Dilma

 La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, entre asesores con cara de circunstancias, tras comparecer ante los medios de comunicación, poco después de anunciarse la apertura de un juicio político en su contra en la Cámara de Diputados. Crédito: Lula Marques/Agencia PT

Análisis de Mario Osava

RÍO DE JANEIRO, 3 dic 2015 (IPS) – El proceso de inhabilitación de la presidenta Dilma Rousseff dejó finalmente de ser una amenaza que venía envenenando la política en Brasil. Ahora podrá ser una batalla traumática, pero a la luz del día.

El presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, anunció el miércoles 2 que decidió abrir un proceso político para la destitución de la mandataria, acogiendo la denuncia de tres juristas, entre ellos Helio Bicudo, cofundador del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), y Miguel Reale Junior, exministro de Justicia.

Cunha anunció su decisión pocas horas después de saberse que el PT votará en su contra en el Consejo de Ética y Decoro de la Cámara que investiga el dinero que él posee en bancos suizos, presuntamente producto de la corrupción en los negocios de la empresa petrolera estatal Petrobras, un escándalo que ya incluye a más de 170 políticos y empresarios.

Para la lectura completa el siguiente enlace http://www.ipsnoticias.net/2015/12/politica-de-chantajes-marca-el-juego-en-brasil

 

Anuncios