de pacificación es una pesadilla que nunca abandona a los dirigentes norteamericanos.

Esta actitud tradicional ha llegado al paroxismo con la llegada al poder del presidente Trump con su lema de “¡America, first! (América primero)”.

Se ha derribado el débil andamiaje de algunos proyectos de acuerdos comerciales (Pacífico, ahora dejado en manos de China), se repite mentalmente el fracaso de la Zona de Libre Comercio de las Américas (ahora reducida a unas cumbres trianuales), que habría glorificado la ampliación del NAFTA o TLCAN (Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte).

Se presume de haber dado la puntilla al acuerdo con Europa la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP, en inglés). La OTAN (Organización del Atlántico Norte) ha sido cuestionada. Se ha celebrado el Brexit como aperitivo de otras deserciones que suicidamente se aplaudirían en Washington en una curiosa resurrección del lema por el que “lo que es malo para Europa es bueno para América”.

Mientras, Europa ha seguido mostrando su modelo de integración regional al mundo, pero recientemente se ha visto atenazada por el regreso de viejos males que amenazan seriamente el progreso a una efectiva Unión: neonacionalismo, inmigración descontrolada, crisis económica.

Un liderazgo indeciso no ha ido más allá del ofrecimiento de esquemas innovadores de la arquitectura institucional, explorada por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker. Si tuviera suerte, pudiera llegar al nivel de decisión del mismo Jean Monnet o Jacques Delors, pero debe luchar con los frenos de seguridad aplicados por protagonistas del Consejo, cada uno compitiendo en proteger su patio particular.

Si antes las renuencias a una supranacionalidad efectiva venían de Londres, ahora la resistencia “nacional” se ha apoderado de los gobiernos de la alianza de Visegrád, compuesta por Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia.

Sin que sus argumentos se puedan interpretar como nostalgia por los viejos tiempo en que estaban sometidos a la disciplina de Moscú, ahora exigen una menor disciplina de los centros de decisión comunitarios y presentan una oposición notable a la profundización de la autoridad de Bruselas.

Este panorama dispar se viene reforzado por el débil progreso de la cooperación internacional en el resto del planeta, más allá de las alianzas ad-hoc en el terreno militar, bajo el guion del unilateralismo. China y Rusia lideran sus particulares variantes de “… first”, y todos temen los impredecibles lanzamientos balísticos norcoreanos. El mundo de Jean Monnet era más seguro.

 jroy@miami.edu

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

democraciasiempre

Just another WordPress.com site

Mesopotamia

Este sitio WordPress.com es la caña

ladireccioneticaenlaadmpublica

LA ÉTICA EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA MUNICIPAL

Entre letras y números

Porque lo escrito, escrito está entre letras y números

Blogs Of The Day

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: