balón mundial 2

Teódulo López Meléndez

Un campeonato mundial de fútbol centra la atención. Ello es inevitable. El deporte que mayor pasión despierta ocupará los titulares y las conversaciones, quizás como una especie de poción o tal vez como una pomada para músculos adoloridos.

Hasta los hechos políticos se describen como acciones frente a un arco y los parroquianos ensimismados llegarán a afirmar que Giordani le metió un gol a Maduro o que en el equipo contrario parecen asomar la dispersión y las contradicciones, mientras se observa a Dieterich diciendo palabras duras a su nuevo e inesperado compañero de intereses.

Giordani es bien descrito por Dieterich como un anticuado, como alguien anclado en una ortodoxia vencida, en un sistema de juego periclitado pero, como todo caído, Giordani produce el documento que cree absolutorio en esa búsqueda desesperada de un veredicto en que el árbitro llamado historia no podrá recurrir a la tecnología como en el caso del Mundial que nos ocupa.

Ese tipo de justificaciones posteriores, signadas por la gambeta de “yo lo dije” o “yo lo advertí” jamás entran en el resultado final del partido. Producen los calambres del caso, generalmente atribuidos por los especialistas a temporadas muy largas en sus respectivas ligas. En efecto, Giordani venía de una larga, de una de donde pretendía construir las bases de un utópico “socialismo del siglo XXI” que pasaba por la destrucción del aparato productivo sin entender, porque el viejo Marx se lo impedía, que hoy deben convivir diversas formas de determinar ese equipo sensible llamado economía.

Por su parte, Dieterich hace de aficionado en desengaño contando semanas de vida a su anterior equipo, en actitud del párvulo decepcionado que en el fondo de su corazón cree que quienes fueron sus jugadores no supieron interpretar la estrategia del juego.

Mientras los afectos de las desafortunadas “paredes” y de los pases fallidos parecen disminuir en eso denominado “el conservar el poder une”, los balones del otro equipo son sólo patadas en desorden, despejes a los laterales, incongruencia violenta que recuerdan al Pepe portugués. Los gritos al viento es lo que se les escucha mientras las tribunas apenas comienzan a tomar conciencia están presenciando un juego entre equipos de tercera categoría.

Suele suceder que los equipos que llegan jamás han debido llegar. Entre escribir una crónica sobre los males que aún esperan a la economía venezolana y sobre las penurias que se asoman en el horizonte, agrandadas en relación a las actuales, quizás los venezolanos agradezcan dejar el televisor encendido sin nadie que mire mientras se refugian en la cocina haciendo el inventario de lo disponible.

No hay rectificación posible en el régimen. Sigue su marcha sin variantes, apenas con la entrada ocasional del conjunto médico a poner algunos anestesiantes o con la práctica de cambiar de posiciones en el campo a los mismos jugadores agotados. A esto último lo suelen llamar cambio de gabinete. Alguien ha dicho, con asertividad, que lo peor que le puede pasar a un político es que sus compañeros comiencen a admitir que lo que le dicen sus ex compañeros es absolutamente cierto.

Los partidos de fútbol suelen dejar en el país del equipo derrotado un pésimo sabor de boca, un desengaño, una tristeza. Cuando son dos los equipos derrotados se deja este intento por escribir una crónica para escribir un veredicto: la renovación debe ser total, la evolución de las categorías menores hacia la selección nacional fue fallida, es menester el país en crisis se reproduzca en otros seleccionados y las direcciones técnicas sustituidas.

Aún quedan octavos, cuartos, semifinales y final. Aún queda juego. Uno donde este país vinotinto puede enmendar, si es que desde las tribunas donde se ha escondido le sale un aliento no para gritos estériles a los jugadores descartables, sino para asumirse como el jugador.

tlopezmelendez@cantv.net

 

 

Anuncios