Buscar

Democracia siglo XXI

fecha

febrero 9, 2018

Mafias digitales amenazan campañas políticas latinoamericanas

 

 mafias digitales

Los programas automatizados, conocidos por el vocablo inglés “bots”, amenazan con ensuciar las campañas políticas, mediante mensajes masivos y tramposos, que pueden perturbar el juego democrático. Crédito: Phys.org

Por Emilio Godoy

MÉXICO, 9 feb 2018 (IPS) – El uso de herramientas tecnológicas en las campañas políticas ha aterrizado en América Latina, acompañado de prácticas que suscitan preocupación entre académicos y organizaciones sociales, más en un año donde el llamado a las urnas se multiplica por la geografía regional.

El uso de programas automatizados –conocidos por el vocablo inglés “bots”- para crear perfiles en redes sociales destinados a neutralizar mensajes críticos, la propaganda, la difusión de mentiras y las campañas de odio en plataformas como Facebook, Twitter y WhatsApp son ya pan digital de todos los días en la región.

Para Tommaso Gravante, académico del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México, una preocupación emergente es la creación de perfiles falsos en redes sociales usando inteligencia artificial o aprendizaje de máquinas.

“El problema central es que regular un discurso es tanto como decidir qué es mentira y qué no, y eso es un problema. En términos de libertad de expresión, debe poder decirse cualquier cosa y los límites son mínimos. La ley electoral debe actualizarse para enfrentar los retos de las campañas en lo digital, pero no estoy segura de que sea una buena idea”: Catalina Botero.

“Claramente, da la impresión de que esas tecnologías empobrecen el debate con respuestas superficiales. Hay un problema en las empresas que manejan ‘big data’ (datos masivos), como Google. Hay acumulación de información, pero no se sabe cómo la manejan. Se usan algoritmos complejos. Hay una incógnita sobre ese manejo”, dijo a IPS.

Gravante fue uno de los cinco ganadores en 2017 de la Séptima Competencia Mundial para Jóvenes Sociólogos organizada por la Asociación Internacional de Sociología y es uno de los coordinadores del “Tecnopolítica en América Latina y el Caribe”, publicado en 2017.

En 2018, seis países latinoamericanos celebran elecciones presidenciales  y otros tantos realizan elecciones legislativas o consultas populares. Y la tecnopolítica integra el paisaje electoral de esos procesos, que dieron ya comienzo este mes.

En la ruta hacia las votaciones presidenciales en México del 1 de julio ya se aprecia el recurso de las redes sociales, perspectiva que se prevé de forma similar para las elecciones en Colombia de mayo o en Brasil en octubre. Costa Rica, Paraguay y Venezuela son los otros países donde este año se elige al próximo jefe de Estado.

 

“La doble vía de la tecnología digital (cualquiera habla-cualquiera oye) es una gran ventaja para la libertad de expresión, pues potencia no solo la posibilidad de informar sino de informarse, pero también se ve cómo los problemas de la sociedad van apareciendo en la red”, declaró a IPS la especialista colombiana Catalina Botero.

 

El problema se traduce en la amplificación que potencialmente logra un mensaje en internet que también extiende su posible efecto perverso, considera la actual directora de la no gubernamental Fundación Karisma, promotora de los derechos humanos en el entorno digital, y antes relatora especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (2008-2014).

El uso de las redes sociales y medios digitales en las campañas políticas irrumpió en escena en escena en Estados Unidos en 2008, de la mano del demócrata Barack Obama (2009-2017), quien ganó los comicios presidenciales de noviembre de aquel año.

Se construyó desde entonces la percepción de que las nuevas tecnologías podían determinar el matiz de las campañas y, por ende, los resultados electorales.

Esa creencia se cimentó aún más con el uso de big data y de minería de datos (‘data mining’,  cotejo, mezcla y clasificación de datos), utilizados en 2016 por el actual presidente estadounidense, el republicano Donald Trump, para construir modelos electorales y así dirigir específicamente los mensajes.

Por ello, los partidos políticos de todo el espectro han buscado asesoría en esos campos y las agencias de mercadeo e imagen digital digital han sumado esos servicios a su portafolio.

Seis de cada 10 latinoamericanos usan una red social, según un estudio de diciembre elaborado para el diario español El País por la consultora Latinobarómetro y el Instituto para la Integración de América Latina, adscrito al Banco Interamericano de Desarrollo.

Paraguay, Costa Rica, Uruguay, México, Chile, Colombia y Brasil son las naciones más conectadas a esos medios sociales, cuyo listado encabezan Facebook, WhatsApp, YouTube, Instagram y Twitter.

En 2015, 43 por ciento de los hogares latinoamericanos tenía acceso a Internet, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Argentina, Uruguay, Chile y Costa Rica encabezan el listado de hogares más conectados, mientras que Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador son los menos conectados.

Como lo demuestran varios estudios, ya aparecen en la región prácticas para manipular la información y orientar el discurso político, como ha sucedido en países como Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania.

El estudio de 2017 “Tropas, provocadores y agitadores: un inventario global de manipulación organizada de redes sociales”, detectó bots en 28 países, entre ellos Argentina, Brasil, Ecuador, México y Venezuela.

El informe, elaborado por dos investigadores del Proyecto de Investigación de Propaganda Informática del Instituto de Internet de la británica Universidad de Oxford, considera que gobiernos y partidos políticos promueven esas huestes digitales, vía instituciones oficiales o proveedores privados.

Otro análisis de 2017 “Propaganda informática mundial”, elaborado por la misma universidad, halló que redes de bots y otras formas de propaganda informática han estado presentes en Brasil.

El estudio asegura que actuaron durante las elecciones presidenciales de 2014, el proceso de destitución en 2016 de la mandataria Dilma Rousseff (2011-2016) y los comicios municipales de Río de Janeiro ese mismo año.

“Cuentas altamente automatizadas apoyan y atacan a figuras políticas, debaten temas como la corrupción y fomentan movimientos de protesta”, resalta el informe.

En México, otro documento identificó en 2016 la presencia de bots para bloquear en 2014 críticas al gobierno del conservador Enrique Peña Nieto, en el poder desde 2012.

“Se quieren crear tendencias o modas, pero nadie sabe cómo la gente se puede apropiar de ese discurso, si bien se puede estimular con algunas provocaciones. El único anticuerpo ante ello es volcarse a la calle, como una respuesta a esas manifestaciones, organizarse barrio por barrio. El proceso de aprendizaje está vinculado a las necesidades sociales”, planteó Gravante.

En ese sentido, el experto sostuvo que los conflictos sociales potencian “procesos de empoderamiento”, en los cuales “hay avances impresionantes”. “En ese sentido soy tecno-optimista”, aseguró.

Las elecciones estadounidenses en que triunfó Trump en 2016 ofrecen un anticipo de lo que se gesta en América Latina.

A su vez, Twitter identificó más de 50.000 cuentas de Twitter ligadas a Rusia y que propagaron información falsa durante las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

Para Botero, preocupa cómo el ciudadano puede involucrarse en los procesos políticos que recurren a medios digitales y la aparición de la manipulación mediante redes, lo que puede determinar el voto y, en última instancia, empobrecer la democracia.

“Las cadenas de WhatsApp están impactando la forma como la gente se informa y viralizando una cantidad de información que podríamos tildar de ‘fake news (noticias falsas)’. El impacto tampoco está medido”, indicó.

En la región no está regulado el uso de redes sociales, aunque la mayoría de gobiernos vigila su uso, y en naciones como Costa Rica, Ecuador y México la autoridad electoral revisa la propaganda digital.

“El problema central es que regular un discurso es tanto como decidir qué es mentira y qué no, y eso es un problema. En términos de libertad de expresión, debe poder decirse cualquier cosa y los límites son mínimos. La ley electoral debe actualizarse para enfrentar los retos de las campañas en lo digital, pero no estoy segura de que sea una buena idea”, sostuvo Botero.

Editado por Estrella Gutiérrez

Lo mejor de la semana para Inter Press Service

 IPS
Exportar bueyes, un negocio con riesgos que crece en Brasil
Mario Osava

Más de 25.000 bueyes están viajando rumbo a Turquía en un navío en forma de establo de 13 pisos, tras una batalla judicial entre organizaciones protectoras de animales y la empresa exportadora, cuyo desenlace sigue pendiente en Brasil. La exportación de bovinos vivos o en pie, 99,9 por ciento … MORE > >

La falta de combustible deja al borde de la catástrofe a Gaza
Tharanga Yakupitiyage

Agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertaron sobre el rápido deterioro de la situación en el territorio palestino de Gaza, en especial por las devastadoras consecuencias de la actual escasez de combustible. Además, solicitaron apoyo a los donantes porque en 10 días se … MORE > >

Cooperación, integración y unilateralismo
Joaquín Roy

Casi siete décadas después de la Declaración Schuman, el concepto de integración regional sigue siendo interpretado de forma diferente en la Unión Europea, Estados Unidos y América Latina. Mientras en la UE (Unión Europea) se ha amaestrado la omnipotencia del estado que llevó a dos guerras … MORE > >

Brutal odisea de Ghana a Libia
Kwaku Botwe

“Libia ofrece grandes oportunidades económicas a los inmigrantes de África occidental, pero el abuso de los derechos humanos que sufren especialmente los africanos negros, es real. No se lo recomendaría ni a mi peor enemigo”, sentenció Nazir Mohammed, de 31 años, en esta pequeña ciudad, 290 … MORE > >

La supervivencia de indígenas de Bangladesh empieza en la escuela
Rafiqul Islam

Justo antes del atardecer, una indígena de 14 años permanece indiferente y sin prisa por regresar a su casa, en contraste con el grupo de jornaleras de la comunidad shantal que se apresuran a terminar la recolección de papas en la aldea de Boldipukur, en el norte de Bangladesh. Sin nadie que la … MORE > >

La energía generada por la ciudadanía entra en escena en Argentina
Daniel Gutman

La población argentina ya puede generar su propia energía mediante fuentes limpias y no convencionales e incorporar los excedentes a la red pública, gracias a una nueva ley. Se trata de una importante novedad en un país embarcado en un lento y difícil proceso, con final todavía incierto, de … MORE > >

Cuba y Rusia, dos aliados del pasado que miran al futuro
Patricia Grogg

Cuando Raúl Castro abandone la presidencia en abril dejará como parte de su herencia un aceitado intercambio económico-comercial a largo plazo con Rusia, que se espera que contribuya a consolidar los planes de desarrollo de Cuba. El exaliado ideológico dio en los últimos años pasos relevantes … MORE > >

Conflicto tóxico sin fin en Iraq
Will Higginbotham

El olor a tragedia en el Iraq devastado por tres décadas de conflicto armado impregna también al ambiente, víctima olvidada entre tantas personas muertas, heridas o desplazadas. Mientras que el ambiente se ha degradado debido al conflicto, en los últimos años su situación ya crítica se vio … MORE > >

Pueblos indígenas y comunidades locales son cruciales para el ambiente mundial
Katie Reytar y Peter Veit

Los pueblos indígenas y las comunidades locales son algunos de los mejores administradores ambientales. Sus medios de sustento y sus culturas dependen de los bosques, el agua limpia y otros recursos naturales, por lo que tienen fuertes incentivos para manejar sus tierras de modo … MORE > >

La firma del sello y la disyuntiva final

 Sello

Teódulo López Meléndez

Señalé en las posterioridades a mi primer análisis (“Preguntas con y sin respuestas y un deber histórico”) que esperaba por cuatro elementos antes de emitir una segunda opinión de fondo. Es necesario resumirlos porque tienen incidencia sobre el presente y porque la memoria de los venezolanos es exageradamente corta.

Validación de partidos

Echado del ruedo VP y eliminada la tarjeta MUD sólo AD y PJ debieron marchar a un proceso de validación absolutamente traído por los cabellos. Ambos partidos hicieron lo correcto al marchar a ese proceso írrito, pues nada debía cerrarse y mucho menos el mantenimiento de una opción de votar, aunque pudiésemos recordar que en noviembre de 1952 el país votó con la tarjeta de URD en una decisión por sí mismo. AD salió airosa y PJ no en un acto que no implicaba simpatías en la población dado el cuadro depresivo de la opinión, acto que no era más que una demostración de eficacia organizativa. AD se mostró en una maquinaria eficaz y PJ no, lo que, a mi entender ameritaba allí dentro una revisión exhaustiva, pues su líder Borges andaba empeñado en las negociaciones en República Dominicana y había quedado a cargo una dirección que debía ser examinada para corregir con toda rapidez. Lo dije más claro, dije que PJ debía cortar cabezas hacia adentro, pero lo que hizo, ante la segunda maniobra que advertí, la de la trapisonda del MinElecciones en negarle reparación, fue la de emitir un documento insólito denominado “Rebelión de los treinta millones” y refugiarse en el victimismo. Por supuesto que la cibercanalla se lanzó contra PJ y Borges alegando era el “castigo” por andar en entendimientos extraños con el régimen, al tiempo que se inventaba otra patraña, la de que AD había sido validado porque era una decisión del régimen hacerlo.

Pregunté que se pretendía con la mala fe de los trolls, no cumplir con el requisito extemporáneo ante la acusación de que se actuaba en el terreno de lo írrito o tal vez ejercer una apelación ante el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio.

Se hizo lo correcto, actuar con las reglas antijurídicas del régimen. No había otra. No se trataba de una decisión previa de participar en las elecciones amañadas que se preparaban, sino de una simple precaución.

Las negociaciones

Tal como se debía hacer se participó hasta el final en las negociaciones en República Dominicana, no sin errores y omisiones, como la no asistencia a la reunión prevista el 18 de enero cuando se tenía un buen mazo de argumentos y en la cual AD tuvo la principal responsabilidad al anunciar Ramos Allup que su partido no asistiría en acto hegemónico de presión o la posterior decisión de VP en no asistir a lo que a todas luces se venía venir como el final de esa historia. Quiero significar las muestras de decisiones aisladas y la falta de una decisión conjunta que, en mucho, contribuyeron al descreimiento y escepticismo de la población.

Por supuesto que los argumentos de los grupos oficialistas, en plena connivencia con los fundamentalistas, era mostrar aquello como un proceso para que el régimen ganase tiempo o para que los negociadores se llenasen de guisqui y buena comida o para que recibiesen el pago por su participación o para que se mostrasen en toda su vileza alcahueteando a la dictadura. No vale la pena volver sobre la canalla.

Este país jamás entendió el concepto de negociación. Nadie puede pretender acuerdos súbitos y menos concesiones del régimen que se muestra sólido en el apoyo militar, el que verdaderamente lo sostiene, pero era obligación estratégica tratar de arrebatárselas, en medio de la presión internacional que repetía y repetía esa era la salida. No siempre se aprovecharon las ocasiones, pero hay que admitir que Julio Borges mantuvo allí una posición serena y correcta.

Nunca en una negociación las partes salen alegres y satisfechas. Para lograr un acuerdo se requiere ceder de lado y lado. Por eso ya los trolls se lanzaron sobre lo que se ha informado era la posición del grupo opositor. Surge aquí el otro argumento: se sentaron con quien no iba a ceder nada, eso fue una pérdida de tiempo. Nunca negociar es una pérdida de tiempo, independientemente de los resultados. Incluso, podría tenerse la más absoluta convicción del fracaso y seguir adelante. Por ello, y tambien, se dice hoy de un aplazamiento indefinido y no de un fin final, valga la tautología, puesto que es posible que en otras circunstancias y con un régimen debilitado pueda haber necesidad de sentarse a negociar su salida, término este último inaplicable en estas negociaciones fallidas pues Maduro no se está cayendo, pero puede estar cayéndose en poco tiempo.

La dictadura se cerró sobre sí misma. El documento que firmaron en soledad los hermanos Rodríguez comenzaba planteando una comisión conjunta para abogar por el cese de sanciones. Así comenzaba y seguía con planteamientos absolutamente inadmisibles. Por supuesto que la delegación contraria no podía firmarlo so pena de hundirse. Pero el punto clave está en el gesto de Maduro de firmar ese papel y proclamar que él sí lo cumplirá. Allí sentenció y se sentenció. Puso un sello inmodificable a la posición oficialista, de lo allí escrito no habrá variantes, de manera que el MinElecciones procedió a fijar la fecha. Esto es, van a su simulacro, a su farsa, una sobre la cual buscarán legitimación que no puede ser encontrada. El país ha llegado al llegadero. Ahora toca la primera de una serie de decisiones de gran envergadura, en un cuadro donde el Secretario de Estado Rex Tillerson acaba de finalizar una gira  de anuncio de medidas restrictivas sobre el petróleo venezolano y que, por más que se encuentren algunas medidas para aliviar los efectos, los efectos los habrá, aunque aquí ya se estén muriendo enfermos todos los días y el hambre  se multiplica y multiplicará por efectos de la hiperinflación y de la escasez.

La “elección presidencial”

Hay dos elementos aparentemente secundarios pero que hay que mencionar. El primero es la creación de un nuevo partido oficialista llamado “Somos Venezuela”, lo que podría estar dirigido a la presentación de un candidato presidencial para tratar de mostrar “democracia”, una en donde los diversos sectores de la “revolución” hacen sus necesidades en libertad y pluralismo. Podría tratarse, además, de usurpar nombre a quien se llama de forma parecida. En cualquier caso, podríamos ver una transformación denominativa que la MUD bien podría imitar y pasar a llamarse de otra manera, por supuesto cambiando el ser a otra manera, dado que esas tres letras ya están chamuscadas en el imaginario colectivo.

El segundo elemento, adelantándonos a las decisiones de los partidos, es que no falte a la fiesta el pescador en río revuelto que se inscriba como candidato. Bien podrían colocarle unos milloncejos de votos para el legitime imposible.

La elección presidencial no ha sido convocada para entregar el poder. Lo ha sido para amañarse de otro período ante lo que será el desconocimiento de la comunidad internacional, desconocimiento que no sabemos hasta donde llegaría, pues esto que denominamos comunidad internacional es tan variable como el tiempo. “¿Y si ganamos nosotros tampoco nos reconocerían?”, fue la pregunta de Henry Ramos Allup y esa pregunta es la que va a prevalecer en el entramado de lo que aún se llama MUD. Un entramado donde aún se discute sobre primarias o consenso. Se debería añadir otra fundamental, ¿es posible ganar esas elecciones en medio del cuadro que todos conocemos o, simplemente, que el vencedor aguante largos meses a la entrega del poder? CNE, ANC, tiempo de toma de posesión, fraude, puntos rojos, carnet de la patria, esto es, la lista interminable de trapisondas. En mi texto anterior escribí que hasta podía tenerse un candidato que no sería candidato o un candidato que podría ser el más breve candidato en la historia de los candidatos. Hacía reiteración para volver a traer la necesidad de la estrategia.

Lo que aun indebidamente llaman MUD (caso deberían tomar de las transformaciones denominativas del PSUV y añadirle cambios de ser hacia una Unidad Superior) no se ha pronunciado sobre el punto clave. Quedamos a la espera para nuestro tercer análisis, puesto que este servidor no tiene el poder de decisión. La disyuntiva es final: al consumarse el espectáculo electorero deben saber, hasta los fundamentalistas, que lo único que cabría es resistencia, y posiblemente clandestinidad, con todo lo que implica.

teodulolopezm@outlook.com

Ref. Preguntas con y sin respuestas y un deber histórico https://teodulolopezmelendez.wordpress.com/2018/01/25/preguntas-con-y-sin-respuestas-y-un-deber-historico/

http://teodulolopezmelendez.blogspot.com/2018/01/preguntas-con-y-sin-respuestas-y-un.html

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

democraciasiempre

Just another WordPress.com site

Mesopotamia

Este sitio WordPress.com es la caña

ladireccioneticaenlaadmpublica

LA ÉTICA EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA MUNICIPAL

Entre letras y números

Porque lo escrito, escrito está entre letras y números

Blogs Of The Day

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: