Buscar

Teódulo López Meléndez

Democracia del siglo XXI

No bajar la guardia

No bajar la guardia

Alberto Medina Méndez

Alberto Medina Méndez

La euforia irracional y el entusiasmo desmedido pueden convertirse en una verdadera trampa cuando las batallas son prolongadas. Las tensiones políticas del continente vienen de larga data y pueden perdurar en el tiempo. Este proceso no se ha iniciado ahora. Es el patético resultado de décadas de populismo creciente y un estatismo a prueba de todo.

No se debe cometer el error de creer que ciertas victorias circunstanciales son éxitos concluyentes. El cansancio, el hartazgo, los desaciertos propios de los demagogos, pueden encaminarlos hacia eventuales tropiezos.

No se trata de no festejar los logros, sino de tomar conciencia del contexto, de dimensionar apropiadamente los acontecimientos y comprender que los actores de la política contemporánea serán reemplazados por otros. Ellos se suceden entre sí, pero sus ideas centrales permanecen. Podrán mutar o adaptarse, pero solo para tomar fuerza y arremeter bajo un nuevo disfraz.

Es lo que dice la historia reciente de estos países. El populismo tiene una extensa trayectoria. Se ha transformado e innovado, buscando nuevos perfiles para volverse más eficaz, hábil y perverso. Casi sin percibirlo, quienes intentan reemplazarlo en el poder, terminan utilizando idénticas tácticas, aplicando similares recetas e imitando ese peligroso recorrido.

Es importante tener cuidado, conocer la coyuntura en profundidad y tener los pies sobre la tierra. La amenaza nunca desaparece. En todo caso, frente a cada logro concreto, a cada pequeño paso en positivo, se debe tomar posición, fortalecer ese espacio para consolidar lo obtenido y sostener el apoyo popular que, en el actual esquema, es el pilar vital del sistema.

La política es dinámica. Los escenarios se modifican rápidamente y, por imperceptible que parezca, a veces, la sumatoria de insignificantes hechos aislados son los que van construyendo un todo que en un momento determinado se manifiesta con vigor y sin contemplaciones.

Los sistemas electorales pueden ayudar a unos a triunfar y perjudicar a otros conduciéndolos al fracaso, pero el termómetro del clima de ideas que impera en una sociedad es bastante más difícil de interpretar.

Es imprescindible no confundirse. Son esas ideas que la sociedad defiende, esos valores con los que la comunidad comulga, esas premisas y creencias, esos paradigmas, los que determinan las políticas de largo plazo.

Una nación que cree que el Estado debe hacerlo todo, que su progreso depende más de las dádivas de sus gobernantes que de sus propios talentos, méritos y esfuerzos, que pretende ayudar a los más débiles saqueando a otros usando coercitivamente la ley, no tiene futuro alguno.

Esa sociedad está condenada a vivir bajo las reglas de la demagogia y el populismo, solo porque no se anima a promover con convicción un sistema que priorice la cultura del trabajo y establezca incentivos para que aquellos que lo deseen genuinamente puedan generar riqueza y prosperar.

Los equilibrios siempre son inestables. Suponer que lo logrado es absoluto implica no entender la naturaleza humana. Todo está en constante movimiento y como bien decía Heráclito “lo único inmutable es el cambio”.

Si se entiende esta realidad no es posible darse el lujo de relajarse. Los que defienden el colectivismo como matriz, los que creen que los individuos deben subordinar sus libertades al bienestar general, solo tropiezan de tanto en tanto, pero suelen tomarse revancha y volver con más ímpetu.

Es posible que los personajes de turno se retiren del juego. Ya ha sucedido eso en el pasado. Pero no menos cierto es que serán otros los que heredarán su voracidad por el poder e intentarán ocupar ese lugar.

Ellos saben conquistar el poder. Es posible que se equivoquen, pero siempre retoman la lucha y dan la pelea política. Cuentan con la ventaja de no tener escrúpulo alguno y de apelar al “vale todo” para recuperar lo perdido.

Es trascendente entonces, mantenerse en vigilia, ser constantes y perseverantes, evitar la soberbia de quienes creen que sus adversarios han sido definitivamente derrotados, cuando en realidad solo han retrocedido algunos pocos metros y usarán ese desliz para tomar mayor impulso.

Lo que viene puede ser una gran oportunidad, solo en la medida que se comprenda adecuadamente lo que realmente está ocurriendo. Pero lejos se está de haber logrado un triunfo con mayúsculas.

La tenacidad no es una virtud de esta era en la que la fugacidad parece marcar el ritmo. Las actitudes espasmódicas de esta sociedad se han manifestado muchas veces, pero sin lograr afirmarse como corresponde. Es por eso que se corre permanentemente el riesgo de caer en el abismo.

El desafío consiste en estar alertas, en prestar mucha atención a lo que sucede alrededor, porque el futuro depende, en buena medida, de esa conducta constante de resguardar cada victoria, fortalecer ese escalón, para recién luego avanzar hacia el siguiente. Si se hacen los deberes, tal vez se pueda dar vuelta la página en algún momento y soñar con un porvenir mucho mejor. Para eso será indispensable no bajar la guardia.

albertomedinamendez@gmail.com

Una sociedad comunicada

Vídeo de Teódulo López Meléndez

Arr Universal

https://www.youtube.com/watch?v=SJG2lfbDV1c 

OMS pide medidas para evitar la violencia contra los jóvenes


Los jóvenes sufren 43 por ciento

Los jóvenes sufren 43 por ciento del número total de homicidios en el mundo. De ellos, 83 por ciento son varones, según la OMS. Crédito: Clarinha Glock/IPS

Por Tharanga Yakupitiyage English version

Tharanga Yakupitiyage

NACIONES UNIDAS, 31 oct 2015 (IPS) – Cada años son asesinados unos 200.000 jóvenes en el mundo, lo que convierte al homicidio en la cuarta causa principal de muerte de las personas entre 10 y 29 años de edad, según un nuevo estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El informe, Prevención de la violencia contra los jóvenes: un panorama general de la evidencia, publicado el martes 27 por la OMS, ilustra la magnitud y las consecuencias del problema a nivel mundial.

La violencia contra los jóvenes tiene muchas formas, como el acoso, la agresión física, la violencia sexual y los homicidios.

El informe reveló que los jóvenes sufren 43 por ciento del número total de homicidios en el mundo. De ellos, 83 por ciento son hombres. La mayoría de los homicidas también son varones.

A su vez, la mayoría de los homicidios en este grupo etario se producen en países de bajos y medianos ingresos.

Las tasas de homicidios juveniles calculadas en algunos países de América Latina, el Caribe y África subsahariana superan 100 veces o más las de Europa occidental y el Pacífico occidental, que tienen las proporciones más bajas del mundo.

Por cada joven que pierde la vida por la violencia, muchos más son ingresados a los hospitales por lesiones graves. Por ejemplo, en solo un mes en Brasil hubo casi 5.000 casos de lesionados por hechos violentos, más de la mitad de ellos de 10 a 29 años de edad.

Este tipo de violencia tiene consecuencias para toda la vida, entre ellas la discapacidad física y problemas de salud mental. Un estudio reveló que los estudiantes que experimentan acoso y violencia escolar tienen de 30 a 50 por ciento más de probabilidades de sufrir depresión.

La violencia contra los jóvenes también genera otras consecuencias sociales, señaló el informe de la OMS, como bajos rendimientos educativos, sistemas de salud sobrecargados, futuras pérdidas de ingresos económicos, costos sociales asociados al miedo y la reducción de la cohesión social.

En Estados Unidos, los gastos médicos y la pérdida de ingresos derivados de la violencia contra los jóvenes ascienden a 20.000 millones de dólares por año.

La OMS destaca varios factores de riesgo que contribuyen a este tipo de violencia, como la participación previa en hechos delictivos, la falta de lazos sociales, el consumo de drogas, la pobreza, las relaciones entre padres e hijos, el maltrato infantil y el bajo rendimiento académico.

Como resultado de las numerosas causas posibles, la OMS evaluó 21 estrategias y políticas para evitar la violencia contra los jóvenes.

“Uno de los mayores obstáculos para prevenir eficazmente la violencia juvenil ha sido la falta de información acerca de qué cosas funcionan”, según el informe.

Entre las estrategias más prometedoras se encuentran los programas de crianza de los hijos y de desarrollo de la primera infancia, de prevención del acoso escolar, políticas de supervisión comunitaria orientadas a detectar problemas, leyes de control de armas y políticas de mejoramiento urbano.

En España, un programa de prevención del acoso escolar, con formación del personal educativo y del alumnado, logró una reducción en la victimización del 25 a 15 por ciento.

El programa brasileño Fica Vivo, de corte comunitario, brindó asistencia financiera y social de a los jóvenes con el fin de reducir la dependencia de los grupos criminales. El plan también vinculó a agentes de la policía con miembros de la comunidad para mejorar su conocimiento de la zona y reforzar las relaciones personales. Eso permitió una reducción de 69 por ciento en la tasa de homicidios en los primeros seis meses.

En la ciudad colombiana de Medellín las autoridades mejoraron la infraestructura de los vecindarios de bajos ingresos y construyeron un sistema de transporte público que conecta a las comunidades aisladas con el centro urbano. Las medidas redujeron las tasas de homicidio en 66 por ciento.

Aunque muchos de los programas están asociados a la salud pública, el informe instó a adoptar una estrategia multisectorial para lidiar con la violencia contra los jóvenes.

“La salud es solo uno de varios sectores cuyas contribuciones son esenciales si se quiere lograr un éxito sostenido en la prevención de la violencia juvenil”, declaró el director del Departamento de Gestión de Enfermedades no Transmisibles, Discapacidad, Violencia y Heridas de la OMS, Etienne Krug.

Sin embargo, la OMS señaló que la mayor parte de la evidencia se obtiene en países de altos ingresos, por lo que es difícil de aplicar en los de bajos ingresos. No obstante, la organización destacó la necesidad de adopción de un enfoque coordinado, sistemático y de largo plazo para la prevención de la violencia contra los jóvenes.

La resolución 67.15, aprobada por 184 Estados miembros en la 67 Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2014, incluye compromisos para prevenir la violencia contra los niños y niñas. Los 17  Objetivos de Desarrollo Sostenible, de reciente aprobación, contienen compromisos más amplios para reducir todas las formas de violencia y muertes derivadas de ella.

Traducido por Álvaro Queiruga

Artículos relacionados

La tercera opción

Ebook de Teódulo López Meléndez

La tercera opción

http://es.scribd.com/doc/31105227/La-tercera-opcion 

En balotaje argentino se juega nueva diplomacia latinoamericana

MacriScioli

El oficialista Daniel Scioli, a la derecha, y el opositor Mauricio Macri, los dos candidatos entre los que se decidirá el 22 de noviembre quien será el presidente de Argentina los próximos cuatro años. Crédito: Elecciones2015 Fabiana Frayssinet

Fabiana

Análisis de Fabiana Frayssinet

BUENOS AIRES, 29 oct 2015 (IPS) – Despejadas las cartas de la primera vuelta electoral en Argentina, quedó delineado el nuevo juego de la política exterior latinoamericana de los dos candidatos que disputarán la segunda vuelta el 22 de noviembre: menos confrontación y mayor énfasis comercial en la integración regional, aunque con matices políticos.

El expresidente de Brasil y líder del Partido de los Trabajadores, Luiz Inácio Lula da Silva, festejaba su 70 cumpleaños el 27 de octubre, cuando lo llamó para felicitarlo Daniel Scioli, candidato a la Presidencia argentina por el oficialista y centroizquierdista Frente para la Victoria (FPV), de la mandataria Cristina Fernández.

El gesto  del gobernador de la oriental provincia de Buenos Aires y ex vicepresidente del gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007), podría parecer apenas protocolo entre los mayores socios comerciales del Mercado Común del Sur (Mercosur),  integrado además por Paraguay, Uruguay y Venezuela.

En la jornada electoral del domingo 25, Scioli ganó con apretada diferencia a su rival, Mauricio Macri, alcalde de la capital y líder de la centroderechista Alianza Cambiemos, lo que forzó el balotaje e hizo incierto su resultado.

Pero la llamada de Scioli al expresidente brasileño (2003-2010) en medio de la agitada campaña para la segunda vuelta,  es una evidencia más, según dijo a IPS quién gestionó  esa comunicación, el argentino Pablo Gentili, de su “compromiso con la necesidad de profundizar los procesos de integración regional”.

“Scioli tuvo diversas reuniones con Lula, antes incluso de ser candidato”, argumentó Gentili, secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso).

También sostuvo encuentros, recordó,  con varios gobernantes latinoamericanos: Michele Bachelet (Chile), Juan Manuel Santos (Colombia), Raúl Castro (Cuba), Rafael Correa (Ecuador), y Tabaré Vázquez (Uruguay), al igual que con el expresidente de ese país, José Mujica.

Scioli “definió las bases de una política internacional que dará continuidad a los avances de la última década, y abrirá nuevos caminos a la integración regional y global de la Argentina, en un contexto internacional de extrema complejidad”, opinó.

“En política exterior, Scioli es quien representa la oportunidad efectiva de avanzar hacia un nuevo multilateralismo que permita una inserción soberana, autónoma, pero también solidaria y cooperativa, de la Argentina en el mundo”, sintetizó.

Jorge Taiana, excanciller (20005-2010) de Kirchner y su esposa y sucesora Fernández, coincidió en asegurar a IPS que Scioli le daría “una relevancia importante a la región, a la integración regional, y en particular al Mercosur”.

La Casa Rosada, sede de la Presidencia de Argentina, frente a la histórica Plaza de Mayo de Buenos Aires, que desde el 10 de diciembre tendrá como nuevo inquilino al oficialista Daniel Scioli o al opositor Mauricio Macri. Crédito: Marcela Valente/IPS

“Habrá matices con respecto a lo que se ha hecho en los últimos años, pero la prioridad sobre la región y en la relación con Brasil, sin duda se mantendría”, reforzó Taiana, quien fue elegido el día 25 como diputado del Parlamento del Mercosur por el FPV.

Matices que se refieren al estilo directo de Fernández, quien entregará el poder el 10 de diciembre, poniendo fin a la llamada “era Kirchner”, que se extendió durante los mandatos del exmandatario, fallecido en 2010, y Fernández.

“Scioli es un hombre que en general trata de buscar pocas polémicas con los otros y que tiene una actitud de acercamiento”, analizó Taiana sobre ese exmotonauta (competidor de lanchas motoras) de 58 años que suele comparar la disputa política con la competencia y el trabajo en equipo del deporte.

Cercana  al anterior y fallecido mandatario de Venezuela, Hugo Chávez (1999-2013), y a su sucesor Nicolás Maduro, Fernández se enfrentó en ocasiones con el presidente de Estados Unidos,  Barack Obama, como  cuando calificó de “ridícula” la declaración de Washington del gobierno de Caracas como una “amenaza para la seguridad nacional”.

En contraposición,  fortaleció los vínculos con los miembros del grupo del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), en especial, aparte de Brasilia, con Beijing y Moscú,  con los que firmó acuerdos relevantes en temas espaciales, de infraestructura, transporte y energía. China fortaleció las reservas argentinas con créditos swaps (intercambios monetarios de bancos centrales).

“Seguramente Scioli tendría una política más de limar asperezas con la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú), o de poner algún esfuerzo en tener más diálogo con  Estados Unidos y con Europa, al mismo tiempo que mantiene el privilegio con el Mercosur y la relación estratégica con Brasil”, precisó el excanciller.

“Scioli insiste que su política externa tendrá una fuerte orientación hacia la actividad comercial y la promoción de exportaciones”, recordó.

Gentili y Taiana, ponen en la otra acera a  Macri, de 56 años, alcalde de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, empresario y expresidente del popular club de fútbol Boca Juniors.

Para Gentili,  Macri “ya se inclinó por el unilateralismo que siempre ha defendido la derecha local: el alineamiento incondicional con Estados Unidos y, en Europa, con Alemania”.

Así lo habría evidenciado al expresar que Argentina debía “reinsertarse en el mundo” y abandonar el “eje bolivariano”,  que alude peyorativamente a gobiernos latinoamericanos de izquierda como Bolivia, Ecuador y Venezuela.

“Sus referencias a la supuesta amenaza antidemocrática del que denomina ‘eje bolivariano’, no expresan otra cosa que el repetitivo neocolonialismo reaccionario de los que piensan que el futuro de nuestro país se dibuja en línea recta desde el Norte hacia el Sur”, opinó.

En esa línea, Macri definiría sus preferencias ideológicas iberoamericanas.

“Ha entablado sus relaciones con los expresidentes Álvaro Uribe (Colombia),  José María Aznar (España) y Sebastián Piñera (Chile) que son sus grandes relaciones internacionales en términos iberoamericanos. Me parece que él se siente cómodo en ese espacio de lo que sería  la derecha a nivel internacional”, consideró Taiana.

Macri “representa una fuerza política que en todos estos años ha criticado la regionalización extrema de la política exterior, y criticado al Mercosur. Está mucho más a favor de un regionalismo abierto, y  de volver a una relación privilegiada con Estados Unidos”, analizó.

Pero el sociólogo Gabriel Puricelli, vicepresidente del Laboratorio de Políticas Públicas (LPP), considera que lo que Macri cuestiona “no es la existencia del Mercosur sino su funcionamiento” y cree que entre ambos candidatos no habría sobre eso “ninguna diferencia fundamental”.

“Seguramente Macri se inclinará más por un perfeccionamiento de los aspectos comerciales del Mercosur,  que de verlo como un mecanismo político”, dijo a IPS.

Para Puricelli, el Mercosur seguirá siendo una prioridad, entre otras cosas “porque resolver algunos de los problemas del comercio bilateral con Brasil, es clave para resolver también parte de los problemas de estancamiento económico argentino”.

“La política exterior de todos los días, que tiene que ver con el Mercosur, con la participación argentina en ámbitos multilaterales, con la discusión importante de acordar finalmente una oferta común del Mercosur para la negociación con la Unión Europea, no he escuchado a ninguno de los equipos de política exterior de los dos candidatos, que sugieran demasiados cambios”, subrayó.

Pero sí  percibe que un eventual triunfo del aspirante opositor supondría  “diferencias de énfasis” en el “estilo de diplomacia presidencial”.

“Seguramente Macri no va a tener videoconferencias transmitidas por los canales públicos con (el presidente ruso) Vladimir Putin, lo cual no quiere decir que la relación con Rusia vaya a empeorar. Simplemente la comunicación de esa relación no va a ser tan visible como lo es con la presidenta”, ejemplificó.

Gane quien gane las elecciones, augura un “enfriamiento del vínculo político” con Venezuela, aunque no comercialmente por ser un “cliente económico potencial muy  importante”.

“Scioli no tiene una cercanía particular con Maduro y fue muy claro que cuando eligió líderes regionales para sacarse fotos y mostrar que tenía algo de ‘millaje’ (recorrido) internacional, lo hizo con Vásquez, Lula, y  Bachelet. Maduro no fue parte del menú”,  ilustró.

En cuanto a Macri, “debemos esperar declaraciones políticas del gobierno argentino sobre la situación de los presos políticos de Venezuela que no le van a gustar nada al gobierno de Caracas”, consideró.

Editado por Estrella Gutiérrez

España y el nuevo bloque constitucional anti-escisionista

Cataluña

Fernando Mires

Fernando Mires

Los dos grandes periódicos de España, El País y El Mundo, estuvieron de acuerdo ese día 27. 10. 2015 al reaccionar con desacostumbrada virulencia en contra de la asonada secesionista fraguada en Cataluña.

Convergencia Democrática y Esquerra Republicana, ambas puestas al servicio del agresivo socialismo-nacionalista de la CUP, han intentado en nombre de una mayoría parlamentaria que no representa a la mayoría de los votos catalanes, forzar la ruta hacia la secesión mediante un abierto acto de sedición.

No se trata de jugar con palabras. Secesión implica un separatismo radical. Sedición, en cambio, implica una rebelión. Una que en este caso pretende desconocer no solo la legalidad estatal sino, además, el veredicto electoral de la ciudadanía catalana. Con toda razón el editorial de El País del día 28 habló de un “golpe al estado”.

Hay, con toda seguridad, muchos argumentos alrededor de la propuesta secesionista. Pero esos argumentos deberán ser debatidos en el espacio público para culminar en procesos electorales en donde estará planteado sin ambages, el tema central, en este caso la autonomía e incluso el independentismo. Todo otro camino es anticonstitucional. Transformar eventos que por su naturaleza no son plebiscitarios en plebiscitos, es fraude. Ese procedimiento solo corresponde a gobiernos autoritarios como los de Putin, Lukashenko o Maduro y en ningún caso a una democracia enraizada como la española.

Muy mal se ve a Artur Mas en una Europa acosada por ultra-nacionalismos de todo tipo al lado de los cuales el catalán parece ser uno más.

Más irrisoria resulta la convocatoria si se tiene en cuenta que surgió desde una alianza política fragmentada.

Efectivamente, Junts pel Sí y la CUP no tienen nada, pero absolutamente nada en común con excepción de su declarado amor a la patria catalana. Pero incluso ese amor no es el mismo amor.

Para la gente de Junts pel Sí, ese amor surge de un proyecto destinado a construir una Cataluña más moderna (es decir, más capitalista) sobre la base de una economía pujante que supuestamente pondría a Cataluña a la cabeza de las naciones de Europa (lo mismo soñaban los líderes croatas en el pasado reciente). Para la CUP en cambio, su amor al nacionalismo es inseparable de su amor al socialismo. Su ideal es convertir a Cataluña es una republica soviética en miniatura, alternativa comunista frente al capitalismo español.

Es fácil adivinar entonces hacia donde llevaría la escisión de Cataluña en el caso de que los secesionistas lograran su objetivo. Al día siguiente Cataluña se convertiría en una nación dividida en dos polos políticos irreconciliables.

Todo depende entonces de cómo se plantean las cosas. Si en términos electorales, y aprovechando la ola de impopularidad por la cual atraviesa el gobierno de Rajoy, es planteada la independencia, es lógico y natural que muchos catalanes -transfiriendo su malestar con respecto al gobierno en contra del Estado- pueden llegar a apoyar emocionalmente a una salida secesionista. Si es planteada en cambio que la separación pasa por la alianza estratégica (es decir, a larguísimo plazo) entre Junts pel Sí y la CUP, difícilmente sería alcanzada esa mayoría.

Más allá de la “cuestión catalana”, Junts pel Sí está cerca del programa del PP. En cambio CUP representa lo más arcaico y fundamentalista del izquierdismo español. De ahí que posponer programas, ideologías y principios, vale decir, todo lo que hace a la política, en aras de una supuesta y casi siempre inventada comunidad originaria, solo puede llevar a Cataluña a los umbrales del mundo pre-político. No obstante, si la mayoría de los catalanes así lo quiere, esa será su decisión y su problema. Pero este tampoco es el caso.

Aquí estamos frente al caso de una mayoría ocasional parlamentaria que decide actuar en contra de la mayoría electoral de su propia comunidad política. Esa y no otra fue la razón por la cual los líderes del PSOE y de Ciudadanos, Pedro Sánchez y Albert Rivera, venían, aún antes de haber sido dada a conocer la movida de los secesionistas, presionando a Rajoy para que diera el visto bueno a la formación de un bloque formado inicialmente por los tres más grandes partidos de España (PP, PSOE y Ciudadanos) en contra del secesionismo catalán (y nada más).

Al fin Rajoy cedió y el bloque constitucional, así se llama ya, ha sido formado.

¿Por qué demoró tanto Rajoy? Hay tres explicaciones y las tres parecen ser ciertas.

La primera es el carácter burocrático y leguleyo del presidente y de quienes lo rodean. Hasta ahora estaban convencidos de que para frenar el movimiento secesionista bastaba aplicar la ley, imponer querellas judiciales y hacer llamados al orden. No les pasaba por la cabeza que ningún movimiento secesionista, no solo en España, quiere ser regido por las leyes de la nación de la cual se quiere separar.

Precisamente eso es el secesionismo: ruptura con la constitución de todos en nombre de un constitucionalismo particular. Así se explica por qué el secesionismo sólo puede ser detenido con otro movimiento político aún más mayoritario que el secesionismo.

La segunda razón obedece a un ideal político que Rajoy intenta restaurar. Parece evidente que el mandatario no se siente cómodo en el contexto de una formación política tetra-partidaria. No son pocas las veces en las cuales Rajoy ha manifestado su convencimiento de que pronto el país volverá a los buenos tiempos en los cuales solo PP y PSOE alternaban en el poder. Todavía no quiere convencerse de que tanto Cds como Podemos llegaron para quedarse.

Cerrar el camino de la unidad anti-secesionista a CDs habría sido una brutalidad; por decir lo menos. CDs no solo es el principal partido de Cataluña. Es el puente de plata que se extiende desde Cataluña hacia el resto de España. Incluso podría ser posible que un día España tenga un presidente catalán. Si a los españoles se les aviva el seso y despiertan, esa sería la mejor defensa en contra de cualquiera escisión.

Visto el mismo problema desde otra perspectiva, a quien menos convenía dejar fuera a Cds en aras de un bi-partidismo que ya no existe, era al PSOE. Las razones son simples: Sabidas son las simpatías de no pocos miembros del PSC por una alternativa separatista. Frente a ellos Pedro Sánchez requería dar un golpe de timón y así disciplinar a los barones regionales de su partido. Acompañado solo por el descendente PP habría sido el suyo un golpe débil. Con Ciudadanos al lado, es un golpe fuerte.

No son pocos, en efecto, los observadores que ya ven en el horizonte una alianza de gobierno formada por el PSOE y Cds.

¿Por qué Podemos no fue incorporado inicialmente a la alianza? Pablo Iglesias se quejó, argumentando que en la unidad política hay que dar cabida a quienes piensan diferente. Nadie le dijo que ese es precisamente el problema. Podemos no está a favor del secesionismo pero tampoco está en contra. Como ya ha ocurrido frente a todos los temas de importancia nacional y europea, Podemos carece de política. Por sus relaciones con la CUP, no puede ser radicalmente anti-secesionista y por lo mismo le resultará difícil formar parte de un bloque en contra de la secesión.

Hay, además, una tercera razón que explica la vacilación de Rajoy para constituir el frente constitucional. El 20 de Diciembre tendrán lugar las elecciones generales. Formar parte de un bloque al lado de sus dos adversarios más directos significa para Rajoy abrirles las puertas en la toma de decisiones y de paso confesar su imposibilidad para resolver por sí solo los problemas de su país, justo antes de la gran contienda electoral. Solo cuando Rajoy estuvo convencido de que la Política (con P mayúscula) era en ese momento mucho importante que la Política (con p minúscula) decidió dar el visto bueno al bloque constitucional.

El 20 de Diciembre serán decididas muchas cosas en España. Entre otras, si la decisión de Rajoy no solo fue tardía sino, además, demasiado tardía.

La encrucijada de Turquía en las elecciones del domingo

Estambul

Miles de personas salen a las calles de Estambul a protestar en contra de la ola de violencia que se vivió en Ankara, capital de Turquía. Crédito: TeleSUR.

Análisis de Joris Leverink  English version

Joris Leverink

Joris Leverink es escritor y analista político radicado en Estambul. También es editor de la revista ROAR y columnista de TeleSUR English.

ESTAMBUL, Turquía, 29 oct 2015 (IPS) – El domingo 1 de noviembre Turquía acudirá a las urnas por segunda vez este año, para elegir a los 550 legisladores de su Gran Asamblea Nacional, en elecciones anticipadas convocadas por el presidente Recep Tayyip Erdogan a finales de agosto.

Los distintos partidos no lograron formar un gobierno de coalición tras las elecciones de junio, en la que el Partido de Justicia y Desarrollo (AKP, en turco) perdiera su mayoría parlamentaria por primera vez en sus 13 años en el poder.

Las encuestas sugieren que el resultado de las próximas elecciones diferirá muy poco de los anteriores comicios. Eso significa que el AKP saldrá en primer lugar, seguido por el opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP), el ultranacionalista Partido de Acción Nacionalista (MHP) y finalmente el “recién llegado” Partido Democrático de los Pueblos (HDP), de izquierda y con raíces en el movimiento político kurdo.

Aunque se trata del mismo cuarteto de partidos con más probabilidades de superar el umbral de 10 por ciento de los votos totales requerido para acceder a la representación legislativa, el entorno sociopolítico actual es totalmente diferente a la situación en junio.

En los meses transcurridos entre ambas elecciones se sucedieron dos de los más mortíferos ataques terroristas en la historia de Turquía, que mataron a más de 130 personas y dejaron a decenas de heridos.

Asimismo, el país se sumó a la lucha contra el grupo extremista Estado Islámico (EI) en Siria, y la ruptura del proceso de paz entre el Estado turco y la guerrilla kurda del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK, en kurdo) provocó una escalada de violencia en el sureste del territorio turco.

Pocos días antes de las elecciones, Turquía se encuentra en una encrucijada.

El camino que tome determinará si estaban fundamentadas las esperanzas de la comunidad internacional en los primeros años después de que el AKP llegó al poder, cuando Turquía, con sus raíces en la cultura islámica y su economía guiada por una agenda neoliberal, era percibida como el puente ideal entre Occidente y Medio Oriente.

Como motivos de los problemas actuales del país las figuras de la oposición apuntan al gobierno cada vez más autoritario de Erdogan, el inquietante debilitamiento de la libertad de prensa, la latente crisis económica, la incómoda disposición de Turquía hacia los kurdos en Siria, a la vez que apoya a grupos opositores sirios de dudosa reputación, y la represión de la población civil en el sureste del país con el fin de acabar con el PKK.

En los comicios de junio la representación del AKP en el parlamento descendió de 311 a 258 escaños, lo que significa que por primera vez desde que el partido llegó al poder en 2002 tuvo que buscar un socio de coalición.

El resultado fue un golpe para el AKP, que pretendía ganar una mayoría de dos tercios en el parlamento para cambiar la Constitución y así remplazar el actual sistema semipresidencial por uno presidencial.

Tras haber sido elegido a la presidencia con 52 por ciento de los votos apenas 10 meses antes, Erdogan no ocultó que proyectaba un papel completamente nuevo para el presidente, de jefe de Estado ceremonial a líder poderoso y muy involucrado en el gobierno diario del país.

Sin embargo, después de obtener apenas 258 de los 550 escaños del parlamento, el AKP no solo no alcanzó la mayoría de dos tercios necesaria para cambiar la Constitución, sino que le faltaron 18 bancas para lograr la mayoría simple que le permitiría gobernar por sí solo.

Desde el principio, la coalición entre cualquiera de los cuatro partidos con representación legislativa parecía una hazaña imposible. La desconfianza profundamente arraigada entre el ultranacionalista MHP y el prokurdo HDP era un obstáculo insorteable para la alianza entre los tres partidos opositores.

Las dos opciones más probables – una coalición entre el AKP y el CHP o el MHP – no se concretaron porque la oposición exigía la reapertura de la investigación de un polémico caso de corrupción que comprometía a muchos miembros de alto rango del AKP, y por la negativa opositora a cooperar con el plan de reforzar los poderes del presidente.

La convocatoria a nuevas elecciones era el resultado más probable, y pocos se sorprendieron cuando el 24 de agosto se conoció el anuncio oficial de que Turquía regresaría a las urnas el 1 de noviembre.

Mientras se llevaban a cabo las negociaciones en Ankara, el reloj en el este del país se retrasó 20 años. La exacerbación del conflicto entre las fuerzas armadas turcas y el PKK recordó a muchos la década de 1990 – también conocida como “la década perdida de Turquía” – cuando los combates armados mataron a miles de personas, desplazaron a millones y dejaron pueblos enteros incendiados.

El 20 de julio, un suicida del extremista EI mató a 32 personas cuando se inmoló en medio de un grupo de activistas que había viajado a Suruc, en la frontera con Siria, para ayudar con la reconstrucción de la ciudad de Kobane, destruida por la guerra.

Aunque el EI no se atribuyó el atentado, pocos albergan dudas reales de que la organización terrorista con sede en Siria e Irak fuera la responsable. No obstante, muchos criticaron al gobierno en Ankara por no proteger a sus ciudadanos y permitir que el EI consiguiera un punto de apoyo en territorio turco.

En represalia, dos policías fueron asesinados por un grupo vinculado al PKK. El gobierno turco respondió con toda su fuerza y ​​bombardeó sin cuartel a las posiciones del PKK, en Turquía y en el norte de Iraq.

Más recientemente, el 10 de octubre, dos hombres vinculados al EI causaron la muerte de más de un centenar de personas en Ankara, cuando se inmolaron en una manifestación por la paz.

Una vez más, la ira popular se concentró en el gobierno porque este no habría tomado suficientes medidas de seguridad, mientras que el líder del AKP, Ahmet Davutoglu, y el presidente Erdogan aprovechaban el incidente para acusar a todos los enemigos del Estado turco – las fuerzas de seguridad sirias, el PKK, los kurdos sirios, el EI – de estar detrás del atentado.

Las elecciones del domingo se llevarán a cabo en un clima de tensión social y política. En los últimos meses el país ha sido rehén de un impasse político que debe terminar para que Turquía pueda avanzar.

Es muy probable que los resultados sean más o menos los mismos que en junio. Cuando esto suceda, le corresponderá al pueblo dejarle en claro a sus dirigentes políticos que deben dejar de lado sus egos y sus discrepancias, y mostrar el valor necesario para que Turquía retome el camino correcto.

Traducido por Álvaro Queiruga

Artículos relacionados

Asia sudoriental soporta su propia crisis de refugiados

Hombres abandonados por traficantes de personas en alta mar

Hombres abandonados por traficantes de personas en alta mar fueron rescatados por la Guardia Fronteriza de Bangladesh y se reunieron con sus familias en Teknaf, un pueblo del sureño distrito de Cox’s Bazar. Crédito: Abdur Rahman/IPS

Por Tharanga Yakupitiyage  English version

Tharanga Yakupitiyage

NACIONES UNIDAS, 26 oct 2015 (IPS) – Con el fin de la temporada de los monzones, miles de personas perseguidas en Myanmar (Birmania) y Bangladesh se echan a la mar en Asia sudoriental, denunció la organización de derechos humanos Amnistía Internacional, con sede en Londres.

Los refugiados se arriesgan en peligrosas travesías en embarcaciones con la esperanza de escapar de la persecución y la marginación.

En los últimos años, decenas de miles de personas atravesaron la bahía de bengala y el mar de Andamán rumbo a los países vecinos, incluso hasta Indonesia.

La mayoría de las personas que huyen son musulmanes rohingya, una minoría religiosa y étnica de Myanmar, de mayoría budista. El gobierno niega la ciudadanía a ese grupo étnico e implementa políticas discriminatorias, dejándolos apátridos.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) describió a la comunidad rohingya como una de las “más excluidas, perseguidas y vulnerables del mundo”.

Para mostrar la dimensión y el grado de la crisis, Amnistía entrevistó a 179 personas solicitantes de asilo y elaboró el nuevo informe “Deadly Journeys: The Refugee and Trafficking Crisis in Southeast Asia” (“Travesías mortales: Crisis de refugiados y de trata de personas en Asia sudoriental”).

Las personas que huyen en busca de refugio no solo corren el riesgo de ahogarse o quedar varadas en alta mar, sino que pueden caer en manos de organizaciones de trata, subraya el informe.

“El abuso físico diario que sufren los rohingyas, atrapados en barcos, es demasiado horrible como para expresarlo en palabras. Escaparon de Myanmar, pero no hicieron más que cambiar una pesadilla por otra”, remarcó la investigadora Anna Shea.

Casi todas las personas entrevistadas experimentaron o fueron testigos de reiteradas golpizas a manos de los miembros de la tripulación. Las gente recibía golpes por moverse, por pedir comida o agua y hasta por pedir para usar el baño. Los niños y niñas tampoco se salvaban cuando lloraban, apuntó.

Una niña de 15 años dijo que la golpearon mientras los traficantes llamaban a su padre en Bangladesh para pedirle unos 1.700 dólares de rescate. Otro adolescente de la misma edad relató los golpes y los castigos sistemáticos que tuvo que soportar.

“En la mañana, te golpeaban tres veces. En la tarde, te golpeaban tres veces. En la noche, eran nueve veces”, relató.

“Nos tiraban al mar. Teníamos que nadar durante horas, y si tratábamos de aferrarnos a la embarcación, nos golpeaban. Cuando ya nos estábamos ahogando, nos subían a bordo y nos golpeaban”, prosiguió

Una vez, la tripulación lo tiró al mar 15 veces durante varias horas.

Los rohingyas entrevistados también describieron las condiciones de vida como “inhumanas y degradantes”. Denunciaron embarcaciones hacinadas e insuficiente comida y bebida para todos. También dijeron que los obligaban a estar sentados con las piernas cruzadas durante travesías que duraban una semana y les daban una pequeña porción de arroz al día.

Las embarcaciones no estaban limpias creándose un ambiente hediondo. Un poblador local que ayudó a rescatar a los refugiados que llegaron a Aceh, en Indonesia, señaló que olía tan mal que los rescatistas no podían ni subir a cubierta.

“El olor porque había mucha gente sin baños”, precisó.

El abuso causa problemas de salud a corto y largo plazo, como dolores musculares, deshidratación, malnutrición y otras enfermedades, añade el informe de Amnistía.

La organización urge a los gobiernos de Asia sudoriental a tomar medidas para combatir la trata de personas, realizar investigaciones, lanzar operaciones de rescate e identificar puntos de desembarco seguros.

En el documento remarca que la búsqueda y el rescate no solo son un “imperativo humanitario”, sino una obligación legal establecida en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, entre cuyos estados parte destacan Bangladesh, Indonesia, Malasia y Tailandia.

Al principio, los gobiernos obligaban a las embarcaciones hacinadas a volver al mar, impidiéndoles desembarcar.

En mayo de este año, Tailandia comenzó a perseguir la trata, lo que hizo que las tripulaciones abandonaran las embarcaciones, dejando a unos 8.000 personas varadas en alta mar durante semanas.

Indonesia y Malasia ofrecieron refugio a los rohingyas, pero todavía no se sabe si les permitirán quedarse después de mayo de 2016, con lo que corren el riesgo de volver a quedar en el limbo.

“Sin cooperación entre los gobiernos para combatir la trata de personas, volverán a perpetrarse graves violaciones de derechos humanos contra las poblaciones más vulnerables y desesperadas de Asia meridional”, remarcó Shea.

Según Acnur, en los primeros seis meses de este año, unas 31.000 personas procedentes de Myanmar y Bangladesh emprendieron peligrosas travesías en el mar. La organización estima que unas 1.100 murieron en alta mar desde 2014.

Artículos relacionados

Incisiones para una democracia del siglo XXI

Ebook de Teódulo López Meléndez

Siglo XXI

http://es.scribd.com/doc/12886695/Incisiones-Para-Una-Democracia-Del-Siglo-XXI

Extracción de petróleo cubano espera por tecnología e inversiones

balancines petroleros

Balancines petroleros que mediante el bombeo extraen el petróleo, en el Centro Colector 10, en el municipio de Cárdenas, en la provincia cubana de Matanzas. La instalación pertenece a la estatal Empresa de Perforación y Extracción de Petróleo del Centro. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

Por Ivet González

CÁRDENAS, Cuba, 24 oct 2015 (IPS) – La industria petrolera de Cuba solo explota cinco por ciento del petróleo en sus yacimientos en tierra firme y aguas someras, por la falta de capital extranjero y tecnología para acometer desarrollos como el del campo de Varadero 1000, el mayor realizado hasta ahora.

“Tomamos lo que la roca entrega libremente (crudo y gas asociado), que equivale a cinco por ciento del potencial”, dijo a medios internacionales María Yodalis Hernández, jefa de negocios de la estatal Empresa de Perforación y Extracción de Petróleo del Centro (Epepc), en esta ciudad a 150 kilómetros al este de La Habana.

La nueva apertura con Estados Unidos “nos da la posibilidad de demostrar que Cuba tiene oportunidades petroleras”, aseguró sobre el deshielo entre La Habana y Washington, que ya cristalizó en el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas.

“Los principales recursos y la tecnología de punta de la industria petrolera surgen en Houston, Estados Unidos”, abundó la experta.

Como otros funcionarios del ramo, reiteró que este país insular está abierto “a todo tipo de negocios” con empresas estadounidenses, algo imposible aún por el embargo impuesto a la isla desde 1962.

Con el mismo nombre del balneario internacional que colinda con Cárdenas, el yacimiento Varadero tiene actualmente 90 pozos en explotación. Desde su descubrimiento en 1971, “ha producido sobre 185 millones de barriles hasta el cierre del 2014”, amplió la experta durante un recorrido por las instalaciones.

“Noventa y cinco por ciento (de los hidrocarburos) queda sin extraer porque nuestra empresa todavía no ha logrado poner en práctica ningún método secundario de explotación”, indicó. “Se requiere de una inversión bastante fuerte en una zona geográfica muy delicada desde el punto de vista medioambiental”, acotó.

Hernández se refirió a los peligros de incrementar la actividad petrolera y afectar los 22 kilómetros de playas paradisíacas del mayor polo turístico de Cuba, que aportó 38 por ciento de los 2.700 millones de dólares percibidos en 2014 por la industria del ocio.

Estos y otros conflictos marcan el sector de la energía, en cuyos hombros pesa la meta de modernizarse y ser sostenible con más participación de las fuentes renovables, para responder a los planes de reactivación económica impulsados desde 2008 por el gobierno de Raúl Castro.

 María Yodalis Hernández

María Yodalis Hernández, jefa de negocios de la estatal Empresa de Perforación y Extracción de Petróleo del Centro, en el Centro Colector 10, en Cárdenas, en la provincia cubana de Matanzas. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS 

La única experiencia de extracción secundaria en yacimientos cubanos se desarrolla desde diciembre pasado en Boca de Jaruco, a 40 kilómetros al este de La Habana, un campo seleccionado por ser uno de los más antiguos y en activo desde fines de los años 60.

Allí especialistas de China y Rusia, además de Cuba, aplican a las condiciones locales la técnica internacional de estimulación térmica. Consiste en echar vapor de agua en las capas de la roca para que disminuya la viscosidad del crudo y pueda ser extraído con facilidad o brote como resultado de la presión natural.

Aguas profundas

El presidente de Cupet,  Osvaldo López, anunció el 21 de este mes  que el país iniciará una campaña de perforación en aguas profundas del Golfo de México, a fines de 2016 o comienzos de 2017, con participación de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y  la angoleña Sonangol.

La perforación exploratoria será a 7.000 metros de profundidad y hasta 3.000 metros costa afuera, en un área donde Cuba proyecta que hay reservas por 20.000 millones de barriles, aunque investigadores estadounidenses reducen la estimación a 5.000 millones.

En 2012, tres pozos exploratorios en aguas profundas resultaron secos.

“Hay que investigar el método adecuado para nuestro petróleo, además de mantener una inversión bastante fuerte por años”, especificó Hernández, en el Centro Colector 10, una unidad que extrae 1.500 barriles diarios y separa en un proceso hermético el gas asociado en pozos del yacimiento Varadero.

La Epepc “se compone de ocho centros colectores más como este”, donde se contratan sobre todo a personas de la localidad, explicó a IPS el ingeniero Miguel Sotolongo, jefe del taller de extracción de la empresa que obtiene diariamente 27.000 barriles de crudo y 900 metros cúbicos de gas natural.

Mediante un proceso hermético y certificado por las autoridades ambientales, las unidades extractivas aprovechan hoy ese volumen de gas natural, que hace pocos años se quemaba. Además de la pérdida del combustible, esa práctica dañaba la salud humana e inundaba con un desagradable olor la ruta obligatoria para entrar al balneario.

Con 41 empresas, de las cuales cinco tienen capital extranjero, el grupo estatal Unión Cuba Petróleo (Cupet) produce al día aproximadamente 68.500 barriles de petróleo equivalente, 52.000 barriles de crudo y tres millones de metros cúbicos de gas natural.

Además, la nación importa unos 90.000 barriles diarios de Venezuela, bajo un convenio preferencial de pago.

Con la industria petrolera de ese país, socio estratégico y aliado político de Cuba, se opera mediante una empresa mixta la refinería de Cienfuegos, 232 kilómetros al sudeste de La Habana, que procesa 65.000 barriles diarios de crudo venezolano para consumo interno y la exportación a otros países caribeños.

Esta cifra podría estar incluida en los 135.000 barriles diarios que Cupet asegura refinar, aunque no hay confirmación oficial al respecto.

El petróleo cubano es de difícil y costosa explotación y procesamiento por su característica de extrapesado, ya que oscila entre  ocho y 12 grados API, contra los 34 grados del tipo árabe liviano de los productores del Golfo.

Instalaciones del Centro Colector 10 destinado a la extracción de petróleo, en el municipio Cardenas, en la provincia de Matanzas, en Cuba

Instalaciones del Centro Colector 10 destinado a la extracción de petróleo, en el municipio Cardenas, en la provincia de Matanzas, en Cuba, que opera una de las filiales del grupo estatal Unión Cuba Petróleo (Cupet). Crédito: Jorge Luis Baños/IPS 

El gas y el crudo satisfacen 40 por ciento de la demanda energética de este país de 11,2 millones de habitantes, incluida la generación de electricidad.

La producción actual se logró gracias a un proceso sostenido de inversiones conjuntas con compañías extranjeras, iniciado en 1991, donde destaca la participación de Canadá, además de la de Australia, China, Rusia y Venezuela.

Los hidrocarburos concentraron el mayor número de oportunidades dentro de la carpeta de negocios presentada a inversores foráneos en 2014.

En materia de consumo,  el país prioriza el uso de fuentes renovables, con el objetivo de que en 2030 constituyan 24 por ciento de la matriz energética, de los cuales 14 por ciento vendrían de la biomasa cañera, seis por ciento de eólica, tres por ciento solar y uno por ciento hidráulica.

Actualmente solo representan 4,6 por ciento de la matriz energética interna.

Pero En Matanzas, provincia de 650.000 habitantes donde se ubican Cárdenas y Varadero, el desarrollo energético se concentra en los hidrocarburos.

“Sí se puede hacer más, incluso están previstas inversiones en estudios de exploración, en tierra y con vista al mar”, informó a IPS la vicepresidenta económica del gobierno provincial, Lourdes Sarmientos.

En materia de consumo, aparte de los combustibles fósiles “la fuente que más se usa es la de los calentadores solares de agua en el sector estatal y el polo turístico”, detalló la ingeniera química de formación. “En la agricultura, explotamos la biomasa cañera, extendemos los biodigestores y molinos para el riego y bombeo de agua”, detalló.

Editado por Estrella Gutiérrez

http://www.ipsnoticias.net/2015/10/extraccion-de-petroleo-cubano-espera-por-tecnologia-e-inversiones/

Artículos relacionados

Ángela Merkel, ni “buenista” ni “malista”

Merkel

Fernando Mires 

.Fernando Mires

Desde que Angela Merkel ordenó abrir las fronteras a las multitudes árabes, predominantemente sirias, ha sido objeto de múltiples críticas. La mayoría provienen del ultraderechismo y del nacional-populismo (son términos diferentes), tendencias que han hecho de la xenofobia su bandera de lucha. A esas críticas se han sumado los conservadores socialcristianos y, naturalmente, la CSU de Baviera.

Los representantes intelectuales de la extrema derecha fuera de Alemania (no solo europea) han acuñado un término para caracterizar a la política de Merkel: “buenismo”. Así intentan ridiculizar a todos los que no participan de la histeria colectiva desatada en contra de los refugiados.

El “buenismo” sería la ideología de los blandos de corazón, de los que no piensan en las consecuencias, de los que se dejan llevar por sentimientos humanistas. Frente a ellos, los publicistas de la ultraderecha se entienden a sí mismos como personajes realistas, duros pero visionarios.

No han faltado tampoco las críticas de los izquierdistas arcaicos. Para estos, Merkel actúa de acuerdo a los dictados del gran capital y no persigue otro objetivo sino incrementar “el ejercito proletario de reserva” y así reducir los salarios de los trabajadores “nativos”. Otros, más moderados, aducen que Merkel intenta llenar –con la adquisición de fuerza de trabajo barata- el hueco laboral producido por la disminución de  trabajadores activos en la industria tradicional. No faltan por supuesto los “demógrafos” que asignan a  las “migraciones” el rol de mecanismo destinado a suplir la disminución de la población joven. Según todas esas versiones Merkel no sería “buenista” sino “malista”: una nueva Margaret Thatcher puesta al servicio del Euro.

Pero entender a la política de Angela Merkel frente a los refugiados no es difícil. La propia canciller ha mostrado sus objetivos. De todas sus declaraciones podemos deducir que sus decisiones obedecen a tres razones. Y las tres son muy políticas.

La primera es que Alemania forma parte de la gran coalición internacional en contra de los ejércitos del ISIS y si bien no participa directamente en acciones militares como Francia, debe asumir responsabilidades en otros planos. A esos planos pertenece la recepción de fugitivos. Si los demás países no cumplen con ese compromiso, no es culpa de Merkel.

La segunda razón es que al recibir a los perseguidos, Merkel ha trazado una línea demarcatoria. Si se lee su notable discurso del 6-10-2015 en el Parlamento Europeo, no cabe duda que ella está decidida a declarar una guerra política al nacional-populismo, versión post-moderna del fascismo del siglo XX. Y en buena hora.

El nacional-populismo, como el antiguo fascismo, es expresión de lo peor que anida en cada ser humano. Basta ver a sus militantes en las calles cuando destilan su odio por todos los poros de sus cabezas rapadas. En las concentraciones masivas esos seres solitarios articulan sus miedos entre sí, adquiriendo una sensación de poderío que en la vida diaria nunca podrán experimentar.

Los nacional-populistas no son -como creen los conservadores, a veces de buena fe- una reacción espontánea surgida como consecuencia de la llegada masiva de extranjeros. Por el contrario: siempre han estado ahí, mascullando sus resentimientos, pero sin encontrar canales políticos donde expresarse.

En la gran concentración de Dresden organizada por los neonazis de Pegida (18.10) uno de los oradores, para colmo de origen turco, lamentó que ya no existieran los campos de concentración. Es cierto; locos hay en todas partes. Pero el problema es que una multitud (15.000 personas) aplaudió enfervorizada a ese supuesto loco. ¿Se convirtieron esas turbas en fascistas desatados de la noche a la mañana? Por supuesto que no. Siempre lo habían sido. La diferencia es que hoy aparecen bajo la luz pública.

No obstante, las turbas no actúan por su cuenta. Detrás, ocultos en bambalinas, incluso en las de los propios partidos oficiales, están los autores “intelectuales”. Son los que escriben las consignas, las columnas de prensa y los discursos políticos. Son también los mismos que tratan a Merkel de “buenista”. En ese punto hay que dar razón a Hannah Arendt. El fascismo representa la alianza entre determinadas elites y la “chusma”.

Sin embargo, a diferencias de lo que ocurrió con el antiguo fascismo al que ingenuos políticos minimizaron e incluso imaginaron que podían neutralizar con concesiones, Merkel ha reconocido de inmediato el peligro. A los neo-fascistas no hay que hacer ninguna concesión. ¿Y si buscan el enfrentamiento? Pues, lo tendrán.

La tercera razón es que el peligro del nacional-populismo no solo se expresa en movimientos sociales plebeyos sino, además, en gobiernos, sobre todo en países que ayer formaron parte de la Europa comunista. Seguramente no escapa a Merkel que la Rusia de Putin, con su culto a la patria, a la virilidad, a las religiones e incluso a la raza, busca erigirse en vanguardia de los movimientos y gobiernos nacional-populistas europeos.

Según Merkel ha llegado la hora de defender los valores de la política, de los derechos humanos y de la inteligencia humana.

Una de las seguidoras de la línea Merkel, la candidata independiente por la ciudad de Colonia, Henriette Reker, fue acuchillada por un neonazi un día antes de las elecciones. Yaciendo en el hospital en estado de coma fue elegida alcaldesa  (18.10. 2015) con un 51% de la votación. De este modo la ciudadanía de Colonia demostró que en Alemania existen todavía grandes reservas de coraje cívico.

Ese mismo día, sin embargo, hubo elecciones en Suiza. Allí, en un país que recibe muchísimos menos fugitivos que Alemania, se impuso la opción electoral de los xenófobos (UDC-SVP) con un 30% de la votación.

¿Por qué en Colonia venció la democracia y en Suiza la xenofobia? La respuesta es evidente: En Suiza faltó la voz de una Angela Merkel, vale decir, de alguien que hubiera hablado desde el poder con claridad, decisión y firmeza, marcando la línea  que separa a los demócratas de los que no lo son.

La actitud frente a los refugiados de guerra es solo una parte del proyecto Merkel. Ese proyecto no es “buenista” ni es “malista”. Es simplemente la consecuencia de lo que ella es y representa en la política: la democracia sin apellidos.

Libro: Argentina, Informe cualitativo de plataformas electorales 2015

educación

https://www.academia.edu/17018878/Informe_cualitativo_de_plataformas_presidenciales_2015?auto=bookmark&campaign=weekly_digest 

Lento avance en la lucha contra la desigualdad de género

Mujeres activistas se oponen a un nuevo proyecto de Constitución

Mujeres activistas se oponen a un nuevo proyecto de Constitución que agravaría la desigualdad de género. Crédito: Post Bahadur Basnetaranga Yakupitiyage English version

Tharanga Yakupitiyage

NACIONES UNIDAS, 22 oct 2015 (IPS) – Si bien el estatus de las mujeres mejoró en muchos aspectos en los últimos 20 años, el avance sigue siendo lento, remarca el informe “Las mujeres en el mundo”, del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (DESA) de la Secretaría de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En su sexta edición, el informe que examina el estatus de mujeres y hombres en el mundo coincidió con el 20 aniversario de la histórica Declaración y Plataforma de Acción de Beijing.

En particular, las mejoras se registraron en la esperanza de vida, la mortalidad materna y en materia educativa.

La esperanza de vida aumentó cinco años y las mujeres viven en promedio hasta los 72 años, y los hombres, hasta los 68. Esto obedece, en parte, a la disminución de la mortalidad materna, que entre 1990 y 2013 disminuyó 45 por ciento.

La brecha de género en la educación también se achicó, pues la participación tanto de niños como de niñas aumentó en todos los niveles de enseñanza.

Sin embargo, quedan profundas desigualdades, que constituyen un desafío hacia el futuro.

Por ejemplo, las jóvenes y las adolescentes son desproporcionadamente más vulnerables y corren mayor riesgo de contraer el VIH (virus de inmunodeficiencia humana), causante del sida. Según Onusida, 15 por ciento de las mujeres seropositivas mayores de 15 tienen entre 15 y 24 años. De las cuales, 80 por ciento viven en África subsahariana.

“Eso se debe a que no solo los sistemas de salud están poco desarrollados, sino que son incapaces de atender las necesidades de las mujeres, así como cuestiones de género”, señala el informe “Las mujeres en el mundo”, presentado el martes 20.

Entre las cuestiones de género desatendidas se destaca el deficiente acceso a la educación, el matrimonio precoz, la falta de poder de decisión y la violencia contra las mujeres.

A pesar de los logros en la matrícula escolar, hay 58 millones de niñas y niños fuera de la escuela, y más de la mitad son niñas. Además, el informe subraya la elevada prevalencia del matrimonio infantil.

En 2010, alrededor de 26 por ciento de las mujeres de entre 20 y 24 años se habían casado antes de los 18, apenas cinco por ciento menos que en 1995. Esas proporciones aumentan en Asia meridional y África subsahariana.

En Asia meridional, 44 por ciento de las mujeres de entre 20 y 24 años se habían casado antes de cumplir los 18, y en África subsahariana, 44 por ciento.

El matrimonio infantil no solo es una violación a los derechos humanos, sino que eleva la exposición de las mujeres y las niñas al riesgo de sufrir violencia doméstica, subraya el informe.

DESA remarca que la violencia contra las mujeres sigue siendo un “motivo real de preocupación mundial”, pues una de cada cuatro mujeres sufrió violencia física y/o sexual y 60 por ciento de las víctimas no denunció el ataque ni buscó ayuda.

Además, las mujeres que sufrieron violencia de su pareja sentimental tienen 50 por ciento más de probabilidades de vivir con VIH que las que no soportaron esa experiencia.

Frente a estas desoladoras estadísticas, el informe destaca la creciente disponibilidad de datos en materia de género, que son esenciales para comprender las tendencias a escala mundial.

“Antes del primer informe, no había nada parecido a estadísticas de género en el mundo”, recordó el subsecretario general adjunto de DESA para el desarrollo económico, Lenni Montiel, en conferencia de prensa con motivo de la presentación del informe de este año.

El lanzamiento también coincidió con el Día Mundial de la Estadística, conmemorado el mismo martes 20 bajo el lema “Mejores datos, mejores vidas”.

“Los buenos datos y estadísticas son indispensables para que los actores de la sociedad puedan tomar decisiones de forma informada”, remarcó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

“Debemos asegurarnos que se cuenta a todo el mundo, en especial a los más pobres y vulnerables”, puntualizó.

Sin embargo, todavía hay países que fallan en la recolección de datos.

La directora de la sección de Estadísticas Sociales y de Vivienda de DESA, Francesca Grum, reveló que no habían datos disponibles de Medio Oriente sobre la magnitud de la violencia machista.

“Medir la violencia contra las mujeres es relativamente nuevo. Recién ahora trabajamos con los países para asegurarnos de que adopten medidas estándares”, subrayó Grum, una de las autoras del informe.

Desde 1990, las sucesivas ediciones de “Las mujeres en el mundo” se concentran en ocho aspectos primordiales: población y familia, salud, educación, trabajo, poder y toma de decisiones, violencia contra las mujeres, ambiente y pobreza.

Artículos relacionados

Hombre, sociedad, política y entorno

Ebook de Teódulo López Meléndez

Ensayo

http://es.scribd.com/doc/88184400/Tomo-III-Obras-Selectas-Ensayos-Sobre-El-Nuevo-Milenio

Pronunciamiento de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y sociales ante la situación del país

Palacio de las Academias

La población venezolana viene padeciendo un acelerado deterioro en sus condiciones de vida desde hace tres años. La tasa de inflación, actualmente la más alta del mundo, se une al desabastecimiento, la desmejora de los servicios públicos, la mengua de los salarios, la grave situación de inseguridad y la penuria en que se encuentran los servicios de salud, para empobrecer a las mayorías, no obstante los cuantiosos ingresos captados por el país bajo la presidencia de Hugo Chávez y de su sucesor, Nicolás Maduro. La Academia Nacional de Ciencias Económicas considera su deber pronunciarse sobre las causas y consecuencias de tan lamentable situación, en beneficio de contribuir con su comprensión y con la formulación de políticas que puedan sacar al país de tal extravío. Si bien este empobrecimiento se ha agravado por la caída en los precios de exportación del petróleo, sus causas anteceden a esta situación. Encuentran sus raíces en el proyecto económico implantado por ambos gobiernos, que ha despilfarrado los enormes recursos percibidos, destruido la capacidad productiva doméstica, alimentado la inflación, y aumentado nuestra dependencia del ingreso petrolero y de proveedores foráneos.

Un cálculo somero de los recursos manejados por el régimen bolivariano entre 1999, su primer año de gobierno, y 2014, da una cifra superior a 1,3 billones[1] de dólares entre ingresos al Gobierno Central, incremento de la deuda pública y gasto social (parafiscal) de PdVSA. El objetivo económico principal proseguido ha sido el de centralizar en manos de la Presidencia de la República estos cuantiosos recursos para su aplicación discrecional con fines políticos. Para ello se desmanteló el marco institucional del Estado de Derecho que regulaba la Hacienda Pública, así como las relaciones entre el Estado y el sector privado, al acceder Chávez al gobierno. En el ámbito de lo macroeconómico, los proventos de la venta de petróleo en los mercados mundiales pasaron a disposición directa del Ejecutivo para su reparto directo a través de “misiones”, se eliminó en la práctica el control legislativo sobre el gasto público, se estableció un control cambiario que pretende ocultar la devaluación sostenida del bolívar y que reservó el usufructo de las divisas al arbitrio del Ejecutivo, y se acabó con la autonomía del Banco Central de Venezuela. En el plano microeconómico se socavaron los derechos de propiedad y las garantías procesales y para la solución de controversias, se sometió la economía a una serie de regulaciones y controles, y se congeló el mercado laboral, tanto en lo que respecta a su movilidad, como en relación con la contratación colectiva.

Como resultado de estas medidas, el Sector Público Restringido[2] aumentó su peso en la economía venezolana desde un 26% del PIB en el último año del gobierno de Rafael Caldera, hasta un 40% en los últimos cuatro años. Desde el 2010, el déficit público ha superado el 10% del PIB, llegando a ser más del 15% durante el último trienio. Ello está asociado a una política monetaria expansiva y permisiva. A partir del 31 de diciembre de 2010, la liquidez monetaria se ha multiplicado 10 veces, un 97% de incremento sólo en lo que va de 2015, sin que se haya aumentado el crédito bancario a la inversión reproductiva. Una tercera parte de la liquidez se origina en el financiamiento del BCV al flujo de caja de PdVSA, hecho posible por La reforma de la Ley del Instituto Emisor de 2010. Por su parte, el régimen de control cambiario implantado desde comienzos de 2003, en vez de impedir la fuga de capitales, fortalecer la moneda y defender las reservas internacionales, se ha traducido en una salida de más de $180 millardos por las cuentas financiera y de errores y omisiones[3], una caída de las reservas a los niveles precarios de ese año, y una cotización del dólar en la frontera que ha llegado a ser 130 veces superior a la tasa oficial de Bs. 6,30. Y como el otorgamiento de divisas a este último precio está fuertemente racionado y sujeto al arbitrio discrecional de los funcionarios que deciden al respecto, su cotización en el mercado paralelo se ha convertido en referente para la fijación de precios domésticos, impulsando aun más la inflación. Todo lo anterior ha socavado la confianza en el bolívar, que ha dejado de operar como depositario de valor y unidad de cuenta, colocando a Venezuela al borde de la hiperinflación.

En lo interno, bajo el pregón de construir un “socialismo del siglo XX1”, se arrinconó a la economía privada, expropiando empresas productivas del campo y la ciudad –a veces sin compensación-, y estableciendo un draconiano control de precios que impide cubrir adecuadamente los costos de producir y comercializar bienes y servicios. Esto ha fomentado la búsqueda de rentas fabulosas arbitrando entre precios altamente distorsionados -particularmente en transacciones transfronterizas, en las que puede cobrarse en dólares-, provocando un clima de gran incertidumbre que ha socavado la iniciativa empresarial y, con ello, la inversión y el empleo productivo, mientras incentiva actividades especulativas de todo tipo, en connivencia con funcionarios corruptos. En consecuencia, la productividad laboral ha descendido en más de 12% desde 2008, con su inevitable efecto sobre la remuneración real de los asalariados. Como contraparte y secuela también de la excesiva sobrevaloración del tipo de cambio oficial, Venezuela se ha hecho mucho más dependiente del extranjero para la provisión de bienes de consumo y para la producción. En 2012 las importaciones llegaron a cuadruplicar el monto de las de 1998.

Esta conducción de lo económico ha acentuado la vulnerabilidad del país ante los altibajos del mercado petrolero internacional. El petróleo provee actualmente el 96% de los ingresos por exportación, pero el manejo de esta industria según criterios políticos, en contraposición a lo que debería ser su misión corporativa, hacen que una parte significativa de estos recursos no ingresen al país y/o sean utilizados para fines que merman significativamente su capacidad de respuesta a los desafíos del negocio petrolero. Para el cierre de 2014 los estados financieros de PdVSA mostraban $27 millardos en cuentas por cobrar –buena parte acreencias con países cuyas importaciones de crudo venezolano son financiadas a través de PetroCaribe-, una deuda externa por $46 millardos y aportes por encima de $8 millardos al año para atender el servicio de la deuda contraída por la nación con la República Popular de China. En lo interno, la empresa pierde cerca de $15 millardos anualmente por el subsidio a la gasolina y otros combustibles. Las insuficiencias de caja provocadas ha obligado a PdVSA a depender del financiamiento monetario del BCV para poder cumplir con sus compromisos, no sin diferir el pago a muchos proveedores. Adicionalmente, enfrenta demandas en su contra que suman varios millardos de dólares por parte de distintas empresas transnacionales, algunas ya con fallos en contra. Es decir, la fuente principalísima de divisas con que cuenta el país para atender las importaciones y el pago de la deuda, y sobre la cual ha descansado buena parte de las políticas “socialistas” de ambos gobiernos, está extenuada, sin que sea fácil su recuperación. Peor aún, no tiene reemplazo inmediato: las exportaciones no tradicionales han prácticamente desaparecido con el abandono inconsulto del pacto andino y la incorporación del país a Mercosur -con posibilidades de exportación mucho menores-, y el costo de la contratación de empréstitos con el extranjero, dada el desacertado manejo de la economía, es actualmente prohibitivo. Sin políticas conducentes al desarrollo de la competitividad de empresas e industrias domésticas, basadas en el fortalecimiento del talento y de sus capacidades de innovación, Venezuela no podrá superar la situación de postración que ahora exhibe.

Es menester entender que las políticas de reparto, suponiendo precios internacionales del petróleo en torno a los $100 el barril, descansan en controles y regulaciones severas que han generado incentivos perversos que destruyen la actividad productiva. Las distorsiones engendradas son pasto de buscadores de fortuna que se han ido apoderando de nichos importantes en los circuitos económicos. La merma en los precios de exportación del crudo venezolano ha puesto de manifiesto de la manera más cruda la inviabilidad de continuar con tal esquema. Y los cambios estructurales evidenciados últimamente en el mercado petrolero mundial no auguran un repunte importante de precios para 2016. Las largas colas de venezolanos observadas por doquier buscando alimentos, medicamentos y otros productos incrementan la tragedia representada por un alza desmedida de precios –este año se estima que la inflación podrá superar el 180%. Esta realidad no se corrige con medidas represivas ni cierres de fronteras. Tampoco puede aceptarse la actitud del Banco Central y de otros organismos, de ocultar la información sobre el acontecer económico, violando los artículos 311 y 319 de la Constitución, como si con ello la grave situación no existiese. Para este año se vislumbra una caída significativa de la producción doméstica –estimada por el Fondo Monetario Internacional en 10%-, que se acumula con la contracción del 4% ocurrida en 2014.

La Academia Nacional de Ciencias Económicas hace un llamado a las autoridades públicas, los partidos políticos, al sector empresarial, las universidades, los trabajadores y al público consumidor, a concertar los esfuerzos necesarios para producir un cambio fundamental en la conducción de los asuntos económicos y así poder superar la grave situación en que nos encontramos. Es imperativa la liberación de las fuerzas productivas para aliviar la escasez, generar fuentes de ingreso que complementen progresivamente al petróleo en la provisión de divisas y proveer empleo productivo y bien remunerado. Venezuela tiene los recursos con los cuales superar la presente situación. En este cometido el Ejecutivo tiene la responsabilidad central. Debe instrumentar un ajuste que restablezca los equilibrios macroeconómicos esenciales que permitan la unificación del tipo de cambio en torno a sus valores de equilibrio para abatir la estanflación, generar expectativas favorables a la inversión y establecer condiciones financieras que promuevan el ingreso de los capitales necesarios para que estos cambios tengan viabilidad. Este esfuerzo requiere el restablecimiento pleno de los derechos de propiedad y el levantamiento del aparato punitivo de controles y regulaciones que está asfixiando a la economía. Un programa bien diseñado de apoyo a los sectores más vulnerables podrá reducir el impacto adverso de estas medidas de saneamiento en el corto plazo mientras se generen los empleos productivos bien remunerados que sustenten mejoras en el bienestar de los venezolanos.

Una conducción política nacional que hable con claridad al país, que asuma las responsabilidades del caso y que no rehúya la tarea de labrar los consensos que viabilicen este ajuste al menor costo posible, es imprescindible. Ya basta de buscar “culpables” al deterioro en las condiciones de vida de los venezolanos como excusa para no enmendar sus propios errores de política. El país no toleraría que no se asuman claramente las grandes responsabilidades que el momento exige. El grave empobrecimiento de los venezolanos causado por la inflación desbordada requiere respuesta inmediata. La Academia Nacional de Ciencias Económicas asume la suya, poniendo sus capacidades de análisis y de divulgación como contribución a este esfuerzo.

[1] 1.300.000.000.000 de dólares (1,3 X 1012 ).

[2] Conformado por Gobierno Central, PdVSA, muestra de empresas públicas no financieras, IVSS y Fogade.

[3] Hasta finales de 2014

Decisión tomada

Artículo de Teódulo López Meléndez en el diario “El Universal”(Miércoles 21/10/15)

decisión tomada

www.eluniversal.com/opinion/151021/decision-tomada

La UE fomenta un comercio que socava los derechos humanos

Una de las muchas movilizaciones contra el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones

Una de las muchas movilizaciones contra el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, entre Estados Unidos y la Unión Europea. Crédito: Amigos de la Tierra

 Este es un artículo de opinión de Liliane Spendeler, directora en España de Amigos de la Tierra

Por Liliane Spendeler

Liliane Spendeler

MADRID, 20 oct 2015 (IPS) – La lucha de organizaciones y movimientos sociales contra unos esquemas de comercio internacional depredador y destructor no data de ayer. En los años 90, se enfocaba en las negociaciones globales en el seno de la Organización Mundial del Comercio. Pero en paralelo a estas, estaba apareciendo con fuerza la firma de acuerdos comerciales bilaterales o multilaterales, haciendo mucho más difícil su seguimiento por parte de la ciudadanía.

Europa no se quedó al margen de esta tendencia. En lo que concierne a la relación entre la Unión Europea (UE) y América Central por ejemplo, si bien la década de los 80 propició la firma de algunos acuerdos bilaterales entre estados de las dos regiones, fue a partir de los 90 cuando estos contaron con un auge mayor.

A día de hoy existen 56 acuerdos de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones entre países europeos y centroamericanos y, por otro lado, un Acuerdo de Asociación firmado entre América Central y la UE.

Los tratados de comercio e inversión son uno de los instrumentos de internacionalización de las empresas europeas, que aseguran su acceso a los mercados mundiales y a los recursos en otras partes del mundo.

Tejen un entramado jurídico que protege los intereses de las multinacionales, un armazón cuyo poder es muy superior al de los acuerdos internacionales o las legislaciones estatales en materia ambiental y social.

En este contexto, resulta interesante documentar lo que vienen denunciando multitud de organizaciones y personas en todo el mundo: al contrario de lo que quieren hacer creer las élites gubernamentales y empresariales, estos tratados comerciales fomentan un modelo de expansión corporativa que impacta de forma directa en la vida de las personas y contribuye al avance de la actual crisis ecológica.

Por esta razón, Amigos de la Tierra, con la colaboración del Observatorio de multinacionales en América Latina (OMAL) – Paz con Dignidad, ha querido aportar datos de las relaciones comerciales entre la UE y América Central y caracterizar cómo la UE ha creado un marco jurídico y político que blinda los intereses de sus transnacionales en esta región.

En este caso, no ha sido un problema el hecho de que Estados Unidos sea el principal socio comercial e inversor en la región centroamericana, más bien al contrario: esta situación le ha

La existencia previa de un tratado de libre comercio con Estados Unidos (CAFTA-DR) ha permitido avanzar en la liberalización y desregulación de numerosos ámbitos, abriendo el camino a más mercantilización de servicios y bienes y más desregulación de las compras públicas, tal y como recoge el Acuerdo de Asociación entre la UE y América Central, que entró en vigor en 2013. Forman parte de esta misma lógica los 56 acuerdos entre estados de las dos regiones.

De esta forma, junto con la extensión de las políticas neoliberales que han privatizado y desregulado sectores como el energético, se crea un marco favorable a la entrada de las transnacionales.

Una situación que no ha pasado desapercibida por las transnacionales europeas, especialmente las del sector de la electricidad, que se han hecho un hueco en el mercado, tanto de la generación como de la distribución. Las más importantes son la italiana Enel/Endesa, la francesa GDF Suez, la británica Actis Globeleq y la española Gas Natural Fenosa.

La implantación de estas empresas en la región centroamericana va asociada a los consecuentes impactos ambientales y sociales. Las comunidades afectadas denuncian el saqueo de los recursos naturales, la mala calidad o ausencia del servicio supuestamente prestado, la precariedad laboral, atropellos a los derechos humanos y el deterioro de los ecosistemas.

Sin embargo, las víctimas no encuentran respuestas en los tribunales estatales, pero tampoco existe una estancia internacional que juzgue a las empresas transnacionales y sus dirigentes por la violación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional del Trabajo.

Por esta razón, la sociedad civil se ve obligada a buscar una vía de justicia alternativa, en particular ante el Tribunal Permanente de los Pueblos. Así las empresas españolas Gas Natural Fenosa e Hidralia y la italiana Enel han sido denunciadas ante este tribunal popular por sus prácticas destructivas en América Central.

Bien al contrario, las transnacionales tienen a su alcance, no sólo la propia justicia estatal de los países donde operan, sino que también pueden acudir a tribunales de arbitraje internacionales donde denuncian a los estados cuando consideran que éstos atentan contra sus inversiones e intereses.

Este mecanismo privado de resolución de conflictos entre inversores y estados (ISDS),  es una característica común de los tratados de libre comercio e inversiones.

Artículos relacionados

Los ISDS están por encima de las leyes y tribunales de los estados, ponen en peligro los intentos estatales de reforzar la protección social y ambiental, y sólo se aplica en una dirección: las empresas pueden denunciar a los estados, pero no al revés y mucho menos los pueblos y comunidades afectadas por las actividades empresariales. Un atentado a la democracia y la justicia.

Hasta la fecha, el número total de demandas que han interpuesto las multinacionales (incluyendo las no europeas) a los países centroamericanos ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), se eleva a 25.

Costa Rica por sí solo ha sido llevada nueve veces ante este tribunal de arbitraje. Se puede apreciar que la evolución temporal de las denuncias contra los estados está directamente relacionada con la firma y entrada en vigor de los tratados que conllevan la protección y promoción de inversiones en la región.

En lo que se refiere a las empresas energéticas europeas, dos utilizaron este mecanismo. En 2009 Iberdrola demandó a Guatemala ante el CIADI, con motivo de una disputa en el establecimiento de tarifas, y en el año 2013 la italiana Enel demandó a El Salvador por la paralización de un proyecto geotérmico cuando el Estado centroamericano detectó irregularidades.

Esta situación no puede dejar indiferente. La experiencia entre la UE y América Central pone claramente de manifiesto cómo los tratados de libre comercio e inversiones representan un potente instrumento de protección de los intereses de las transnacionales, creando una armadura de seguridad jurídica de las inversiones, por encima de los derechos sociales, ambientales y democráticos de las poblaciones.

En este sentido, Europa debe revisar en profundidad su política de expansión al exterior así como su negación a apoyar un tratado internacional vinculante sobre empresas y derechos humanos, tal y como lo hace en la actualidad en el seno de la Organización de las Naciones Unidas.

Por otra parte, es imprescindible que tome buena nota de la advertencia que aporta la experiencia de América Central, rechazando la firma de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (TTIP), de la UE con Estados Unidos, y la ratificación del Acuerdo Integral de Economía y Comercio (CETA), del bloque europeo con Canadá.

En la Semana Internacional de Acción contra los Tratados de Libre Comercio, celebrada entre el 11 y el 17 de octubre, se ha visto cómo los ciudadanos de toda Europa dicen “NO” tanto al TTIP como al CETA y el Acuerdo de Comercio de Servicios (TiSA).

Con tanta gente en las calles para gritarlo, esperemos que nuestros representantes políticos dejen de hacer oídos sordos.

Editado por Estrella Gutiérrez

El impacto en Irán del pacto nuclear con Occidente

Farhang Jahanpour

Este es un artículo de opinión de Farhang Jahanpour, profesor en el Departamento de Educación Continua de la Universidad de Oxford.

Por Farhang Jahanpour  English version

OXFORD, Gran Bretaña, 20 oct 2015 (IPS) – Como ocurre en la mayoría de los países, en Irán también hay extremistas y moderados.  Las encuestas indican que la mayoría de los iraníes apoya el acuerdo nuclear firmado con seis potencias mundiales el 14 de julio de este año, mientras un pequeño pero poderoso grupo de línea dura se opone al mismo.

El parlamento iraní finalmente aprobó el pacto firmado con el P5+1 (integrado por China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia, más Alemania), pero después de una gran controversia y con algunas reservas.

En las elecciones presidenciales de 2013, cuando participó 72 por ciento de los electores habilitados, más de la mitad del electorado votó por Hassan Rouhaní, un clérigo moderado de centro, pero la línea dura ejerce un férreo control sobre casi todas las demás ramas del poder en Irán.

Tienen el control del poder judicial y la mayoría en el parlamento.

También controlan la Asamblea de Expertos – que tiene la facultad de elegir al sucesor del líder supremo -, el Consejo de Guardianes, que actúa como una segunda cámara, la Organización Nacional de Radiodifusión, que tiene un monopolio virtual de toda la radiodifusión y la televisión, y muchas organizaciones más.

Sin embargo, con la elección del presidente Rouhaní, el predominio de la línea dura sobre el poder ejecutivo llegó a su fin, y en las elecciones para el parlamento y la Asamblea de Expertos del 26 de febrero de 2016 se podría alterar el equilibrio interno de poder. El acuerdo nuclear comenzó a devolver el apoyo de la opinión pública a los reformistas.

Tras la agitación inicial de la revolución islámica (1979) que aisló a Irán de la mayor parte del mundo, y después de 36 años de alejamiento de Occidente, este acuerdo histórico comenzó una nueva era en las relaciones internacionales iraníes.

Aunque a la mayoría de los analistas en Occidente les preocupa principalmente su efecto en las relaciones exteriores de Irán, para la mayoría de los iraníes su importancia radica en lo que puede hacer para mejorar la situación económica y política dentro del país.

Irán realizó muchas concesiones, pero su programa nuclear recibió el sello de aprobación del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas y de Occidente. Incluso más allá de la cuestión nuclear, el acuerdo permitió la posibilidad de reintegrar al país a la economía mundial, y de que tenga un papel mucho más importante en los asuntos internacionales.

Esto es precisamente lo que temen los radicales de línea dura, porque les preocupa que los valores revolucionarios de Irán se debiliten y que los valores occidentales mengüen el sentir islámico. El jefe de la poderosa Guardia Revolucionaria advirtió de la “sedición nuclear”, dirigida a descarrilar la República Islámica de su camino revolucionario.

El líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, también advirtió contra los intentos de “infiltración” de Occidente y prohibió nuevas negociaciones con Washington.

La cuestión principal es si Irán desea permanecer en el pasado y conservar su celo revolucionario, o si siente la seguridad suficiente como para mirar hacia adelante y aceptar el cambio.

Queda claro que la mayoría de los iraníes han demostrado que están a favor del cambio y la convivencia con el resto del mundo, al tiempo que mantienen sus valores religiosos y culturales.

La mayoría de los iraníes se oponen con fuerza a un cambio de régimen en la forma en que ha ocurrido en varios países vecinos. Están a favor de la evolución y la reforma, en lugar de la revolución y la violencia. Sin embargo, tienen demandas legítimas que no pueden ser reprimidas por la fuerza.

Rouhaní prometió en varias ocasiones durante su campaña que ampliaría las libertades políticas y sociales, incluida la libertad de expresión. Si bien se aflojaron algunas restricciones, el ritmo del cambio ha sido demasiado lento.

Irán tiene una de las mayores cantidades de ejecuciones por habitante del mundo, y una de las cifras más altas de presos políticos. Las mujeres iraníes aún no gozan de igualdad con el hombre.

Es cierto que el gobierno no tiene mucho control sobre las organizaciones judiciales o de seguridad, pero no puede usar esta excusa para eludir sus responsabilidades con el pueblo iraní.

Debe entender que el mantenimiento del statu quo no es una opción. Si el cambio no ha de imponerse mediante la violencia o desde el exterior, el gobierno con el apoyo de la mayoría de la población debe generar un cambio significativo.

El pacto nuclear abrió nuevos horizontes para Irán.

En el campo de la política exterior, disipó la sombra de la guerra y convirtió a Teherán en la capital diplomática y económica de Medio Oriente. Ahora, es el momento para que los líderes iraníes comiencen un nuevo capítulo en sus relaciones con el mundo.

John Limbert, ex subsecretario de Estado adjunto para Irán y ex rehén estadounidense durante la crisis de los rehenes en Irán (noviembre de 1979-enero de 1981), se pronunció al respecto.

“Ambas partes, después de 34 años, hicieron un descubrimiento muy sorprendente, que los instrumentos dejados de lado de la diplomacia, de escuchar, de la búsqueda de pequeñas áreas de acuerdo, de una cuidadosa elección de palabras, pueden en realidad lograr más que el grito de insultos, las amenazas y la maravillosa autosatisfacción de siempre ser quien tiene la razón”, comentó.

El mismo principio se aplica también a la situación interna.

Los líderes iraníes se sorprenderán al ver cómo las pequeñas áreas de acuerdo y los pasos pequeños pero constantes hacia mayores libertades democráticas pueden poner fin a la alienación entre el pueblo y el gobierno, y permitir que Irán encuentre su lugar en el mundo y evitar el caos rampante en muchos países vecinos.

Es el momento de aprovechar esta gran oportunidad para avanzar tanto en casa como en el extranjero, confiando en el sentido común y el patriotismo del pueblo iraní.

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no representan necesariamente las de IPS – Inter Press Service, ni pueden atribuírsele.

Traducido por Álvaro Queiruga

Artículos relacionados

Las raíces profundas de la rivalidad entre suníes y chiíes

El TPP y las barreras que limitan el acceso a los fármacos

En esta columna Carlos M. Correa, asesor especial sobre comercio y cuestiones de la propiedad intelectual del Centro del Sur, con sede en Ginebra, escribe  que el recientemente firmado Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, en inglés) es un ambicioso tratado comercial convenido entre Estados Unidos y 11 países de Asia y América Latina. Es probable que para Washington la razón estratégica más importante de esta iniciativa sea contrarrestar la creciente influencia de China en Asia y el Pacífico, y hacer que la región sea menos acogedora para el “capitalismo de Estado” chino.

Carlos M. Correa

Correa

GINEBRA, oct (IPS) La industria farmacéutica de Estados Unidos y de Europa se anotó una importante victoria con la adopción, en 1994, del  Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (TRIPS, en inglés), en el contexto de la entonces naciente Organización Mundial del Comercio (OMC).

Aunque se permitió un período de transición, el TRIPS no dejó espacio alguno para el tratamiento especial y diferenciado de los países según sus niveles de desarrollo. En particular, impuso a todos los miembros de la OMC la obligación de conceder patentes en todos los campos de la tecnología.

La ausencia de la protección de las patentes permite fomentar la competencia de precios en el mercado farmacéutico y, en algunos casos, el desarrollo de industrias farmacéuticas genéricas.

El caso más notable es el de India, que desarrolló una sólida industria farmacéutica – que hoy se conoce como “la farmacia del mundo en desarrollo”.

El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, en inglés) para la cooperación económicaes un ambicioso tratado comercial entre Estados Unidos y 11 países: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Cabe destacar que existen grandes diferencias en el nivel de desarrollo de esos países. Por ejemplo, el producto interno bruto por habitante de Vietnam es aproximadamente 43 veces menor que el equivalente de Estados Unidos. No obstante, Washington pretende que se apliquen las mismas normas de protección a todas las partes del TPP.

De hecho, los aranceles ya son bajos entre los países que negociaron el tratado. En este sentido, es muy poco lo que se puede avanzar con el TPP.

En realidad, estos convenios tienen que ver con cuestiones tales como los derechos de propiedad intelectual. Y es probable que para Estados Unidos la razón estratégica más importante de esta iniciativa sea contrarrestar la creciente influencia de China en Asia y el Pacífico, y hacer que la región sea menos acogedora para el “capitalismo de Estado” chino.

Que los productos farmacéuticos tuvieran una mayor protección era una inquietud clave de Washington en las negociaciones comerciales que llevaron a la adopción del TRIPS. A pesar de la mejora considerable de las normas internacionales de protección de la propiedad intelectual que implicaba ese acuerdo, las industrias farmacéuticas de Estados Unidos y la Unión Europea seguían sin estar satisfechas y aspiraron a niveles aún mayores de protección.

Sin embargo, pronto se hizo evidente que no sería posible alcanzar esos niveles dentro de las organizaciones multilaterales pertinentes -la OMC y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual– donde los países en desarrollo se resistían a reforzar la protección de la propiedad intelectual.

En este escenario, los países industrializados optaron por buscar esa mayor protección que exigían la industria farmacéutica y otros grupos a través de los tratados comerciales bilaterales o plurilaterales, en los cuales la posición de negociación de los países individuales es más débil, y las promesas de acceso al mercado, u otras ventajas comerciales reales o esperadas, hacen que los acuerdos de propiedad intelectual sean más viables.

Así, mientras que con el TRIPS las patentes están vigentes durante 20 años a partir de la fecha de su solicitud, los tratados de libre comercio (TLC) promovidos por Estados Unidos obligan a los países signatarios a ampliar el plazo para compensar las demoras “poco razonables” que superen cierto lapso en los trámites de aprobación de la comercialización de un medicamento, así como en el examen y la concesión de las solicitudes de patentes.

Los TLC también obligan, entre otras cosas, a la concesión de patentes según su “utilidad”, y no por su capacidad de aplicación industrial, y sobre todo, para garantizar la exclusividad en el mercado basada en la protección de la información de las pruebas necesarias para que se apruebe la comercialización de los fármacos, por lo general durante cinco años a partir de la fecha de esa aprobación en el país donde se solicita la protección.

Los TLC también requieren socios para establecer un “vínculo” entre la aprobación de la comercialización de los medicamentos y las patentes, y así conceder a las empresas farmacéuticas los derechos que, en algunos de estos tratados, son más sólidos que aquellos existentes por la legislación de Estados Unidos.

Por ejemplo, un estudio concluyó que la extensión del plazo de las patentes generaría en Colombia un aumento de 329 millones de dólares en los gastos farmacéuticos y una reducción de siete por ciento en el consumo de fármacos en 2025.

Con respecto al posible impacto del TPP, un estudio realizado por investigadores de Australia y Estados Unidos calcula que, en Vietnam, el gobierno solo podría brindar terapia antirretroviral a 30 por ciento de quienes viven con VIH (virus de inmunodeficiencia humana), frente al actual 68 por ciento, ya que el costo anual del tratamiento por persona subiría de los 127 dólares actuales a 501 dólares con la propuesta de Washington.

El impacto negativo de las normas de estos TLC -conocidos como TRIPS+- en el acceso a los medicamentos se confirmó incluso en países industrializados que no son exportadores netos de derechos de propiedad intelectual, como Australia y Canadá.

Editado por Pablo Piacentini / Traducido por Álvaro Queiruga

La misión del día después

el día después

Alberto Medina Méndez

Alberto Medina Méndez

El clima electoral suele nublar la visión y distorsionarlo todo. A algunos los inunda la euforia de ese posible triunfo y los entusiasma en demasía. Otros luchan contra su propia impotencia. Se esmeraron mucho para romper con la inercia de la continuidad, pero casi todas las señales afirman lo opuesto.

Es saludable comprender que un proceso electoral es solo una instancia de la democracia moderna, pero no necesariamente la más relevante. Claro que el resultado importa y establece cierto sesgo que inclina la balanza hacia alguna parte, pero no es lo más determinante.

La manifestación expresa de la voluntad popular es solo una fotografía del instante en el que se deciden quienes serán los que tendrán la responsabilidad de administrar la representatividad de una comunidad. Lo que verdaderamente muestra el camino a recorrer es la actitud cotidiana de la sociedad.

El modo en el que transcurrirán los hechos posteriores a los comicios depende exclusivamente de la disposición de los individuos. La historia reciente dirá que la gente cree, equivocadamente, que en ese momento se juega a todo o nada, a cara o ceca. Es por esa visión que muchos hacen esfuerzos denodados para definir elecciones y luego se retiran sumisamente para convertirse en cómodos espectadores de las decisiones ajenas.

El sistema democrático, con sus luces y sombras, con sus indisimulables imperfecciones, no se sostiene únicamente sobre la realización de elecciones libres y periódicas. Ese es un ingrediente primordial, pero no es siquiera el más importante.

No es que no deba dársele la importancia debida a la decisión en las urnas. El tema pasa por no caer en la trampa de creer que después del escrutinio los ganadores imponen su voluntad y los perdedores solo se someten.

El equilibrio del poder no pasa porque ganen unos u otros, porque la diferencia numérica sea significativa o exigua. La concentración del poder en pocas manos solo se plasma cuando la ciudadanía asume un rol eminentemente pasivo, absolutamente secundario, cuando se convierte en servil y se deja subyugar bajo los designios de los funcionarios.

Los vencedores del próximo turno electoral, deben saber que solo habrán conseguido un paso hacia la toma del poder formal. Sostener ese aval popular y darle legitimidad es una tarea bastante más compleja.

Los que realmente tienen sobre sus espaldas la labor más difícil son los que pierden la elección. Ya no solo los partidos políticos que quedan fuera del reparto, sino fundamentalmente la gente, los electores, los votantes.

Los gobiernos solo hacen lo que se les deja hacer, lo que se les permite. Por lo tanto, la batalla no termina el día de las elecciones. Ese es solo un hito, que una vez superado será sucedido por una larga lista de anuncios que requieren de una validación tácita o explícita por parte de la ciudadanía.

Sería un error darle más valor que el real al acto electoral. No se trata de minimizarlo, sino de asignarle su justa medida. No se ha llegado hasta aquí, a este grado de enorme deterioro, por la sucesión de victorias de los oficialismos, sino por la irresponsable e indiferente postura de una ciudadanía muy dócil que ha aceptado ser atropellada una y otra vez.

Que el futuro sea mejor o peor no depende tanto de los políticos del presente, sino de la determinación cívica para afrontar lo que viene. La idea mágica de que todo es cuestión de suerte o de elegir a un líder mesiánico es una simplificación que no se ajusta a la realidad, ni a la evidencia empírica.

Thomas Jefferson decía que “cuando los gobiernos temen a la gente hay libertad, y cuando la gente teme al gobierno hay tiranía”. Si eso no cambia, nada se modificará, independientemente de las circunstancias electorales.

Falta muy poco para las elecciones, pero también para la decisión más vital, esa que no tiene que ver con las urnas, pero sí con la opción más trascendente. La tarea cívica no se agota al momento de sufragar. Allí termina un capítulo y empieza el siguiente. Si el resultado electoral acobarda a los ciudadanos, entonces se está frente al abismo. Cualquier desenlace debería invitar a todos a un mayor compromiso.

Es importante decidir con inteligencia el voto, pero mucho más trascendente es hacer los deberes y comenzar a hacer la lista de las acciones que se deberán encarar ni bien culmine este proceso electoral.

Si se quiere interrumpir la interminable secuencia de eternas frustraciones, es tiempo de empezar a hacer todo de otro modo. La democracia no es solo ir a las urnas cada tanto y expresar una opinión aislada. La tarea pasa por involucrarse, meterse hasta los huesos, tener responsabilidad cívica, asumir los problemas de la sociedad como propios y hacer algo al respecto.

Si no se está dispuesto a aportar dinero, trabajo o tiempo para vivir en comunidad, pues entonces el acto electoral será un mero formalismo sin relevancia superior. Va siendo tiempo de empezar a pensar en grande, a actuar con integridad y diseñar la misión del día después.

albertomedinamendez@gmail.com

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com. | El Tema Baskerville.

Subir ↑

Blogs Of The Day

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

Teódulo López Meléndez

Democracia del siglo XXI

WordPress.com News

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.969 seguidores