Buscar

Democracia siglo XXI

fecha

marzo 10, 2009

Venezuela y las Leyes del Caos Social

a1

Por Andrés Moreno Arreche(*)

1º.- El ‘momentum’ político venezolano

En Venezuela, igual que en resto del planeta, se aproxima una crisis de percepción. La complejidad del mundo nos ha conducido a simplificar la realidad, a abstraer la naturaleza para hacerla cognoscible y, tristemente, a caer en la trampa de la dualidad. Bien y mal; objetivo y subjetivo; arriba y abajo; revolucionario o escuálido. Pero la tendencia a ordenarlo todo choca con la misma realidad, irregular y discontinuo. Muchos científicos sociales ya han renunciado a la ilusión del orden para dedicarse al estudio del caos, que acepta al mundo tal y como es: una imprevisible totalidad.

Un ligero vistazo a nuestro momentum social advierte de la tendencia general al desorden: una piedra rompe un vidrio; el agua de un vaso se derrama… nunca ocurre al revés. Pero, contrariamente a lo que se piensa, este desorden no implica confusión porque los sistemas caóticos se caracterizan por su adaptación al cambio y, en consecuencia, por su estabilidad. Si tiramos una piedra a un río, su cauce no se ve afectado; no sucedería lo mismo si el río fuera un sistema ordenado como el de una torreta de productos en la esquina de una góndola de un Supermercado, en el que cada parte tiene una estructura interdependiente y una trayectoria fija; el orden se derrumbará inexorablemente.

Las leyes del caos ofrecen una explicación para la mayoría de los fenómenos naturales, desde el origen del Universo a la propagación de un incendio o a la evolución de una especie. Sin embargo, también arrojan luces esclarecedoras sobre los fenómenos sociales aparentemente inexplicables. En el estudio del comportamiento humano y del consecuencial ‘orden social’, el problema parte del concepto clásico de ciencia social, que exige la capacidad para predecir de forma certera y precisa la evolución de las estructuras y hasta del comportamiento masivo en un conglomerado, desde las más elementales agrupaciones humanas como la familia y el dintorno social, hasta las más etéreas pero complejas organizaciones sociales como las vecinales, las municipales, el país y el Estado.

El primer paso hacia la Teoría del Caos Social viene de la mano de Poincaré, cuando introdujo el fantasma de la no linealidad, pues origen y resultado divergen y las fórmulas no sirven para resolver el sistema. Este devastador fenómeno se asemeja al acople del sonido cuando un micrófono y su altavoz se encuentran próximos: el sonido que emite el amplificador vuelve al micrófono y se oye un pitido desagradable. Los procesos de realimentación se corresponden en física con las ecuaciones iterativas, donde el resultado del proceso es utilizado nuevamente como punto de partida para el mismo proceso. De esta forma se constituyen los sistemas no lineales, que abarcan el 90% de los objetos existentes. En el comportamiento social de los conglomerados venezolanos estamos presenciando fenómenos caóticos similares: el proceso de retroalimentación política, que en las sociedades ‘ordenadas’ funciona como un feed-back desde las estructuras sociales hacia la dirigencia política, se transforma en una ecuación iterativa inversa, donde los conductores de las masas son conducidos por ellas, y estas mismas masas perciben que el reflejo de sus directrices en el líder no es más que la ratificación de una dirección ‘que emana’ del líder mismo.

Proceso e inicio se confunden provocando un caos social, que como veremos más adelante, no es más que la manifestación de un ‘orden bizarro’ que sólo puede ser comprendido desde la Teoría del Caos y sus siete Leyes fundamentales.

El segundo paso hacia la Teoría del Caos lo dio en 1960, el meteorólogo Edward Lorenz. Entusiasta del tiempo, se dedicaba a estudiar las leyes atmosféricas y realizar simulaciones a partir de sus parámetros más elementales. Cierta vez, para estudiar con más detenimiento una sucesión de datos, copió los números de la impresión anterior y los introdujo en la calculadora. El resultado le conmocionó. Su tiempo, a escasa distancia del punto de partida, divergía algo del obtenido con anterioridad, pero al cabo de pocos meses las pautas perdían la semejanza por completo. Lorenz examinó sus números y descubrió que el problema se hallaba en los decimales; el ordenador guardaba seis, pero para ahorrar espacio él sólo introdujo tres, convencido de que el resultado apenas se resentiría. Esta inocente actuación fijó el final de los pronósticos a largo plazo y puso de manifiesto la extremada sensibilidad de los sistemas no lineales: el llamado “efecto mariposa” o “dependencia sensible de las condiciones iniciales”.

Se trata de la influencia que la más mínima perturbación en el estado inicial del sistema puede tener sobre el resultado final o, como recoge el escritor James Gleick, “si agita hoy, con su aleteo, el aire de Pekín, una mariposa puede modificar los sistemas climáticos de Nueva York el mes que viene”.

Los científicos J. Briggs y F. D. Peat aplican esta idea al ciclo vital humano: “Nuestro envejecimiento se puede abordar como un proceso donde la iteración constante de nuestras células al fin introduce un plegamiento y una divergencia que altera nuestras condiciones iniciales y lentamente nos desintegra”. El carácter no lineal e iterativo de los sistemas de la naturaleza permite que instrucciones muy sencillas originen estructuras extremadamente complejas. La física de la complejidad busca reglas simples que expliquen estos organismos complejos. “La mayor parte de la materia –señala el astrofísico Ignacio García de la Rosa – “se encuentra en los estadios inferiores y no forma elementos más desarrollados, de modo que la pirámide va cerrándose; nosotros somos una minoría en comparación con todo el material que hay en el Universo. La pirámide va de la abundancia de lo sencillo a la complejidad de lo escaso”.

Este concepto guarda relación con el de lenguaje, que parte de las letras y pasa por las palabras, frases, párrafos, capítulos, libros, etc, con la peculiaridad de que las letras no tienen nada que ver con las palabras ni éstas con el contenido o la intencionalidad de la oración. Del mismo modo que la “z” no está emparentada con el concepto de “azul”, las moléculas que dan origen a una cebra no determinan su constitución. Las estructuras complejas tienen propiedades ajenas a los ingredientes anteriores, pues son más que la suma de sus partes, lo que plantea un problema para las ciencias sociales, que pierden su anteriormente escasa capacidad de predicción.

En la física clásica se presupone que los objetos son independientes de la escala que se emplee para medirlos y que existe la posibilidad de relacionarlos con su medida exacta. No así en la geometría fractal y la lógica borrosa, instrumentos empleados por los científicos sociales que estudian y aplican las leyes del caos para ofrecer explicaciones a los comportamientos humanos aparentemente fuera de la lógica social. . Bart Kosko, autor de la llamada Lógica Borrosa, afirma de modo tajante que “cuanto más de cerca se mira un problema en el mundo real, tanto más borrosa se vuelve su solución”. Pero si la precisión difumina aún más el objeto de estudio, ¿Cuál estrategia debe emplearse para estudiar los sistemas sociales más complejos? Aquí interviene la Teoría de la Totalidad, que concibe al mundo social como un todo orgánico, fluido e interconectado. Si algo falla no debe buscarse la “parte dañada”, como en el caso de un televisor o una lavadora, sino que hay que revisar el sistema completo, pues se trata de una unidad indisoluble.

La obsesión por interpretar el caos desde el punto de vista del orden debe dejar paso a una interpretación global, que salva las fronteras de las diferentes disciplinas y acepta la paradoja que convierte lo simple y lo complejo, el orden y el caos, en elementos inseparables. De hecho, lo más complejo que ha concebido el hombre, el fractal de Mandelbrot, se creó a partir de una ecuación iterativa muy simple. Por iteración conceptual podemos inferir que el caos social no es más que una inagotable fuente de creatividad organizacional, de la que puede también surgir el orden. Muy posiblemente ‘otro’ orden, bizarro e inexplicable pero útil y necesario, al cual llamamos por indexación, ‘caos social’.

2º.- La Ley del Vórtice y ‘El Caracazo’

Decíamos que en Venezuela, igual que en resto del planeta, se aproxima una crisis de percepción. La complejidad del mundo nos ha conducido a simplificar la realidad, a abstraer la naturaleza para hacerla cognoscible y, tristemente, a caer en la trampa de la dualidad. Bien y mal; objetivo y subjetivo; arriba y abajo; revolucionario o escuálido.

Pero la tendencia a ordenarlo todo choca con la misma realidad, irregular y discontinua. Afirmamos entonces que en nuestro momentum social se advierte la tendencia general al desorden pero contrariamente a lo que se piensa, este desorden no implica confusión porque los sistemas caóticos se caracterizan por su adaptación al cambio y, en consecuencia, por su estabilidad.

Sostuvimos en esa primera parte que las Leyes del Caos ofrecen luces esclarecedoras sobre los fenómenos sociales aparentemente inexplicables que estamos viviendo en Venezuela pues en el comportamiento social de los conglomerados venezolanos estamos presenciando fenómenos caóticos: el proceso de retroalimentación política, que en las sociedades ‘ordenadas’ funciona como un feed-back desde las estructuras sociales hacia la dirigencia política, se transforma en una ecuación iterativa inversa, donde los conductores de las masas son conducidos por ellas, y estas mismas masas perciben que el reflejo de sus directrices en el líder no es más que la ratificación de una dirección ‘que emana’ del líder mismo.

La Ley del Vórtice puede disipar unas cuantas incongruencias aparentes que se manifiestan en el ambiente sociopolítico de Venezuela.

Pero, ¿Cómo se interrelacionan La Ley del Vórtice y ‘El Caracazo’, ocurrido en 1989? ¿Puede la primera Ley del Caos explicar lo sucedido? ¿Podrá ayudarnos a predecir una conducta social similar a futuro?

Veamos: La Ley del Vórtice se refiere a los múltiples procesos auto organizados que conforman la naturaleza, por ejemplo: un río, agua hirviendo, una bandada de pájaros volando, nuestro cerebro, el torrente sanguíneo…Estos “fenómenos” se pueden interpretar como el caos de la creatividad de la naturaleza en tanto cada elemento necesita mantener su propio espacio y simultáneamente cooperar con la totalidad en una permanente atracción y repulsión que regula y amplifica los efectos (retroalimantación positiva y negativa) provocando un equilibrio entre el caos y el orden.

Esta ley también es conocida como efecto alfombra y de acuerdo a ella, dadas ciertas condiciones, el caos se auto organiza y produce patrones ordenados. Surgen formas estructuradas a partir de un punto de bifurcación, momento en el cual se crea un rizo de retroalimentación y el sistema se transforma a sí mismo. Dentro de la retroalimentación se distingue la retroalimentación negativa, la cual delimita y regula la actividad dentro de un determinado rango, y la retroalimentación positiva, que amplifica los efectos. Los rizos de retroalimentación negativa y positiva se acoplan, se crea un punto de bifurcación y surge una forma organizada, en este caso, un levantamiento popular. Las formas organizacionales sociales resultantes permanecen estables “en la medida en que las condiciones en que fueron creados se mantienen dentro de ciertos límites” (Briggs & Peat, 1999:23). Es importante destacar que las formas organizadas que surgen del caos sobreviven únicamente si se mantienen abiertas al flujo constante de materia y energía. De hecho, como el vórtice de un río, se componen del mismo material que su entorno.

Ahora bien, un sistema social se compone de diferentes áreas de actividades, instancias o regiones, las cuales deben ser organizadas de manera estable. Todas estas áreas forman una sola unidad y no son sino aspectos diferentes de un solo sistema. De este modo, el sistema social se mantiene estable cuando tiene reguladas todas estas áreas a su interior y entre sí de manera congruente y coherente, o dicho con otras palabras: de manera armónica.

Pero todos los sistemas sociales se desestabilizan, y al hacerlo entran en una fase caótica. ¿Por qué acontece esto? Porque se cumple el Principio de la Turbulencia de la Ley del Vórtice, el cual asegura que las organizaciones sociales requieren para su desarrollo la ambigüedad de saber y no saber, de lo inadecuado, de la incertidumbre, de la alegría, del horror, de la aceptación de los rasgos metamórficos y no lineales de la realidad, es decir todas las facetas del caos creativo.

La estabilidad general de un sistema social está dada por la relación entre orden-desorden, organización-caos y específicamente por la dialéctica información-entropía. La información va a indicar el grado de orden del sistema en tanto que la entropía es la medida del desorden, su grado de desequilibrio, su nivel de inestabilidad e inseguridad. La entropía es un proceso permanente y en constante aumento, por la naturaleza misma de la resistencia que los individuos que integran el colectivo aplican a las estructuras sociales que los contienen. ¿De dónde viene aquello?
En los sistemas sociales la entropía viene tanto de la dinámica interna del sistema como del medio exterior. Pero hemos dicho que la dinámica interna de los sistemas sociales acumula entropía. Esto es así por el hecho que la estabilidad de un sistema está enmarcada en límites circunscritos; traspasados estos, el sistema se desestabiliza. De manera que al aumentar la entropía al interior del sistema, llega a un momento que atraviesa un umbral, que más allá, el sistema se vuelve ineficaz. Los mecanismos de regulación del sistema social, que también son denominados mecanismos reductores de la entropía, implican la coherencia entre las áreas económicas, psico-sociales, político-estatales y paradigmático-culturales, además de demográficas y ecológicas.

El Caracazo: ¿del Caos social a la entropía revolucionaria?

Todo proceso social recorre un ciclo más bien caótico, que en algunas sociedades se manifiesta en forma de yuxtaposición y en otras de sucesión, pero en ambas abarca cuatro momentos, los cuales se enfocan en mantener bajo su control los procesos entropizadores, tanto hacia el interior como al exterior del sistema. Para percibir a ‘El Caracazo’ en su justa dimensión sociopolítica es imprescindible observar la manifestación de la Ley del Vórtice en todos los ‘momentos entropizadores’ o fases del proceso de auto organización del caos:

1.- La primera fase de la auto organización de las sociedades es la llamada Controlentrópica integrada por aquellos procesos que el sistema utiliza para controlar los mecanismos reductores de la entropía. Cuando los sistemas sociales son estables se organiza la cohesión psico-social de una población en una institucionalidad estatal, que es orientadora y coherente con una narrativa discursiva que explica la necesidad del tipo de organización económica que sustenta la materialidad del sistema y permite un crecimiento demográfico de acuerdo con ella, en la medida que las condiciones lo permitan. Cuando estas instancias están en congruencia se habla de una fase en que el sistema mantiene bajo su mando los mecanismos reductores de la entropía, el sistema se encuentra en la fase Controlentrópica, y se abre el crecimiento del sistema en su conjunto; impulsa un crecimiento económico lo que permite la satisfacción de las necesidades de las élites así como de la población, estabilizando y fortaleciendo de tal manera el inconsciente colectivo, llamado también carácter social y, permitiendo un crecimiento demográfico, aumentando la población joven. Lo que genera entradas de financiación fiscal al Estado, que potencian su expansión para satisfacer el crecimiento demográfico de las clases dominantes, dándoles trabajo al interior del Estado, lo que conlleva a la consolidación y el fortalecimiento de la institucionalidad y la narrativa discursiva que justifica y legitima toda la organización social.

La estructura social de venezolana fue ‘Controlentrópica’ desde 1958 hasta los dos primeros años de la Presidencia de Jaime Lusinchi, lapso durante el cual los periodos de crecimiento, fueron procesos de fortalecimiento político y social. Estos procesos de fortalecimiento son lo que se conocen como la retroalimentación positiva, para diferenciarlos de la retroalimentación negativa o regulativa.

2.- La segunda fase, la Fase Entrópica, es económicamente hablando, de recesión larga, debido al decrecimiento agrícola y por otro, por la caída de la cuota media de ganancia en las sociedades capitalistas. La subsistencia de la población productora y de las elites dominantes ven bloqueadas sus posibilidades de acceso al Estado, el cual ve restringido los impuestos, situación que provoca déficit fiscales, que acompañados por las altas presiones demográficas de las elites jóvenes y de las insatisfacciones poblacionales, generan una importante crisis políticas del estado.

El paradigma cultural del ‘estado-nación’ establecida pierde eficacia orientadora en el conjunto social y el mecanismo de control psico-social se vuelve incongruente, entre lo que se cree y siente. La realidad percibida en el inconsciente colectivo comienza a fracturar la relación-sentimiento entre la fe en el proyecto político y la ineficacia que muestra la narrativa dominante para justificarse. La población se torna ambivalente. Las presiones demográficas, la crisis fiscal, la división de las elites jóvenes insatisfechas, la angustia inflacionaria y las presiones tributarias en el pueblo que generan la aguda ambivalencia psico-social, son los índices característicos que muestran que los mecanismos reductores de la entropía se vuelven ineficaces, conduciendo con ello a que una entropía global del sistema aumente aún más.

La entropización global es el periodo que vive la sociedad venezolana a partir del mandato de Luis Herrera Campins, una entropía política y social que está sincronizada con dos fenómenos: El desmoronamiento de la institucionalidad y el crack económico producido por el Viernes Negro, cuando se decreta un control de cambios y la estabilidad económica del país comienza un oscuro periplo que aún se transita en estos tiempos de la Quinta República y la Revolución Bolivariana.

3.- La tercera etapa es la llamada Fase Caótica. El espacio psico-social comienza a entrar en la denominada sobrecarga depresiva. Las anomalías paradigmáticas se trasladan al centro del sistema, aunque cierta gente sigue fiel al paradigma cultural, pero sus emociones le están mostrando sus profundas anomalías. El sistema ya no funciona. El paradigma cultural está mintiendo. Este periodo psico-social es como una recta ascendente que se aleja hacia el infinito, la cual llegado a un momento, atraviesa un umbral y traspasa un punto de no retorno, a partir del cual la población manifiesta abiertamente su rechazo.
La población comienza a reunirse espontáneamente, y los que ya están en un estado de exaltación, reconocen su afinidad y empiezan a formar grupos y unos y otros comienzan a protestar y rebelarse.

Se renueva el antiguo paradigma o se comienza a elaborar uno nuevo, formándose así múltiples grupos, abriéndose así una fase caótica del sistema, caracterizado este periodo con una serie de rebeliones, insurrecciones y movimientos de todo tipo, (religiosos, políticos, sindicales, culturales, étnicos, etc.), al comienzo en la zonas, áreas y regiones periféricas del sistema, allí donde los mecanismos de control son aún más débiles. El sistema dominante comienza a perder respaldo público y seguidores, la gente comienza a desobedecer, el control comunicativo se rompe, se está en la fase de entropía comunicativa o caótica, surge ‘El Caracazo’ como entropía comunicativa y nuevas formas de solidaridad social comenzaron a auto-organizarse.

Surgió a partir de allí un nuevo paradigma poderoso: la desobediencia civil y comienza a encausarse en una nueva realidad. Este periodo de caos es una fase de la inestabilidad caracterizada por amplias fluctuaciones de todo tipo, que se traducen en posibilidades de cambio social, lo que en la Teoría del Caos se conocen como bifurcaciones. En la fase caótica o de entropía comunicativa, de fluctuaciones y bifurcaciones, surge espontáneamente la auto-organización del sistema, a través, de una figura, que en la Teoría del Caos se conoce como atractor extraño o atractor caótico.

Chávez encarnó el papel de ‘atractor extraño’ en un momento de nuestra historia. Chávez fue como una figura geométrica compuesta por varias cuencas de atracción, por las cuales orbitan y circulan los elementos considerados, en nuestro caso, como movimientos sociales. Los diferentes sistemas, que cada uno se desarrollaban por su cuenta, comienzan a encontrarse y a reconocer afinidades, a reconocer que se encuentran en una experiencia fundamental, que es la vivencia de un estado mental colectivo exaltado y entusiasta, lleno de sentido la cual los activa en su movimiento social. Con todo, los diferentes movimientos se reconocen entres sí y comienza un periodo de alianzas, allí donde multitud de activistas transitan de organización en organización o crean nuevas hasta sentirse identificados.
Otra manifestación de las orbitaciones se da cuando los movimientos que surgen a propósito del caos social comienzan a justificarse, buscando precedentes en la historia: Héroes, episodios o ideologías con las cuales identificar el proyecto político mientras genera una amalgama conceptual-sentimental con el dintorno social. Llevado esto a la matemática cuántica, se trata de orbitaciones en el espacio semiótico, allí donde el pasado y el presente está siempre presente, por lo cual es fácilmente atraíble al nuevo atractor.

La caotización de la formación global genera las inestabilidades, o más bien el comienzo del derrumbe de los Estados y, aquí solo estamos hablando del primer periodo, cuando el estado aún está en pié. Al jurar sobre ‘La Moribunda’ y emplazar al país hacia la Quinta República, Chávez no hizo otra cosa que ratificar el destino que le tenía preparado el Principio de la Turbulencia de la Ley del Vórtice.

4.- La cuarta etapa, o Fase Negentrópica es la del Estado naciente visto como una reorganización de todo el campo de la solidaridad o de la cohesión del sistema. Es una auto-organización del sistema. Si las condiciones son las propicias para la reorganización global del sistema, se está frente a un proceso de revolución cultural, lo cual implica una reordenación del campo social, político, económico y paradigmático e incluso ecológico. Es lo que se conoce como la fase negentrópica del sistema y que es el momento cuando Chávez se vuelve dominante o está en el centro del sistema. Es un periodo de creación ilimitada de las fantasías, donde se multiplican las bifurcaciones, generando una atmósfera de entusiasmo; se está, entonces, frente a una nueva realidad sociopolítica.

El lugar estructural donde se desenvuelve el estado naciente es la instancia psico-social, el inconsciente colectivo, el de las pasiones motores de la activación de los grupos, del cohesionador psíquico del sistema. Esta instancia es captada por el liderazgo insurgente de Chávez como un campo propicio para la solidaridad popular espontánea, un espacio dinámico organizador de energías e información, con una gran capacidad de cohesión de los grupos humanos.
La Quinta República venezolana, se auto organiza en atractores locales de ciclo límite. Atractores que justamente conquistan la plusvalía psíquica de la población y que retroalimenta al atractor principal (Chávez), produciéndose centros y periferias de dominio y control. De acuerdo con los postulados modernos de la psicología social, esta plusvalía psíquica tiene un fundamento neurofisiológico, ubicados en neurotransmisores cerebrales que generan la satisfacción; la endorfina, la excitación; la dopamina y la unión de oxitosina y vasopresina. “Esta plusvalía psíquica satisfactoria y unificadora” – sostiene el renombrado psicólogo brasileño Aroldo Rodrígues – “se traduce semióticamente en la fe que la población deposita o reviste a los líderes de ciclo límite o lo que es lo mismo, dota a la institucionalidad de la autoridad, de legitimidad. “
¿Cuáles son las características de ‘estado naciente’ que justificaron y personalizaron a Chávez como fenómeno político-social y a la Quinta República como consecuente ideológico? El estado naciente posee tres estructuras: Una psíquica subjetiva que se origina en los individuos. Otra social que nace en las colectividades y una tercera, de corte ideológico, que se sustenta en las narrativas discursivas. Estas tres estructuras están firmemente unidas como las caras de una misma estructura geométrica.

A nivel psíquico es la vivencia de una experiencia fundamental que lo diferencia de la vivencia de la vida cotidiana, estando caracterizada por una serie de vivencias emotivas tales como; el sentimiento de liberación de las opresiones de la vida cotidiana; una vivencia de metanoia, es decir, de transformación mental interior, lo comúnmente conocido como la experiencia ahá o intuición profunda; un sentimiento de unión entre la contingencia, lo pasajero y furtivo de la experiencia cotidiana y la necesidad del cambio, traducido en que el cambio social es realizable ahora y aquí. Una fuerte emotividad hacia la comunidad, el comunismo y la igualdad, aboliendo la propiedad privada, predominando la colectividad e igualdad de todos sus miembros, no reconociéndose los jefes, sino que ahora todos son solo compañeros. Una toma de consciencia de la historia o historización, lo cual implica que la verdadera historia comienza ahora y todo lo anterior no es sino prehistoria, abriendo así intensos debates teóricos, ideológicos, doctrinarios, etc. El sentimiento de la identificación del grupo propio como un ente contrapuesto y cualitativamente diferente al sistema exterior, el cual es reconocido como el enemigo a combatir.

A nivel social o colectivo implica la formación de grupos a través del mecanismo del reconocimiento de las afinidades, es decir, que la gente que ya se encuentra en esta experiencia fundamental se reconoce entre sí por, justamente, este estado mental y comienza la formación de grupos. Pronto surge la diferenciación, que no es reconocida sino que negada por el principio de la igualdad, del liderazgo, o colectivo o individual del gran líder carismático, lo que a posterior va a dar pié al despotismo al interior del grupo, a través de los mecanismos de la exclusividad, se exige el exclusivo amor al líder y cualquier otra expresión en considerada una traición. Al mismo tiempo se crean los mecanismos de la unión simbólica del grupo que vive el estado naciente, a través de una serie de ritos, ceremonias y procedimientos.
A nivel ideológico el proceso de historización genera una discusión intensa de los fundamentos filosóficos, ideológicos, políticos, doctrinarios, etc., en los cuales comienzan a apoyarse y, que en forma progresiva tienden a la elaboración de cuerpos ideológicos cada vez más formales, los cuales dan pié al programa cultural-político del grupo en cuestión para la transformación social.

Se cierra el ciclo con un proceso de institucionalización o la vuelta a la fase controlentrópica. El sistema dominante es obligado a definirse, a delimitar su carácter y los objetivos, que son los mecanismos por los cuales los Estados intentan controlar a los movimientos opositores o insurgentes. Los mecanismos son dialécticamente dos:

1.- Neutralización a través de la designación de nuevos participantes a la Asamblea por los miembros que la integran, a través de pactos y alianzas.

2.- Exclusión, tildándolos de fanáticos o terroristas de manera de tener legitimidad al reprimirlos.
La reversión del ciclo es el periodo de fortalecimiento de los Estados, a todos los niveles, además de los económicos, de una gran fortaleza ideológica de ellos, los cuales, capitalizan la reorganización del campo de la solidaridad en estabilizar los Estados. Es así como se estabilizan los nuevos Estados-Naciones y los pueblos reviven el estado naciente a través de las uniones simbólicas, tales como las banderas y canciones nacionales que inflaman el orgullo patrio. Ese es el papel de los himnos, los símbolos y los íconos revolucionarios, que van de la mano con la conversión en héroes de los fundadores nacionales llamándolos Padres de la Patria, tales como San Martín, Simón Bolívar o Bernardo O´higgins. Los Estados se reglamentan a través de novísimas Constituciones Jurídicas, y las sociedades experimentan la traslación del ‘estado nuevo’ hacia un ‘estado institucionalizado.
Pero el caos continúa allí. Solapado. Latente. Intestino. A veinte años de ‘El Caracazo’ un nuevo vórtice se desarrolla secretamente como una forma estructurada a partir de un punto de bifurcación, momento en el cual se creará un nuevo rizo de retroalimentación y el sistema se transformará a sí mismo. Las formas organizacionales sociales resultantes permanecerán estables, como afirman Briggs y Peat “en la medida en que las condiciones en que fueron creados se mantengan dentro de ciertos límites”.

3º.-La Ley de la Influencia Sutil ¿Nuevo paradigma político-social en Venezuela?

Manifestamos en el capítulo precedente que todo proceso social recorre un ciclo más bien caótico, que en algunas sociedades se manifiesta en forma de yuxtaposición y en otras de sucesión, pero en ambas abarca cuatro momentos, los cuales se enfocan en mantener bajo su control los procesos entropizadores, tanto hacia el interior como al exterior del sistema. Identificamos esos cuatro momentos en fases que se subsumen unas a otras y que encadenan los movimientos sociales como el flujo y el reflujo de las mareas oceánicas: Fase Controlentrópica, Fase Entrópica, Fase Caótica y Fase Negentrópica.

La segunda Ley del Caos Social, la Ley de la Influencia Sutil, llamada también ‘el efecto mariposa’ y de la que hicimos mención al comienzo de este trabajo, se puede traducir al terreno de lo social cuando vemos que en la sociedad venezolana, de marcada orientación unipolar, se fundamenta en el principio de imposibilidad de control y de su poder de predicción de todo. Este principio es de imposibilidad porque como hemos venido subrayando, la Teoría del Caos nos enseña que la mayoría de los sistemas auto regulados (como lo son la mayoría de los sistemas sociales modernos occidentales) están ligados a innumerables cambios sutiles, la mayoría de ellos imperceptibles porque son como pequeñas mariposas de muchas variedades sutiles y de infinitos colores. Así, tanto en la naturaleza como en la sociedad, la vida en sus múltiples formas está gobernada por la Ley de la Influencia Sutil.

En este contexto, las organizaciones opositoras al status quo establecido en Venezuela necesitan comprometer su creatividad con otros modelos explicativos, modelos en los que se asuma la trascendente importancia de la influencia de lo sutil en el devenir de lo político y lo social. Al asumir este nuevo paradigma se puede analizar críticamente a la sociedad contemporánea venezolana, a través del efecto mariposa y la influencia que pueden ejercer los individuos y las sociedades para la trasformación de aquello que atenta contra la vida, y aunque de acuerdo con los postulados de esta Ley no se pueden conocer de antemano todos los resultados de la inflexión social a largo plazo, tampoco se pueden desdeñar las mínimas y aparentemente pequeñas proposiciones sociales, que sin duda alguna tendrán un efecto determinante a corto, mediano o largo plazo. El presupuesto axiomático mostrado por la segunda Ley de la Teoría del Caos es que cualquier contexto social puede cambiar, y de hecho cambiará.

Esta ley señala que en un sistema caótico, “todo está conectado a todo lo demás, mediante la retroalimentación positiva y negativa” (Briggs & Peat, 1999:46). Con esta ley, las palabras “poder” e “influencia” cambian de significado, ya que los sistemas caóticos no pueden controlarse de forma exclusiva y su comportamiento no se puede predecir: jamás se puede estar seguro de la contribución individual de cada elemento del sistema, ni cómo ni cuándo tendrá efecto. Sin embargo, aunque nadie posee un control total, cualquier elemento del sistema puede ejercer su influencia sutil y de esta manera convertirse en un transgresor. Este poder positivo, aplicado a los fenómenos sociales, implica “el reconocimiento de que cada individuo es un aspecto indivisible del todo” y que “cada momento caótico del presente es un espejo del caos del futuro” (Briggs & Peat, 1999:57). Por eso la segunda Ley del Caos, la Ley de la Influencia Sutil, permite que suceda lo imposible, ya que cada elemento del sistema influye delicadamente pero de manera definitiva, en la dirección del resto de los elementos del sistema.

¿Será éste el paradigma ideal para provocar, desde el contexto social venezolano, un nuevo inicio a la Ley del Vórtice y con ello el desplazamiento de la actual Fase entrópica hacia una Fase Caótica, a partir de la cual el espacio psico-social comience a entrar en la denominada sobrecarga depresiva?
Desde el origen de las sociedades humanas, los individuos hemos sentido la imperiosa necesidad de influir con las ideas y razonamientos en los demás; de estar en contacto con los otros para modelar el curso de los acontecimientos desde la óptica de quien ejerce la influencia de manera impactante. Sin embargo, en las sociedades occidentales esto es cada vez más difícil porque el poder, representado históricamente por el dinero, los bienes materiales, el sexo, y las religiones desplazan los valores espirituales y humanistas. El poder da “seguridad” a las personas. Este es el síntoma de nuestro propio sentido de impotencia. Rompiendo este esquema, la segunda Ley del Caos asegura que el poder para controlar, en el sentido tradicional, no sólo es una falacia conceptual sino que en la realidad de los hechos sociales, todos poseemos una ‘influencia sutil’ pero determinante.
Al relacionar esta ley con los procesos humanos de interacción, se sientan las bases para un nuevo modelo paradigmático, un nuevo patrón epistemológico con el que podemos reconocer lo importante de influir sutilmente en los otros, en relación con su aprendizaje social, a través de la sutileza del lenguaje. De persuadir al otro de lo importante de su participación en la construcción de un nuevo modelo social, que involucra su mente y su espíritu, a través de un proceso educativo social que toma en cuenta su entorno, a partir de la estructura familiar y sus valores, el dintorno próximo de los maestros y sociedad y de la importancia de asimilar estas experiencias en las que interactúa para generar los cambios sociales que necesita y desea. En resumidas cuentas, un modelo de libertad que fomenta el albedrío social y que conjuga los intereses individuales en la esperanza de un beneficio colectivo, basado en sólidos valores éticos, libremente aceptados y de compromiso social mutuo.

Los enfoques interdisciplinarios y/o transdisciplinarios parecen adecuarse cada vez mejor a los complejos cuestionamientos e instrumentalizaciones que van apareciendo poco a poco en el recorrido de los caminos de la sociedad que nos conducirán a la conquista inexorable de la libertad. Las teorías de la auto organización nos dicen que el átomo, la célula y el resto de las cosas que no conocen, ni necesitan conocer se organizan “por sí mismas”. La evolución es, en consecuencia, un proceso dirigido por la auto organización. Pero, además, la auto organización, que Kant caracteriza como lo propio de los seres vivientes, no proporciona una comprensión de la generación ni un conocimiento genuino sobre las organizaciones sociales, sino tan sólo un “principio de juicio”, una idea regulativa del limitado entendimiento humano.

Por esta razón, la dinámica de la vida social tiene una serie de procesos mutagénicos, que han hecho que tenga una direccionalidad, que pone en riesgo la vida por la negación de la misma. Sólo basta con mirar la empresa, la calle, la escuela, el hospital, entre otros. Por tanto, lo verde, el trabajo, la técnica, la ciencia, la política, la religión, en fin, toda la cotidianidad, tiene que entrar en consonancia, para construir unas miradas que procuren sentidos diferentes de lo humano y por ende de la vida.

4º.-La Ley de la Creatividad y la Renovación Colectiva
Activación del nuevo paradigma político-social.

La tercera Ley del Caos, aplicada a lo social, se refiere a la capacidad que tiene el ser humano de trabajar y participar “espontáneamente” en la resolución de situaciones o problemas de la comunidad. Esto se logra en sistemas abiertos, no lineales, creativos y caóticos, en los que, como en la Internet, no se requiere que alguien tenga el poder de decidir por los demás, sino de un sistema social exento de control central pero con altísimas dosis de creatividad colectiva para que dentro de ese caos, sucedan cosas ordenadas y productivas, que son más que la suma de partes mecánicas que aportó cada quien, pues se trata de formas adaptables y resistentes del colectivo.
Esta ley nos conecta, desde la perspectiva del caos con toda la actividad en la sociedad, y nos percatamos de que toda esa acción en la naturaleza es colectiva; en el caos, los individuos son parte indivisible del todo. El caos ofrece muchas sugerencias sobre las formas curiosas y paradójicas de relacionarse las personas entre sí y los grupos con sus miembros y con otras agrupaciones. El caos nos demuestra que cuando diversos individuos se auto organizan, son capaces de crear formas sociales adaptables a las nuevas mutaciones pero suficientemente resistentes como para enfrentar con relativo éxito la Fase Entrópica inevitable en toda forma organizativa, hasta que deviene, inevitablemente, en un nuevo caos, que reproduce el modelo explicado en la Ley del Vórtice..

Un ejemplo de la naturaleza arroja luces de entendimiento: la selva tropical es un delicado ejemplo de cooperación y coevolución. Al igual que la selva, el proceso de activar un nuevo paradigma político-social, parte de una dinámica creativa y en constante desarrollo, y por lo tanto, proclive a cambios permanentes. De ahí que el efecto reduccionista de luchar por instaurar paradigmas, por promover nuevas inter relaciones sociales, puede ser sustituido por el de un fluir informativo-persuasivo, suave y armonioso con la corriente de la vida social, sin provocar resistencias, sino procurando ese ‘momentum’ político de bifurcación que nos permita la creación de nuevas estructuras de funcionamiento individual y colectivo.

La coevolución, como característica inmanente de la tercera Ley del Caos, es un concepto que se refiere a la maravillosa posibilidad que tienen los sistemas de evolucionar conjuntamente, de cooperar en vez de competir. En los sistemas caóticos fluyen las interconexiones, una coevolución en la que se mantiene una actividad caótica constante y esto permite su auto organización y el buen funcionamiento. Cada sistema social tiene atractores extraños que le permiten su funcionamiento. Uno básico es la diversidad, que se necesita en todo sistema para ser fuerte y creativo. Otro tiene que ver con las organizaciones sociales; éstas deben ser sistemas no alienantes, en las que no se impongan ideologías; que no sofoquen la creatividad. Y finalmente otro atarctor extraño tiene que ver con el diálogo, que no debe confundirse con intercambio informativo ni con discusión. Para construir un nuevo paradigma político-social, el diálogo se concibe como un proceso abierto, permanente y creativo para negociar, escuchar y decidir.

5º.-La Ley de lo Simple y lo Complejo
Una aproximación explicativa hacia la simplcidad de los complejos sociales.

Esta es la cuarta Ley del Caos y se refiere a la coexistencia de lo simple y lo complejo y su relatividad. Uno es reflejo del otro y son inseparables. Algo que se originó de manera simple puede alcanzar niveles de complejidad importantes y viceversa. Un ejemplo de esta ley son los fractales cuyas imágenes son muy complejas, pero se desarrollan de manera muy simple. Otro ejemplo es la sociedad, que es una forma relativamente simple que emerge de los sueños, deseos y contribuciones complejas de sus miembros, en ella alternan la simplicidad y la complejidad de manera intermitente. Un ejemplo de intermitencia es un carnaval que rompe con la cotidianidad y el orden de una sociedad. El caos del carnaval permite su propia renovación para conservar la cohesión social.
La Cuarta Ley del Caos nos revela que aquello que en la sociedad pueda parecer muy complicado, como en el caso venezolano la definición del por qué hay un 30% de indecisos de manera consistente en todas las consultas electorales, puede tener un origen muy sencillo… Muy sencillo de definir, aunque bastante complejo de implementar. Mientras que la sencillez superficial puede ocultar algo sorprendentemente complejo, la Cuarta Ley de la Teoría del Caos sugiere que es posible descubrir una salida si aceptamos la danza dinámica del caos entre la simplicidad y la complejidad.

La teoría del caos aplicada a los constructos sociales plantea que cuando algo en la sociedad se muestra difícil y complejo, un orden simple parece estar a la vuelta de la esquina. Y cuando los problemas sociales nos parecen simples, es cuando se deben descubrir los matices sutiles con los que se oculta la complejidad del asunto. Pero esta teorización del caos parte de que la complejidad y la simplicidad no están presentes de modo inherente en los propios objetos, sino en el modo en que las cosas interactúan entre sí y de los conglomerados con ellas. Cualquier fenómeno social puede ser simple y complejo al mismo tiempo pues el movimiento regular y caótico coexisten en la naturaleza misma de la sociedad, ya que sin la infinita complejidad del caos no existiría el orden simple.

Un concepto importante para esta ley es El Principio de la Intermitencia, el cual concibe las irrupciones del caos dentro de un orden regular , como por ejemplo el carnaval de Brasil, o la algarabía de los graduados que irrumpe en el augusto ambiente de una Universidad. Pero el Principio de la Intermitencia también se manifiesta como los estallidos de orden en medio del caos, como los ejemplos de estabilización de la población en medio de un desarrollo caótico, tal como sucedió en el Litoral Central de Venezuela, instantes después de la tristemente famosa ‘Vaguada de 1999, que cambió no sólo la vida de miles de personas, sino hasta la geografía del Litoral Costero.

El azar y la aleatoriedad significan complejidad infinita. Según la teoría del caos, la complejidad o la simplicidad no están presentes en los objetos mismos, sino en el modo en que éstos interactúan entre sí y con el observador, con lo cual la teoría del caos apunta más allá de la simplicidad y la complejidad, más allá de la objetividad y la subjetividad, trascendiendo de esta manera estas dualidades.

La activación de la Ley de lo Simple y lo Complejo como soporte para un nuevo episteme político-social en Venezuela se enfrenta con un problema serio: Al venezolano lo cautiva la simplificación y esto conduce a la creación ficticia de estereotipos que categorizan a las personas, a las organizaciones, a la sociedad toda, e inevitablemente cae en la dicotomía de lo bueno y lo malo, en las pautas y en los modelos preconcebidos. Para provocar un cambio con base a esta Ley del Caos hay que romper con el paradigma vigente aplicando el arte de la simplicidad y la paradoja de la complejidad.

La complejidad y la casualidad son las puertas del orden social. Cuando estamos frente a sistemas sociales muy complejos (por ejemplo los números irracionales) y su complejidad nos parece infinita, termina semejante a un sistema casual y aleatorio. Pero la casualidad no es novedad, es una herramienta altamente productiva utilizada por personas que en la sociedad desarrollan ideas novedosas, propuestas bizarras, que actúan como detonantes de nuevas creaciones sociales. Cuando en los conglomerados sociales todo parece complicarse, “aparece”, “irrumpe” el orden de lo simple; también sucede a contra corriente Esto acontece regularmente porque las cualidades no están en los objetos o las situaciones, están en las interacciones que hay entre ellas y de nosotros con ellas.
Anteriormente se mencionó este fenómeno bajo la figura de la explosión social de El Caracazo cuando un conglomerado humano pasó con sorprendente rapidez del orden preestablecido a un modo de actuar bizarro. Esta conducta social sólo tiene analogía en las propiedades emergentes, propiedades del sistema cuya existencia no se puede predecir o que no es aparente mediante la observación de los componentes del sistema. Es un ejemplo evidente de la intermitencia, ya que se trata del estallido del caos en medio del orden regular.

6º.-La Ley de los Fractales y la Razón
El caos social genera formas… ¡Y deja huellas!

La palabra fractal fue utilizada por primera vez por el matemático Benoît Mandelbrot (Braña, 2002) y se entiende como “auto semejanza a muchas escalas diferentes”. Fractales son formas caóticas que poseen la característica de que las “partes” de la forma repiten la forma a diferentes escalas, son “formas irregulares o secuencias numéricas que se repiten a sí mismas en diversas escalas (árbol / rama / tallo)” (Brady, citado en Ferrer, s/f). Briggs & Peat (1999) los llaman “la geometría de las formas irregulares y los sistemas caóticos”(p.105). Los fractales presuponen diferencias individuales y la singularidad así como las similitudes. Como la auto semejanza fractal entre el microcosmos y el macrocosmos sugiere que a partir de una pequeña parte se puede ampliar y reproducir algo que se parece al total, “la geometría fractal permite estudiar los hechos caóticos de manera rigurosa” (Bolaños, 1998-2000).

La quinta Ley del Caos, la Ley de los Fractales y la Razón hace referencia a las huellas, las pistas, las marcas y las formas realizadas por la acción de sistemas dinámicos caóticos. El caos genera formas y deja huellas que poseen lo que los científicos denominan “auto semejanza a muchas escalas diferentes”. Estos ‘fractales’ nos permiten relacionarnos desde lo matemático, lo caótico y lo estético, con las formas no lineales, con formas como la orilla de un acantilado, la copa de un árbol…¡El movimiento de una turba de gentes!, para calcular su dimensión fractal , que es la medida aproximada de su complejidad, y apreciar el misterioso e impredecible movimiento que lo ha creado y lo mantiene cohesionado.

El término auto semejante incluye la idea de la existencia, tanto de las diferencias individuales y la singularidad, así como también de las similitudes. Como ya hemos dicho, hay un amplio abanico de auto semejanza fractales que se dan tanto en las formas de la naturaleza como en la conciencia humana y en la sociedad. En algunas formas fractales, particularmente aquellas generadas por las pantallas de los monitores de las computadoras mediante fórmulas matemáticas, la auto semejanza tiene algo de mecánica. En los fractales de la naturaleza y del arte, lo que es auto semejante se halla mezclado con lo que es diferente, de forma tal que constituye un desafío a la descripción.

Al apreciar la diversidad social, nos conectamos más, nos interrelacionamos de una manera más enriquecedora y oportuna, porque al respetar con sutileza las particularidades individuales llegamos a las auto semejanzas sociales. Aprender a convivir con personas que se parecen o que piensan igual que nosotros es una tarea relativamente fácil; el gran reto es convivir con aquellas personas que no se parecen, ni comparten nuestra cosmogonía, ni nuestros pensamientos. Hacerlo es un interesante proceso de aprendizaje en el que podemos descubrir no sólo las distintas ‘huellas sociales’, sino el camino hacia donde se dirigen.

Ese es el reto para quienes se autocalifican de líderes sociales: Desmontar la actual ecuación iterativa inversa, a partir de la cual los actuales conductores de las masas son conducidos por ellas, y estas mismas masas perciben que el reflejo de sus directrices en el líder no es más que la ratificación de una dirección ‘que emana’ del líder mismo. Pero ‘ver la huella’ no necesariamente significa ‘conocer el camino’. La naturaleza construye sus fractales a partir de la materia y la energía, mientras que la materia de los fractales sociales incluye también la conciencia humana, a través de las categorías de percepción y de lenguaje.

7º.-La Ley de los Rizos Temporales
La percepción relativa del espacio-tiempo en los nuevos constructos sociales.

Esta sexta Ley del Caos se refiere a la dificultad de utilizar adecuadamente el tiempo en el mundo “moderno”. Se cuestiona la desaparición de sus cualidades e invita a reconectarnos con él, a vivir el tiempo de manera creativa y no con el tic-tac del reloj. Para lograrlo tenemos de dejar atrás la creencia de que el tiempo es una línea recta y reconocerla como una línea fractal, con giros, curvas y arabescos.

¿Cuánto tiempo ha pasado desde que el señor Chávez juró la Presidencia de Venezuela con su mano sobre ‘la moribunda’ Constitución de la Cuarta República? Cronológicamente, diez años. Fractalmente, eso depende. Si le preguntásemos a un correligionario del señor Presidente, contestaría que apenas ‘fue ayer’ que se inició ‘la revolución’. Si le preguntamos a un opositor, en especial a cualquiera de los 20.000 expulsados de PDVSA en el año 2003, respondería que esos diez años son ‘toda una eternidad’, pero que aún se sienten ‘gente del petróleo’.

Los relojes biológicos y operativos de muchos de ellos han quedado anclados en el espacio-tiempo que desarrollaron mientras estuvieron en la industria petrolera venezolana. Conozco casos de ex-trabajadores que viven en Maracaibo, pero que luego de seis años fuera de la industria se sorprenden ellos mismos conduciendo sus carros de madrugada por el Puente que une a Maracaibo con la zona petrolera, rumo a los campos donde trabajaron por más de veinte o más años. ¿Se trata de patologías psicológicas producidas por el schock de su despido… o estamos en presencia de un reloj interno que marca un ritmo de ‘espacio-tiempo’ a contrapelo del tiempo nominal?

Cada elemento del universo, desde el más pequeño hasta el mismo cosmos, lleva un reloj interior que mide y ‘significa’ su paso individual y cada sistema se auto organiza con base a ese tiempo. Esto lo logra contemplando y armonizando el tiempo de cada uno de los elementos que lo componen, por eso cada persona tiene múltiples sistemas y por lo tanto múltiples relojes internos.
Es necesario dejar atrás la creencia de que únicamente es real el tiempo exterior porque esto es una amenaza para nuestra auto organización fractal interna. Para desarrollar nuevos constructos sociales hay que pactar de nuevo con nuestros relojes internos, vivir cada experiencia, estar presente, sin prisa. Esto permite renovar sin traumas el epitelio social, descubrir nuevos ritmos colectivos, permitir que fluya la creatividad propositiva de los ciudadanos. En cualquier acto creativo, individual o grupal, el tiempo trasciende lo lineal, lo externo y se convierte en un tiempo de dimensiones fractales.

Pero el tiempo, al igual que los fractales, son auto semejante porque el tiempo se curva, se vierte, se separa, fluye. Basta con escuchar una dulce melodía para perder la sensación del tiempo transcurrido… Basta con evocar el tiempo transcurrido en un sueño –o en una pesadilla- y saber que ese ‘espacio-tiempo’ es irreal y que apenas le tomó unos segundos al cerebro para recrearlo.

De acuerdo con la Ley de los Rizos Temporales de la Ley del Caos, el tiempo no es más que una energía del universo que fluye ‘subjetivamente’ porque además de una nueva dimensión del espacio fractal existe una nueva dimensión del tiempo fractal, en el cual se puede experimentar vivencias del tiempo muy distintas de la medida por el reloj. A propósito, Bolaños (1998 – 2000: www) señala que la relación con el tiempo no está vinculada a su medición, lo que importa es “como sentimos y no como medimos esta relación”. De esta manera, la línea recta del tiempo se reemplaza por una figura inacabable de dimensión fractal.

Tiempo fractal es tiempo multidimensional, como en el que entramos cuando estamos en momentos de crisis: en la auto organización, los relojes internos de los sistemas más pequeños se acompasan, y en cuanto sistema conectado con su entorno, el tiempo se enriquece y se llena de dimensiones.

El tiempo fractal también es auto semejanza, por lo cual se puede decir que cada etapa del desarrollo de un conglomerado cualquiera es un microcosmos fractal de toda su existencia social. Tratamos aquí con un concepto de vital importancia: El tiempo característico, definido por Ekeland (2001) como “el tiempo al final del cual una pequeña perturbación se multiplica por diez” (p.30), en otras palabras, se vuelve perceptible. Así, por ejemplo, se calculó el tiempo característico para el sistema solar y el resultado fue 10 millones de años. Eso significa que un cambio sutil e imperceptible en la vida de nuestro sistema solar se convierte en un cambio evidente sólo después de haber pasado 10 millones de años. Nadie ha calculado el tiempo característico para una sociedad pero se puede afirmar con toda seguridad que éste sería mayor que la duración promedio de la vida humana, por lo cual los cambios sociales que están ocurriendo pasan por desapercibidos hasta que transcurra un determinado lapso.

Mientras creamos que el tiempo es una línea recta, como la hipotética trayectoria del dardo del Titán Cronos lanzado desde el pasado hacia el futuro, es difícil relatar muchas de nuestras experiencias temporales interiores. Usualmente las menospreciamos como delirios, segregaciones, rarezas de la memoria y la percepción. En cualquier caso sin relación alguna con la naturaleza física y esencial del tiempo.

La Teoría del Caos reemplaza la hipotética línea de Cronos con una compleja e inacabable figura de dimensión fractal. A cualquier escala de aumento, los fractales revelan nuevos modelos y complejidades, por ello la sexta Ley de la Teoría del Caos sostiene que no hay líneas simples en la naturaleza. Lo que a cierta distancia podemos considerar lineal, si es observado más cerca o de manera tangencial, revela giros y curvas insospechados al principio. Quizás sea por ello que en momentos de crisis solemos desconectarnos temporalmente del tiempo del reloj, para entrar en un ‘tiempo fractal’, en el que cronología y el espacio se ‘tuercen’ en una espiral que nos parece infinita, o se detiene y nos parece que todo a nuestro alrededor se ha ralentizado y percibimos al mundo exterior como en cámara lenta, sin profundidad de foco y con desconcertantes sonidos ‘ululantes’. Al experimentar sus matices temporales es cuando nos adentramos en el espacio-tiempo fractal.

Cuando un grupo social entra en una dimensión fractal, la experiencia grupal se enriquece y se expande dentro del tiempo lineal; los grupos exploran los matices del tiempo y los individuos actúan en consecuencia con el ritmo interno del grupo. Por eso la primera responsabilidad del ‘líder nuevo’ consiste en romper con la línea del tiempo, porque visto así, el tiempo social termina pareciéndose a un viaje entre dos estaciones, en el que se pierde la posibilidad de disfrutar cada minuto del viaje, porque solo esperamos llegar lo antes posible… Alcanzar una meta, lograr un objetivo son los puntos finales de ese viaje social.
La perspectiva fractal, sin embargo, nos permite formular una pregunta distinta: ¿qué tiempo tiene significado relevante para una comunidad? El ostracismo, la indiferencia y la ausencia del sentido de pertenencia social deja un tiempo vacío, pero la pasión por las metas colectivas y el entusiasmo por alcanzar objetivos mancomunados ‘fractaliza’ el tiempo, lo enriquece y lo retorna al colectivo brillante y polifacético. Quizás por ello surge el Principio del Tiempo Social Relativo: Los grupos sociales, los colectivos no necesitan más tiempo, sino un tiempo pleno y comprometido con los objetivos político-sociales y las actividades en ellos involucradas.
El tiempo por lo tanto es relativo y depende de las experiencias particulares de cada quien. La conciencia del tiempo es diferente para cada persona; lo interesante es ver el tiempo como ese espacio para la creación, el disfrute, el compartir y la integración de todos con el todo. El tiempo del que realmente necesitamos es el tiempo fractal del que ya disponemos.

8º.-La Ley de la Corriente de una Nueva Percepción
El reto de la percepción holística.

Esta séptima Ley del Caos reconoce que cada partícula del universo tiene su propia historia, trabaja a partir de ella y tiene una evolución autónoma, sin embargo, de manera mágica todo se unifica para formar una entidad global interdependiente. Quienes habitamos este país lo hemos fraccionado marcando fronteras geográficas y sociales, arrasando con las identidades locales, agotando el discurso de las minorías, exterminado la memoria histórica y cultural. Es necesario un sutil cambio que nos regrese a la percepción real de la sociedad venezolana como algo orgánico, completo, holístico. Un retorno al mundo social al que instintivamente pertenecemos como un elemento más, en armonía con el resto de las sociedades. En la caótica armonía auto organizada que permite el desarrollo un sistema dentro de otro sistema.

Los procesos de la sociedad son indivisibles y constituyen un holismo que hay que mantenerlo y alimentarlo para que no se “rompa”. El mundo no es una máquina, las sociedades no funcionan mecánicamente, ni las personas tampoco. Todos somos una unidad caótica auto organizada. La séptima, es la ley de la corriente de una nueva percepción: volver a unirse con el todo. Nos conecta con la imagen de nuestro país en el mundo. Nos ofrece una perspectiva y una concepción asociada a un mundo interconectado, un mundo orgánico, de una pieza sin costuras, fluido. La totalidad es el tema central de las revelaciones místicas acerca del mundo, pues para muchos pueblos, la totalidad es el camino de la vida diaria.

Este cambio se refleja también en la conciencia social. Entendemos que la conciencia social es la esencia de individualidad de las estructuras sociales. La Teoría del Caos nos muestra que siempre somos parte del problema. Los problemas sociales que nos afectan, se originan de situaciones particulares, que luego se transforman en un todo. Peat y Briggs señalan que …”debajo de nuestros sentimientos de aislamiento y soledad como individuos separados de los demás, vibra un sentimiento de pertenencia y de interconexión con todo el mundo.”

Experimentar la solidaridad tiene que ver con el hecho de liberarnos a nosotros mismos del hábito crónico de pensar que somos meros fragmentos inconexos. Tiene que ver con la necesidad de experimentar que el observador siempre es parte de lo que observa. También tiene relación con abandonar esa obsesión por el control y la predicción, y sustituirla por una sensibilidad hacia el cambio y lo emergente. Finalmente, tiene que ver con la utilización de la influencia sutil para convertirnos en participantes de la sociedad en la que vivimos, antes que en sus gerentes. Estas hermosas palabras de Briggs y Peat sirven para replantear la interconexión del ser humano con el todo, para retomar los pensamientos de la creación y la visión de co-creadores junto con Dios, y cuidar de nosotros y del planeta.

(*) Comunicólogo venezolano.
Asesor de Identidad e Imagen Corporativas.
Profesor de Mercadeo Electoral
Escritor

Anuncios

Las ataduras democráticas de la oposición venezolana

a22

por Pedro Corzo

Venezuela es un país sumido en una crisis muy propia de una sociedad democrática, porque tanto el gobierno como la oposición parece que procuran resolver sus diferencias en el que sin dudas es el lugar ideal para los entuertos de cualquier nación; las urnas, solo que las evidencias indican que el oficialismo no esta dispuesto a perder en ninguna circunstancias y cuando eso sucede, tiene los recursos “legales” suficientes para modificar los resultados cualesquiera que estos sean.

El dos de diciembre de 2007, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sufrió su primer fracaso al rechazar la población un referendo constitucional que le otorgaba mayores poderes y le daba la posibilidad de reelegirse indefinidamente. Pero esa derrota no le impresionó porque pocas horas después proclamó, “para mí esta no es una derrota. Esto es un por ahora”, algo similar a lo que pronuncio después del fracasado golpe de estado que protagonizo el 4 de febrero de 1992.

En esa ocasión el anuncio de los resultados por parte del Consejo Nacional Electoral se produjo casi ocho horas después de cerradas las urnas, y cuando varios sectores de la sociedad empezaban a exigir que la información fuera revelada. Ese largo silencio del Consejo del que se pueden inferir muchas cosas, contrasta con la rapidez con la que ese mismo organismo reconoció este 15 de febrero, que el referendo para la reelección indefinida de los funcionarios electos había sido ganado por el gobierno.

La propuesta de Chávez reformaba 69 de los 350 artículos de la Constitución de 1999, abarcando desde la reducción de la jornada laboral de ocho a seis horas hasta la transformación de la Fuerza Armada. También establecía nuevos tipos de propiedad social, eliminaba la autonomía del Banco Central e implantaba otras disposiciones que favorecían a su mandato.

Aunque Chávez perdió no se “rajó” y por medio de la Asamblea Nacional, que en mayoría aplastante le es incondicional, logro aprobar muchas de las medidas que la población había rechazado en el referendo. Su voluntad autoritaria y la manipulación que hace de la vía electoral se mostró sin tapujos cuando unos pocos meses después convocó al Pueblo para que decidiera una vez sobre lo que ya se había pronunciado.
En las elecciones regionales que se realizaron el 23 de noviembre de 2008, para elegir gobernadores, legisladores estaduales y alcaldes, la oposición triunfo en cinco estados, Carabobo, Nueva Esparta, Zulia, El Táchira y Miranda y también en la muy importante alcaldía Mayor de Caracas y de la no menos relevante ciudad de Maracaibo.

La derrota de los candidatos del chavismo fue tan aplastante que no pudieron hacer nada para evitarlo, no obstante Chávez ha entorpecido la labor de los funcionarios electos con todos los medios posible como fue el caso de Cesar Pérez Vivas en la gobernación del Tachira y el del gobernador de Carabobo, Henrique Fernando Salas Feo, quien tuvo que recurrir a los tribunales para lograr ocupar el puesto sin que tal decisión impidiera otras muchas obstrucciones del oficialismo incluyendo la de jueces partidarios del gobierno.

El alcalde mayor de Caracas, Antonio Ledezma, todavía continua enfrentado numerosos problemas incluyendo el que no puede despachar desde la sede de la alcaldía porque esta ocupada por los partidarios del mandatario. La ceremonia de juramentación de Ledesma debió posponerse en dos ocasiones. Por otra parte prácticamente fue despojado de los atributos más importantes de su cargo como el control de la policía metropolitana, la administración de hospitales y el saqueo de los bienes de la alcaldía.

Es evidente que el gobernante venezolano sabotea y obstaculiza la labor de los funcionarios electos que pertenecen a la oposición, que juega sucio y que es un tramposo que recurre a todos los poderes del Estado y de la delincuencia oficial para imponer su voluntad.

Para Chávez el más “constitucionalista” de todos los déspotas que ha conocido el hemisferio es muy sencillo convocar a elecciones las veces que le haga falta, porque aunque su poder no es monolítico y es razonable que entre sus operadores políticos hayan serios conflictos, él es el único denominador común de la ecuación bolivariana. Después de Chávez no hay mas gobierno y los chavistas lo saben, por eso le soportan todas sus patanerías, incluyendo sus ridículas interpretaciones musicales en los actos oficiales.

La oposición venezolana tiene ante si un serio dilema. Participar en elecciones en las que el gobierno utiliza los recursos económicos del estado, moviliza los empleados públicos y dispone de los servicios armados en la medida que determinen su necesidades, en fin, cuenta con todos los recursos del estado y dicta las reglas de lo que conocemos como el juego democrático.

La confrontación electoral es una demanda de la democracia pero el problema es que Hugo Chávez no es un demócrata, aunque recurra a los votos y a la participación de la oposición en los comicios que convoca para legitimar sus poderes.

Chávez y esta es la novedad que percibo, cumple todas las prácticas aberrantes de cualquier dictador típico: presos políticos, asesinatos políticos, intimidación y represión, abusos de poder, corrupción, control de los poderes públicos y una lista interminable de arbitrariedades que agota de solo pensarlas.

Pero por otra parte choca con el modelo del clásico Jefe americano porque gusta de elecciones, por supuesto que hechas a su medida, le agrada tener una oposición organizada que le legitime, pero que no sea tan poderosa que pueda poner en peligro su autoridad. Acepta una oposición plural a la que no cesa de desacreditar y acusar de estar supeditada a factores extranjeros

Difiere de los líderes del desaparecido socialismo real en que cuando estos permitían partidos políticos de oposición eran solo copias a carbón del oficial. Además aunque procura controlar la sociedad civil no la asfixia, como se hacia en los antiguos países socialistas, incluido el régimen cubano.

Reprime a la prensa de manera selectiva aunque a toda le hace saber que tiene el garrote listo para ser usado cuando sea necesario. Inicialmente procura imponer su voluntad por medio de legislaciones que favorecen sus intenciones, y no duda en recurrir al chantaje de la masa enfebrecida contra un objetivo u objetivos determinados cuando las soluciones a sus planes se complican.

Chávez y sus pares, no son enemigos de los capitalistas ni de las transnacionales, siempre y cuando estos favorezcan sus pretensiones. El Socialismo del Siglo XXI como le llaman, gusta del dinero, el lujo y el confort. Favorece la creación de nuevos ricos que tengan la conciencia de que sus bienes son producto de la gracia del Caudillo.
Es sin dudas un juego duro y en cierta medida nuevo, aunque no del todo porque hay que recordar los tiempos en que hombres como Raúl Haya de la Torres, eran elegidos en países como Perú y derrocado por los militares que le repudiaban. Por supuesto que eso no solo ocurría en Perú, es un ejemplo entre otros muchos.

Los retos que generan los socialistas del Siglo XXI cuando acceden al poder demandan estrategias que tal vez todavía no se encuentren en los arsenales de los demócratas. Rafael Correa en Ecuador y Evo Morales en Bolivia, han copiado las formulas del caudillo venezolano, también en esos países han triunfado las propuestas oficiales, no son hechos aislados, es una concertación antidemocrática en pleno desarrollo; es lo que algunos denominan el post totalitarismo.

Es indudable que el deber de un demócrata es participar en elecciones cuantas veces sea necesario y esforzarse al máximo para vencer las dificultades, pero también hay un cuestionamiento obligado sin que haya una aproximación al Ser o no Ser de Shakespeare: Vale la pena echar una pelea como aquella del mono amarrado y el león en la urna electoral, cuando la derrota anunciada solo sirve para legitimar al déspota.

Es una pregunta que deja a cualquiera fuera de juego porque si no participas, en el caso venezolano el 45 por ciento de los ciudadanos rechazaron la propuesta oficial, un número importante que refleja una nación dividida, abandonas el campo sin luchar y los milagros a veces ocurren.

El Kremlin se desmoronó cuando menos se esperaba, y todavía cincuenta años después, los cubanos seguimos en la brega de acabar con el totalitarismo insular contra el que hemos usado de todo, menos los votos, porque el castrismo proviene de aquella escuela de ¿Elecciones para qué?

XIV Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública

a34

El CLAD y el Gobierno Federal de Brasil, a través del Ministerio de Planificación, Presupuesto y Gestión (MP), conjuntamente con la Gobernación del Estado de Bahía, tienen el placer de anunciar la celebración del “XIV Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública” que se llevará a cabo en Salvador de Bahia, Brasil, del 27 al 30 de octubre de 2009.

El acto de inauguración se llevará a cabo el martes 27 de octubre a las 19 hrs. Los días 28, 29 y 30 de octubre se desarrollarán las conferencias plenarias y los paneles. Durante el Congreso tendrán lugar reuniones especiales de las redes propiciadas por el CLAD y se presentarán pósters y libros editados durante el año 2009. A finales de septiembre, el Programa completo estará disponible en el portal del Congreso.

Conferencias Plenarias

Durante el evento, reconocidas especialistas dictarán conferencias plenarias, a saber:

Rebeca Grynspan Mayufis
Directora, Oficina Regional para América Latina y el Caribe, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

“Los nuevos roles del Estado frente a los impactos de la crisis económica internacional en América Latina”
Jocelyne Bourgon
Distinguished Fellow at the Centre for International Governance Innovation (CIGI) and President Emeritus, Canada School of Public Service (CSPS)

“Public purpose, government authority and collective power”
Maria Joao Rodrigues
Assessora Especial para a Estratégia de Lisboa, Unión Europea

“Governança estratégica para o desenvolvimento”
Metodología

Las propuestas de paneles deberán referirse obligatoriamente a alguna de las siete áreas temáticas que se especifican a continuación y su abordaje deberá estar orientado por la caracterización conceptual y las interrogantes centrales que se plantean para cada una de ellas.

Las Áreas Temáticas serán coordinadas por profesionales externos de relevante trayectoria quienes, junto con el Comité Académico del CLAD, integrarán el Comité Evaluador y seleccionarán las propuestas referidas a su respectiva área. Dichos Coordinadores de Area Temática también asistirán a los paneles de su área y formularán un conjunto de conclusiones que serán expuestas en la Ceremonia de clausura del Congreso.

Areas Temáticas

Capacidades para gobernar el futuro a través del proceso de formación de las políticas públicas. Coordinador: Manuel Villoria Mendieta. Director del Departamento de Gobierno, Administración y Políticas Públicas. Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset (IUIOG). España

Frente a los utópicos sueños de un siglo XXI que expresara el fin de la historia, el siglo que vivimos comenzó con la expresión más brutal de ataque terrorista conocida en la historia y, a partir de tal catástrofe, con un clima de movilización antiterrorista que puso en peligro derechos civiles y libertades que habían sido trabajosamente reconocidos en los últimos doscientos años. Apenas recuperados de este clima de tensión, la economía mundial ha entrado en una de las más complejas y profundas crisis de la historia del capitalismo. Y, por si fuera poco, el crimen organizado y la corrupción extienden sus redes sin descanso en todo tipo de países y continentes, pero muy especialmente en Latinoamérica. Cuando aún no hemos cumplido una década del siglo actual vemos cómo el mercado, la democracia y la seguridad pública, hasta hace poco marcos insustituibles de nuestros proyectos individuales y colectivos, se tambalean. Esta área temática pretende recoger todas las reflexiones e investigaciones que hayan analizado las competencias y capacidades que deberían poseer los gobiernos actuales para hacer frente a esta crisis sistémica en la que nos encontramos. En concreto, qué marcos cognitivos y argumentativos (frames) pueden dar cuenta de la realidad actual y contribuir a diagnósticos adecuados, qué competencias deben reunir los directivos y gestores públicos implicados en la formulación de políticas para los Presidentes y sus ejecutivos, qué nuevas formas de organización y estructuración de los gabinetes se precisan hoy, qué forma de relacionarse con la sociedad se demanda en la actualidad y qué respuesta tecnológica sería la más adecuada para lograr enfrentar eficazmente los riesgos actuales. En el área se recibirán con pleno agrado trabajos que traten tanto de la construcción de la agenda pública como del proceso de toma de decisiones en la generación de políticas que ayuden a gobernar el futuro en un mundo sometido a profundas incertidumbres.

Enfoque interdisciplinario y coordinación intersectorial en la gestión de una administración pública compleja. Coordinador: Luis Alberto dos Santos. Sub-chefe. Subchefia de Análise e Acompanhamento de Políticas Governamentais. Casa Civil da Presidencia da República. Brasil

La coordinación de la acción gubernamental es un aspecto de la gobernanza pública cada vez más relevante, dada la creciente complejidad tanto de la administración pública como de las sociedades modernas. En el día a día profesional de los dirigentes públicos y burócratas, la capacidad de decidir incluye tanto la posibilidad de éxito como de fracaso, en este último caso con costos para el conjunto de la sociedad. La mejora de la calidad de los procesos decisorios, la seguridad jurídica, el análisis consistente de escenarios y alternativas, la identificación previa de outputs e outcomes derivados de las decisiones políticas, son fundamentales para la buena gobernanza, evidenciando el carácter intersectorial de la coordinación gubernamental y la necesidad de un enfoque interdisciplinario, que tenga en consideración no solamente los factores políticos, sino también los organizacionales, jurídicos, financieros, culturales, y los aspectos sociológicos e históricos presentes en cada contexto.

La necesidad de perfeccionar la actuación del Estado en el campo de las políticas públicas y de sus instrumentos de gestión ha sido enfatizada en diversos documentos oficiales, tales como la Carta Iberoamericana de Calidad en la Gestión Pública, aprobada por la X Conferencia Iberoamericana de Ministros de Administración Pública y Reforma del Estado en junio de 2008. La Carta destaca entre los principios inspiradores de una gestión pública de calidad el “principio de coordinación y cooperación”, según el cual la coordinación interadministrativa resulta clave en los Estados con modelos descentralizados y con diferenciación competencial a nivel territorial. Las administraciones públicas, para lograr una gestión pública de calidad, deben prever la designación de competencias, relaciones, instancias y sistemas de coordinación de sus entes y órganos, para prestar servicios de forma integral al ciudadano.

Las desigualdades regionales y sociales, la complejidad de las estructuras burocráticas, las relaciones intergubernamentales y con los diferentes actores políticos y sociales imponen desafíos significativos a la coordinación intersectorial y a los órganos coordinadores o que lideran sistemas administrativos, no solamente en lo que se refiere al trinomio eficiencia-eficacia-efectividad, sino también en lo que se refiere a equidad, legitimidad, liderazgo, capacidad de negociación y construcción de consensos, análisis de políticas públicas, definición de prioridades estratégicas y construcción de agendas realizables en el contexto de democracias representativas pero cada vez más participativas. Como una función esencialmente política, pero que conlleva responsabilidades operativas y gerenciales, la coordinación intersectorial requiere, cada vez más, un enfoque interdisciplinario que pueda responder a las demandas provenientes de esa complejidad.

Coordinador: Javier González Gómez. Director General. Dirección General de Eficiencia Administrativa y Buen Gobierno. Subsecretaría de la Función Pública. Secretaría de la Función Pública (SFP). México

Durante los últimos años, prácticamente todas las administraciones públicas de Iberoamérica han desarrollado, de manera consistente, esfuerzos interesantes y creativos tanto para asegurar niveles de calidad en los trámites y servicios que entregan, como para brindar resultados. Sin embargo, parecería que en el largo camino que los países han recorrido han ido dejando a un lado al protagonista principal de todas las iniciativas y las acciones: el ciudadano. ¿Buscamos ser administraciones públicas excelentes para salir mejor posicionados en los rankings internacionales o para que nuestros ciudadanos vivan mejor? ¿Queremos colgar en las paredes de nuestras oficinas certificados que avalen la calidad de nuestros procesos o que la sociedad no padezca al interactuar con su gobierno? ¿Procuramos enlistar una amplia gama de resultados para satisfacer los requerimientos asociados al acceso a la información o para maximizar la utilidad pública y que las personas verdaderamente se vean beneficiadas? Iberoamérica trabaja fuerte y consistentemente para estructurar una gestión pública de excelencia, pero ¿cómo vamos a asegurarnos de que las mejoras se verán impactadas, tanto de la ventanilla para adentro como de la ventanilla para afuera? El reto está en poner al ciudadano en el centro de la atención de los gobiernos y, entonces, comenzar a quitarle todos aquellos obstáculos que frenan su crecimiento y bienestar. No basta con adoptar las mejores prácticas y herramientas, si son vistas sólo como una “tendencia pasajera” o “el requisito de moda”. No basta con incrementar el monto de los recursos que se entregan, si no se mide el impacto que provocan en la vida diaria de las personas. No basta con identificar procesos, documentarlos y certificarlos cada dos años si, finalmente, no agregan ningún valor al ciudadano. Lo trascendental no es la adopción de tal o cual estrategia, metodología, herramienta o buena práctica, sino lo que suma al bienestar de cada ciudadano.

Se pretende que los paneles y las discusiones aporten estrategias y acciones novedosas, que permitan conocer qué tanto valor real recibe el ciudadano por parte de su gobierno, cuando éste instrumenta una política de calidad en la gestión con orientación a resultados.

Hacia el mérito profesional y la flexibilidad de gestión en los sistemas de función pública/servicio civil. Coordinadora: Petra Fernández Álvarez. Directora General. Dirección General de la Función Pública (DGFP). Secretaría de Estado para la Administración Pública (SEAP). Ministerio de Administraciones Públicas (MAP). España

La Función Pública ha sufrido importantes modificaciones, algunas de ellas derivadas de los cambios sociales y del entorno y otras, de demandas directas del ciudadano. En todo caso, todas ellas han contribuido a que la evolución de la gestión de recursos humanos se haya convertido en un valor fundamental en la organización pública.

La exégesis que acompaña al cambio de denominación desde la trasnochada gestión de “personal” que situaba en la periferia de las organizaciones esta competencia, ha dado paso a una nueva gestión de los recursos humanos llamada “gestión del capital humano” situada en el centro neurálgico sobre el que pivota el desarrollo de las organizaciones y que contribuye a fijar la idea de valor añadido.

En el ámbito de los servicios públicos, la centralidad en las personas se ha hecho también evidente. De hecho, ninguna política pública, fuera cual fuera su contenido y alcance, omite el tratamiento especial de la valoración, gestión y desarrollo de los recursos humanos.

Dos son los aspectos capitales que deberán fijar el desarrollo de este área temática y reflejarse en las propuestas de panel: por un lado, el mérito profesional y por otro la flexibilidad de la gestión.

Ambos van íntimamente unidos ya que, la gestión de “lo público” tiene un matiz gerencial y otro institucional. El primero requiere medidas de eficacia y eficiencia, el segundo garantiza la perspectiva constitucional y el respeto de los principios que inspiran la legitimidad democrática y la llamada Nueva Gestión Pública.

Respecto al mérito, convendría valorar la evolución de sus perfiles a lo largo del tiempo y la fijación de los modelos de implantación, con experiencias de países que han avanzado en esta línea. Los aspectos que alejan del clientelismo, la vigente definición en el ámbito privado, así como su vinculación con la seguridad jurídica, habrán de abordarse a lo largo de las sesiones. Estos aspectos son asimismo importantes de abordarse en las propuestas de panel.

El puente entre el mérito y la flexibilidad habrá de referirse a la posibilidad de acudir a elementos de “desregularización”. Así, se analizarán la disminución de controles, la ampliación de poderes a los gestores públicos en el ámbito de los recursos humanos y la “personificación” en la función pública, tales como la evaluación del desempeño. En este sentido, sería necesario explorar las vías y los resultados que han permitido avanzar hacia una mayor flexibilidad en el sector público en los países participantes.

Organismos como el Banco Mundial y la OCDE, han impulsado posiciones importantes en esta dirección, dejando abierto el camino para valorar la interacción entre mérito y flexibilidad en un recorrido que empieza con la consolidación del modelo democrático y que conduce y termina en “la nueva gestión pública”.

Por último, este análisis que también interesa explorar en las propuestas de panel, nos llevaría al debate sobre la “privatización” de las reglas aplicables a la gestión de recursos humanos y al análisis de las repercusiones que estas decisiones pueden tener sobre la seguridad jurídica, la legalidad democrática y la legitimación de los poderes públicos.

Una formación de directivos y funcionarios públicos que persiga el éxito de la acción de gobierno. Coordinadora: Helena Kerr do Amaral. Presidenta. Escola Nacional de Administração Pública (ENAP). Brasil

El ambiente de la acción pública cambió con la evolución demográfica, la redefinición del objetivo de la acción gubernamental, la tendencia a reducir el papel de las estructuras burocráticas tradicionales y la ampliación de la necesidad de saber trabajar en red. El contexto actual de crisis financiera global aumentó aun más la importancia de la acción gubernamental coordinada y actualizó desafíos de largo plazo, principalmente porque muchas referencias y paradigmas supuestamente consolidados se mostraron frágiles, cuando no impotentes.

¿Cuál debe ser la capacitación de funcionarios y gerentes públicos en ese ambiente? El debate que queremos tratar en esta área estará referido al desarrollo de capacidades, entendido como “la habilidad de las personas, de las instituciones y de las sociedades en desempeñar funciones, resolver problemas, establecer y alcanzar objetivos, anclada en el protagonismo, guiada por el liderazgo e informada por la confianza y por la autoestima” (Lopes, C. e Theisohn, T., Desenvolvimento para céticos: como melhorar o desenvolvimento de capacidades, Editora da UNESP, São Paulo, 2006).

Prácticamente es consenso que las respuestas a los más complejos y relevantes problemas públicos contemporáneos dependen de la administración pública y del desarrollo de nuevas habilidades y competencias. El valor creciente es el del conocimiento, de la imaginación y del pensamiento no-lineal. Y el de apoyarse en la experiencia de los otros países, no con el propósito de copiar, pero sí de innovar. Funcionarios otrora reclutados y entrenados para ocupar cargos estrechos tienen más dificultades para liderar en un mundo con interdependencia creciente. Gobernar en red exige liderar en medio de contradicciones y paradojas para las cuales la mayor parte de los funcionarios y gerentes no fue preparada.

Nuestro punto de partida presupone que el avance de la profesionalización de la administración pública potencia la efectividad de la acción gubernamental. ¿Cómo profesionalizar en un contexto de redefinición del perfil, de la escala y del objetivo de actuación de los funcionarios y gerentes públicos? ¿Cuál es el papel de la formación permanente de funcionarios para la consolidación de instituciones democráticas y la atención con calidad y agilidad de las demandas de la sociedad? La capacidad de responder a las demandas de la sociedad y de los gobiernos está estrechamente asociada a la claridad de la misión institucional. ¿Cómo formar para la construcción de ambientes institucionales adecuados al enfrentamiento de los desafíos así como para la movilización de recursos para la implementación de las políticas públicas? ¿Cómo desarrollar la capacidad de gestión de políticas públicas, adoptar prácticas de negociación y participación, mejorar la visión estratégica, la capacidad de escuchar y de diálogo con la sociedad?

Esta área temática deberá abordar y debatir las necesidades de redefinición de competencias necesarias para enfrentar los problemas públicos del siglo XXI y atender a la población con calidad, agilidad y transparencia.

Valores, normas e instrumentos de la ética pública para garantizar el buen gobierno en Iberoamérica. Coordinador: Roberto de Figueiredo Caldas. Membro. Comissao de Ética Pública. Presidencia da República. Brasil

La insatisfacción social con la conducta ética de los gobiernos alude, de modo general, a todos los países. Es necesario tornar el Estado más transparente y eficaz. Un desafío, con la reciente crisis económica mundial, será la escasez de recursos, a pesar de que diversos estudios comprueben que la ética y la transparencia generan mayor desarrollo social y económico.

La ética pública ha sido abordada a partir de la definición de valores, aclaración de normas de conducta e implementación de instrumentos que proporcionen una mejor posición a los funcionarios y aumento de la confianza de los ciudadanos. Los valores deben ser claramente establecidos y las normas de conducta adecuadas y diseminadas entre los funcionarios y la sociedad. El seguimiento del cumplimiento de las normas y un sistema generador de consecuencias son necesarios.

Temas importantes en ética son la prevención de conflictos entre el interés público y el privado, y el combate a la corrupción. En este último, destacan tres convenciones internacionales: contra la Corrupción, OEA 1996; sobre el Combate a la Corrupción, OCDE 1997; y contra la Corrupción, ONU 2003.

La transparencia, la integridad, la reglamentación del lobby, códigos de ética, comisiones de ética, protección a los denunciantes, acceso a la información, participación de la sociedad civil, compras públicas, investigación de fraudes y auditorías patrimoniales son asuntos que también merecen ser profundizados.

Las diversas instituciones involucradas tienen actuación que varía entre la educación, la prevención y la punición. Todas son bienvenidas al debate.

Los paneles relativos a esta área temática deberán presentar análisis teóricos, estudios de caso o técnicas y herramientas innovadoras. En particular, es importante fomentar programas de cooperación horizontal en esta materia.
Gobierno electrónico para la participación popular y la gestión del desarrollo

Coordinadora: Elida Rodríguez Bizole. Directora Nacional de la Oficina Nacional de Tecnologías Informáticas (ONTI) y Subsecretaría de Tecnologías de Gestión de la Secretaría de Gabinete y Gestión Pública (SGGP). Argentina

Si bien el gobierno electrónico constituye un proceso social, político y tecnológico relativamente joven, está atravesando transformaciones importantes. Hasta el presente, la lógica predominante en sus implementaciones ha sido la de reproducir, con mayor o menor fidelidad, el modelo burocrático existente en la Administración Pública tradicional.

Sin embargo, los procesos de Reforma del Estado, la necesidad de la modernización de la gestión, la mejora en la calidad y transparencia y el fortalecimiento de los organismos públicos han constituido factores determinantes para producir un cambio de visión, no sólo en la Administración Pública, sino en la concepción misma del gobierno electrónico. De este modo, no resulta ser ya, la traducción en el ciberespacio de la Administración Pública tradicional. Antes bien, últimamente se ha comenzado a tener en cuenta la necesidad de pasar de un modelo estado-céntrico a otro centrado en el ciudadano.

No obstante, son variadas y numerosas las dificultades para la implantación de este nuevo modelo, tanto hacia el interior de las propias administraciones, como por parte de la sociedad.

En función de ello, la finalidad de lograr una activa participación popular tiene como pre-requisito un esfuerzo constante de educación, no sólo en el campo de la tecnología, sino también con relación a las implicancias sociales de su uso y las consecuencias que ello tiene en el desarrollo de la comunidad.

Precisamente, el concepto de desarrollo (entendido no sólo en su dimensión económica, sino -sobre todo- humana), implica ineludiblemente la necesidad de una participación comprometida y responsable por parte de todos los actores.

Por tales razones, resulta imperiosa la necesidad de que los gobiernos produzcan una aceleración en la construcción del nuevo paradigma democrático con participación popular. Y es justamente en este sentido, que el gobierno electrónico es la mejor herramienta para ejercer el derecho al desarrollo con inclusión social, económica y cultural, reforzando el empoderamiento de la ciudadanía.

En consecuencia, resulta central discutir respecto de estos aspectos del gobierno electrónico en la región. Tanto su debate, como el conocimiento de las diferentes estrategias, abordajes y soluciones que los países han adoptado, contribuirán a disminuir las asimetrías existentes en la región, por todos conocidas.
Paneles

Cada panel debe ser propuesto por una persona que actuará como su coordinador(a), y debe estar compuesto por cuatro o cinco panelistas, incluyendo el/la coordinador(a).

Las propuestas de paneles deberán referirse, obligatoriamente, a alguna de las siete áreas temáticas especificadas y responder a los términos de referencia correspondiente al área.

Toda propuesta de panel debe remitirse electrónicamente a la Secretaría General del CLAD antes del 13 de abril de 2009, mediante el Formulario de Panel Propuesto, con la información solicitada completa. En el mencionado Formulario, el/la coordinador(a) debe incluir: a) un texto sumario con la descripción de los problemas y/o interrogantes que el panel intentará abordar en su conjunto; y b) un resumen de cada una de las ponencias a ser expuestas en el panel propuesto.

La remisión de la propuesta de panel supone:
i) la decisión en firme de participación de los panelistas con base en la previsibilidad cierta de que podrá conseguir el debido financiamiento para su viaje; y ii) el compromiso de que cada panelista preparará una ponencia inédita para el Congreso y la enviará al CLAD según las condiciones establecidas.

Teniendo en cuenta los criterios mencionados, el Comité Académico del CLAD junto con los Coordinadores de Área Temática harán una selección de las propuestas de paneles y, a partir del 1º de junio de 2009, el Comité Organizador del Congreso comunicará los paneles aceptados provisionalmente. Los resultados de la selección no serán justificados. La aceptación definitiva estará condicionada a la recepción de al menos cuatro de las respectivas ponencias antes del 24 de julio de 2009.

Las ponencias que presentarán los panelistas y coordinadores deben ser inéditas e individuales. A título excepcional se aceptarán documentos en co-autoría; sin embargo, el CLAD considerará como ponente al autor que figure de primero en el documento.

Sólo se aceptarán las ponencias que cumplan rigurosamente con las Normas de Presentación de los Documentos, establecidas para tal fin, y que sean recibidas por el CLAD antes del 24 de julio.

Asistentes libres

Las personas que no deseen integrar un panel, podrán inscribirse en el Congreso como Asistentes Libres, pagando el arancel respectivo.

Los Asistentes Libres podrán optar por presentar un Documento Libre o un Póster (no se pueden presentar ambos) así como un libro de su autoría publicado en el año 2009.

Documentos libres

Los Asistentes Libres podrán remitir un trabajo para que sea incluido entre los documentos oficiales a publicarse en el CD-ROM del Congreso. Cabe destacar que el trabajo en cuestión no será expuesto durante el evento.

Los requisitos para que un trabajo sea aceptado como Documento Libre son los siguientes: i) Ser inéditos, individuales y de la autoría del Asistente Libre; ii) Estar referidos a alguna de las áreas temáticas especificadas para este Congreso; iii) Ajustarse rigurosamente a las Normas de Presentación de los Documentos; iv) Ser recibidos por el CLAD antes del 5 de junio; v) El Asistente Libre debe enviar el Formulario de Registro junto con el pago del arancel respectivo antes del 1° de agosto

Pósters XIV Congreso

Se ha designado un área especial para la presentación de información sobre estudios, proyectos, actividades o experiencias que se adelantan en algunas de las áreas temáticas señaladas en esta convocatoria.

Los Asistentes Libres interesados en presentar un póster (y que no hayan previsto enviar un Documento Libre) deberán completar el Formulario de Propuesta de Pósters y remitirlo al CLAD antes del 5 de junio. La aceptación de los pósters se dará a conocer a más tardar el 30 de junio. La decisión del Comité Académico será inapelable.

El material de los pósters aceptados deberá ser elaborado siguiendo las Normas de Presentación de Pósters. Asimismo, los autores serán responsables de colocar el póster en el lugar y fecha que se les asigne, así como también de su retiro.

Para la aceptación definitiva del póster es indispensable que el autor/a realice el pago del arancel de inscripción al Congreso antes del 1º de agosto.
Presentación de libros

Los participantes en el XIV Congreso (coordinador, panelista o asistente libre) que tengan interés en difundir un libro de su autoría, publicado durante el año 2009, deberán cumplir con los siguientes requisitos:

i) enviar por correo electrónico (clad@clad.org.ve) los datos completos de Autor(es); Título; Editorial, año y ciudad de publicación; Breve resumen del libro (de no más de 1.000 caracteres, incluyendo espacios); Indice del libro (con los nombres de los capítulos y los respectivos autores); y Contacto para adquirir la publicación: (Nombre, Apellido, Dirección, Teléfono, Fax, E-mail, Página Web); ii) remitir un ejemplar del libro a la siguiente dirección: Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD). Ref.: Libros a ser presentados durante el XIV Congreso. Calle Herrera Toro, Quinta CLAD, Sector Los Naranjos, Las Mercedes, Caracas 1060. Apartado 4181, Caracas 1010-A, Venezuela; iii) el libro debe ser recibido por el CLAD antes del 5 de junio; iv) enviar el Formulario de Registro junto con el pago del arancel respectivo antes del 1º de agosto. Idiomas:Los idiomas oficiales del Congreso serán español, portugués e inglés. Durante todo el Congreso, una sala tendrá traducción trilingüe y otras seis dispondrán de traducción español-portugués.
Publicaciones

Las ponencias elaboradas por los coordinadores y panelistas, así como los documentos libres preparados por los asistentes libres, serán incluidos en el CD-ROM del XIV Congreso. Posteriormente, los documentos serán divulgados en texto completo en el SIARE del CLAD

El CLAD se reserva el derecho exclusivo de publicación de las ponencias y documentos libres en la Revista del CLAD Reforma y Democracia, previa notificación al autor dentro de los cuatro meses siguientes al Congreso.

Inscripción

Todo participante en el Congreso (coordinador, panelista o asistente libre) debe pagar el respectivo arancel de inscripción. Para hacerse acreedor de un descuento en el mismo, se debe remitir electrónicamente al CLAD hasta el 15 de septiembre, debidamente completado, el Formulario de Registro junto con el pago del arancel. Después de la fecha referida, la acreditación y el pago del arancel deberán hacerse directamente en la sede del Congreso.

Inscripción 15/09/2009 (*) Durante el Congreso
Participantes US$ 120 US$ 160
Miembros Asociación CLAD(**) US$ 60 US$ 80
Estudiantes de Licenciatura (***) US$ 60 US$ 80

Nota: Bajo ningún concepto se devolverá la cuota de inscripción.
(*) Para la inscripción con descuento sólo se aceptará: 1.) cheque no endosable a nombre del CLAD en US$ contra un Banco en Nueva York (o en Euros), enviado a la Secretaría General del CLAD, en Caracas, Venezuela; 2.) transferencia: – en US$ a la cuenta CLAD No. 152-004327 del JPMorgan Chase Bank, First Avenue and 44th Street, 1 United Nations Plaza, New York, N.Y. 10017, Estados Unidos – ABA: 021000021 – SWIFT CODE: CHASUS33 – en Euros a la cuenta CLAD No. 0049-0263-51-2711823683 del Banco Santander Central Hispano, Atocha, 55, Madrid, España – IBAN ES 29 0049 0263 51 2711823683 – SWIFT: BSCHESMM. Es posible efectuar una única transferencia cubriendo el arancel de varias personas. Al enviar el comprobante de la misma, deben especificarse claramente los nombres y apellidos de los participantes al evento. El costo de la transferencia debe ser asumido por el participante, de manera que el CLAD reciba el monto exacto del arancel. 3.) depósito en Bolívares en la Cuenta Corriente CLAD No. 0102-0105-52-00-0896809-2 del Banco de Venezuela. (**) Tarifas válidas para los miembros de la Asociación CLAD 2009, afiliados antes del 1º de septiembre de 2009. (***) El Formulario de Registro debe acompañarse de una carta firmada por el director de la escuela o el decano de la facultad respectiva. Si el estudiante envía el Formulario de Registro y paga hasta el 15/09/2009, la carta debe ser enviada al fax del CLAD: (58-212) 9918427. Si la acreditación se efectúa durante el Congreso, el original de la mencionada carta debe ser entregada en el momento del pago. En el lugar del evento todos los participantes deberán acreditarse y solicitar su credencial, condición indispensable para participar en las actividades del Congreso. La acreditación estará habilitada en la sede del Congreso, desde el lunes 26 de octubre, a las 9 a.m.

Exhibición

Durante el evento se realizará una exhibición comercial de publicaciones y servicios. Los detalles al respecto se publicarán en breve.

Sede

La sede del evento será el Pestana Bahia Hotel, Rua Fonte do Boi 216, Rio de Vermelho, 41940-360 Salvador Bahia, Brasil.

Alojamiento

El Pestana Bahia Hotel tiene es un establecimiento de cinco estrellas, con una ubicación privilegiada frente al mar, en el bohemio Barrio do Rio Vermelho. Se ha acordado con el hotel sede del evento descuentos significativos en el precio de las habitaciones. El número de habitaciones reservadas para el Congreso con la tarifa especial es limitado, por lo que se aconseja hacer las reservas a la mayor brevedad.

Habitación Precio (*)
Lujo
(Sencilla o Doble) US$ 170
Superior
(Sencilla o Doble) US$ 150
* Los precios incluyen desayuno. Debe adicionarse un 15% de impuestos y servicios.

Las tarifas son válidas hasta el 1º de septiembre de 2009. Montos pagaderos en Reales (BRL), al cambio del día, según el valor “turismo de compra” de la Gazeta Mercantil. Las consultas y reservas de hotel deben hacerse directamente al Pestana Bahia Hotel: Srta. Mabel Dias, Coordinadora de reservas. Tel.: (5571) 21038000, Fax: (5571) 21038066. E-mail: reservas@pestanabahia.com.br. El CLAD no tendrá intervención ni asumirá responsabilidades respecto de las reservas.

Transporte

Se ha designado a GOL Líneas Aéreas Inteligentes como transportadora oficial del Congreso. Código E1909SSA. Descuento especial de 16 %. Válido entre el 21 de octubre y el 4 de noviembre de 2009. Los participantes que deseen utilizar esta aerolínea disfrutarán de un 16% de descuento sobre las tarifas aéreas disponibles en el momento de realizar las reservaciones, excluyendo tarifas promocionales. Los pasajes con descuento son válidos entre el 21 de octubre y el 4 de noviembre de 2009, para rutas operadas por GOL en los trayectos Brasil – Salvador – Brasil o América Latina – Salvador – América Latina, y para mayores de 12 años de edad. Las modalidades de compra son las siguientes: – completando el Formulario – por correo electrónico, a la dirección eventos@golnaweb.com.br – por teléfono, al número (5511) 5508-4201, Atención a Congresos y Eventos. Una vez recibido el boleto aéreo, el participante deberá enviar un correo electrónico al CLAD especificando los datos siguientes: nombre del pasajero, ciudad y país de procedencia, número del localizador y valor del boleto.

Normas de presentación de los documentos

1. El documento debe ser recibido por el CLAD antes del 24 de julio de 2009. Los “Documentos Libres” deben ser recibidos por el CLAD antes del 5 de junio. 2. Los trabajos deben ser remitidos por correo electrónico a la cuenta clad@clad.org.ve indicando en el subject únicamente el apellido del autor. El Comité Organizador del XIV Congreso notificará la correcta recepción del documento, una vez éste sea procesado. 3. El documento que se envíe deberá ser la versión definitiva. No se aceptarán sustituciones ni correcciones posteriormente. 4. Los trabajos deberán ser elaborados en formato OpenDocument (.odt) http://es.wikipedia.org/wiki/OpenOffice.org- o en Microsoft Word (.doc). No se recibirán trabajos enviados por fax ni versiones impresas sin el correspondiente soporte magnético. 5. El nombre del archivo debe tener un máximo de ocho caracteres y debe corresponder con el primer apellido del autor. No deben utilizarse nombres que incluyan puntos o cualquier otro caracter, puesto que los sistemas antivirus del CLAD pudieran bloquear la recepción del mensaje. 6. La extensión del documento debe ser de un mínimo de diez y un máximo de treinta páginas. 7. Debe emplearse papel tamaño carta (8 ½ x 11 pulgadas). Los márgenes superior, inferior y laterales deben ser de dos cms. cada uno. El encabezado (header) y pie de página (footer) deben estar en 0 cm. 8. El texto del documento debe presentarse en tamaño 12. El espaciado entre líneas debe ser sencillo (single). El espaciado entre letras debe ser normal. 9. En la primera página debe aparecer el título del documento y el nombre completo del autor. A título excepcional se aceptarán documentos en co-autoría; sin embargo, el CLAD considerará como ponente al autor que figure de primero en el documento. 10. El orden de presentación del documento debe ser el siguiente (de corrido: sin comenzar una página para cada parte y en un solo archivo): # Texto del documento # Bibliografía # Reseña biográfica # Cuadros, tablas y gráficos # Resumen. 11. Deben estar numeradas todas las páginas.
12. Debe evitarse el uso de colores y no deben sombrearse partes del texto. 13. Los capítulos han de presentarse de corrido y no en página aparte. 14. Las citas o referencias a trabajos de otros autores, deben consignarse según los formatos siguientes, dependiendo del caso: * Apellido del autor (año de publicación: página de la cita). Ejemplo: Miranda (2009: 458) * Apellido del autor (año de publicación). Ejemplo: Miranda (2009). 15. Las notas al pie de página deben restringirse a lo estrictamente necesario, reservándose únicamente para hacer aclaraciones o ampliaciones sobre alguna idea contenida en el texto. No deben utilizarse para las referencias bibliográficas, las cuales deben consignarse en la bibliografía. 16. La BIBLIOGRAFIA debe contener con exactitud toda la información de los trabajos consultados y citados (nombre del o de los autores, título completo incluido subtítulo cuando corresponda, editor, ciudad, mes y año de publicación; si se trata de una serie, indicar el título y el número del volumen o la parte correspondiente; etc.). Se sugiere la siguiente presentación (en orden alfabético de apellido): – Artículo de un libro (el título del libro va en cursiva): Aquina, Herman y Bekke, Hans (1993), “Governance in Interaction: Public Tasks and Private Organisations”, en Modern Governance: New Government-Society Interactions, Jan Kooiman (ed.), London, Sage Publications. – Artículo de una revista (el título de la revista va en cursiva): Avritzer, Leonardo (1993), “Além da dicotomía Estado/mercado”, en Novos Estudos CEBRAP, No. 36, Sao Paulo. – Documento no publicado (no se coloca el título en cursiva y se indica “mimeo”): Amaro, Nelson (1993), Hacia una cultura de participación, Tegucigalpa, Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, mimeo. Los documentos, fuentes o bases de datos publicados en Internet, deben indicar el URL respectivo y, de ser posible, la fecha de la consulta (día-mes-año), ejemplo: http://www.clad.org.ve/siare/innova/paginas/innova_a.html, 15-04-2009. No deben dejarse líneas en blanco entre cada referencia. 17. La RESEÑA BIOGRÁFICA debe ser breve, de media página de extensión. Es conveniente indicar el cargo actual, nombre de la dependencia e institución, la dirección postal, números de teléfono, fax, e-mail y página web. 18. Los cuadros y gráficos, que sean indispensables para la comprensión del texto, deben consignarse en blanco y negro, sin tramas ni sombreados. 19. Debe incluirse el RESUMEN (de 3.000 caracteres, incluyendo espacios), donde el autor exprese las ideas principales del documento. Únicamente los documentos que satisfagan las condiciones estipuladas, serán incluidos en el CD-ROM del XIV Congreso que se entregará durante el evento.

Normas de presentación de pósters XIV Congreso

Los Asistentes Libres interesados en presentar un póster, y que no hayan previsto enviar un Documento Libre, deberán completar el Formulario de Propuesta de Póster y remitirla al CLAD antes del 5 de junio. La aceptación provisional de los pósters se dará a conocer a más tardar el 30 de junio. 1. El CLAD proveerá el espacio para colocar el póster. 2. Habrá dos sesiones de presentación de pósters por día. Las sesiones figurarán en el programa del Congreso 3. El póster tendrá las siguientes dimensiones: 180 cm de alto por 80 cm de ancho, en formato vertical. 4. El material del póster aceptado deberá ser elaborado por el autor/a. 5. El autor/a será responsable de colocar el póster en el lugar y fecha que se le asigne, así como también de su retiro. Si el autor/a no lo retira, se entiende que no tiene interés en conservarlo y, por tanto, autoriza al Comité Organizador del Congreso para que disponga del material. 6. En los casos de pósters presentados en coautoría se tomará en cuenta al autor/a que aparece de primero como el responsable de su presentación. 7. El póster debe estar referido a una de las áreas temáticas del evento, y debe presentar información relevante y consistente, resaltando las ideas importantes. 8. El póster debe seguir una secuencia lógica de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo y debe incluir la siguiente información: a) Título del estudio, proyecto o actividad. El título debe ser el mismo usado para el resumen. Se recomienda usar tipo de letra Arial o Helvética, tamaño 36, en negrita. b) Autores. Las personas que figuren como autores deben asumir la responsabilidad del contenido intelectual del trabajo. Se recomienda usar tipo de letra Arial o Helvética, tamaño 30 o 32, en negrita. c) Institución. Se debe indicar el nombre de la institución a la cual pertenecen los autores. Se recomienda usar tipo de letra Arial o Helvética, tamaño 30 o 32, en negrita. d) Contenido: La presentación del trabajo debe contener: – Introducción: Debe contemplar los antecedentes, importancia teórica o práctica, objetivos, hipótesis.
– Metodología: Descripción de los métodos y materiales usados que permita al lector conocer cómo se realizó el trabajo – Resultados: Los datos más relevantes y directamente relacionados con el objetivo del tema. Se recomienda usar tablas, figuras y fotografías sencillas que permitan al lector visualizar los alcances del trabajo. – Conclusiones: Se puede incluir una breve reseña de los resultados, recomendaciones, sugerencias, etc. Se recomienda para el encabezado usar tipo de letra Arial o Helvética, tamaño 24 o 26, en negrita y para el texto debe usarse tipo de letra Arial o Helvética, tamaño 20 o 22, sin negrita 9. Para la aceptación definitiva del póster es indispensable que el autor/a realice el pago del arancel de inscripción al Congreso antes del 1º de agosto.

Información complementaria: Por favor consulte las Preguntas Frecuentes. Comité Organizador XIV Congreso del CLAD. Tel.: (58-212) 9924064 / 3297 / 5953 / 9937277 / 9104. Fax: (58-212) 9918427. E-mail:clad@clad.org.ve

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

democraciasiempre

Just another WordPress.com site

Mesopotamia

Este sitio WordPress.com es la caña

ladireccioneticaenlaadmpublica

LA ÉTICA EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA MUNICIPAL

Entre letras y números

Porque lo escrito, escrito está entre letras y números

Blogs Of The Day

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: