billetes-ubicables-800x500_c

Un billete con chip incrustado permitiria  encontrar los delincuentes de cuello blanco. Si cada billete de alta denominación posee un pico chip, el criminal sabe que tiene encima el arma del delito.

 Por José Aritimuño Peraza

En el siglo XXI, los billetes al igual que los libros, el poder de la informática tiende a hacerlos desaparecer. El papel moneda, a diferencia de los libros, tienen más mucho más vida en el tiempo, pues son instrumentos que poseen el valor pecuniario emitido por el Banco Central de cualquier país , y por lo tanto es aun el medio de transacción legal originario, más sencillo.

¿Falsificarlos? Cada vez más difícil por los elementos de seguridad insertos en el papel moneda , el tipo de papel, las marcas de agua, ventanas con retratos, hologramas de diferente espesor, la tinta ópticamente variable que cambia de color por incidencia de la luz.

El asunto es que el billete se ha vuelto un verdadero dolor de cabeza por lo anónimo, la frase común lo expresa, lavado de dinero, si es cierto que cada billete tiene su serial de identificación, pero llegarle a la procedencia es bastante complicado por la velocidad de circulación.

La economía sumergida trabaja con esa debilidad, la evasión de impuestos, comisiones ilícitas y transacciones de narcotráfico, el famoso blanqueo, gozan de esa ventaja, para evadir la ley, y los bancos como organismos vigilantes hacen lo suyo pero es poco lo que se ha hecho en ese sentido, pues a pesar de que se está trabajando para que las maquinas contadoras de papel moneda posean memoria, para identificar la procedencia al momento que se necesite una investigación, aun los algoritmos están en ciernes, y por contra, esa medida pone en riesgo los derechos civiles de privacidad. El papel moneda posee un virtual virus verde, sobretodo el dólar y el euro por su libre convertibilidad, si el dinero es de procedencia ilícita contamina con sus tentáculos, y hace añicos la estructura de la sociedad, sobre todo en países con debilidad en el sistema bancario.

LA SOLUCIÓN

La tecnología da para eso y para más, un billete con chip incrustado, un hilo inapreciable para el usuario, entrelazado en el tejido del billete, o el grano de arena, llamado polvo de estrellas, un chip de ferrita, con un algoritmo cifrado y codificado, similar al de las tarjetas de crédito, que emite señales de RFID radiofrecuencia, además que tenga la capacidad de recargase con pico baterías solares y pueda ser seguido por satélites.

El control del dinero de manera más precisa, permite encontrar los delincuentes de cuello blanco,   si cada billete de alta denominación posee un pico chip, el criminal sabe que tiene encima el arma del delito.

Valdría la pena ponerlo en la mesa de negociaciones. De gran ayuda para el orden mundial.

 

Anuncios