caida_liberalismo

En el centenario de Ramón J. Velásquez, uno de sus grandes ensayos para recordarlo.

La caída del Liberalismo Amarillo. Tiempo y drama de Antonio Paredes.

Velásquez, Ramón J. (1977)

Caracas, Ediciones Roraima.

Bajo el título La caída del Liberalismo Amarillo. Tiempo y drama de Antonio Paredes, Ramón Velásquez presenta el más novedoso, ameno y sugestivo cuadro de la Venezuela de finales del siglo XIX y de comienzos del siglo XX.

Insiste Velásquez en la presentación de su obra, en que la mayor parte de esas páginas fueron escritas en un tiempo venezolano difícil, “de forzoso silencio, en el que sus culpas, se dialogaban sobre los muertos y su mensaje”. Recuerda la muerte de un compañero de su generación, luchador por la libertad, acribillado a “balazos” en una calle de Caracas. En esos días el debate histórico y político se realizaba alrededor de una obra de Picón Salas sobre Cipriano Castro y su tiempo. Velásquez creyó útil traer a escena y al debate, una figura de tiempo castrista, olvidada, casi ignorada, mientras mucho se hablaba del paraguas de seda verde del General Matos. Este venezolano se llamaba Antonio Paredes, militar, político, escritor, fusilado en 1907 en una playa del Orinoco.

Para contar la historia del trágico final de Paredes y recordar su voluntad inquebrantable en la lucha contra la tiranía de Castro, Velásquez escribió estas páginas. Dice Velásquez que su intención fue simplemente la de conversar con el hombre de la calle, con el venezolano que no tuvo la oportunidad de llegar a la Universidad y que desconoce la historia de su país. Para los doctos, afirma Velásquez, están los otros libros. Sólo alega en su favor la labor de paciente consulta en las fuentes documentales de la época que estudia, su comparación de textos, su interés en trasladar la escena que pinta con mayor fidelidad.

La capacidad de síntesis del autor de La caída del Liberalismo Amarillo, el estilo vigoroso que lo caracteriza y la facultad admirable para comprometer al lector y obligarlo a vivir y sentir su mensaje; el estudio de los hechos que la historia de la época le va deparando y la documentación que posee, hacen de este libro un magnífico trabajo, de valor permanente, de consulta obligatoria, sobre un tiempo de nuestra historia política y social tan importante como ignorado. No obstante, afirma Velásquez, que no se trata de la historia del gobierno de Crespo, ni de un estudio sistemático de la administración de Castro, estas páginas podrían formar capítulos fundamentales de dos libros: La Historia del Gobierno Legalista (1892-1899) y La Historia de la Restauración Liberal (1899-1908).

Además de sus numerosas e interesantes monografías históricas, dedicadas de manera especial al estudio de la etapa histórica comprendida entre los gobiernos de Guzmán Blanco y de Juan Vicente Gómez (1870-1935), Velásquez se ha interesado de manera especial y plausible en la tarea de brindar a los investigadores y estudiosos del proceso histórico nacional, la mayor documentación sistemática posible. Fruto de esos esfuerzos han sido, entre otros, la publicación bajo su dirección de El pensamiento político del siglo XIX, una compilación muy completa, hasta el presente, de las ideas políticas venezolanas; y la publicación de Archivo histórico de Miraflores, fuente capital de la historia política de este siglo.