Un buque espera ser cargado en el puerto Punta da Madeira, en São Luis, en el noreste de Brasil

Un buque espera ser cargado en el puerto Punta da Madeira, en São Luis, en el noreste de Brasil, por donde sale el mineral de hierro, el primer producto de exportación del país, cuyo precio está hondamente afectado por la caída en las cotizaciones de las materias primas, incluidas las extractivas. Crédito: Mario Osava/IPS

Análisis de Mario Osava

RÍO DE JANEIRO, 15 ene 2016 (IPS) – La economía en Brasil atraviesa una recesión encarada como un ciclo que, aunque más prolongado que otros, se superará en uno o dos años más. Su industria, sin embargo, parece vivir una crisis que pone en duda su destino.

Hace prácticamente dos años que se reduce su producto, en una tendencia que se agrava, sin perspectivas de reversión. En noviembre, la caída fue de 12,4 por ciento en comparación con noviembre de 2014, según los últimos datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

La comparación más amplia, de enero-noviembre de 2015 con respecto el mismo período de 2014, apuntó un retroceso de 8,1 por ciento en todo el sector y de 9,7 por ciento en la industria de transformación, clave para el desarrollo de un país y la generación de mejores empleos.

El descenso de la industria en Brasil viene de muchos años, pero sus indicadores negativos eran “amortiguados” por la actividad extractiva, mineral y petrolera, cuyo crecimiento “compensaba” la retracción de la manufactura, observó Rafael Cagnin, economista del Instituto de Estudios para el Desarrollo Industrial (IEDI).

Para la lectura completa de este texto http://www.ipsnoticias.net/2016/01/la-crisis-en-brasil-es-principalmente-industrial

Anuncios