foto-river-629x472-629x472

 El cruce fronterizo del río Suchuiate entre México y Guatemala. Quienes tienen visa pasan de Guatemala a México por el puente y quienes carecen de ella deben atravesar el río en una balsa improvisada. Crédito: Madeleine Penman/Amnistía Internacional

Mirando a los ojos de refugiados centroamericanos, en tiempos de odio y miedo

Este es un artículo de opinión de Madeleine Penman, investigadora para México de Amnistía Internacional.

Por Madeleine Penman

MÉXICO, 5 dic 2016 (IPS) 

Se calcula que unas 400.000 personas cruzan la frontera sur de México cada año. Muchas de ellas están necesitadas de protección internacional, y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha pedido a los gobiernos de la región que reconozcan la crisis humanitaria que afecta a los países centroamericanos de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Nuestra propia investigación ha mostrado cómo la violencia generalizada en El Salvador y Honduras convierte a estos países en algunos de los lugares más mortíferos del planeta.

México tiene un historial de recibir a personas que huyen de la violencia y de mostrar solidaridad y hospitalidad a quienes necesitan protección. En la década de 1980, decenas de miles de personas huyeron de la guerra civil de Guatemala y acudieron como refugiadas a México.

Treinta años después, México parece estar olvidando aquella hospitalidad.

Para lectura completa http://www.ipsnoticias.net/2016/12/mirando-a-los-ojos-de-refugiados-centroamericanos-en-tiempos-de-odio-y-miedo

Anuncios