USA

 

Por Andrés Hoyos

Andrés Hoyos

Su principal producto de exportación no es el iPhone ni los aviones Boeing, sino unos papeles verdes, todos con rostro de prócer —entre quienes todavía no figura ninguna mujer—, que en el resto del mundo valoramos en las cantidades que llevan impresas. El dólar, en efecto, es la moneda de reserva internacional, con amplia ventaja sobre el euro. La vasta geografía americana alberga cualquier cantidad de actividades artísticas, científicas y empresariales admirables. El problema es que esta notable creatividad proviene de minorías; las mayorías del país van menos bien y, en muchos casos, francamente mal.

Maneja uno por las calles de Miami y se sorprende con la cantidad de mendigos que encuentra en los cruces. Aún más dramático es comprobar que en su mayoría son personas relativamente jóvenes, en edad de trabajar. Que el país más rico y poderoso del mundo eche gente a la basura es un espectáculo bochornoso. Al menos yo no he visto nada parecido en ninguno de los países ricos que he visitado en años recientes. Por momentos me sentía en el Tercer Mundo, pero la abundancia de Maseratis, Rolls Royce y Lamborghinis, para no hablar de simples Mercedes o BMW, me disuadía del espejismo. Ya se sabe, fracasar en USA resulta impensable: el país y sus competitivas familias no tienen poca piedad con los derrotados. Muchos van a parar a la calle a engrosar el humillado ejército de los homeless.

 

La pirámide de la pobreza en USA empieza con los 30 millones que aún hoy carecen de seguro de salud (antes del Obamacare eran 45 millones). La mitad de ellos no lo tienen porque viven en estados dominados por el Partido Republicano, en los que, según parece, dar salud a la población que no puede pagar por ella es anatema. Más abajo están los homeless, quienes ni siquiera están en capacidad de costear un modesto arriendo (he visto citada la cifra de 3,5 millones en esta condición); de estos, una alta proporción son alcohólicos o drogadictos.

 

Es aquí donde los problemas se imbrican, pues en estos días salió un estudio de Anne Case y Angus Deaton (premio Nobel de Economía 2015) que ha hecho mucho ruido y que muestra cómo un trozo creciente de la clase media blanca ha entrado en una dramática espiral autodestructiva. Desde 1998 hasta hoy, casi 500.000 personas blancas maduras han muerto de forma prematura sobre todo por cuenta de múltiples adicciones (ver: bit.ly/1RaW7Ey o bit.ly/21sEvrq). Cabe sospechar que parte de la gente detectada por el estudio, antes de morir prematuramente, va a parar a la calle.

 

Y ojo que todo esto pasa en un país que tiene a Obama, un hombre honorable, de presidente. Ni pensar en el trato que un republicano daría a los fracasados. Porque no se nos puede olvidar que 2016 es un año electoral en USA. O sea que las mayorías, entre quienes están los millones de maltrechos citados, van a decidir quién los gobierna. De un lado está Hillary Clinton, ninguna pera en dulce, aunque sí una persona de políticas aterrizadas; del otro los precandidatos republicanos, a cada cual más loco, hoy encabezados por Donald Trump, encarnación dicharachera de Rico McPato. Ojalá el señor del peluquín no se convierta en el próximo presidente de Estados Unidos. Y ya metidos en gastos, ¿no habrá por ahí un gato caritativo que se coma a Mickey Mouse?

andreshoyos@elmalpensante.com, @andrewholes

 

Anuncios