Narciso 2

 

Teódulo López Meléndez

La prioridad del régimen es él mismo. Se mira en las aguas procurando mantenerse coherente, tratando de evitar alguna pieza se le desconecte o alguna facción pueda pensar ha llegado el momento de abandonar el hermoso cuerpo del poder.

La Iglesia sale de las catacumbas airada por un “Chávez nuestro” que parece haberla irisado mucha más allá de su deber cívico de pronunciarse sobre la situación del país.

La llamada oposición duerme a la orilla del bosque ya sin mirarse en las aguas bajo un castigo particular de Némesis, la diosa de la venganza, y sólo escucha su propio eco bajo total abandono de la ninfa del mismo nombre.

El discurso al que los venezolanos están habituados es al de la doblez, al del populismo, al de la demagogia. Respuestas no faltan al drama nacional, más bien faltan oídos. Las “verdades” son eternas, pareciera imponer la lógica de la epidemia nacional de “lugarcomunismo”, olvidando que ellas son planteamientos generalmente aceptados que a lo largo de la historia se desploman cuando lo hace la mayoría que las convirtió en Narciso.

La prioridad de cada sector del país es su propio sector, sin que nadie recuerde que su imagen reflejada los obligará a lanzarse a las aguas como consecuencia de tanto amor por sí mismo.

Así, sacudones no son más que anhelos de cohesión interna, sin mirada al bosque donde las penurias de una crisis galopante anida, pero para ello habrá cinco “revoluciones dentro de la revolución” ya que el asunto se trata de hacer la revolución, porque la revolución es bella como Narciso, el mismo que se niega a atender la ninfa de la economía pues miedo le da alguien llegue a ocuparlo por encima de sí mismo. Se le suma que para tal fecha no habrá pobreza, pues haciendo la revolución, revolución habrá.

Los subsidios no son eternos. Pueden y deben aparecer en circunstancias específicas para ser suplantados por empresas focalizadas de producción social, esto es, una preparación previa para luego impulsar el desarrollo sustentable de lo humano. Y vale también para el espíritu, pues la convivencia con quien mantiene subsidios no obvia manifestarse por los presos políticos, por la inflación, por la escasez de alimentos y medicinas, pues habrá que recordar Narciso no es más que un mito.

El lenguaje es la base de todo proceso cognoscitivo. Aquí el discurso parece más bien una letanía, la condena de la ninfa Eco. El discurso obsoleto, la recurrencia sobre el círculo de las pocas palabras de lo “políticamente correcto” es obsolescencia, vencimiento de un tiempo histórico donde hay que insertar otro discurso, pues las estructuras mentales tienen lenguaje y el prevaleciente es tiránico. Con este discurso agotado se reproducirán los mismos resultados y su inmenso árbol caduco impedirá la visión del bosque.

El nuevo discurso no se entiende. Es natural: a los oídos cimentados sólo entra el viejo. Lo importante es que exista un nuevo discurso qué los oídos se enterarán de la existencia de uno. La existencia de otro vocabulario al menos impide el asentamiento definitivo del fracaso. Mientras, “haremos cinco revoluciones”, una multiplicidad revolucionaria, o “llamamos al diálogo gobierno-oposición rezando un Padre Nuestro”  o “protestamos a Nicaragua que ya llegamos al acuerdo de alianza electoral para el 2015”.

Narciso rechaza a diario a su pretendiente país. Esperemos que el país rechazado no se suicide a las puertas de las casas de Narciso. Qué no se repita la versión romana según la cual el vidente Teresias arguyó, frente a la consulta, que Narciso jamás se conocería a sí mismo. No obstante, la versión es ratificada por redes sociales de desahogo incapaces de generar legitimidades sustitutivas de las viejas y sus mitos.

tlopezmelendez@cantv.net

 

Anuncios