Democracia del siglo XXI

  • Teódulo López Meléndez

    Abogado, diplomático, novelista, ensayista, poeta, editor, columnista de opinión.

  • Lectores

    • 240,276 hits
  • Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

    Únete a otros 99 seguidores

  • Noticias

La complejidad de la política

Posted by Teódulo López Meléndez en octubre 1, 2011


 

Por Alberto Medina Méndez

Como sucede en casi todas las actividades que el ser humano encara, la política se viene complejizando a un ritmo sostenido, se está sofisticando cada vez más con el paso de los años, aunque muchos se sigan resistiendo a comprenderlo y pretendan interpretarla de un modo lineal.

La política ya no es para amateurs. Definitivamente, ya no se trata solo de apelar a la suerte, algo de carisma o seguir tradiciones. Como en tantos otros quehaceres, tiende a la  profesionalización, a la necesidad de recurrir a especialistas, de conformar equipos de trabajo preparados, formados técnicamente y dispuestos a construir una alternativa posible.

Antes, el solo hecho de pertenecer a un alineamiento político, a un sector de la partidocracia, era más que suficiente para obtener un caudal de votos importante, que prácticamente garantizara un resultado electoral.

En el presente, los partidos, tienen cada vez menos gravitación, son poco respetados, están desacreditados y no generan mayor adhesión por sí mismos. La sociedad se permite decidir con otros parámetros, más amplios y diversos, desideologizados y fundamentalmente evaluando al candidato más que a su pertenencia partidaria.

Un factor relevante en estos tiempos, tiene que ver con la estructura, la logística partidaria, la territorialidad, la capacidad de disponer de dirigentes en toda la jurisdicción y de utilizar esas posibilidades con inteligencia.

Una estrategia adecuada, es decir un diseño de las acciones que habrá de llevarse adelante para lograr el objetivo, resulta indispensable. Una mentalidad, capaz de pensar en los próximos movimientos propios y del rival, implica disponer de la astucia del ajedrecista.

Una visión adecuada del marketing, de las herramientas más modernas que permitan llegar a cada sector de la sociedad, se torna vital en este despliegue. También se precisa de una táctica comunicacional afinada, apta para transmitir ideas, que permita sensibilizar al electorado.

La experiencia, no es un ingrediente menor en esta historia. Pesa mucho el conocimiento de los procedimientos, el acceso a los rudimentos cotidianos del sistema y, obviamente, la habilidad para aprovecharlos al máximo.

Los recursos económicos son un componente crítico. Quien más fondos dispone incrementa sus chances, aunque abundan las historias de candidaturas respaldadas por un gran capital, que no fueron suficientes para derrotar al circunstancial adversario.

El contenido del discurso, el manejo de un eje temático central y algunos otros secundarios, no pueden faltar a la cita. Una dialéctica vacía, plagada de slogans sin sentido, no llevará al político en cuestión a buen puerto.

Los más experimentados dicen que un buen candidato es imprescindible. Malos postulantes acompañados de una multiplicidad de instrumentos secundarios, no suele funcionar. Tampoco la formula inversa, la del aspirante con excelente perfil, sin algunos otros condimentos que acompañen, resulta exitosa.

La visión asociativa, ese espíritu de conformar acuerdos que posibiliten mejorar las chances, sumando de a uno, no puede estar ausente para aquel que quiere hacer de este un oficio respetable.

La capacidad para soportar derrotas y levantarse luego de cada traspié, la serenidad a la hora del intercambio de acusaciones, el estilo personal del candidato, su prestigio como individuo y como profesional, su talento como orador, su simpatía y carisma, la habilidad para liderar procesos y equipos, cada uno de esos elementos es importante. En fin, la lista es casi interminable. Son tantos los requisitos que se precisan para emprender una postulación política, que muchos fracasan por subestimar el asunto.

Ninguno de los aspectos enumerados es irrelevante. Tampoco es preciso que todos ellos convivan en absoluta armonía. Queda claro que todos son claramente necesarios, pero de ningún modo aseguran el éxito de un proyecto político.

Innumerables situaciones, del contexto circundante, alteran las posibilidades e intervienen fuertemente en un eventual resultado. Se necesita de uno y cada uno de estos aspectos. La sincronización de estos factores, la inteligencia para articularlos y la capacidad para construir algo alrededor de ellos será determinante.

La política definitivamente ya no es para improvisados. Quienes no se tomen en serio esta actividad al momento de decidir incursionar en ella, no saldrán ilesos del intento, y solo obtendrán a cambio fracasos y frustración, además de conclusiones erróneas. No es que no se pueda hacer política para vencer a los de siempre. Pero suponer que cualquier advenedizo puede intentarlo de modo intuitivo, con algo de instinto y un pretendido sentido común, es desconocer la naturaleza de las cosas, el funcionamiento de la sociedad y no tener los pies sobre la tierra.

El mundo se ha complejizado. La política no escapa a la regla, y más vale que si alguien, decide dedicarse a ella, se la tome con el debido respeto, evitando la tentación de la improvisación. Este proceso de sofisticación en realidad recién empieza, y cada vez será más necesario acompañar esa complejidad, con el profesionalismo que el tema amerita.

Algunos históricos de la partidocracia, aun no se dieron cuenta y siguen pretendiendo hacer las cosas como siempre, sin percibir que la realidad, el mundo, se ha modificado para siempre. Muchos de los más nuevos en estas lides, caen en la trampa de subestimar a la política como actividad y creer que el submundo del que vienen les da los elementos suficientes.

Si alguien piensa que este es un asunto simple, sencillo, lineal, donde con un par de ingredientes alcanza, se equivoca. Participar en política supone antes que nada tomar nota de su complejidad.

amedinamendez@gmail.com

skype: amedinamendez

www.albertomedinamendez.com

54 – 03783 – 15602694

 

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

Blogs Of The Day

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com News

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 99 seguidores

%d personas les gusta esto: